Sangre en las heces

 

La sangre en las heces puede ser de color rojo, marrón y rojizo; negra y alquitranosa; o también oculta (no se distingue a simple vista).

La presencia de sangre en las heces puede deberse a varias causas: desde trastornos gastrointestinales inocuos, como las hemorroides, hasta enfermedades más graves como el cáncer de colon.

Tipo de sangrado rectal

La sangre en las heces puede producirse en el tracto digestivo superior (estómago e intestino delgado) o en el tracto digestivo inferior (colon, recto y ano).
La hemorragia del tracto digestivo superior suele provocar heces negras y alquitranosas.
El sangrado del tracto digestivo inferior es visible porque las heces suelen estar recubiertas o mezcladas con sangre de color rojo brillante.
Algunos alimentos y medicamentos pueden dar lugar a sangre en las heces.
Sin embargo, no siempre es posible conocer el origen o el tipo de sangrado rectal en función del aspecto de las heces.
En ocasiones, la cantidad de sangre es poca y solo se percibe en el papel higiénico.
En la mayoría de los casos se requiere un examen físico y la evaluación por parte del médico.

A veces, las hemorragias en el tracto gastrointestinal son demasiado lentas para provocar el sangrado rectal.
En estos casos, la hemorragia es oculta (no se distingue a simple vista). La presencia de sangre se revela solo mediante el análisis de las heces (prueba de sangre oculta en las heces) en el laboratorio.
El sangrado oculto comparte muchas de las causas del sangrado rectal y puede provocar los mismos síntomas. Puede tener lugar junto a episodios de anemia, originada por la pérdida de hierro por la sangre (anemia por déficit de hierro).

 

Causas de sangre en las heces

Entre las posibles causas de sangre en las heces se encuentran:

Diverticulitis. Los divertículos son pequeñas bolsas que se forman en las paredes del colon.
Los divertículos no suelen causar problemas, pero a veces pueden sangrar o infectarse.

Fisuras anales. Se trata de un pequeño corte o desgarro en la mucosa del revestimiento del ano, similares a las grietas que se producen en los labios cortados. Las fisuras, generalmente, tienen su origen en heces grandes y duras que pueden provocar dolor al evacuar y sangre visible al limpiarse.

Colitis o inflamación del colon. Entre las causas más frecuentes de sangre en las heces ocasionales (se producen de vez en cuando) se encuentran las infecciones o enfermedades inflamatorias intestinales.

Angiodisplasia. Una malformación que se caracteriza por vasos sanguíneos anormales y frágiles que provocan hemorragias.

Úlceras pépticas. Se trata de una lesión abierta en las paredes internas del estómago o en el duodeno, la extremidad superior del intestino delgado.
Muchas úlceras pépticas tienen su origen en la infección de una bacteria denominada Helicobacter pylori.
El uso repetido de fármacos antiinflamatorios tales como aspirina, ibuprofeno y naproxeno puede provocar gastritis crónica y úlceras.

Gastroenteritis o gripe intestinal. La gastroenteritis es una infección viral o bacteriana del estómago y el intestino. El sistema inmunitario suele resolverla en pocos días. Puede provocar diarrea con trazas de sangre y moco, así como síntomas tales como calambres abdominales y vómito.

Pólipos o cáncer
Los pólipos son protuberancias benignas que pueden crecer, sangrar y convertirse en cáncer.
A menudo, provocan un sangrado no apreciable a simple vista.
El cáncer de estómago puede provocar sangre en las heces.

Problemas esofágicos. Las venas varicosas (varices) del esófago o los desgarros esofágicos pueden dar lugar a una pérdida importante de sangre.

Traumas o cuerpos extraños

Malformación vascular (estructuras anormales de los vasos sanguíneos denominadas malformaciones arteriovenosas)
Esta enfermedad puede provocar heces líquidas con sangre.

Endometriosis. Esta enfermedad puede provocar sangre en las heces de las mujeres antes y durante el ciclo menstrual.

¿Qué puede provocar sangre en las heces durante el embarazo?

En general, el sangrado rectal tiene su origen en las hemorroides, que son vasos sanguíneos en el recto que aumentan de tamaño y se inflaman.
Las hemorroides son relativamente comunes durante el embarazo, especialmente en el último trimestre y en las semanas posteriores al parto.
La ansiedad y el estrés favorecen el estreñimiento y, por consiguiente, la inflamación de las hemorroides.
Si se sufre una laceración de las venas durante una evacuación, si las heces son duras o se frota con demasiada fuerza al limpiarse con el papel higiénico, estas venas hinchadas pueden sangrar.
Las fisuras anales son otra de las causas del sangrado rectal. Estas lesiones dolorosas de la piel del ano pueden tener su origen en la evacuación de heces duras debido al estreñimiento, frecuente durante el embarazo.

 

Sangre en las heces de los niños

Sangre en las heces

 

Fisuras anales  las fisuras anales pueden producirse en cualquier edad, desde recién nacidos y niños en edad escolar hasta ancianos.
Los síntomas de las fisuras anales son dolor y sangre de color rojo brillante en las heces o en el papel higiénico.

Intolerancia a las proteínas de la leche o la soja – también conocida como alergia a la leche, enterocolitis inducida por leche o proctocolitis, es un trastorno que afecta a los lactantes.
Puede producirse incluso en niños que beben leche materna si la madre bebe leche o productos de soja.
La intolerancia a la proteína suele desaparecer sola al año de edad.
Entre los síntomas de intolerancia a la proteína de la leche o de la soja se incluyen vómito y diarrea, así como sangre en las heces o excrementos manchados de sangre.
El tratamiento es seguir una dieta sin leche.

