Síntomas de la endometritis

La endometritis es una inflamación del endometrio que generalmente está causada por infecciones intrauterinas, pero no debe confundirse con la endometriosis.
Esta enfermedad es la causa más común de fiebre posparto, cesáreo o natural.
La endometritis puede aparecer junto con otras enfermedades graves como la inflamación de las trompas de Falopio (salpingitis), de los ovarios (ooforitis) y del peritoneo pélvico (peritonitis pélvica).

Anatomía en breve
El útero es un órgano reproductor femenino muy importante, compuesto por un cuerpo y un cuello.
El feto se desarrolla en este órgano durante el embarazo. La pared interna del útero se llama endometrio.

 

La endometritis puede ser aguda o crónica

Endometritis aguda
Endometritis obstétrica o puerperal: está causada por una infección que ocurre tras el parto, es la causa más común de endometritis aguda.
El puerperio es el periodo que el cuerpo de la mujer necesita para recuperar sus funciones normales tras el parto, generalmente dura entre 40 y 50 días.
Endometritis no obstétrica: la enfermedad pélvica inflamatoria y las operaciones ginecológicas invasivas también pueden provocar esta enfermedad.

Endometritis crónica
Generalmente, en la endometritis crónica no se presenta una infección por gonococo sino por otras bacterias como por ejemplo la mycoplasma spp.

Endometritis obstétrica o post aborto
Está relacionada con las sustancias restantes dentro del útero tras un aborto o un parto.


Endometritis no obstétrica
Está relacionada con las infecciones crónicas, como por ejemplo la clamidiasis, la gonorrea, la vaginosis bacteriana y también con la introducción de un dispositivo intrauterino anticonceptivo.

Entre las bacterias que pueden provocar la endometritis se encuentran:

La endometritis crónica atrófica puede ser una enfermedad senil que aparece después de la menopausia, cuando la mucosa se atrofia, es decir, que pierde volumen y se desgasta.
Este fenómeno hace que sea difícil que la mucosa superficial se regenere después de la fase menstrual.

 

¿Cuáles son las causas de la endometritis?

Las infecciones son la causa más común y pueden ser causadas por una de las siguientes enfermedades:

  • Líquido amniótico: que se puede infectar antes o durante el parto. Si el bebé expulsa las heces (el meconio es el material que sale por primera vez del intestino) antes de el nacimiento, aumenta el riesgo de infección.
  • Enfermedad pélvica inflamatoria: es una infección que afecta los órganos femeninos.
  • Retención de tejidos: tras el parto o un aborto espontáneo, la placenta y otras partes de tejido corporal pueden permanecer dentro del útero provocando una infección.
  • Enfermedades de transmisión sexual: estas se conocen como enfermedades venéreas. Estas enfermedades pueden contraerse teniendo relaciones sexuales con una pareja que esté infectada.

Puede consultar con su médico para obtener mayor información acerca de las enfermedades de transmisión sexual.

 

¿Quiénes tienen riesgo de endometritis?

En todas las mujeres es normal que existan algunas bacterias en la vagina.
Cuando se altera el equilibrio natural de las bacterias, aumenta el riesgo de desarrollar endometritis.

Esto puede ocurrir tras uno de los siguientes casos:

  • Aborto espontáneo,
  • Parto, especialmente después de un parto muy largo o de un parto cesáreo,
  • Anemia materna,
  • Anestesia general,
  • Procedimientos médicos que implican entrar en el útero a través del cuello uterino, como por ejemplo:
  • Histeroscopia,
  • Dilatación y legrado (legrado uterino)

Factores de riesgo no obstétricos:

  • Introducción del dispositivo intrauterino anticonceptivo (DIU)
  • Ausencia del recubrimiento de mucosidad cervical
  • Flujo menstrual en la cavidad uterina
  • Lavados vaginales
  • Relaciones sexuales sin protección
  • Varias parejas sexuales

 

Síntomas de la endometritis

Cuando se contrae una infección, aparecen síntomas relacionados con la infección, como por ejemplo:

  • Fiebre
  • Irritación del útero
  • Dolor durante las relaciones sexuales
  • Dismenorrea (menstruación dolorosa y difícil)
  • Flujo vaginal fétido, con o sin sangre.

 

A medida que empeora la infección, los síntomas pueden volverse cada vez más graves.

