Fisuras anales

 

Las fisuras anales son heridas o lesiones que se producen en el ano y se extienden hacia arriba por el canal anal.

Las fisuras anales se pueden clasificar en función de la duración de sus síntomas.

Por ejemplo:

  • Fisura anal aguda – si los síntomas no se prolongan más de seis semanas.
  • Fisura anal crónica – si los síntomas persisten más de un mes y medio.


El esfínter anal externo está controlado por la voluntad del individuo. En cambio, el funcionamiento del esfínter anal interno es automático. Este músculo permanece bajo presión o en tensión todo el tiempo.
Algunas personas experimentan una tensión excesiva en los dos anillos musculares (esfínteres) que controlan el ano.
Se trata de una contractura (o espasmo) muscular muy dolorosa que impide el paso de las heces; el resultado es una fuerte fricción contra la mucosa del canal anal, que se lesiona.

Se puede desarrollar una fisura anal si se somete al esfínter interno a una presión muy intensa.
El resultado es un espasmo muscular y una reducción del flujo sanguíneo del ano.
Una elevada presión en reposo también puede impedir la curación de la fisura.

Localización de las fisuras anales

Generalmente, las lesiones cutáneas se presentan en la parte trasera del ano, pero también pueden aparecer en la parte delantera, en especial si el paciente padece colitis ulcerosa, sífilis o enfermedad de Crohn.
En algunos casos, las fisuras anales pueden tener su origen en la enfermedad de Crohn, una enfermedad inflamatoria intestinal que provoca diarrea con sangre en heces, dolor abdominal, fiebre, pérdida de peso y fisuras cerca del ano.

¿Cuáles son las causas de las fisuras anales?

Las fisuras anales tienen su origen en lesiones (traumatismos) en el canal anal. La lesión se produce:
Al pasar una cantidad muy grande de heces que llega al canal anal.
Si el paciente padece estreñimiento e intenta evacuar heces duras.
En personas que sufren diarrea con frecuencia.
El parto también puede provocar traumatismos en el canal anal.
Durante el parto, algunas mujeres desarrollan fisuras anales.
Asimismo, las fisuras anales pueden deberse a la introducción de los dedos (por ejemplo, durante el examen de la próstata), a la inserción de objetos extraños o a una relación sexual anal.

Dado que muchas personas padecen estreñimiento o diarrea sin tener fisuras anales, muchos expertos han observado otras causas de fisura anal.

Entre las causas menos comunes de fisura anal se encuentran:

  • Cáncer anal
  • VIH
  • Tuberculosis
  • Sífilis
  • Herpes

Síntomas de las fisuras anales

Entre los signos y síntomas de las fisuras anales se encuentran:

  • Dolor, a veces grave, durante la evacuación,
  • Dolor después de la evacuación, que puede durar varias horas,
  • Sangre de color rojo claro en el papel higiénico,
  • Picor o irritación alrededor del ano,
  • Ardor anal,
  • Dolor al montar en bici,
  • Grieta visible de la piel alrededor del ano.

Complicaciones de las fisuras anales

Las complicaciones de las fisuras anales son:

Falta de curación. Si una fisura anal no se cura al cabo de seis semanas se considera crónica y puede requerirse tratamiento adicional.

Recidiva. Después de tener una fisura anal, es más probable que ésta vuelva a aparecer.

Lesión que se extiende hasta los músculos circundantes. Una fisura anal puede extenderse al anillo muscular que mantiene cerrado el ano (esfínter anal interno), lo que hace más difícil su curación.
Una fisura anal que no se ha curado puede desencadenar un círculo vicioso que requiera medicación o una intervención quirúrgica para reducir el dolor y reparar la lesión.

Diagnóstico de las fisuras anales

Fisuras anales

Generalmente, una fisura se diagnostica mediante un examen rectal que puede realizarse manualmente o visualmente.
Se utiliza un instrumento especial llamado anoscopio o sigmoidoscopio.
Uno de estas dos pruebas detecta la existencia de una hemorragia en el ano o la presencia de otro problema.

En el diagnóstico diferencial el médico debe excluir:

 

Remedios para las fisuras anales

En la mayoría de las personas, las fisuras se curan solas al cabo de una semana, como cualquier otro corte pequeño o desgarro de la piel.
El tratamiento tiene como objeto reducir la presión en el canal anal y aliviar el dolor, manteniendo las heces blandas mientras se cura la fisura.

