Salpingitis aguda y crónica

Salpingitis significa una inflamación de una o ambas trompas de Falopio.
Las mujeres tienen dos trompas que miden 10 cm aproximadamente y transportan los óvulos desde los ovarios hasta el útero.
La inflamación está causada por gérmenes que generalmente entran en las trompas y suben a través de la vagina y el útero, sobre todo debido a las relaciones sexuales.
Por esta razón la salpingitis no es muy común en las mujeres vírgenes.

Es fundamental que se realice el diagnóstico de la salpingitis lo antes posible para evitar que se produzcan daños graves en los órganos internos.
 Si junto con la inflamación aparece una acumulación de líquidos o de pus en las trompas de Falopio, hablamos de hidrosalpinx. Generalmente, la infección tubárica produce infecciones en otras partes ya que las bacterias se desplazan a través de los vasos linfáticos que se encuentran a su alrededor.

 

Salpingitis aguda y crónica salpingitis, inflamación, trompas, falopio

La salpingitis puede ser aguda o crónica.
En la salpingitis aguda simple o catarral, las trompas de Falopio se vuelven rojas, se hinchan y secretan grandes cantidades de líquidos. Por esta razón, a menudo, las paredes de las trompas se unen.

Las trompas pueden adherirse a otras estructuras cercanas como por ejemplo al intestino.
La salpingitis aguda purulenta ocurre cuando una de las trompas de Falopio se llena de pus y la inflamación se concentra principalmente cerca de las ampollas.

Ocasionalmente, la trompa se rompe y provoca una peligrosa infección de la cavidad abdominal (peritonitis).
Generalmente, la salpingitis crónica es la consecuencia de un ataque agudo y prolungado.
La infección es moderada, dura más tiempo y puede que no se manifiesten síntomas graves.

 

Tipos de salpingitis crónica

  • La salpingitis crónica hipertrófica ocurre cuando el volumen de la trompa crece de manera homogénea
  • La salpingitis atrófica curre cuando el tamaño de trompa es reducido y la trompa está más rígida
  • La salpingitis ístmica nodosa presenta dos engrosamientos nodulares en los istmos de ambas trompas, a menudo, causa infertilidad femenina.

 

Causas de la salpingitis aguda

A menudo, una infección vaginal o cervical es la causa de la salpingitis.
Si esta infección llega al útero, puede llegar a las trompas de Falopio. La infección puede contraerse a través de enfermedades de transmisión sexual como la clamidia o la gonorrea.
Una intervención médica o quirúrgica, por ejemplo el parto, una biopsia, o un aborto, puede provocar salpingitis aguda, aunque no es muy común. A menudo, la salpingitis se desarrolla en las mujeres jóvenes y sexualmente activas, pero puede aparecer a cualquier edad.

No hay que confundir la salpingitis con la enfermedad pélvica inflamatoria que se refiere a las infecciones y las inflamaciones de los órganos reproductivos en general.
La salpingitis es una de las causas más comunes de infertilidad femenina.
Si no se realiza un tratamiento inmediatamente, la infección puede perjudicar las trompas de Falopio de manera irreversible de manera tal que los óvulos que se liberan cada mes no podrían encontrarse con el esperma.

 

Las posibles causas de la salpingitis son:

  • Enfermedad pélvica inflamatoria,
  • Enfermedades de transmisión sexual,
  • Intervenciones médicas, como la laparoscopia, la biopsia de la mucosa del útero, una dilatación o un legrado.
  • Aborto o parto,
  • Bacterias que generalmente viven en la vagina.

En la mayoría de los casos está causada por bacterias, las más comunes son:

  • Clamidia
  • Gonococos (que provoca la gonorrea)
  • Mycoplasma
  • Escherichia coli
  • Estafilococo
  • Estreptococo

 

Síntomas de la salpingitis

Los síntomas de la salpingitis pueden variar según la causa y la gravedad.

Los síntomas pueden ser:

  • Flujo vaginal considerable y con mal olor,
  • Dolor en la parte baja del vientre, que puede ser sordo o leve, pero puede llegar a ser grave,
  • Náuseas, vómito o diarrea,
  • Sangrado menstrual anormal o pérdidas de sangre de color rosa o marrón,
  • Uretritis o inflamación de la uretra, que provoca dolor y ardor al orinar,
  • Fiebre y escalofríos,
  • Dolor durante las relaciones sexuales.

Generalmente, los síntomas aparecen después del periodo menstrual.

 

Complicaciones y consecuencias de la salpingitis

Si no se realiza ningún tratamiento, la salpingitis puede provocar una serie de complicaciones, entre las cuales:

  • Otras infecciones – la infección puede difundirse en las estructuras cercanas, como en los ovarios y en el útero.
  • Infecciones en la pareja sexual.
  • Absceso tubo-ovárico. Aproximadamente el 15 % de las mujeres con salpingitis desarrolla un absceso que requiere hospitalización.
  • Embarazo ectópico – una de las trompas de Falopio está bloqueada y por lo tanto impide que el óvulo fecundado entre en el útero. El embrión empieza a crecer dentro del espacio estrecho de la trompa de Falopio. El riesgo de embarazo ectópico en las mujeres que han padecido de salpingitis o de otra enfermedad pélvica inflamatoria (EIP) es de 1 a 20, aproximadamente,
  • Las trompas de Falopio pueden deformarse o volverse fibrosas (con adherencias) debido a infecciones contraídas en el pasado. Si la alteración anatómica es grave, el óvulo y los espermatozoides no logran encontrarse.
  • Después de un ataque de salpingitis, el riesgo de infertilidad femenina es del 15 %, aproximadamente. El riesgo aumenta a un 50 % después de tres ataques.

