Tratamiento para las hemorroides y remedios

El tratamiento para las hemorroides y los remedios naturales se centran en curar la excesiva dilatación de las venas en el recto, justo encima del ano.

Pueden ser internas y externas. Si son externas se pueden sentir y observar, pero no basta con empujarlas hacia adentro, ya que vuelven a salir inmediatamente.

Remedios naturales para las hemorroides

Algunos cambios en el estilo de vida pueden ayudar a aliviar los síntomas de las hemorroides, entre los que destacan:

  • Beber aproximadamente 2 litros de agua o de otros líquidos sin alcohol cada día.
  • Permanecer en una bañera de agua fría durante 10 minutos varias veces al día. El agua fresca tiene un efecto vasoconstrictor que ayuda a reducir el flujo sanguíneo y el diámetro de los vasos sanguíneos.
  • Por el contrario, el agua caliente atrae una mayor cantidad de sangre, por lo que está contraindicada.
  • Cuidado con el hielo porque, aunque adormece el ano, puede provocar quemaduras si no se aplica correctamente.
  • Realizar ejercicio físico regular para prevenir el estreñimiento. Es suficiente caminar durante una hora, tres veces por semana.
  • Si es posible, se recomienda caminar al aire libre, en el parque o en una zona verde, ya que relaja y ayuda a distraerse.
  • Se deben evitar esfuerzos excesivos durante la defecación.
  • Bañarse en el mar durante al menos 15 minutos al día ayuda a tratar las hemorroides. Bañarse en la piscina también es beneficioso.
  • Las cremas sin receta médica y los supositorios pueden aliviar temporalmente el dolor y el picor de las hemorroides. Estos tratamientos se deben utilizar solamente durante un breve período, ya que su uso a largo plazo puede dañar la piel. Las cremas más populares se elaboran con castaño de indias o áloe vera. Para el dolor durante la defecación se puede emplear vaselina, pero solo se debe aplicar en el ano y no empujarlas dentro del recto.

Medicamentos para las hemorroides: cremas, pomadas y supositorios

Se pueden utilizar cremas, aceites y supositorios sin receta médica para aliviar la hinchazón y la inflamación alrededor del ano.
Sin embargo, estos productos solo tratan los síntomas y no las hemorroides.
Este tipo de medicamentos debe emplearse únicamente durante cinco-siete días cada vez. Si se utilizan durante más tiempo se puede irritar la piel alrededor del ano.

Cualquier medicamento debe combinarse con una dieta adecuada y seguir los consejos de autotratamiento.
Se recomienda no tomar otros medicamentos al mismo tiempo, ya que pueden contener ingredientes similares.

Crema con corticoides
En caso de inflamación grave del ano, el médico puede recetar una crema con cortisona. Esta crema contiene hormonas potentes llamadas esteroides.
La crema con corticoides no debe utilizarse durante más de una semana cada vez, ya que puede hacer que la piel alrededor del ano sea más fina.

Analgésicos
Los analgésicos como el paracetamol pueden aliviar el dolor debido a las hemorroides.
Los productos con anestésico local (medicamentos para el dolor) pueden recetarse para el tratamiento de las hemorroides dolorosas. Solo de deben utilizar durante unos días, ya que hacen que la piel alrededor del ano sea más sensible.

Laxantes
El médico puede recetar un laxante si el paciente está estreñido.
Se trata de un medicamento que ayuda a vaciar el intestino.
Los laxantes pueden ser:

  • Formadores de masa – contienen fibra para hacer que las heces sean más pesadas y blandas, de esta manera aumenta el peristaltismo.
  • Osmóticos – aumentan la cantidad de agua en el intestino para ablandar las heces.

Vasoprotectores
El médico puede recetar vasoprotectores para la fragilidad capilar, como Venoruton.

Productos naturales y dieta para las hemorroides

La dieta es la parte más importante del tratamiento y prevención de las hemorroides.
Una buena alimentación es la base de la salud del intestino.

1) Fibra
La fibra tiene un efecto beneficioso para el alivio de los síntomas de las hemorroides.
Puede ablandar las heces y aumentar la masa, disminuyendo la tensión en las paredes del intestino.
Siete estudios clínicos realizados de forma aleatoria en un total de 378 participantes demostraron que la fibra mejora los síntomas, incluyendo dolor, molestias y picor.

