Enfisema pulmonar

 

¿Qué es el enfisema pulmonar?

El enfisema es una enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) provocada por la alteración irreversible de los alvéolos pulmonares.

Al inspirar, el aire llega a los pulmones a través de los bronquios o las ramificaciones de la tráquea.
En el interior de los pulmones, los bronquios se dividen en muchas vías aéreas más pequeñas llamadas bronquiolos.
En las extremidades de los bronquiolos se encuentran los alvéolos.

enfisema, pulmonar, tabaquismo, alveolosEstas estructuras son grupos de pequeñas bolsas de aire.
La transferencia de oxígeno y dióxido de carbono se lleva a cabo en pequeños vasos sanguíneos que se encuentran en las paredes alveolares.

Al respirar, las bolsas de aire se hinchan y se deshinchan gracias a la presencia de fibras elásticas.

El enfisema es una enfermedad común en zonas con alta contaminación atmosférica y se trata de un problema grave.

En las primeras fases del enfisema pulmonar crónico, los bronquiolos se inflaman y se reduce la cantidad de aire que llega a los alvéolos.
Asimismo, se reduce la elasticidad de las paredes alveolares.
En una fase avanzada de la enfermedad, los vasos capilares y las paredes alveolares sufren daños y el enfisema puede llegar a ser mortal.

 

¿Cuáles son las causas del enfisema pulmonar?

Tabaquismo
El tabaquismo es una de las principales causas de enfisema. Las personas que fuman unos 20 cigarrillos al día sufren esta enfermedad de manera leve o grave.
Al fumar, una persona inhala las sustancias tóxicas presentes en los cigarrillos.
Estas sustancias químicas se acumulan en la cavidad pulmonar y empiezan a destruir las pequeñas pestañas similares a los pelos.
La función primaria de las pestañas es prevenir la acumulación de moco en las vías aéreas.
La destrucción de las pestañas provoca una acumulación excesiva de moco, lo que da lugar a la congestión. Como consecuencia de la congestión se estrechan los conductos y se reduce el flujo de aire.
El tabaquismo también provoca la destrucción de los tejidos internos de los pulmones.
El tabaquismo pasivo es igualmente dañino.

Los factores de riesgo de tumor de pulmón son la edad y el tabaquismo, exactamente los mismos que los del enfisema, por lo que es fácil que el paciente padezca ambas enfermedades.

Entre otras causas menores se encuentra la falta de la proteína alfa-1 antitripsina (AAT). Esta proteína es esencial para la elasticidad de los músculos de la respiración.

Entre otras causas se encuentran:

  • Exposición a sustancias contaminantes (humos, polvo, etc.).
  • Sistema inmunitario débil.

Entre los factores de riesgo se encuentran la bronquitis crónica y el asma alérgica.

 

Clasificación del enfisema pulmonar  

  1. Enfisema bulloso, se caracteriza por la formación de burbujas de aire en los pulmones que obstaculizan la respiración. Si las burbujas se rompen de repente, pueden causar neumotórax (fase aguda).
  2. Enfisema centrolobulillar, afecta a los bronquiolos respiratorios proximales (los más cercanos a la tráquea), especialmente en las zonas superiores.
  3. Enfisema panlobulillar, afecta a todo el lóbulo pulmonar, es más grave en las zonas inferiores donde hay mayor afluencia de sangre. Se debe principalmente al déficit de alfa-1 antitripsina (AAT) y empeora con el tabaquismo, las inyecciones de metilfenidato (Ritalin) o el síndrome de Swyer-James.
  4. Enfisema paraseptal, afecta a las zonas periféricas del lóbulo pulmonar secundario y suele encontrarse cerca de la superficie pleural. Se debe al tabaquismo y puede provocar la formación de burbujas subpleurales y neumotórax espontáneo.
  5. Enfisema intersticial, se produce cuando el aire se acumula en el espacio entre los lóbulos, debajo de la pleura.
  6. Enfisema agudo, caracterizado por el ensanchamiento de las paredes alveolares por culpa de ataques de asma.
  7. Enfisema senil, se manifiesta en las personas ancianas porque disponen de menor elasticidad en las paredes alveolares.
  8. Enfisema compensador, afecta al pulmón o al lóbulo sano que trata de sustituir la parte enferma del órgano.

