Estreñimiento y estipsis

El estreñimiento es un trastorno que implica una deposición fecal menor de tres veces por semana, mientras que el estreñimiento grave u obstinado conlleva menos de una evacuación por semana.

El estreñimiento y la irregularidad intestinal son un tema del que no se suele hablar.
Sin embargo, los que han sufrido de este trastorno saben que puede ser doloroso y frustrante.

Casi todas las personas experimentan un episodio de estreñimiento durante su vida.
Las mujeres y las personas mayores se ven más afectadas que los hombres.

La frecuencia normal de las deposiciones varía mucho de una persona a otra. Algunas personas acuden al baño tres veces al día, mientras que otros solo lo hacen una o dos veces por semana.

Tipos de estreñimiento

El estreñimiento se divide en dos tipos:

  • Estreñimiento agudo u ocasional, cuando el paciente no sufre habitualmente estreñimiento y lo hace únicamente durante este período. Por ejemplo, puede deberse a un viaje, ser un efecto de la inmovilidad postoperatoria o manifestarse en el período posterior al parto (normal o cesárea).
  • Estreñimiento crónico, cuando los síntomas son constantes en el tiempo.

Causas del estreñimiento

Para entender el estreñimiento es necesario conocer el funcionamiento del colon. Cuando los alimentos se desplazan a través del colon, éste absorbe el agua de los alimentos y crea productos de desecho sólidos o heces.
Las contracciones musculares del colon empujan las heces hacia el recto.
El estreñimiento se produce si el colon absorbe demasiada agua o si el colon es perezoso y las contracciones de los músculos son lentas. En estos casos, las heces se desplazan muy lentamente a lo largo del colon.

Por consiguiente, las heces pueden volverse duras o secas.

Carencia de fibra en la dieta
Las personas que siguen una dieta rica en fibra son menos propensas a sufrir estreñimiento.
Las causas más comunes del estreñimiento son una dieta baja en fibras o una dieta rica en grasas, que incluyen productos de charcutería, huevos y queso.

La fibra, soluble e insoluble, es la parte de fruta, verdura y cereales que el cuerpo no puede digerir.
La fibra soluble se disuelve fácilmente en el agua y adquiere una consistencia blanda y gelatinosa en el intestino. La fibra insoluble pasa a través del intestino manteniéndose inalterada. El volumen y la consistencia blanda ayudan a prevenir las heces duras, secas y difíciles de evacuar.
La Asociación Americana de Dietética recomienda el consumo de 20 a 35 gramos de fibra al día.
A menudo, tanto niños como adultos comen muchos alimentos refinados y procesados, a los que se les elimina la fibra natural.
Los alimentos preparados o precocinados, por ejemplo en los restaurantes de comida rápida, conllevan una alimentación baja en fibras.

No beber muchos líquidos
Los estudios de investigación muestran que, a pesar de que un mayor consumo de líquidos no implica una mejora del estreñimiento, muchas personas experimentan alivio al beber líquidos como agua o zumo de limón (sobre todo por la mañana).
Los líquidos añaden fluido al colon y volumen a las heces, por lo que la evacuación es más fluida.
Las personas con problemas de estreñimiento deberían beber líquidos cada día. No obstante, las bebidas que contienen cafeína, como el café y la coca cola empeoran los síntomas provocando deshidratación.
El alcohol es otra bebida que también provoca deshidratación.
Es importante ingerir líquidos que hidraten el cuerpo, especialmente si se toma cafeína.

Prolapso, intususcepción intestinal o rectocele
El intestino puede sufrir cambios anatómicos por el debilitamiento o colapso de la musculatura de sostén.
Las causas posibles son: cirugía, partos, envejecimiento, sobrepeso, etc.

Una parte del intestino recto puede deslizarse:

  • Hacia la vagina. En este caso hablamos de rectocele, la parte prolapsada desciende hacia la abertura vaginal. La mujer puede requerir la inserción de un dedo en la vagina para empujar posteriormente el recto al evacuar.
  • Sobre sí mismo. Este trastorno se define intususcepción o invaginación intestinal y se trata del deslizamiento de una parte del intestino recto al segmento siguiente.
  • Fuera del ano. Consiste en el descenso o prolapso del recto más allá del canal anal. No afecta a la vagina.

