Tratamiento para el intestino irritable

 

¿Cuál es el tratamiento para el síndrome del intestino irritable?

Medicamentos

Si al cambiar estilo de vida, no se alivian los síntomas del síndrome del intestino irritable, algunos medicamentos pueden resultar útiles.
Algunas personas con síntomas leves y moderados requieren el uso de medicamentos ahora y más adelante.

Antiespasmódicos – presentan un beneficio limitado para el tratamiento del síndrome del intestino irritable.

Tratamiento para intestino irritable
En algunas personas alivian el dolor o malestar abdominal, especialmente si los síntomas se producen inmediatamente después de comer.
Algunos nombres comerciales son: Butilescopolamina (Buscapina) y Mebeverina hidrocloruro (Duspatalin).

Medicamentos antidiarreicos – pueden ser eficaces para la prevención y el alivio de los síntomas de la diarrea. Entre ellos se encuentran: loperamida, difenoxilato y atropina sulfato.

Laxantes – pueden ayudar a tratar el estreñimiento. Los laxantes se deben tomar bajo la supervisión de un médico.

Medicamentos anticolinérgicos – algunas personas necesitan medicamentos que afectan a ciertas actividades del sistema nervioso autónomo (anticolinérgicos) para aliviar los espasmos intestinales dolorosos. Éstos pueden ser útiles para las personas con ataques de diarrea, pero pueden empeorar el estreñimiento.

Medicamentos para la ansiedad – pueden ayudar a las personas con SII, especialmente aquellas que tienen preocupaciones y ansiedad.
También existen medicamentos eficaces que alivian el dolor y mejoran el movimiento intestinal (defecación).

Se recomienda tomarlos a largo plazo. Entre estos medicamentos se encuentran los antidepresivos y otros medicamentos más recientes.

Antidepresivos – el consumo de antidepresivos en dosis reducidas para el tratamiento de los síntomas del SII no está relacionado con la depresión, sino que se dirige hacia el cerebro y el intestino.
Los medicamentos antidepresivos pueden reducir la intensidad de las señales de dolor que van desde el intestino al cerebro.

 

¿Que se puede hacer para el síndrome del intestino irritable?

Muchas personas se tranquilizan al saber que su enfermedad es el síndrome intestino irritable y no algo más grave, como la colitis ulcerosa. La simple toma de conciencia de la situación puede ayudar a experimentar menor ansiedad respecto a la enfermedad, lo que alivia la gravedad de los síntomas. Los síntomas son leves y no requieren tratamiento.
Si los síntomas son más problemáticos o frecuentes, el médico puede recomendar una de las siguientes opciones de tratamiento.

Fibra para el síndrome del intestino irritable

La idea sobre la fibra para el tratamiento del síndrome del intestino irritable ha cambiado un poco con los años. La fibra (como el salvado) es la parte de los alimentos que no es absorbida por el cuerpo.
Ésta permanece en el intestino y es la parte principal de las heces. Hay una gran cantidad de fibra presente en frutas, verduras, cereales, pan integral, etc.
Se suele decir que una dieta rica en fibra es útil para aliviar los síntomas del SII. Sin embargo, los estudios científicos han demostrado que una dieta con mucha fibra puede incluso empeorar el síndrome del intestino irritable. Por lo tanto, la pauta actual sobre el SII es la no recomendación de dietas ricas en fibra para las personas con SII.

Es importante distinguir los dos tipos principales de fibra:

  1. Fibra soluble (que se disuelve en agua)
  2. Fibra insoluble

La fibra soluble ayuda y facilita los síntomas en algunos casos, al contrario de la fibra insoluble.
Por lo tanto, se debe aumentar la fibra soluble y reducir la insoluble.

Las fuentes dietéticas de fibra soluble incluyen avena, nueces, semillas, ciertas frutas y verduras, además de la pectina.
Las farmacias y tiendas de alimentos también comercializan un suplemento de fibra denominado FIBROLAX, a base de ispágula (semillas de psyllium).
La reciente revisión de los tratamientos para el SII indica la ispágula como el suplemento más adecuado.
La fibra insoluble se encuentra principalmente en el salvado de maíz (maíz), en el salvado de trigo y algunas frutas y verduras.
En particular, se recomienda evitar el salvado como suplemento de fibra.

Alimentos, bebidas y estilo de vida

Es importante llevar una dieta saludable. Sin embargo, algunas personas con SII saben que ciertos alimentos de una dieta normal y saludable pueden desencadenar o empeorar los síntomas. Las directrices actuales sobre el síndrome del intestino irritable incluyen los siguientes puntos de la dieta que pueden ayudar a minimizar los síntomas.

