Intervención de histerectomía total

La histerectomía es una intervención quirúrgica empleada para eliminar el útero de una mujer.
El útero es el órgano en el que crece el bebé cuando la mujer está embarazada. En ocasiones, también se extirpan los ovarios y las trompas de Falopio.

Una histerectomía es una operación muy importante para la mujer que solo se recomienda si las otras opciones de tratamiento no han sido eficaces para curar la afección.

 

¿Cuándo es necesaria una histerectomía?

Los motivos más comunes por los que se efectúa una intervención de histerectomía son:

  • Menstruación abundante (menorragia) debido, por ejemplo, a fibromas,
  • Dolor pélvico provocado, por ejemplo, por endometriosis, por un tratamiento ineficaz de la enfermedad inflamatoria pélvica o por fibromas,
  • Prolapso uterino,
  • Cáncer de útero, ovarios o cérvix.

Menstruación abundante
Muchas mujeres pierden grandes cantidades de sangre durante el ciclo menstrual. También se pueden presentar otros síntomas, como dolor y cólicos abdominales.
La menstruación abundante puede deberse a un fibroma, pero en muchos casos la causa no es evidente.
Extirpar el útero puede ser la única posibilidad para bloquear el sangrado abundante en los siguientes casos:

  • Cuando ninguna otra terapia ha dado resultados
  • La hemorragia afecta en gran medida a la calidad de la vida
  • La mujer ya no desea tener hijos

Enfermedad inflamatoria pélvica
La enfermedad inflamatoria pélvica es una infección bacteriana del sistema reproductor femenino.
Si se diagnostica de manera precoz, la infección puede tratarse con antibióticos. Sin embargo, si la infección se extiende, puede perjudicar al útero y a las trompas de Falopio, lo que puede provocar dolor a largo plazo.
Una intervención de histerectomía para extirpar el útero y las trompas de Falopio puede ser recomendable si la paciente experimenta dolor por la enfermedad inflamatoria pélvica y no desea tener hijos.

Endometriosis
La endometriosis es una enfermedad por la que las células que recubren el útero también se encuentran en otras partes del cuerpo, como los ovarios, las trompas de Falopio, la vejiga y el recto.
Si las células que componen la capa que recubre el útero están atrapadas en otras partes del cuerpo, pueden provocar inflamación y lesiones en el tejido que se encuentra a su alrededor.
Este trastorno puede provocar dolor, menstruación abundante e irregular y esterilidad (incapacidad para concebir).
Una intervención de histerectomía permite extirpar las zonas del tejido endometrial que provocan dolor, pero solamente se realiza tras haber descartado otras opciones de tratamiento.

Prolapso uterino
El prolapso uterino se produce cuando se debilitan los tejidos y ligamentos que sostienen el útero, por lo que el órgano genital se desliza hacia abajo desde su posición natural.
Los síntomas que se pueden presentar son dolor de espalda, sensación de que algo desciende desde la vagina, pérdidas de orina (incontinencia urinaria) y dificultad para tener relaciones sexuales.

Cáncer
La intervención de histerectomía puede recomendarse si se presentan los siguientes tumores:

Si el cáncer se ha extendido y ha alcanzado un estadio avanzado, la histerectomía puede ser la única opción de tratamiento recomendada.

 

¿Cuáles son los tipos de histerectomía?

El cirujano puede decidir extirpar todo el útero o solo una parte, según el motivo por el que se lleva a cabo la histerectomía.
La intervención puede realizarse con anestesia epidural o general.

Histerectomía subtotal
En una intervención quirúrgica de histerectomía subtotal, el cirujano extirpa solamente la parte superior del útero, dejando intacto el cuello del útero.

Histerectomía total
En una intervención de histerectomía total, se extirpa por completo el útero y el cérvix.

Histerectomía radical
Durante la intervención de histerectomía radical, el cirujano extirpa el útero, los tejidos que se encuentran a los lados del útero, el cérvix y la parte superior de la vagina, por lo que también se efectúa la anexectomía.
Generalmente, la histerectomía radical solamente se realiza en caso de tumor.

Ooforectomía
La ooforectomía es una intervención quirúrgica en la que también se extirpan los ovarios.

extirpación-de-ovario-intervención-histerectomía-total

Histerectomía para las mujeres en edad fértil

intervención-histerectomía-total

Tras someterse a cualquier tipo de histerectomía, una mujer no puede quedarse embarazada.
Si se extirpan los ovarios de una mujer premenopáusica, también se interrumpe la ovulación.
Esto significa que la mujer tendrá una disminución de las hormonas sexuales estrógenos y progesterona, lo que puede provocar sequedad vaginal, golpes de calor, sudoración y otros síntomas característicos de la menopausia natural.

