Vaginitis vulvovaginitis

Vaginitis es un término médico utilizado para describir varias enfermedades que causan una infección o una inflamación de la vagina.
Vulvovaginitis se refiere a la inflamación de la vagina y de la vulva (genitales externos femeninos).

Causas de la vaginitis

Existen diferentes tipos de vaginitis.


Los más comunes son:

  • La vaginitis atrófica (vaginitis senil) que consiste en un adelgazamiento y resequedad vaginal además de la inflamación de las paredes vaginales debido a la disminución de estrógenos en el cuerpo. Generalmente, la vaginitis atrófica aparece después de la menopausia, pero también puede desarrollarse durante la lactancia o en cualquier otro momento en el se disminuye la producción de estrógenos. Los niveles de estrógenos son bajos en las mujeres en menopausia. Esto puede provocar resequedad vaginal y adelgazamiento del epitelio alrededor de los genitales. Debido a estos cambios en la vagina, las mujeres pueden tener una mayor predisposición al picor y al ardor en las zonas íntimas. Las alteraciones del equilibrio hormonal también ocurren durante el embarazo, la lactancia y en periodo posparto. Por esta razón en todos estos periodos existe el riesgo de desarrollar una vaginitis.
  • Vaginosis bacteriana – está causada porque las bacterias normales de vagina crecen de manera excesiva. Generalmente, las pacientes tienen una cantidad menor de bacterias vaginales buenas, llamadas lactobacilos.
  • Vaginitis por tricomonas – el Trichomonas vaginalis es un protozoo que se transmite por contacto sexual y es la causa de la tricomoniasis. También puede infectar otras partes del aparato urogenital, como la uretra (por donde sale la orina) y la vagina.
  • Vaginitis por Cándida albicans – este hongo es un microorganismo que causa el muguet y la candidiasis vaginal. La cándida se encuentra dentro de intestino en pequeñas cantidades controladas gracias a las bacterias.
  • Vaginitis por clamidia – el diagnóstico de este tipo de vaginitis es difícil de efectuar ya que a menudo es asintomático, es decir, que no aparecen síntomas. A menudo, las mujeres que padecen vaginitis por clamidia presentan mal olor vaginal y flujo blancuzco.
    clamidia-infección
  • Vaginitis no infecciosa – generalmente está causada por una reacción alérgica a un producto espermicida, a los lavados vaginales o a un producto en espray. La vaginitis no infecciosa provoca dolor pélvico, pérdidas, ardor y picor en las partes íntimas.
  • Vaginitis viral – es una infección que se transmite por contacto sexual y generalmente está causada por el virus del herpes simple (VHS) o por el virus del papiloma humano (VPH). La vaginitis viral puede provocar infecciones como las verrugas genitales y condilomas. Si se trata del virus del papiloma, los condilomas genitales pueden ser congelados, removidos por el cirujano o pueden ser tratados quirúrgicamente.

 

Factores de riesgo de la vaginitis

Factores ambientales
Los alergénos y la falta de higiene personal pueden provocar la vaginitis.
La vestimenta demasiado ajustada puede refregar la piel causando una irritación.
La piel irritada es más vulnerable a la vulvovaginitis respecto a la piel normal.
La irritación también puede demorar la recuperación de la paciente.

Productos químicos
Algunas sustancias químicas pueden provocar la vulvovaginitis. Entre estas se encuentran:

  • Jabones
  • Jabones para el cuerpo
  • Productos femeninos en espray
  • Anticonceptivos por vía vaginal

Vulvovaginitis inespecífica
A veces, no se conoce la causa de la vulvovaginitis.
A menudo, se diagnostica en mujeres jóvenes que aún no han llegado a la pubertad.
Los médicos creen que esto es debido a un nivel bajo de estrógenos.
Cuando empieza la pubertad, el ambiente vaginal se vuelve más ácido y generalmente las infecciones cesan.

 

Signos y síntomas de la vaginitis

 Candidiasis vulvovaginal aguda

  • Prurito vulvar y ardor – son síntomas primarios de la enfermedad;
  • Eritema y edema del vestíbulo, en los labios mayores y menores;
  • Manchas causadas por la candidiasis – generalmente aparecen en la vulva;
  • Flujo vaginal blanco y denso, similar a la leche;
  • Inflamación considerable de la vulva;
  • Secreciones color gris formadas por células epiteliales y microorganismos que recubren la zona.
  • Irritación y dolor vaginal.

Síntomas de la vaginitis atrófica 

  • Dolor vaginal durante las relaciones sexuales;
  • Ardor después de las relaciones sexuales;
  • La piel alrededor de la vagina se vuelve más sensible por lo que hay más posibilidades de sentir picor.
  • Pérdidas vaginales. Puede haber flujo vaginal blanco o amarillo que provoca una sensación de ardor;
  • Spotting (pérdidas de sangre leves) – no es muy común.

 Vestibulitis vulvar 

  • La vestibulitis vulvar es una vulvodinia situada en la zona vulvar.
  • El dolor de la vulvodinia se puede extender hasta el clítoris, en este caso se conoce como clitoridinia.
  • Los síntomas de la vestibulitis vulvar son dolor del vestíbulo vaginal, ardor y una sensación de que la piel está reseca y agrietada. Los síntomas empeoran debido al estrés, al ejercicio físico, a llevar vestimenta ajustada, a las relaciones sexuales y al utilizo de tampones.
  • Generalmente, el dolor no es constante, pero aparece cuando hay un intento de penetración en la vagina.