Alivio del dolor y las molestias
Tomar un baño caliente proporciona un efecto calmante y contribuye a la relajación del ano y al alivio del dolor.

Una crema o una pomada anestésica también puede aliviar el dolor.
Este remedio debe utilizarse solo durante breves períodos (5-7 días).
Si se utiliza durante mucho tiempo, la anestesia puede irritar o sensibilizar la piel alrededor del ano.
Solo se puede adquirir con receta médica. En la farmacia también se pueden adquirir algunos productos sin receta médica.

El médico puede recetar una crema o pomada con cortisona si la zona alrededor de la lesión está muy inflamada.
Los corticosteroides reducen la inflamación y pueden reducir la hinchazón alrededor de la lesión.
Esto puede ayudar a aliviar el picor y dolor. No se debe utilizar durante más de una semana cada la vez.

Se recomienda lavar el ano minuciosamente después de ir al baño. Secar con cuidado. No utilizar jabón si se experimenta dolor porque puede irritar.
Los analgésicos como el paracetamol o el ibuprofeno pueden contribuir a aliviar el dolor (evitar la codeína).

Limpiar delicadamente la zona anorrectal evitando permanecer mucho tiempo sentado en el inodoro.
Utilizar vaselina para lubricar la zona anorrectal.

Estas prácticas conservadoras curan la mayoría de las fisuras (80-90%) en un período comprendido entre unas semanas y algunos meses.

Alimentación adecuada, evitar el estreñimiento y mantener las heces blandas
Para curar las fisuras de manera natural se debe incorporar mucha fibra a la dieta; ésta se encuentra en fruta, verdura, cereales, pan integral, etc.
Beber muchos líquidos. Un adulto debe beber por lo menos dos litros (10-12 tazas) de líquido al día.
La mayor parte del líquido se expulsa en forma de orina, pero una parte entra en el intestino y ablanda las heces.
Casi todas las bebidas son útiles, pero las bebidas alcohólicas pueden provocar deshidratación, por lo que se deben evitar.
Evitar productos que contengan cafeína (ya que provocan deshidratación).

Suplementos de fibra
Si una dieta rica en fibra no ayuda, se pueden consumir suplementos de fibra, tales como ispaghula, metilcelulosa, salvado o goma karaya.
Es posible comprar libremente estos productos en la farmacia o con receta médica. La meticelulosa también ayuda a ablandar las heces directamente, facilitando así su evacuación.

Inodoro
No se debe ignorar el estímulo de ir al baño para evacuar.
Algunas personas suprimen esta sensación y esperan ir al baño más tarde.
Esto puede provocar la formación de heces más grandes, resultando en una evacuación más difícil.

Evitar los analgésicos que contienen codeína, como codamol, ya que son una causa frecuente de estreñimiento. Es preferible el paracetamol para aliviar las molestias de una fisura.

Fisuras anales en los niños

Las medidas mencionadas anteriormente se aplican a los niños, que pueden padecer fisuras igual que los adultos. Los niños evitan la evacuación si experimentan dolor anal.
Esto puede dar lugar a un círculo vicioso, al formarse heces aún más grandes que son más difíciles de expulsar a continuación.
Por tanto, además de las medidas anteriores, el médico puede recetar laxantes para los niños con fisura anal.
El objetivo es asegurarse de que las heces sean blandas mientras que la fisura se cura por sí sola.

¿Qué pasa si la fisura no se cura a pesar del tratamiento?
En la mayoría de los casos, una fisura anal se cura al cabo de 1-2 semanas. Sin embargo, algunas personas necesitan más tiempo para curarse.
Aunque dure seis semanas, momento en el que se convierte técnicamente en una fisura anal crónica, todavía existen posibilidades de curación espontánea sin tratamiento. No obstante, el tratamiento puede ayudar a que la herida se cure más rápidamente.

El tratamiento tiene los siguientes objetivos:

  • Relajar el tono muscular alrededor del ano. Esto mejora la circulación sanguínea y permite que la fisura se cure lo más rápido posible.
  • Mantener las heces blandas.