En estos casos, puede requerirse una operación quirúrgica para colocar el recto en su posición anatómica.

Dolicocolon y megacolon
El término “dolicocolon” conlleva una longitud excesiva del colon que afecta principalmente al sigma.
Existen varias opiniones acerca del desarrollo de este trastorno, algunas creen que existe de nacimiento, mientras que otras estiman que es la consecuencia de ciertas enfermedades.
Esta anomalía del intestino favorece la formación de fecalomas (heces duras), estreñimiento, dolor abdominal en la parte izquierda, obstrucción intestinal y en casos más graves puede causar el vólvulo, es decir, la torsión de una parte del colon sobre sí mismo.

El término “megacolon” implica el aumento del diámetro interno del tracto final del intestino grueso, generalmente el sigma o el recto.
La causa es el estrechamiento de una porción del colon donde no hay presencia de peristaltismo (movimiento intestinal para hacer avanzar los residuos hacia el ano).
El resultado es una dilatación de la parte anterior del colon, al ralentizar la progresión de las heces que se acumulan presionando en las paredes intestinales.

Antidepresivos
El estreñimiento puede estar relacionado con algunos antidepresivos inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina como la fluoxetina.

Falta de actividad física
La falta de actividad física puede conducir al estreñimiento, especialmente en ancianos, aunque los médicos desconocen los motivos.
Por ejemplo, el estreñimiento suele producirse tras un accidente o durante una enfermedad que obliga a permanecer en la cama y no ir a trabajar.

Leche
Algunas personas padecen estreñimiento al consumir leche y otros productos lácteos.

Síndrome del intestino irritable (SII)
Las personas con síndrome del intestino irritable sufren estreñimiento con mayor frecuencia, en cuyo caso puede alternarse a la diarrea y el paciente puede manifestar dolores de espalda.

Cambio de hábitos al irse de viaje
Al viajar, se modifican los hábitos diarios, lo que puede tener un efecto sobre el sistema digestivo y provocar estreñimiento repentino. Por ejemplo, diferentes horarios de comida, dormir y despertarse.

Cambio de casa y noviazgo
Con frecuencia, las mujeres no consiguen evacuar durante una o dos semanas si se van a vivir a otra casa.
Lo mismo ocurre si duermen en casa de su novio, ya que durante algún tiempo pueden no sentirse completamente cómodas, lo que les impide defecar.
Esto les ocurre con frecuencia en varias chicas y, a diferencia de lo que se piensa, no de 20, sino de 25 a 35 años.
Se trata de un efecto psicosomático que se produce con frecuencia. Al cabo de unos días se ven obligadas a ir al médico para tomar laxantes.
Tras la primera vez, la chica se acostumbra a la casa nueva y al baño nuevo y recupera los viejos hábitos intestinales.

Enfermedades que provocan estreñimiento

Estreñimiento-constipación-y-estipsisLas enfermedades que tienden a ralentizar el movimiento de las heces a través del colon son las siguientes:
Trastornos neurológicos
MS (esclerosis múltiple), enfermedad de Parkinson, derrame cerebral, lesiones de médula espinal, pseudoobstrucción intestinal idiopática crónica.

Enfermedades endocrinas y metabólicas
Uremia, diabetes, hipercalcemia, hiperglucemia, hipotiroidismo.

Enfermedades sistémicas (enfermedades que afectan a diferentes órganos y tejidos)
Lupus, esclerodermia y amiloidosis.

Cáncer
Debido principalmente a medicamentos para el dolor y quimioterapia. El cáncer de colon también bloquea o comprime el sistema digestivo.

Otras causas de estreñimiento son:

Estreñimiento durante el embarazo

El estreñimiento es un problema común durante el embarazo. Más de la mitad de las mujeres embarazadas padecen estreñimiento.
Una de las causas es el aumento de la hormona progesterona, que relaja los músculos lisos en todo el cuerpo, incluyendo el tracto digestivo, lo que significa que los alimentos se desplazan por el intestino más lentamente.
El problema puede agravarse más tarde en embarazo por la presión sobre el recto debido al crecimiento del útero.
Los suplementos de hierro, especialmente en dosis altas, pueden empeorar el estreñimiento.

