Útero retroverso

El útero retroverso (retroflexo o en retroversoflexión) es una variante de la anatomía pélvica de la mujer, en la que el cuerpo del útero apunta hacia atrás en lugar de hacia adelante.

Puede estar ligeramente desplazado hacia la derecha o hacia la izquierda.

 

Breve anatomía del útero y de la vagina

La vagina no se encuentra en posición vertical en el interior de la pelvis, sino inclinada hacia la parte baja de la espalda.

En la mayoría de las mujeres, el útero apunta hacia adelante y se encuentra sobre la vejiga, con la parte superior (fundus) apuntando hacia la pared abdominal.
Algunas mujeres presentan otra variación frecuente, en la que el útero se encuentra en posición vertical y el fundus sobre la vagina, en línea recta.
Aproximadamente el 25 % de las mujeres tiene un útero retroflexo, lo que significa que el útero apunta hacia atrás y el fundus hacia el recto. Aunque en la mayoría de los casos la retroflexión del útero no provoca ningún problema, algunas mujeres experimentan diversos síntomas, como el dolor durante las relaciones sexuales.

 

Formas diferentes del útero 

retroversión- uterina

Útero septo
Esta variante se produce cuando se forma una pared muscular o fibrosa que divide el útero en dos partes.
El septo puede dividir solamente una parte del útero (útero septo parcial) o puede llegar hasta el cuello del útero (útero septo completo).

Útero bicorne
En lugar de ser un útero con forma de pera, este útero tiene la forma de un corazón, con una división profunda en la parte superior.
Se denomina útero bicorne debido a su forma única con dos cuernos.

 

¿Existen otras definiciones para referirse al útero retroverso?

Hay más de una manera para referirse a la retroversión uterina.
Los sinónimos que utiliza el médico para referirse a esta malformación son:

  • Útero retroflexo
  • Útero inclinado
  • Retroflexión del útero
  • Retroversión uterina
  • Útero retroversoflexo

 

¿Por qué se produce el útero retroverso?

El útero retroverso se produce por varios motivos, como por ejemplo:

Desde un punto de vita genético, la mujer puede tener el útero retroverso de nacimiento.

El útero retroverso también puede ser una alteración adquirida, encontrándose entre las causas:

  • El parto puede provocar la retroflexión del útero.
  • Si los ligamentos que mantienen el útero en su posición normal pierden tensión durante el embarazo, el útero puede volverse retroverso.

En la mayoría de los casos, después del parto el útero vuelve a su posición normal, especialmente si la retroversión era leve.

Las adherencias debidas a cicatrices provocadas por la endometriosis o por fibromas también pueden ocasionar la retroversión del útero.
En ocasiones, se introducen dispositivos similares a una película entre los órganos y se realiza una incisión quirúrgica para evitar que se formen adherencias después de la intervención.

Embarazo
Durante el embarazo, el útero se vuelve más grueso y los ligamentos que mantienen el útero en su posición normal se debilitan. De esta forma, muchas mujeres observan que su útero se vuelve retroverso después del parto.

Problemas del aparato reproductor
Ciertas afecciones ginecológicas, como la enfermedad pélvica inflamatoria y la endometriosis, pueden provocar la retroversión del útero. Esto ocurre porque las enfermedades pueden provocar la formación de tejido cicatricial en el interior del abdomen, haciendo que el útero se desplace de su posición normal.

 

Algunos signos y síntomas de retroflexión uterina: 

  • Dolores menstruales o dolor durante las relaciones sexuales.
  • Dolor de espalda antes y durante la menstruación.
  • Heces finas o estreñimiento justo antes de la menstruación o durante la menstruación (durante estos períodos, el útero puede volverse el doble de grande, llegando a pesar entre 120 y 300 gramos, lo que implica que el intestino recto debe soportar un peso mucho mayor).
  • Olor desagradable de la menstruación (las toxinas del recto pueden penetrar en el útero).
  • Aunque no existen pruebas de que el útero retroverso ocasione infertilidad, puede que sea más difícil para las mujeres quedarse embarazadas.
  • Quistes ováricos, porque los folículos ováricos no estallan y no liberan el óvulo para que sea fecundado.
  • Dolor de ovarios durante la ovulación.