  • Es necesario realizar comidas regulares y tomarse el tiempo para comer con tranquilidad.
  • No se recomienda saltarse las comidas o dejar pasar demasiado tiempo entre una comida y otra.
  • Además, se aconseja beber al menos ocho vasos de líquido al día, principalmente agua y otras bebidas sin cafeína, como las infusiones. Esto ayuda a mantener las heces blandas para que puedan desplazarse fácilmente a través del intestino.
  • Se aconseja reducir el consumo de té y café a tres tazas al día (la cafeína puede desencadenar los síntomas en algunas personas).
  • Es importante reducir al mínimo la cantidad de bebidas gaseosas.
  • No consumir alcohol en exceso (algunas personas experimentan una mejoría en los síntomas al dejar de beber alcohol o fumar).
  • Las personas con diarrea deben evitar el sorbitol, un edulcorante artificial que se encuentra en los caramelos sin azúcar (también en chicles), en las bebidas y en algunos productos para diabéticos o adelgazantes.
  • Las personas con meteorismo intestinal e hinchazón de estómago deben aumentar la ingesta de avena (por ejemplo, cereales para el desayuno a base de avena o gachas) y semillas de lino (hasta una cucharada por día). Es posible comprar semillas de lino en tiendas de alimentos.

Intolerancia alimentaria individual

Algunas personas con SII observan que uno o más alimentos pueden provocar o empeorar los síntomas (sensibilidad o intolerancia a los alimentos).
Ante la duda de que un alimento pueda provocar los síntomas, se debe hablar con el médico quien, a su vez, puede dirigirlo a un dietista. Éste le puede recomendar una dieta de exclusión.
Por ejemplo, se comienza con un tipo de carne, fruta y verdura. Posteriormente, se recomienda la adición de diferentes alimentos a la dieta poco a poco para ver si alguno de ellos provoca los síntomas.
De esta forma, es posible identificar uno o más alimentos que originan los síntomas.
Puede ser un trabajo tedioso y muchas veces no se consigue encontrar el alimento que provoca el problema.

Sin embargo, algunas personas afirman haber identificado uno o más alimentos causantes de los síntomas y, al evitarlos, ser capaces de controlar los síntomas.
Los alimentos más señalados como causa de los síntomas del SII son: trigo (pan y cereales), centeno, cebada, productos lácteos, cebollas, café y otras bebidas con cafeína, como té y bebidas de cola.

Prebióticos para el síndrome del intestino irritable

Los prebióticos son suplementos dietéticos que contienen bacterias buenas, es decir, bacterias que normalmente viven en el intestino y parecen ser útiles.
La ingesta de prebióticos puede aumentar las bacterias buenas en el intestino que protegen de las malas bacterias que pueden tener efectos negativos sobre los síntomas.
Se pueden adquirir cápsulas de prebióticos en la farmacia. La dosis se indica en la etiqueta del producto. También se pueden comprar los alimentos que contienen bacterias prebióticas. Éstos incluyen algunas bebidas con leche, yogures, quesos y helados. En la etiqueta pueden señalarse como “prebióticos”, “que contienen cultivos de bacterias” o “que contienen bacterias vivas”.

Algunos estudios muestran que, al tomar prebióticos, algunas personas consiguen aliviar los síntomas del SII.
Actualmente, se utilizan varias bacterias en los productos prebióticos. Existen investigaciones en curso que tratan de aclarar el papel de los prebióticos y determinar cuáles son los más útiles. Mientras tanto, si se quieren probar los prebióticos se recomienda utilizar la misma marca de producto durante al menos cuatro semanas y evaluar el efecto.
Es mejor probar un prebiótico diferente durante al menos cuatro semanas si el primero no ha tenido éxito.

Otros factores referentes al estilo de vida, como el ejercicio regular, pueden aliviar los síntomas. El estrés y otros factores emocionales pueden provocar síntomas en algunas personas. Por lo tanto, todo lo que ayude a reducir el nivel de estrés emocional puede ser efectivo.

Se recomienda llevar un diario de alimentos y estilo de vida durante 2-4 semanas para tener los síntomas bajo control.
Se debe anotar todo lo que se come y bebe y los momentos en los que se sufre estrés.
Esto puede identificar los desencadenantes, como por ejemplo alimentos, alcohol o estrés emocional, y puede determinar si el ejercicio ayuda a aliviar o prevenir los síntomas.

¿Cuándo se cura del síndrome del intestino irritable?Pronóstico

En la mayoría de las personas con síndrome de intestino irritable, la enfermedad tiende a persistir durante mucho tiempo.
La gravedad de los síntomas aumenta y luego disminuye, también es posible no experimentar ningún síntoma durante largos períodos o padecer síntomas leves.
El tratamiento puede ayudar a aliviar los síntomas cuando se intensifican.

En casos raros, los síntomas pueden desaparecer completamente en algún momento.

El SII no acorta la duración de la vida, no provoca cáncer de intestino ni obstrucciones intestinales u otras enfermedades graves.