 

Síntomas del enfisema pulmonar 

  1. Falta de aliento. La falta de aliento es el síntoma más común.
    A diferencia de otros trastornos respiratorios, el enfisema se nota al espirar y no al inspirar.
    En la fase inicial, la enfermedad se hace evidente durante un esfuerzo físico; sin embargo, al empeorar, los síntomas se notan también en reposo.
  2. Taquipnea. Los pacientes a menudo respiran rápido. En condiciones normales, una persona respira entre 12 y 20 veces por minuto, mientras que las respiraciones de las personas afectadas por enfisema son muchas más.
  3. Tos. Otro síntoma es la tos crónica y persistente que no remite durante largos períodos. Puede ir acompañada de una expectoración (tos productiva con flemas).
    Se puede experimentar una producción excesiva de moco.
  4. Piel azulada o cianosis. Se trata de un síntoma temporal que se puede manifestar en personas con enfisema.
    Se produce sobre todo tras la realización de algunas actividades agotadoras y desaparece al descansar. Se debe al bajo aporte de oxígeno a las distintas partes del cuerpo.
  5. Tórax en tonel. Se trata de un trastorno en el que el pecho se ensancha y se hace redondo como un tonel. Este síntoma se observa sobre todo en estadios avanzados de enfisema, al quedarse una gran cantidad de aire atrapada en los alvéolos, lo que provoca dificultades al espirar.
  6. Algunos pacientes sufren también dolor de pecho.
  7. Por culpa de las dificultades respiratorias, algunas actividades se vuelven más difíciles, como por ejemplo comer.
  8. En el último estadio de la enfermedad se manifiesta la pérdida de apetito y de peso.

Los síntomas suelen aparecer cuando los tejidos pulmonares han sufrido un daño entre el 30% y el 50%.

 

Diagnóstico del enfisema pulmonar

El médico debe analizar la historia clínica y efectuar un examen clínico objetivo. Asimismo, puede prescribir unas pruebas instrumentales, tales como:

  1. Pruebas de función respiratoria
  2. Radiografía (Rx de tórax)
  3. TAC
  4. Espirometría
  5. Análisis de gases respiratorios
  6. Test genéticos para evaluar el déficit de alfa-1 antitripsina
  7. Análisis de sangre

Durante la auscultación, el médico detecta una fase espiratoria prolongada y sibilancias similares a los ruidos respiratorios de pacientes con asma.

 

Las fases del enfisema pulmonarEnfisema pulmonar

Primer estadio
En esta fase, la prueba de respiración resulta normal. El paciente puede sufrir síntomas leves como la producción de expectoración (flemas) y tos ligera.

Segundo estadio
Esta fase se caracteriza por una limitación leve del flujo de aire. Los síntomas son los mismos que los de la primera fase (tos y expectoración), pero más frecuentes.

Tercer estadio
La tercera fase presenta un empeoramiento significativo y la reducción del flujo de aire que comienza en la segunda fase. En este estadio, empeoran mucho la producción de flemas y la tos.
El paciente percibe la falta de aliento al andar o al practicar actividades más agotadoras.

Cuarto estadio
Esta es la fase final del enfisema.
El paciente sufre grandes dificultades para respirar.
Incluso pasear deja al paciente sin aliento.
En esta fase el paciente suele padecer insuficiencia respiratoria o cardíaca.

Cuando el paciente padece bronquitis crónica, también se reduce la elasticidad de los pulmones, por lo que a menudo las dos patologías se presentan juntas.
En este caso, el paciente manifiesta otros síntomas, como por ejemplo fiebre y dolores generalizados.
Este trastorno respiratorio afecta sobre todo a los hombres ancianos.

Esta enfermedad no aparece de forma repentina, sino que es el resultado de un largo período de tabaquismo.

Los signos y síntomas (falta de aliento o resoplido) también pueden producirse después de haber hablado o reído durante un largo período de tiempo.
A veces, los pacientes también experimentan la falta de respiración después de las comidas.

Si la enfermedad se prolonga durante un período más largo, puede sobrecargar el corazón y dar lugar a enfermedades cardíacas.

 

Tratamiento para el enfisema pulmonar

Dejar de fumar
Éste es el único modo para evitar el empeoramiento, puesto que un restablecimiento completo es imposible.