Existen muchas maneras de obtener más fibra.
Se pueden consumir alimentos ricos en fibra, tales como cereales integrales y verduras. El psyllium es un suplemento de fibra en polvo económico y disponible en los supermercados.
Otra opción son las semillas de aceite de lino. Sea cual sea la fuente de fibra, es importante beber mucha agua, de lo contrario puede empeorar el estreñimiento.

2) Bioflavonoides
Los bioflavonoides son sustancias que se encuentran en la fruta que estabilizan y refuerzan las paredes de los vasos sanguíneos, disminuyendo la inflamación.
Reducen el malestar anal, el dolor y la pérdida de sangre durante un ataque agudo de hemorroides.
Los efectos secundarios de los bioflavonoides son leves y poco frecuentes, lo que los convierte también en un tratamiento útil para las hemorroides de las mujeres embarazadas (el flavonoide tangeritina, sin embargo, no deben emplearlo personas que toman tamoxifeno para el cáncer de mama).
Los principales flavonoides se encuentran en los cítricos, hesperidina y diosmina.

Daflon es un producto realizado con bioflavonoides de cítricos que reduce el dolor, la pesadez, la pérdida de sangre y el picor. Se ha demostrado que mejora los síntomas en las mujeres embarazadas tras solo cuatro días de uso.

3) Hamamelis comprimidos o crema
Este producto se obtiene de las hojas y la corteza de una planta llamada Hamamelis virginiana, también conocida como agua de hamamelis. No se debe ingerir sino que se aplica por vía tópica en la zona anal, en forma de líquido de hamamelis destilado, aceite o pastillas.
El hamamelis se utiliza para reducir el sangrado de las hemorroides, ya que actúa como un astringente.
También puede aliviar el dolor, el picor y la inflamación asociados a las hemorroides.

4) Rusco
El rusco (Ruscus aculeatus) se emplea tradicionalmente para las hemorroides y venas varicosas. Se suele utilizar para mejorar la mala circulación de las venas.

¿Cómo funciona el rusco?
Aunque los científicos no han confirmado la eficacia del rusco para las hemorroides, el extracto de rusco contiene propiedades antiinflamatorias y es vasoconstrictor, por lo que se cree que puede mejorar el tono y la integridad de las venas y reducir el tejido inflamado.
El principio activo es la ruscogenina.
El rusco se puede tomar en forma de cápsulas o de infusión.
La infusión se realiza hirviendo durante 10-15 minutos una cucharadita de hierba en una taza de agua.
El rusco no deben utilizarlo personas con problemas de presión arterial alta, hiperplasia benigna de próstata, mujeres embarazadas y lactantes, así como personas que toman alfa-bloqueantes o inhibidores de la monoaminooxidasa.

5) Castaño de indias
La hierba del castaño de indias (aesculus hippocastanum) suele recomendarse cuando se tiene mala circulación en las venas o insuficiencia venosa crónica.
En fisioterapia suele utilizarse con frecuencia junto a la centella para aliviar la hinchazón, inflamación y fortalecer las paredes de los vasos sanguíneos.
El principio activo es la escina.
El castaño de indias se puede tomar en infusión o en forma de cápsula. También se puede aplicar externamente como una crema.
Las personas con alergia al castaño de indias o aquellas que toman anticoagulantes no deben emplear el castaño de indias.
Se deben utilizar únicamente productos elaborados a partir de las semillas o la corteza de las ramas jóvenes, porque las otras partes de la planta son venenosas. Aunque son raros, los efectos secundarios incluyen daños renales, hemorragias graves, hematomas y daños en el hígado.