Causas menos comunes
Las enfermedades inflamatorias intestinales, también conocidas como enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa, son enfermedades que provocan la inflamación de las paredes intestinales internas. La inflamación muestra síntomas tales como sangre en las heces, diarrea, falta de apetito y pérdida de peso.

Diarrea infecciosa
La diarrea infecciosa tiene su origen en un virus, una bacteria o un parásito que pueden provocar sangre en las heces en niños en edad preescolar y escolar.
La diarrea infecciosa puede desarrollarse al comer alimentos o bebidas contaminadas o tras un ciclo de antibióticos.
Los síntomas de la diarrea infecciosa suelen ser dolores abdominales, fiebre y sangre en heces blandas.

Los pólipos juveniles son bultos que pueden aparecer entre los 2 y los 8 años. Generalmente, los síntomas son hemorragias rectales indoloras.
Los pólipos juveniles no suelen derivar en cáncer pero deben ser evaluados por un médico y suelen extirparse.

Algunas enfermedades más graves, como por ejemplo la invaginación intestinal (un tipo de obstrucción intestinal) o la enfermedad de Hirschsprung o megacolon congénito agangliónico (una forma de oclusión del colon que se desarrolla antes de nacer por falta de algunos nervios), pueden provocar sangre en las heces.
Obstrucción es el término médico empleado para designar el bloqueo intestinal.
La mayoría de estas enfermedades provoca un malestar repentino en el bebé.

¿Cuándo debemos preocuparnos? Diagnóstico de sangre en las heces

Se debe acudir al médico para evaluar la sangre en las heces.
Por ejemplo, las heces de color negro y alquitranoso pueden tener su origen en una úlcera péptica u otro trastorno en la parte superior del tracto digestivo y pueden acompañarse de dolor de estómago.
La sangre en las heces de color rojo brillante o marrón suele indicar un problema en la parte inferior del tracto digestivo, como por ejemplo hemorroides o diverticulitis.
Una vez revisada la historia clínica y tras realizar un examen físico, el médico puede solicitar un análisis para detectar la causa del sangrado.

¿A quién debemos contactar?
El primer médico al que se debe consultar es el de familia, quien puede enviarnos a un gastroenterólogo.

Pruebas que se deben realizar:

Endoscopia. Se trata de un procedimiento que implica la inserción de un endoscopio en el sistema digestivo a través de la boca y a lo largo del esófago, el estómago y el duodeno.
El endoscopio es un tubo flexible con una pequeña cámara en su extremidad.
El endoscopio puede ser útil para tomar muestras de tejido y analizarlas en el microscopio (biopsia).

Colonoscopia.
Procedimiento en el que un dispositivo llamado colonoscopio se introduce a través del recto.
Al igual que la endoscopia, la colonoscopia también puede emplearse para tomar muestras de tejido para una biopsia.

Enteroscopia.
Una prueba similar a la endoscopia y la colonoscopia que se realiza para examinar el intestino delgado.
En algunos casos, es necesario tragar una cápsula con una pequeña cámara que trasmite imágenes a una pantalla mientras pasa a través del tracto digestivo.

Enema de bario.
Procedimiento que utiliza el bario como medio de contraste para que el tracto digestivo sea visible en una radiografía. El bario se puede ingerir por vía oral o introducir en el recto.

Angiografía.
Procedimiento que consiste en inyectar material de contraste en una vena. Esta sustancia permite ver los vasos sanguíneos en una radiografía o un TAC.
El procedimiento detecta el sangrado al sobresalir el contraste de los vasos sanguíneos y acumularse en los puntos en los que se encuentra la hemorragia.

Laparotomía
Procedimiento quirúrgico por el que el médico realiza pequeñas incisiones y examina el abdomen. Puede ser necesario si las otras pruebas no consiguen detectar la causa del sangrado.

Los médicos también solicitan pruebas de laboratorio si hay sangre en las heces. Estas pruebas permiten controlar posibles problemas de coagulación, anemia y la presencia de una infección por Helicobacter pylori.

 

Tratamiento para la sangre en las heces

El tratamiento varía dependiendo de la causa e incluye fármacos como:

  • Antibióticos para el tratamiento de Helicobacter pylori.
  • Medicamentos antiinflamatorios para tratar la colitis.
  • Cirugía para extraer los pólipos o las partes del colon dañadas por el cáncer, diverticulitis o enfermedades inflamatorias intestinales.

El tratamiento puede incluir pomadas y supositorios para las hemorroides.
Sin embargo, en muchos casos el tratamiento incluye simples remedios naturales que pueden realizarse en casa.

Entre estos remedios, se incluyen:

  • Una alimentación rica en fibra para aliviar el estreñimiento que puede provocar o empeorar hemorroides o fisuras anales;
  • Se recomienda comer mucha fruta (especialmente ciruelas) y verdura (por ejemplo calabacines, vegetales verdes, calabaza), evitar los alimentos fritos, la carne, los productos lácteos y los azúcares.
  • Darse un baño caliente o salado y permanecer sentado para aliviar los síntomas de las fisuras y favorecer la cicatrización.
  • Bañarse en el mar es un excelente remedio, ya que el agua salada es terapéutica.
  • Algunas personas con niveles bajos de plaquetas tardan meses en completar la cicatrización tras un corte o abrasión. El agua marina acelera el cierre de las heridas y la formación de piel normal.