Generalmente, las mujeres que se someten a una ovariectomía bilateral (extirpación de ambos ovarios) realizan la terapia hormonal sustitutiva para mantener inalterados los niveles hormonales.
 

Tratamientos alternativos a la histerectomía total

La histerectomía debería considerarse como la última opción, solamente si las otras opciones terapeuticas no han funcionado, salvo si la mujer tiene cáncer.

Otros tratamientos para las enfermedades que se resuelven mediante histerectomía son:

  • Fibromas – las opciones son cirugía para extirparlos (miomectomía), medicamentos que bloquean temporalmente la acción de las hormonas sexuales, crioterapia, cauterización, eliminación con láser (miolisis) o resección (corte), siempre que estén situados en el interior de la cavidad uterina (submucosa).
  • Sangrado abundante – las opciones son la píldora anticonceptiva para hacer que los ciclos menstruales sean regulares, otros tratamientos farmacológicos hormonales o extirpar quirúrgicamente el endometrio (mucosa que recubre el útero).
  • Prolapso uterino – entre las opciones se incluyen la reeducación perineal, la introducción de un pesario anticonceptivo en la vagina para sostener el útero o la reparación quirúrgica.
  • Endometriosis – las opciones son los medicamentos hormonales y la extirpación quirúrgica de las zonas de endometriosis.

 

¿Cómo se realiza una intervención de histerectomía?

Existen diferentes métodos para realizar una intervención de histerectomía.

Histerectomía abdominal
Este procedimiento se realiza a través de una incisión de 12 a 16 cm en la parte baja del abdomen. El corte puede ser vertical u horizontal sobre el inicio del vello púbico.

Histerectomía vaginal
Se realiza una incisión pasando a través de la vagina. El médico realiza la histerectomía y la cierra con puntos de sutura.

Histerectomía laparoscópica
El laparoscopio es un instrumento compuesto por un tubo fino con una luz y una pequeña cámara en la punta que le permite al médico observar los órganos pélvicos. El médico realiza tres o cuatro cortes pequeños (inferiores a 1 cm) en el abdomen para introducir el laparoscopio y otros instrumentos. A continuación, corta el útero en trozos pequeños y lo extrae a través de las incisiones.
La intervención laparoscópica dura entre 45 y 60 minutos aproximadamente.

Histerectomía vaginal asistida por laparoscopia
El médico extirpa el útero a través de la vagina. El laparoscopio se utiliza para guiar el procedimiento.

histeroctomia-útero

Laparoscopia asistida por robot
El médico utiliza una máquina especial (robot) para realizar la histerectomía a través de pequeños cortes en el abdomen. El procedimiento es similar a la intervención de histerectomía laparoscópica. Por lo general, se realiza cuando una paciente tiene sobrepeso y la cirugía vaginal no es una opción segura.

 

Complicaciones tras una intervención de histerectomía

 Las posibles complicaciones tras una intervención de histerectomía son:

  • Náuseas y vómito
  • Infección
  • Hemorragia interna
  • Acumulación de sangre bajo los puntos de sutura (hematoma)
  • Tejido cicatricial interno
  • Reacción alérgica a la anestesia
  • Coágulos de sangre
  • Dificultad para orinar
  • Disminución del deseo sexual
  • Dolor pélvico constante
  • Dolor abdominal
  • Lesiones del intestino, la vejiga o los uréteres (tubos que transportan la orina desde los riñones hasta la vejiga) – no es común
  • fístula-rectovaginalFístula (orificio anormal en órganos internos, por ejemplo entre intestino y vagina) – no es común
  • Prolapso vaginal (cuando la pared superior vaginal pierde su forma, se desliza hacia abajo y sobresale)

 

Tiempo de recuperación y consecuencias tras una histerectomía

Hay que seguir los consejos del médico pero, en general, las recomendaciones para las seis primeras semanas después de la intervención son:

  • Reposo – hay que descansar lo máximo posible durante al menos dos semanas, preferentemente en la cama.
  • Ejercicios – se deben continuar los ejercicios aprendidos en el hospital. Se puede salir a caminar todos los días si el médico está de acuerdo.
  • De pie – hay que evitar permanecer de pie durante varios minutos en los días siguientes la operación.
  • Levantar peso – se debe evitar levantar mucho peso.
  • Estreñimiento – para evitar el estreñimiento, hay que beber mucho líquido y comer frutas y verduras frescas.
  • Medicamentos – Si el médico receta antibióticos, se debe completar el ciclo, aunque los síntomas mejoren tras haber tomado algunas pastillas.
  • Sexo – se recomienda evitar el sexo vaginal hasta después del control postoperatorio (entre cuatro y seis semanas después de la operación aproximadamente) para asegurarse de que la vagina se recupera completamente. Si la sequedad vaginal es un problema, pueden emplearse lubrificantes a base de agua y aceite de almendras.

