Adenoides en los niños

 

La hinchazón (o hipertrofia) de adenoides tiene su origen en una infección o en otros trastornos.
Las adenoides están constituidas por un tejido linfoide semejante al de los ganglios linfáticos del cuello y de otras zonas del cuerpo.
Las adenoides están situadas en la garganta, detrás de la cavidad nasal.
Las adenoides son tejidos del sistema linfático, igual que las amígdalas. Su función es ayudar al sistema inmunitario a luchar contra las infecciones.


anatomía, pulmonar, sinusitis

Anatomía

Las amígdalas son dos órganos situados en la parte trasera de la garganta, a ambos lados. En cambio, las adenoides están en la parte elevada de la garganta, detrás del velo del paladar.
A diferencia de las amígdalas, las adenoides no son visibles sin instrumentos especiales.
Las adenoides alcanzan su volumen máximo en los niños entre los 3 y los 5 años, luego se reducen gradualmente. En los adultos, estos órganos son muy pequeños o inexistentes.

 

Clasificación

La inflamación de adenoides se clasifica en base al grado de obstrucción nasofaríngea:
Grado 0: ninguna obstrucción
Grado 1: obstrucción inferior al 25%
Grado 2: entre el 25% y el 50%
Grado 3: entre el 50% y el 75%
Grado 4: adenoides muy hinchadas y obstrucción total.

 

¿Cuáles son las causas de la inflamación de adenoides en niños?

Al nacer, las adenoides pueden ser más grandes de lo normal debido a:

  1. Infección bacteriana y viral
  2. Alergia
  3. Inflamación crónica
  4. Carcinoma quístico
  5. Síndrome de Timme (insuficiencia ovárica y de las glándulas suprarrenales).

 

Signos y síntomas de la inflamación de adenoides en niños

  1. Respiración ruidosa
  2. Respiración por la boca
  3. Labios agrietados
  4. Voz nasal
  5. Goteo nasal constante
  6. Boca seca
  7. Ronquidos
  8. Mal aliento
  9. Dificultades para dormir
  10. Amígdalas hinchadas
  11. Fiebre
  12. Disminución del olfato
  13. Ganglios linfáticos hinchados
  14. Nariz tapada.

Síntomas y trastornos graves debidos a la hipertrofia de adenoides

  1. Pérdida de peso/retraso en el crecimiento
  2. Apnea del sueño
  3. Sangre por la nariz
  4. Hipertensión pulmonar (tensión sanguínea alta en los pulmones)
  5. Sinusitis
  6. Sordera
  7. Infecciones en el oído (otitis).

 

Complicaciones de hipertrofia de adenoides

  1. Apnea obstructiva del sueño (si no se cura, puede provocar hipertensión y problemas cardíacos)
  2. La infección de adenoides puede extenderse al oído y provocar otitis media que puede dañar el oído
  3. Oídos tapados
  4. Sinusitis
  5. Infecciones torácicas
  6. Laringitis
  7. Tos seca o productiva
  8. Vómito
  9. Obstrucción completa de las vías nasales
  10. En los niños, las adenoides pueden provocar el desplazamiento hacia delante de la lengua, la prominencia de los dientes superiores y un alargamiento de cara.

Relación entre las infecciones de oído y la inflamación de adenoides
En las personas con infección en las adenoides, la alta incidencia de infecciones en el oído medio se debe a la obstrucción de la trompa de Eustaquio. La proximidad de las adenoides a esta estructura explica la relación entre la inflamación de adenoides y las infecciones de oído. La trompa de Eustaquio es un conducto largo y fino que comunica el oído medio con la faringe. Este conducto se abre cada vez que la presión a ambos lados del tímpano es distinta.

La apertura de la trompa ayuda a compensar la presión del oído medio con la presión atmosférica.
Además, ayuda a drenar el moco del oído medio.
La inflamación de adenoides puede provocar la obstrucción de la trompa de Eustaquio, cuya consecuencia es la acumulación de líquido infectado en el oído medio.
Las adenoides inflamadas también pueden obstruir las fosas nasales e impedir el drenaje de las secreciones nasales.
Las personas que padecen inflamación de adenoides crónica tienen mayor probabilidad de sufrir otitis recurrentes y otras infecciones respiratorias.

 

Adenoides en los niñosDiagnóstico de hipertrofia adenoidea y exámenes

Durante la visita, el médico puede diagnosticar la hipertrofia adenoidea basándose en la historia clínica y en el examen físico.
Las adenoides no son visibles simplemente examinando la garganta, se debe utilizar un aparato denominado endoscopio.
El médico puede solicitar un análisis de sangre para identificar la causa.
En pocas ocasiones se efectúa una radiografía o una resonancia magnética.

Terapia para la inflamación de adenoides en niños

Medicamentos
Si la causa es bacteriana, los médicos recetan antibióticos para luchar contra las infecciones.

Algunos médicos prescriben ciclos de medicamentos corticoides (por ejemplo, betametasona o inhalaciones de dipropionato de beclometasona) durante los peores momentos de la enfermedad, si bien no se pueden tomar durante mucho tiempo, debido a sus efectos secundarios.

¿Cuándo se deben operar las adenoides y a qué edad?