Cirugía para las hemorroides

Procedimientos mini-invasivos

Tratamiento para las hemorroides y remediosSi se forma un coágulo de sangre dentro de las hemorroides externas, el médico puede extraer el coágulo con una simple incisión que proporciona una rápida mejoría.
Para el sangrado o las hemorroides dolorosas persistentes el médico puede recomendar otros tratamientos ambulatorios, como los siguientes:

Ligadura con bandas elásticas
El médico inserta una o dos pequeñas bandas de goma alrededor de la base del paquete hemorroidal interno con objeto de reducir la circulación.
Para acceder al interior del recto, el médico utiliza un anoscopio, un tubo fino y flexible que se utiliza para ver e introducir los instrumentos para el procedimiento.
Las hemorroides progresan a necrosis aproximadamente en una semana y caen junto con las bandas.
Se trata de un procedimiento eficaz y todavía actual.
La curación se produce en menos de un mes.
El procedimiento se realiza en el día y el paciente puede irse a casa al final de la operación.
Entre las complicaciones se encuentran: sangrado al cabo de 2-4 días después de la ligadura, si bien rara vez es grave.
Cuando se cae la costra de las hemorroides se pueden observar manchas de sangre más grandes en el papel higiénico y en la ropa interior.
En caso de reincidencia, se puede repetir la ligadura.

Inyección (escleroterapia)

Mediante este procedimiento el médico inyecta una sustancia química en el tejido para reducir las hemorroides.
La inyección provoca poco o ningún dolor, pero puede ser menos eficaz que la ligadura con banda elástica.

Coagulación (láser, infrarrojos o bipolar)
Las técnicas de coagulación emplean un láser, una luz infrarroja o calor. El objetivo es endurecer y arrugar las hemorroides internas, pequeñas y sangrantes.
Aunque la coagulación provoca pocos efectos secundarios, presenta una mayor tasa de recurrencia de las hemorroides en comparación con la ligadura con banda elástica.

Cirugía para el tratamiento de las hemorroides
Algunas hemorroides no se pueden controlar con tratamientos ambulatorios o remedios naturales, puesto que los síntomas persisten o bien las hemorroides internas han prolapsado. Afortunadamente, existe una serie de tratamientos mini-invasivos que son menos dolorosos que la eliminación tradicional de las hemorroides (hemorroidectomía) y permiten una recuperación más rápida.
Estas intervenciones se realizan por lo general en la consulta del cirujano o como cirugía ambulatoria en el hospital.

Hemorroidectomía
La cirugía puede ser necesaria si las hemorroides son grandes y protuberantes, o si son hemorroides externas con síntomas persistentes o hemorroides internas que vuelven aparecer a pesar de haber realizado la ligadura con banda.
En una operación de hemorroidectomía tradicional, el cirujano realiza una pequeña incisión alrededor del tejido hemorroidal externa y retira el tejido hemorroidal.

Esta operación funciona en el 95% de los casos y el tratamiento presenta una tasa reducida de complicaciones.
El problema es que el fuerte dolor postoperatorio de los pacientes.

Aunque la intervención no requiere pasar la noche en el hospital, sí requiere anestesia general, y la mayoría de los pacientes necesitan analgésicos o narcóticos para soportar el dolor.
Por lo general, los pacientes pueden volver a trabajar al cabo de 7-10 días.
A pesar de los inconvenientes, muchas personas se alegran de tener una solución definitiva para el tratamiento de las hemorroides.

Grapadora
Una alternativa más reciente a la hemorroidectomía tradicional es la hemorroidectomía con grapas.
Este procedimiento se realiza por el sangrado o prolapso de las hemorroides internas. El cirujano utiliza una grapadora para fijar las hemorroides en su posición normal. Al igual que la cirugía tradicional, la hemorroidectomía con grapas se realiza en el día con anestesia general. Sin embargo, se trata de una operación menos dolorosa y la recuperación es más rápida.
Aunque es más doloroso que la intervención de ligadura con bandas elásticas y presenta efectos secundarios leves, solo debe realizarse una vez; las hemorroides rara vez vuelven a aparecer.

La intervención con grapas consiste en la expansión del tejido de apoyo de las hemorroides para prevenir el prolapso (descenso de una hemorroide interna, que emerge por el orificio anal).

¿Cuánto tiempo duran las hemorroides?
El pronóstico es subjetivo y depende en gran medida del grado al que llegan las hemorroides y los cambios en el estilo de vida.
Si las hemorroides son leves, se puede evitar la cirugía.
Es poco probable que las personas que comen patatas fritas y crema de cacao todos los días puedan curarse solas, pero seguir una dieta saludable y realizar actividad física regularmente permiten resolver este trastorno sin cirugía.