Estreñimiento en los niños

Además de defecación irregular, un niño con estreñimiento también puede presentar los siguientes signos y síntomas:

Síntomas asociados con el estreñimiento

Además de provocar un cambio en los hábitos intestinales, el estreñimiento también puede dar lugar a los siguientes síntomas:

  • Calambres y dolor de estómago
  • El estreñimiento no engorda, pero el paciente puede experimentar una sensación de hinchazón abdominal (vientre hinchado)
  • Defecación más difícil, se requiere un mayor esfuerzo
  • Evacuación incompleta, o sensación de no haberse vaciado el intestino
  • Ineficacia de clísteres y laxantes
  • Se requieren procesos manuales para extraer las heces
  • El estreñimiento puede ir acompañado de hemorroides
  • Pérdida de apetito

¿Cuándo hay que preocuparse por el estreñimiento?

Si permanece 6/7 días consecutivos sin evacuar, la situación puede llegar a ser peligrosa, por lo que se debe acudir al médico para un examen completo, especialmente si padece otras enfermedades que afectan al peristaltismo.
Las persona que suelen ir al baño cada día deben preocuparse tras 3 días, ya que el motivo puede que no tenga nada que ver con la alimentación.

¿Existen complicaciones crónicas del estreñimiento?

A veces puede producirse una laceración de la piel del ano (fisuras anales) si las heces son muy voluminosas y duras.
Se experimenta mucho dolor y puede observarse sangre roja brillante en el papel higiénico.
El tratamiento de una fisura anal implica cambios en el estilo de vida y el uso de laxantes para mantener las heces blandas.
El médico puede recetar cremas o aceites anestésicos como Gliceril Trinitrato para aliviar el dolor.

El estreñimiento crónico y el uso prolongado de laxantes pueden conducir al intestino perezoso, es decir no funciona bien sin fármacos. En estos casos, el estreñimiento entra en un círculo vicioso y se vuelve más crónico.

El estreñimiento crónico severo puede provocar una oclusión intestinal.
Esto es más probable en los pacientes mayores y enfermos.
Una gran cantidad de heces duras (o fecaloma) funciona como un tapón y bloquea el recto. El volumen es demasiado grande para pasar, por lo que los músculos intestinales no son capaces de empujar las heces afuera.

¿El niño debe realizar algunas pruebas?

Generalmente, las pruebas no son necesarias para detectar el estreñimiento idiopático (sin causa aparente).
El médico debe revisar la historial médico y examinar al niño para ver si hay heces en el intestino. Esto puede indicar si existe una oclusión.
Si se sospecha de oclusión, el médico dirige al niño al pediatra o al hospital para la realización de algunas pruebas.

Remedios naturales y caseros para el estreñimiento en adultos

Los adultos deben beber mucho y realizar una actividad física diaria o al menos 3 veces por semana para favorecer el buen funcionamiento intestinal.

Los alimentos que se pueden comer para el estreñimiento son:

  • Ciruelas,
  • Semillas de lino,
  • Kiwi,
  • Almendras,
  • Calabaza,
  • Calabacines,
  • Jengibre,
  • Nueces,
  • Moras.

Laxantes sin receta médica para el estreñimiento obstinado

Los laxantes se deben emplear como último recurso.

Existen varios tipos de laxantes:

  • Estimulantes – se contraen rítmicamente los músculos del intestino, por ejemplo Ducolax.
  • Lubricantes – ayudan a que las heces desciendan más fácilmente, por ejemplo el aceite mineral.
  • Ablandadores de heces – rehidratan (humedecen) las heces, por ejemplo Colace.
  • Suplementos de fibra – son quizás los laxantes más seguros, por ejemplo FiberCon. Es necesario beber mucha agua al ingerirlos.
  • Osmóticos – facilitan el movimiento de fluidos a lo largo del colon, por ejemplo Sorbitol.
  • Laxantes salinos – atraen agua al colon, por ejemplo, la leche de magnesia.

Fermentos lácticos
Los fermentos lácticos y prebióticos se utilizan para regular la flora intestinal y mejorar la digestión, sobre todo tras la administración de antibióticos. En particular, se recomiendan los productos que contienen tanto Lactobacillus acidophilus como Bifidobacterium lactis.