 

Histerectomía y relaciones sexuales

Por lo general, la extirpación del útero no impide mantener relaciones sexuales después de la operación.
De hecho, muchas mujeres experimentan una mejoría en las relaciones sexuales tras una intervención de histerectomía.
Esto ocurre porque se elimina la afección por la que la mujer decide someterse a la histerectomía (dolor, sangrado abundante, etc).
Sin embargo, algunas mujeres experimentan cambios en la vida sexual tras la intervención de histerectomía.
En concreto, algunas mujeres sienten que el orgasmo es diferente o que tienen dificultades para alcanzarlo.
Una intervención de histerectomía no debería reducir el deseo sexual (libido), salvo si se extirpan también los ovarios.

Generalmente, es posible retomar las relaciones sexuales aproximadamente seis semanas después de la operación.

 

¿Cuánto tiempo es necesario para la recuperación?

El tiempo de recuperación cambia según la persona. Generalmente, la recuperación es más rápida si la incisión se realiza a través de la vagina.
Es necesario guardar reposo durante un par de semanas después de la intervención.
La hospitalización en caso de histerectomía abdominal dura aproximadamente 10 días, mientras que una histerectomía vaginal es más breve, aproximadamente 4 días.
Lo más probable es que el médico recomiende la realización de algunos ejercicios suaves cuya intensidad irá aumentando progresivamente. Generalmente, la recuperación completa se alcanza entre 6 y 8 semanas aproximadamente, aunque algunas mujeres puede requerir hasta tres meses.

No se puede conducir hasta que no se consiga realizar una frenada de emergencia.
Lo usual es volver a conducir seis semanas después de la operación, pero se recomienda consultarlo con la compañía de seguros del coche.
El tiempo necesario antes de volver al trabajo depende del tipo de trabajo.

Dolor lumbar tras la histerectomía
Tras cualquier intervención quirúrgica, en especial en la zona abdominal, puede experimentarse un fuerte dolor de espalda.
Por lo general, esto ocurre durante el primer mes después de la operación y si no se realizan los tratamientos adecuados, el dolor puede volverse crónico.
La causa del dolor lumbar tras la intervención es la cicatriz, aunque se trate de una intervención laparoscópica, pues se forma una cicatriz dentro del cuerpo.
La intervención puede salir bien o mal, pero en cualquier caso la cicatriz es un tejido fibroso que se genera en una zona donde no debería generarse. Por tanto, no es natural y a menudo el cuerpo no se adapta.
El tejido fibroso cicatricial es como un parche en un vestido, que genera tensión anómala en músculos, nervios y tejido conectivo a su alrededor.
Para resolver esta afección se debe:

  • Despegar la cicatriz quirúrgica en el primer mes después de la intervención.
  • Efectuar la manipulación de la fascia de los músculos abdominales y lumbares para liberar las adherencias que se generan tras la intervención.

 

Resultados a largo plazo tras la histerectomía

Tras la histerectomía, no es necesario emplear anticonceptivos. Si se extirpan los ovarios, la mujer entra en menopausia y los primeros síntomas empiezan a los pocos días de la intervención.
Es habitual que el peso corporal aumente con la menopausia. Además, los músculos abdominales empiezan a ceder y se tiende a engordar en la zona de la barriga.

Puede consultar con el médico sobre el tratamiento hormonal sustitutivo para evitar los síntomas de la menopausia, pero existen riesgos y contraindicaciones importantes.

La histerectomía es eficaz para resolver afecciones ginecológicas como los fibromas, la endometriosis y la adenomiosis, pero algunas enfermedades se pueden volver a presentar, como por ejemplo el cáncer en estadios avanzados.
Es necesario someterse a controles regulares para cerciorarse de no tener cáncer.
El médico puede recomendar la realización de exámenes de control, en cuyo caso las células analizadas provienen de la vagina y no del cérvix del útero.

 

¿Es necesaria la citología tras una intervención de histerectomía?

La citología puede ser útil para monitorizar el útero si:

  • La mujer ha padecido un cáncer de cuello del útero
  • La histerectomía ha sido parcial y no se ha extirpado el cérvix del útero
  • El motivo de la histerectomía es un cáncer
    Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.