Se pueden extirpar las adenoides en caso de infecciones crónicas que pueden provocar sinusitis recidivantes o infecciones recurrentes en el oído.
Además, las infecciones recidivantes pueden provocar hipertrofia de adenoides, lo que puede obstruir las vías respiratorias en niños y adultos.
Generalmente, la ablación quirúrgica de las adenoides suele realizarse en niños mayores de 7 años, si bien se puede operar antes si el niño presenta síntomas graves.

Motivos para la operación

  1. Rinosinusitis: cuando las adenoides están inflamadas e infectas dan lugar a sinusitis y a la formación de secreciones nasales. En este caso, el cirujano puede recomendar la extirpación de adenoides.
  1. Infección de oído: a veces, las adenoides inflamadas e infectas pueden provocar dolor de oído. La infección interfiere con el funcionamiento de la trompa de Eustaquio. Los médicos suelen operar a los niños con infección de oído.
  1. Obstrucción de la parte posterior de la nariz: a veces, las adenoides están tan inflamadas que pueden provocar apnea del sueño, ronquidos y respiración por la boca.
  1. Apnea del sueño: las adenoides inflamadas son una de las principales causas de apnea del sueño. Por lo tanto, la extirpación de adenoides permite mejorar la calidad del sueño y prevenir la apnea del sueño.
  1. Otros síntomas: si el paciente presenta otros síntomas, como por ejemplo boca seca, goteo de la nariz persistente, labios agrietados y mal aliento, los médicos recomiendan intervenir quirúrgicamente para prevenir complicaciones debidas a la inflamación de adenoides. Si se trata de una inflamación leve, los médicos recetan antibióticos.

Extirpación de adenoides adenoides, foto, imagen

Generalmente, la operación quirúrgica de adenoidectomia se efectúa en los niños bajo anestesia general.
El cirujano introduce un pequeño aparato que ayuda a mantener abierta la boca del niño y emplea un microdebridador para extirpar las adenoides.
La incisión puede practicarse con bisturí o con láser de dióxido de carbono (láser de CO2).
Algunos cirujanos prefieren cauterizar las adenoides en vez de extirparlas, para limitar el sangrado.
Una de las últimas novedades es un aparato capaz de enviar una corriente alterna de alta frecuencia (entre 4 y 16 MHz) que permite extirpar las adenoides y coagular la sangre sin quemar el tejido que las rodea.
El sangrado puede detenerse con material absorbente por ejemplo una compresa, con un aparato diatérmico o por medio de cauterización.

Después de la operación para la extirpación de adenoides

La operación de adenoidectomia dura alrededor de media hora.
Al despertarse, el paciente puede padecer dolor de estómago y vómito durante las primeras veinticuatro horas.
El niño puede sufrir dolor de garganta leve durante un día o dos.
Sin embargo, muchos pacientes pueden beber y comer a las pocas horas después de la operación.
Se recomienda que el niño beba muchos líquidos durante la fase post-operatoria.
El médico receta antibióticos para cinco-diez días después de la operación.
Se puede experimentar dolor en el cuello después de la operación.
Los efectos secundarios son mínimos.

Complicaciones de la operación

  • Regurgitación nasal: se trata de una complicación rara para las personas con voz hipernasal. Si empeora, puede provocar un reflujo de los alimentos a través de la nariz.
  • Hemorragia: raramente se necesita una transfusión de sangre.
  • Otra operación quirúrgica: a veces, puede ser necesaria una operación compleja en la nariz o el tabique nasal.
  • Anestesia: entre los riesgos de la anestesia se pueden mencionar ruptura de dientes, dolor de cabeza y vértigos (mareos). También es posible ser alérgico al fármaco utilizado para la anestesia.
  • Dolor de garganta: el dolor de garganta es una complicación post-operatoria muy rara.

Remedios naturales para la hipertrofia de adenoides

  • Miel y zumo de limón. Tomar un vaso de agua tibia, añadir una cucharadita de miel y 2-3 gotas de zumo de limón. Mezclar y beber.
  • Leche y cúrcuma. Tomar un vaso de leche caliente, añadir media cucharadita de cúrcuma en polvo. Mezclar y beber una vez al día durante cinco días seguidos antes de acostarse. Esta bebida favorece la cura de adenoides inflamadas.
  • Cebolla y agua. Coger una cebolla y extraer su zumo. Mezclar en un vaso con agua tibia. Utilizar esta solución de agua y cebolla para hacer gárgaras unas 4-5 veces al día.
  • Cuando se padecen adenoides inflamadas resulta difícil hablar. Se aconseja guardar silencio.
  • Agua: se debe beber mucho para hidratar el cuerpo y favorecer el restablecimiento. Se pueden beber zumos de fruta, bebidas calientes y frías.
  • Entre los remedios naturales, las terapias de vaporización con aguas sulfurosas ayudan a disminuir la hipertrofia de adenoides.
  • Darse duchas calientes para favorecer el restablecimiento. Se aconseja evitar las piscinas a causa del cloro.
  • Las vacaciones en la montaña o en la playa son beneficiosas para el niño (puede nadar sin problemas en el agua salada).

Alimentación y dieta

Los alimentos que pueden provocar efectos secundarios son los alimentos picantes y las bebidas ácidas. Por lo tanto, se deben evitar.