Si una mujer con retroflexión del útero se queda embarazada puede padecer dolor de espalda y estreñimiento hasta que las adherencias que mantienen el útero en posición retroversa se rompan debido al peso del útero, que crece cada vez más.
Generalmente, esto ocurre a los cinco meses de embarazo. En el momento en que se rompen las adherencias, las mujeres pueden experimentar un fuerte dolor de espalda y una sensación de que el útero de desplaza hacia adelante.
Este fenómeno cambia de una mujer a otra, dependiendo de la gravedad y del tiempo que el útero ha permanecido inclinado hacia atrás. De esta forma, si la retroversión del útero es leve, también lo son los síntomas.
Generalmente, el útero se desplaza levemente de forma natural hacia adelante y hacia atrás, como la vejiga y el recto, pero si el útero permanece durante mucho tiempo en una determinada posición, afecta a los vasos sanguíneos a su alrededor, así como a la salud del útero y de los ovarios.
La retroversión/retroflexión puede impedir que el folículo estalle a través de la pared ovárica, formándose un quiste ovárico.
En cuanto al dolor durante la ovulación, los ovarios pueden duplicar su tamaño durante la ovulación y acercarse mucho al músculo psoas.
Esto ocurre sobre todo cuando el útero se encuentra vuelto hacia atrás y el músculo psoas contraído, lo que puede afectar al nervio genitofemoral y provocar dolor desde la parte anterior del muslo hasta la rodilla.

 

¿Cómo influye el útero retroverso en la sexualidad y en la fertilidad?

útero-invertido-y-normal

El útero retroverso no es una enfermedad, sino la torsión de un órgano, por lo que no provoca infertilidad en la mujer. Puede ocasionar problemas para quedarse embarazada de manera tradicional o mediante fecundación in vitro.

El útero retroverso no es una de las causas del aborto. El problema para concebir de manera natural puede deberse a que la mujer experimenta mucho dolor durante las relaciones sexuales.
Por esta misma razón, la fecundación in vitro también puede ser difícil, ya que la mujer puede sufrir dolor en el momento en el que el médico introduce los embriones.
De cualquier manera, es posible tener hijos incluso con un útero retroverso. Además, no existe ninguna relación directa entre la posición del útero y el parto podálico.
Algunas personas piensan que el parto debe realizarse por cesárea en caso de retroversión del útero. En realidad, las mujeres pueden tener un parto natural sin ningún problema.
Útero retroverso y sexualidad
Las mujeres con útero retroverso pueden experimentar problemas en su vida cotidiana.
Es muy importante que la mujer vaya a una consulta ginecológica para obtener mayor información sobre cómo tratar el problema del útero retroverso y saber cuáles son los tratamientos físicos o quirúrgicos para resolverlo.
Una de los síntomas más comunes entre las mujeres con útero retroverso es el dolor durante las relaciones sexuales.
El pesario es un dispositivo interno de silicona que desplaza el útero hacia adelante, pero también incrementa el riesgo de infección e inflamación y puede provocar un dolor mayor durante las relaciones sexuales.
Es muy importante que la paciente consulte con su ginecólogo las opciones de tratamiento para el útero retroverso.

 

¿Cómo se detecta la retroflexión del útero? utero-invertido

A continuación, se describen los signos y las pruebas de detección.
Con el examen pélvico se detecta la posición del útero, aunque a veces un útero retroverso puede confundirse con una masa pélvica o un fibroma grande.
Se puede efectuar un examen recto-vaginal para distinguir entre una masa y un útero retroverso.
Si es necesario, se puede realizar una ecografía transvaginal del útero para detectar con mayor precisión la posición del útero.

 

Tratamiento para el útero retroverso

Si la retroversión del útero provoca molestias, las opciones de tratamiento son:

Curar la causa
Tratar la enfermedad que provoca el útero retroverso, por ejemplo terapia hormonal para la endometriosis.

Ejercicios
La realización de ciertos ejercicios puede ser muy beneficioso si el movimiento del útero no se encuentra obstaculizado por la endometriosis o por fibromas y si el médico consigue volver a colocar manualmente el útero en su posición normal. Sin embargo, no todos los médicos están de acuerdo acerca de la utilidad de los ejercicios pélvicos como tratamiento a largo plazo. En muchos casos, el útero puede volver a desplazarse hacia atrás.

Pesario
Se trata de un pequeño dispositivo de plástico o de silicona que se coloca temporal o permanentemente para ayudar a que el útero apunte hacia adelante. Sin embargo, el pesario está asociado a un riesgo mayor de infección e inflamación.

Otra de las desventajas del pesario es que puede provocar dolor durante las relaciones sexuales tanto a la paciente como a la pareja sexual.

 

Intervención quirúrgica para la retroversión del útero

Mediante técnicas de cirugía laparoscópica menos invasivas, se puede volver a colocar el útero sobre la vejiga. Esta operación es bastante simple y suelen ser muy exitosa.
En algunos casos, se debe considerar la cirugía para extirpar el útero (histerectomía).

    Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.