Dolores menstruales

Los dolores menstruales (o dismenorrea) tienen su origen en el síndrome premenstrual, un trastorno que afecta al cuerpo y la mente de las mujeres en la segunda parte del ciclo menstrual, principalmente en los días 7-8 antes de la menstruación.
Unos días antes de que empiece en ciclo menstrual, la mayoría de mujeres experimenta dolor en los senos, distensión abdominal y dolores musculares.
Éstos son síntomas premenstruales normales.

Sin embargo, cuando estos síntomas afectan a la vida cotidiana se conocen como síndrome premenstrual. Algunas veces puede llegar a cambiar el comportamiento de la persona que lo padece.
Los síntomas premenstruales también pueden experimentarse durante el embarazo.
A menudo, los dolores menstruales se presentan durante los tres primeros meses de embarazo, aunque algunas mujeres también los padecen en los últimos meses.
No hay que preocuparse, pues estos síntomas son una reacción normal a la implantación del embrión.

La intensidad de la dismenorrea puede ir de leve a grave. Si es leve puede provocar algunas molestias, pero no interfiere en la vida cotidiana. Si se trata de síndrome premenstrual moderado, los síntomas afectan a la vida personal, social y profesional, pero permite trabajar y socializar con los demás día a día, si bien no de la manera habitual.
Si se padecen de dolores menstruales muy fuertes, los síntomas pueden ser muy graves y afectas a la calidad de vida de las personas y sus relaciones.

Una forma más grave es el desorden disfórico premenstrual, que provoca síntomas emocionales, tales como cambios de humor repentinos, depresión, crisis de llanto, melancolía e irritabilidad.
El síndrome premenstrual puede interferir de manera significativa en la vida cotidiana de las personas.
Los dolores premenstruales afectan a entre tres y ocho de cada cien mujeres.

 

Causas de los dolores menstruales

Se desconocen los motivos exactos por los que se desarrolla el síndrome premenstrual.
Según una teoría, las personas que padecen este síndrome son especialmente sensibles a los niveles hormonales del cuerpo en determinados días del mes.
Puede que estas hormonas interfieran con las sustancias químicas encargadas de controlar el humor en el cerebro (serotonina).
Según otra teoría, el síndrome premenstrual está relacionado con una anomalía en los niveles de algunos ácidos grasos del cuerpo.
También existen otros factores que aumentan la posibilidad del síndrome premenstrual.
Por ejemplo, la obesidad y la falta de ejercicio físico incrementan la probabilidad de padecer el síndrome premenstrual.
Fumar duplica el riesgo de empeorar los síntomas.

 

Síntomas menstruales

Los síntomas menstruales más comunes pueden clasificarse en síntomas emocionales y síntomas físicos.
Entre los síntomas emocionales y del comportamiento se incluyen:

  • Angustia
  • Cambios de humor repentinos
  • Cansancio
  • Irritabilidad
  • Depresión
  • Pérdida de la confianza en sí mismo
  • Torpeza
  • Insomnio
  • Pérdida de memoria

Los síntomas físicos incluyen:

Estos síntomas no son exclusivos del síndrome premenstrual y lo que indica que se trata de este síndrome es el momento en el que se presentan.

En caso de síndrome premenstrual, los síntomas presentan las siguientes características:

  • Aparecen diez días antes de la menstruación
  • Desaparecen cuando inicia la menstruación
  • Vuelven a aparecer cada mes

Las personas que padecen desorden disfórico premenstrual presentan síntomas similares a los del síndrome premenstrual, aunque más graves.
Estos síntomas pueden deberse a distintas afecciones.
Si se manifiesta uno de estos síntomas, hay que consultar a un médico para conocer su opinión.

 

Tratamiento para los dolores menstruales 

Aunque no se pueda curar, el síndrome premenstrual puede aliviarse modificando el estilo de vida o con medicamentos que ayudan a reducir los síntomas y mejorar la calidad de vida.

Tratamiento de base
En caso de padecer este desorden, se debería llevar un calendario menstrual, modificar las costumbres cotidianas y aplicar algunos remedios caseros.
Tras algunos ciclos menstruales, deberían percibirse algunas mejoras de los síntomas.
Si se opta por no tomar medicamentos, el siguiente remedio casero puede ayudar:

Café
Café

Reducir el consumo de cafeína, azúcar refinada y sodio, sobre todo durante la fase premenstrual del ciclo. Estas sustancias están relacionadas con los síntomas emocionales y físicos del síndrome premenstrual, tales como insomnio, tensión, angustia, hambre, dolor e hinchazón abdominal.