 

Diagnóstico de la salpingitis

Examen físico: el examen puede determinar el lugar y la naturaleza del dolor.
Aunque un examen vaginal puede ser muy doloroso, puede detectar una pérdida vaginal o cervical anormal o signos de infección en el cuello del útero.
No debe haber fiebre.
Los criterios mínimos establecidos por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CCPEEU) son: dolor abdominal en la parte baja, dolor anexial (ovarios, trompas de Falopio y ligamentos de las trompas) y dolor durante los movimientos del cérvix del útero.

Otros criterios establecidos por los CCPEEU son fiebre superior a 38,3°, pérdidas vaginales o cervicales anormales, niveles hemáticos de proteína C reactiva y de VES elevados, cultivos positivos para clamidia y para gonorrea.

Prueba: los cultivos se realizan para detectar los microorganismos responsables de la infección.

La infección puede confirmarse a través de un examen de sangre completo que muestra una gran cantidad de glóbulos blancos (leucocitos). La velocidad de eritrosedimentación (VSG) y la proteína C – reactiva son exámenes de laboratorio muy ventajosos.
El RPR (examen de reagina plasmática rápida) es una prueba muy eficaz para descartar la sífilis. El cultivo de orina también se puede realizar para descartar una infección de las vías urinarias (como por ejemplo la cistitis).
Puede ser necesaria una prueba de embarazo para descartar un embarazo extrauterino.
La ecografía puede ayudar a descartar otras posibles causas del dolor pélvico bilateral.
La TAC y la resonancia magnética pueden ser necesarias si la ecografía no ha funcionado.
La laparoscopia puede realizarse para confirmar el diagnóstico y para descartar algunas patologías que presentan síntomas similares como el embarazo extrauterino o la apendicitis.

embarazo ectópico

La laparoscopia es un procedimiento quirúrgico en el que se introduce un endoscopio pequeño y con luz a través de una pequeña incisión en el abdomen. Esto le permite al médico realizar un examen visual de las trompas de Falopio y de la zona alrededor.
La biopsia del endometrio tiene una precisión del 90 % para diagnosticar la salpingitis.

Diagnóstico diferencial de la salpingitis:
Para poder diagnosticar la salpingitis, el médico debe descartar: appendicitis

  • Apendicitis
  • Embarazo ectópico
  • Enfermedad pélvica inflamatoria
  • Ooforitis
  • Aborto séptico
  • Ruptura de un quiste ovárico
  • Torsión ovárica
  • Absceso tubo-ovárico
  • Degeneración de leiomioma
  • Diverticulitis
  • Cistitis
  • Salpingitis tuberculosa

 

Tratamiento para la salpingitis

El tratamiento de la salpingitis se basa en la administración de antibióticos (a menudo durante varias semanas). Se selecionan antibióticos específicos para atacar al organismo que causa la enfermedad.
Generalmente son antibióticos de amplio espectro que actúan contra todos los microbios posibles.
Claramente, la pareja sexual también debe realizarse una valoración y debe seguir un tratamiento adecuado. Debe tomar todos los medicamentos necesarios y abstenerse de tener relaciones sexuales durante el tratamiento, para prevenir la contracción de una nueva infección.

El tratamiento depende de la gravedad de la salpingitis, consiste en:

  • Tratamiento antibiótico – para vencer la infección que aparece en el 85 % de los casos.
  • Hospitalización – en dónde se administran antibióticos por vía intravenosa.
  • Intervención quirúrgica – en caso de que la salpingitis resista al tratamiento farmacológico.

 


Remedios naturales para la salpingitis

La medicina oficial recomienda los medicamentos para curar las enfermedades, pero según el higienismo, la mejor de las curas es tener una alimentación correcta y un estilo de vida saludable (que no sea sedentario y que no tenga vicios)
De esta manera, el cuerpo puede curarse por sí solo ya que cuenta con un sistema inmunológico fuerte que puede derrotar a las bacterias.
Pueden tomarse baños termales con aguas termales que favorecen la curación.

 

Pronóstico de la salpingitis

Los resultados favorables dependen de la rapidez del tratamiento.
Las infecciones pueden ser persistentes, independientemente del tratamiento, y pueden provocar:

  • Dolor lumbar persistente
  • Dolor abdominal o dolor de estómago
  • Dolor pélvico
  • Menstruación más frecuente y menstruación abundante
  • Dolor durante las relaciones sexuales

Generalmente, las pacientes responden a los antibióticos dentro de 48 a 72 horas percibiendo una disminución del dolor.
Si los síntomas continúan por más de 3 días, la salpingitis se vuelve subaguda.
El 60 – 80 % de las pacientes con un absceso tubo-ovárico mejora simplemente con el tratamiento antibiótico; mientras que el otro 20-40 % requiere de un drenaje quirúrgico del absceso o de una aspiración con aguja, la hospitalización es de cerca del 20 % de las mujeres con infecciones en las trompas de Falopio
El 25 % de las pacientes con salpingitis presentan complicaciones a largo plazo como el embarazo ectópico, dolor pélvico crónico e infertilidad.