Pomada de Gliceril Trinitrato
Al aplicar la pomada de Gliceril Tinitrato en el ano, se relajan los músculos alrededor del ano (esfínteres anales), lo que puede ayudar a curar la lesión. La pomada también alivia rápidamente el dolor. El médico puede recomendar el empleo de Gliceril Trinitrato en caso de fisura anal que dure más de una semana y, especialmente, si se trata de una fisura anal crónica.
Sin embargo, cuando los tratamientos no funcionan y las fisuras anales persisten, se requieren otros tratamientos, como por ejemplo:

1. Emplear supositorios o cremas que contengan hidrocortisona para reducir la inflamación.

2. Aplicar otras cremas y pomadas:

  • Crema medicinal para ayudar a curar la lesión,
  • Relajante muscular tópico para relajar los músculos anales,
  • Crema anestésica para reducir el dolor, si interfiere con la evacuación.
  • Nitroglicerina o bloqueantes de los canales del calcio (antagonistas de calcio) para relajar la musculatura anal y aumentar el flujo sanguíneo en la zona.

3. Inyecciones de Toxina Botulínica de tipo A (Botox) en el esfínter anal. La inyección paraliza temporalmente el musculo del esfínter anal, aliviando el dolor y favoreciendo la curación.

4. Intervención quirúrgica.

¿En qué consiste la intervención quirúrgica?

Antes de considerar la cirugía, el médico debe volver a examinar al paciente y realizar otras pruebas para determinar otras opciones de tratamiento.
Los motivos por los que no se curan las fisuras son cicatrices o espasmos musculares en el esfínter anal interno.

Intervención quirúrgica para las fisuras anales

¿Cuándo se debe operar?
Depende del dolor que se puede soportar. Las fisuras pueden sanar por sí solas, pero si se vuelven crónicas se puede considerar la cirugía.
La decisión depende principalmente de la gravedad de los síntomas.

Existen diferentes técnicas quirúrgicas para el tratamiento de las fisuras anales.

Esfínterotomía interna lateral

Este procedimiento presenta la mejor tasa de curación y es el procedimiento más utilizado para las fisuras anales.
En esta operación, el cirujano realiza un pequeño corte en el músculo del esfínter anal interno a lo largo de la grieta.
La intervención se lleva a cabo con anestesia local, dura un cuarto de hora y, tras unas horas de observación, el paciente puede irse a casa.
El corte del músculo no suele provocar incontinencia fecal.
La cirugía suele realizarse en el día.
El médico puede recetar antibióticos para evitar la infección de la herida quirúrgica.

Fisurectomía

Con este procedimiento, la fisura anal se elimina por completo, dejando una herida abierta que se cura sola. Esta operación se puede realizar sola, junto a la esfinterotomía interna lateral o añadiendo la inyección de fármacos como Gliceril Trinitrato o Toxina Botulínica de tipo A.
La fisurectomía se realiza en caso de fístula anal (una estructura similar a un túnel que conecta la piel alrededor de ano y recto) y fisura anal.

Dilatación con dilatadores

Se trata de una técnica que dilata de forma pasiva el canal anal mediante la introducción de dilatadores anales de diámetro creciente, como por ejemplo Dilatan.
No existen estudios científicos que demuestren la eficacia de este procedimiento médico, si bien puede ser útil en algunos casos.

Dilatación con balón

La dilatación con pequeños balones es un tratamiento muy eficaz para las fisuras anales, con menores tasas de incontinencia fecal que la esfinterotomía lateral interna.
Asimismo, la dilatación anal con balón evita otras complicaciones de la esfinterotomía, tales como hemorragia, absceso, fístula y dolor crónico.
Los dilatadores también son útiles para la dilatación delicada en cualquier intervención quirúrgica anorrectal.

El procedimiento prevé la introducción de un globo en el canal anal.
Por lo general, se lleva a cabo con anestesia local.
Una vez dentro, se hincha el globo a una presión específica.
El globo presiona sobre el músculo elevador del ano durante unos minutos y consigue relajar el músculo contraído aprovechando el reflejo neurológico natural del cuerpo humano.
La cirugía se realiza en el día y el paciente regresa a su casa el mismo día.
Se trata de un nuevo método muy eficaz.

Anoplastia

La anoplastia es una técnica que implica la sustitución del tejido roto en la fisura por la mucosa sana del paciente. Este tipo de cirugía es más compleja y generalmente se recomienda solo cuando las demás opciones quirúrgicas no han tenido éxito.