Puede haber fiebre elevada.
Las pérdidas vaginales pueden aumentar y el olor puede volverse aún más desagradable.
La dismenorrea está relacionada con otros síntomas, como por ejemplo el dolor en la zona pélvica y en la parte baja del vientre, dolor de espalda y en algunos casos hemorragia. Si aparece alguno de estos síntomas, se recomiendo acudir a un médico para que realice un diagnóstico adecuado, dado que la dismenorrea también puede estar causada por otros factores, además de la endometritis.

 

mujer con endometritis, inflamación, endometrio, útero, infecciónPosibles complicaciones asociadas con la falta de tratamiento de la endometritis 

  • Septicemia,
  • Abscesos uterinos,
  • Peritonitis,
  • Infecciones anexiales, (es decir, de las trompas, los ovarios y los ligamentos de estos órganos),
  • Absceso pélvico,
  • Infertilidad,
  • Hematoma pélvico.

 

¿Cómo se realiza el diagnóstico de la endometritis?

El médico debe realizar el examen físico.
Puede realizar un examen pélvico y revisar otros problemas que podrían haber causado los síntomas.
Generalmente, se realiza por lo menos una de las siguientes pruebas:

Exámenes de sangre:
Se realizan para saber los valores de la infección.

Cultivos:
Se puede tomar una muestra de orina, sangre o flujo vaginal para buscar la causa de la infección.

Ecografía vaginal:
Se utilizan ondas de sonido que crean una imagen del interior del útero y de los ovarios. Se introduce un tubo pequeño en la vagina para realizar la ecografía.
Las imágenes del útero y de los ovarios se pueden observar en la pantalla de un ordenador (monitor).


La Tomografía axial computerizada
Esta prueba también es conocida como TAC. Una máquina de rayos X utiliza un ordenador para tomar fotos del abdomen. En algunas ocasiones, se le administra a la paciente un colorante antes de que las fotos sean tomadas para que los operadores sanitarios puedan observar las fotografías con mayor facilidad. Hay que decirle al médico si en el pasado se han tenido reacciones alérgicas al líquido de contraste.

Histeroscopia:
La histeroscopia se realiza para observar al revestimiento del útero.
Dentro de la vagina y del útero se posiciona un instrumento pequeño que tiene una luz y una cámara de video en la punta.
Se pueden pasar un líquido o un gas a través del histeroscopio para ayudarle al operador sanitario a observar mejor las imágenes.
Durante este examen también es posible tomar una muestra de tejido del útero.

Biopsia:
El médico extrae un pequeño pedazo del tejido del útero y luego lo envía a un laboratorio para que sea analizado.

 

¿Cuál es el tratamiento para la endometritis? tratamiento-para-endometritis

 Antibióticos: se prescriben antibióticos para curar o prevenir una infección causada por una bacteria. Hay que tomar el medicamento de la manera en que el médico lo ha indicado. El medicamento que más se prescribe es la azitromicina (Zitromax ®)

  • El legrado se realiza para eliminar los tejidos restantes en el útero tras el nacimiento o tras un aborto.
  • La aguja aspirada puede utilizarse para drenar un absceso en el abdomen. Se introduce una aguja a través del abdomen o de la vagina y se utiliza para eliminar el pus.
  • La intervención quirúrgica: la operación también puede realizarse para eliminar pus o tejido infectado en caso de endometritis severa.

 

Remedios naturales para la endometritis
Entre los remedios naturales para la endometritis se encuentran los alimentos antiinflamatorios naturales como la malva y los alimentos con propiedades antibacterianas como el ajo.
Estos remedios son eficaces solamente si la paciente tiene una alimentación saludable.

 

Pronóstico de las pacientes con endometritis

En el 90 % de los casos, el tiempo de recuperación de las pacientes que han padecido endometritis leve o moderada y que han sido tratadas con antibióticos es de 48 a 72 horas.
Si el tiempo no es suficiente, la paciente debe ser valorada nuevamente.

 

Prevención de la endometritis

La endometritis causada por infecciones de transmisión sexual se puede prevenir de las siguientes maneras:

  • El diagnóstico precoz y el tratamiento completo de la infección de transmisión sexual en la paciente y en todas sus parejas sexuales.
  • Tener relaciones sexuales con protección, utilizando el preservativo.
  • El riesgo de desarrollar endometritis se reduce si se utilizan técnicas e instrumentación médica estériles durante el parto, durante un aborto o cuando se introduce la Espiral, al igual que en otros procedimientos ginecológicos.
  • Los antibióticos pueden administrarse justo antes de una operación quirúrgica para prevenir la endometritis y otras infecciones causadas por la cirugía.