Otros síntomas pueden ser los siguientes:

  • Leucorrea irritativa,
  • Sensación de ardor en la vulva,
  • Pequeñas manchas de eritema alrededor de las glándulas vestibulares,
  • Ocasionalmente, aparecen úlceras.

 

Diagnóstico de la vaginitis y vulvoginitis

El médico efectúa un examen físico y le pregunta a la paciente acerca de su anamnesis.
Puede tomar una muestra de las pérdidas para analizarlas.

La vaginitis se diagnostica revisando:

  • El flujo vaginal;
  • Los niveles del pH vaginal;
  • La detección de aminas volátiles (gas que produce mal olor);
  • La detección en el microscopio de algunas células específicas.

Es muy importante realizar un diagnóstico adecuado ya que algunas veces se confunde la vaginitis con la cistitis, que es una inflamación de las vías urinarias.

 

Tratamiento para la vaginitis

Varios organismos y afecciones pueden causar la vaginitis. Por esta razón, el tratamiento debe ser específico, dependiendo de la causa.

Vaginosis bacteriana. Para este tipo de vaginitis, el médico prescribe metronidazol en tabletas (Flagyl), metronidazol en gel que se aplica directamente en la vagina o una crema a base de clindamicina (Cleocin) que se aplica en la vagina.
Generalmente, los medicamentos se utilizan una o dos veces al día durante cinco o siete días.

Infecciones por Cándida. Generalmente, las infecciones causadas por esta levadura se alivian con una crema antimicótica o con un supositorio, como el miconazol (Daktarin), clotrimazol (Gine-Canesmed) y el trioconazol (Trosid).
Las infecciones causadas por la levadura también pueden aliviarse con un medicamento fungicida por vía oral, como el fluconazon (Diflucan).
Las ventajas de los medicamentos que no necesitan receta médica son la comodidad, el precio y el hecho de no tener que ir a una consulta médica.
Sin embargo, no siempre se trata de una infección causada por levadura y esto puede ser un problema.
Puede confundirse una infección por levadura con otros tipos de vaginitis o con otras enfermedades que requieren un tratamiento diferente.
Si se utiliza el medicamento equivocado, esto puede retasar el diagnóstico correcto y por lo tanto también el tratamiento más adecuado.

Tricomoniasis. El médico puede prescribir metronidazol (Flagyl) o tinidazol en tabletas (Tricolam).

Vaginitis no infecciosa. para realizar el tratamiento de este tipo de vaginitis, es necesario conocer el orígen de la irritación y evitarlo. Las posibles causas son un nuevo jabón, los detergentes para la ropa, las toallas sanitaria y los tampones.

 

¿Cuál es el tratamiento para la vaginitis atrófica?

Los síntomas descritos anteriormente no aparecen en todas las mujeres.
El tratamiento depende de los síntomas que provocan una mayor molestia. Dado que el problema principal es la falta de estrógenos, a menudo esta vaginitis puede curarse con productos a base de estas hormonas.

Terapia hormonal sustitutiva (THS)
Consiste en incrementar los estrógenos a través de medicamentos en tabletas, gel o parches. Generalmente, este es el mejor tratamiento para aliviar los síntomas, pero algunas mujeres prefieren no tomar estos medicamentos por sus contraindicaciones.
La terapia hormonal sustitutiva conlleva ventajas y desventajas.

Cremas a base de estrógenos y otros medicamentos de uso tópico
A veces, el médico prescribe una crema, un pesario medicado, un supositorio vaginal o un anillo con estrógenos.
El pesario es un pequeño bloque de homonas comprimidas que se disuelve una vez que se ha introducido en la vagina.
El pesario también puede ser un anillo muy pequeño que se introduce en la vagina con un aplicador pequeño.
El anillo es blando y flexible y contiene estrógenos en el centro. Este anillo dura tres meses y cada día libera una dosis baja y constante de estrógenos.

 

¿La vaginitis puede transmitirse por contacto sexual?

La transmisión depende de las causas de la vaginitis. La tricomoniasis se difunde fácilmente entre las parejas sexuales, ya sean del mismo sexo o del sexo opuesto.
La vaginosis bacteriana y las infecciones causadas por levadura no se trasmiten sexualmente de una pareja sexual a otra.
Sin embargo, el contacto genital con una gran cantidad de levaduras o de bacterias puede alterar el equilibrio natural del cuerpo.
Durante las relaciones sexuales y el contacto genital hay un intercambio de todos los tipos de bacterias.
Por lo tanto, es posible que las bacterias que han sido intercambiadas con la pareja sexual, especialmente las nuevas bacterias, puedan provocar una proliferación excesiva de las bacterias que causan la vaginosis bacteriana o las infecciones vaginales por levadura.
La vaginitis está causada por sustancias irritantes, alergias o por falta de estrógenos y no se trasmite por el contacto sexual.

 

¿Cuánto tiempo de recuperación es necesario para la vaginitis y la vulvovaginitis?

 En la mayoría de los casos, la vulvovaginitis se cura rápidamente si se realiza el tratamiento adecuado.
Si no se nota ninguna mejoría tras una semana de tratamiento es necesario volver a acudir al médico.
Los tratamientos alternativos a los de la medicina tradicional pueden ser muy eficaces.
Si la vulvovaginitis está causada por la Cándida, generalmente la infección no es recidiva.
Generalmente, esta afección puede curarse con medicamentos que no requieren receta médica.