Embarazo o lactancia materna
Las mujeres embarazadas deben modificar la dieta para aumentar la fibra y beber más íquidos.
Si los remedios caseros no funcionan, el médico puede recetar un laxante para evacuar las heces con mayor regularidad.
Existen varios laxantes seguros para las mujeres embarazadas, que no se absorben en el sistema digestivo y no afectan al embarazo.
Los laxantes que se pueden tomar durante el embarazo son los osmóticos: lactulosa, magnesia San Pellegrino, sorbitol.

Remedios naturales para el estreñimiento en bebés y niños

A menudo, bastan algunos simples cambios en la dieta y en el estilo de vida para aliviar el estreñimiento en los niños:

La posición puede facilitar la evacuación y que sea más eficaz. Las placas turcas son el tipo de inodoro ideal; como alternativa, se recomienda apoyar los pies en un taburete o un objeto elevado para aumentar la compresión abdominal.

El shiatsu puede ser muy eficaz para llevar a cabo una evacuación completa: al acudir al baño, se debe presionar un punto en el dorso de la mano, ubicado entre el índice y el pulgar, bajo el segundo metacarpo. Esta acción favorece la evacuación y el buen funcionamiento del intestino grueso.

¿Qué comer? Una dieta rica en fibra
Una dieta rica en fibra puede ayudar a que el cuerpo del niño forme heces blandas. La ingesta recomendada de fibra alimentaria (dietética) es de 14 gramos por cada 1.000 calorías en la dieta del niño.
La cantidad recomendada para los más pequeños es de 20 gramos de fibra dietética al día. Para las chicas adolescentes y las mujeres jóvenes es de 30 gramos al día, mientras para los chicos adolescentes es de 40 gramos al día.
Se deben dar al niño alimentos ricos en fibra, tales como alubias, cereales integrales, fruta y verduras.
Una cucharada de aceite de oliva es un remedio muy eficaz para el estreñimiento.

¿Qué alimentos deben evitarse?
Entre los alimentos que favorecen el estreñimiento destacan los siguientes:
Leche, productos lácteos, carne, pan tostado industrial y dulces.

Mucho líquido
El agua y otros líquidos ayudan a ablandar las heces del niño. Se recomienda evitar darle al niño mucha leche porque contribuye al estreñimiento.
Animar al niño a que se siente en el inodoro durante 5/10 minutos después cada comida. Mantener este hábito, también durante las vacaciones de verano.

Recompensar los esfuerzos del niño, no los resultados
Premiar a los niños pequeños cuando van a evacuar con adhesivos, libros o juguetes.
No castigar al niño si ensucia la ropa interior.

Niños solo que toman leche (lactantes)
Si el niño está estreñido y todavía no ha empezado a comer alimentos sólidos, el primer tratamiento es darle agua para beber, además de la cantidad habitual de leche materna.
Si se utiliza leche en polvo, se debe preparar la bebida siguiendo las instrucciones del fabricante y no diluir la mezcla.
Se recomienda mover delicadamente las piernas del niño como si fuera en bici y masajear el abdomen (barriga) para estimular los órganos abdominales.

Niños que pueden comer alimentos sólidos (tras la lactancia)
Si el niño tiene al menos 1-2 años (o cuando deja de beber leche materna), debe beber mucha agua o zumos de fruta diluidos.
El niño debe comer mucha fruta, también triturada, dependiendo de su capacidad para masticar. Las mejores frutas para los niños son:

  • Manzanas,
  • Albaricoques,
  • Uvas,
  • Melocotones,
  • Peras,
  • Ciruelas,
  • Ciruelas pasas,
  • Frambuesas,
  • Fresas.

Se recomienda no obligar al niño a comer si no quiere. Al insistir, puede convertir las comidas en una batalla y el niño puede asociar la comida a una experiencia negativa y estresante.
Además de comer fruta, los niños deben seguir una dieta equilibrada que incluya verduras y alimentos integrales, como pasta y pan integral.
Si el niño sigue estando estreñido tras los cambios de la dieta, el médico puede recetar un laxante. Los laxantes que forman volumen no son adecuados para los niños, por lo que se suele recomendar un laxante osmótico. Sin embargo, si no funciona, el médico puede prescribir un laxante estimulante.

Consejos para los padres
Una dieta rica en fibra y con muchos líquidos ayuda, aunque el niño esté en tratamiento con laxantes.
Se recomienda alentar al niño a ir al baño periódicamente y dejarle mucho tiempo para la evacuación.