El médico puede recomendar una dieta saludable y equilibrada con un bajo contenido en grasas saturadas, azúcar y sal, pero con un alto contenido en fibra, fruta y verdura.
Asimismo, se pueden reducir las porciones de las comidas y comer en horarios fijos a lo largo del día para saber si puede ser un remedio que ayude a reducir los síntomas del síndrome premenstrual.
Algunos estudios sugieren que reducir la cantidad de sal en las comidas puede aliviar en parte la sensación de hinchazón y el dolor en los senos provocados por este síndrome.
Otros estudios demuestran que la cafeína puede incrementar el insomnio y la irritabilidad premenstrual.
No se ha comprobado científicamente la utilidad de los suplementos de vitamina B6 para este desorden, mientras que una dosis demasiado elevada puede perjudicar al sistema nervioso.

Realizar ejercicio físico de forma regular, ya que la actividad física ayuda a reducir la depresión.
Con frecuencia, las mujeres declaran que el ejercicio físico les ayuda a aliviar la tensión, el dolor y los síntomas del síndrome premenstrual relacionados con el humor.

Reducir el estrés. El estrés no es la causa del dolor premenstrual, pero puede empeorar los síntomas. Además, combatir el estrés durante el periodo premenstrual puede ser más difícil.

 

Medicamentos para los dolores menstruales 

Empleo de medicamentos sin receta médica, como los antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) para el dolor de cabeza, los cólicos, el dolor en las articulaciones o los dolores musculares.
Los fármacos más recetados por los médicos son el ibuprofeno y el naproxeno.
Los AINEs son mucho más efectivos si se administran antes del dolor y se siguen tomando con dosis regulares durante todo el período del dolor premenstrual.
Algunas mujeres deben seguir tomándolos durante los primeros días de sangrado menstrual para aliviar los cólicos dolorosos.

Los analgésicos, como por ejemplo el paracetamol (paracetamol ALTER), solo son eficaces para reducir el dolor.

Los antidepresivos se emplean mucho para el síndrome premenstrual, ya que permiten reducir el cansancio, la irritabilidad, el hambre y el insomnio.
Los antidepresivos más recetados son la fluoxetina (Prozac®) y el alprazolam (Alprazolam ALTER).

Diuréticos. Para eliminar la retención de líquidos y la hinchazón abdominal provocadas por el síndrome premenstrual se recetan diuréticos. Los más empleados son la espironolactona (Aldactone, entre otras) y los fármacos a base de furosemida.

Anticonceptivos
Además de prevenir el embarazo, algunos tipos de anticonceptivos se recetan para hacer que los síntomas del síndrome premenstrual sean más regulares.
Suelen funcionar obstaculizando la ovulación (liberación de un óvulo por los ovarios) o equilibrando los niveles hormonales, lo que puede reducir los cambios de humor repentinos.

Estos anticonceptivos son:

  • Píldora anticonceptiva oral combinada.
  • Píldora Yasmin, que puede ser eficaz para reducir los síntomas del síndrome premenstrual.
  • Implante, inyección o parche anticonceptivos, que se deben utilizar bajo la supervisión de un ginecólogo.
  • Sistema intrauterino (SIU), que puede combinarse con un implante.

Sin embargo, estas formas de anticonceptivos no funcionan para todas las mujeres que padecen dolor premenstrual y pueden tener efectos secundarios similares a los síntomas del desorden que se intenta resolver, entre los que se incluyen irritabilidad y retención de líquidos.

Otros tratamientos
Si tras dos o tres ciclos de tratamiento casero y habiendo modificado el estilo de vida, siguen presentándose síntomas moderados o graves, se debe acudir a un médico para conocer otras opciones de tratamiento.

 

Remedios naturales para los dolores menstruales 

En los herbolarios, se pueden encontrar aguas aromáticas de hierbas antiespasmódicas que ayudan a aliviar los dolores menstruales: melisa, manzanilla, etc.
El sauzgatillo es eficaz para combatir la depresión y los cambios de humor repentinos derivados del ciclo menstrual.

    Artículos Relacionados Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.