Medicamentos
El plan de tratamiento también incluye el uso de fármacos para reducir los síntomas.
Los broncodilatadores son útiles para la falta de respiración y la tos.
Además, si el paciente padece asma y bronquitis puede inhalar medicamentos a base de cortisona.
El reflujo gastroesofágico (ERGE) puede empeorar los síntomas.
Para curar este trastorno, el paciente debe tomar medicamentos y modificar su estilo de vida. Las personas que sufren esta enfermedad son más susceptibles de padecer infecciones respiratorias como gripe, bronquitis y neumonía. Es posible, por tanto, tomar antibióticos para curar estas infecciones.
Esta enfermedad respiratoria es irreversible y no se puede curar. Sin embargo, se pueden emplear medicamentos para curar la inflamación y aliviar los síntomas.

Oxigenoterapia
La oxigenoterapia domiciliaria puede ayudar a los pacientes con dificultades respiratorias. En algunos casos, el tratamiento se extiende durante veinticuatro horas.

Programa de rehabilitación
La rehabilitación es un programa intensivo que proporciona al paciente consejos, indicaciones nutricionales y formación sobre las técnicas de respiración. De esta manera, se alivian las dificultades respiratorias y se mejora la calidad de vida.

Vacunación
Algunos médicos aconsejan la vacuna contra la gripe todos los años y la vacuna contra la neumonía cada cinco años.

Intervención quirúrgica
Cuando las terapias convencionales no logran mejorar la enfermedad, los pacientes pueden tomar en consideración la intervención quirúrgica.
Existen varios tipos de intervención. Si el pulmón presenta todavía partes sanas, el cirujano puede instalar válvulas en los bronquios para cerrar las zonas enfisematosas.
Entre otras opciones, se encuentra la extirpación de los tejidos enfermos de los pulmones para ayudar a que el órgano funcione de manera más eficaz.
En los casos más graves, el trasplante de pulmón es la única solución posible.

 

Remedios naturales

Gimnasia respiratoria
Existen ejercicios de rehabilitación respiratoria que se efectúan levantando las piernas o los brazos para oxigenar mejor los tejidos del cuerpo. Se aconseja realizar los ejercicios respiratorios con una botella de vidrio que contenga una pequeña cantidad de agua.

Alimentación
Se deben evitar comidas pesadas, es mejor comer poco y con mayor frecuencia, por lo menos 5 veces al día.
Es mejor optar por alimentos ligeros y fáciles de digerir, sobre todo fruta y verdura, y evitar carne, queso y dulces con chocolate.
No hace falta seguir una dieta para adelgazar, porque al progresar la enfermedad el adelgazamiento es un factor negativo para el pronóstico.

Vacaciones
El mar es preferible a la montaña, porque hay mayor concentración de oxígeno en el aire.

El edema pulmonar (acumulación de líquido en los pulmones) es otro riesgo de la montaña, que puede producirse al subir rápidamente a montañas de mucha altura.
El avión no está contraindicado, porque el aire está presurizado.

 

Esperanza de vida y pronóstico

Establecer la esperanza de vida y la tasa de supervivencia es muy difícil.
En el sistema Gold Standard se utiliza un espirómetro para medir el volumen espiratorio forzado en un segundo (VEF1). Éste el porcentaje de aire que puede espirarse en un segundo. Su conocimiento ayuda a estimar la esperanza de vida de los pacientes. Para un individuo sano, el espirómetro registra un valor entre el 80-100%.

 

Esperanza de vida según el estadio 

  1. Un paciente sufre enfisema de primer estadio si el espirómetro marca un valor VEF1 superior al 80% con respecto al nivel normal. Más de 8 de cada 10 personas sobreviven más de 4 años.
  2. El enfisema es de segundo estadio si el valor VEF1 se sitúa entre el 50% y el 80% de lo normal. La supervivencia superior a 4 años se verifica en casi 6/7 pacientes.
  3. En el tercer estadio, el valor VEF1 en los pacientes se sitúa entre el 35% y el 50%. Solo la mitad de los pacientes consigue sobrevivir aproximadamente 4 años.
  4. El cuarto y último estadio del enfisema se caracteriza por un valor VEF1 inferior al 35%.
    Se trata de pacientes en condiciones muy graves, cuya muerte se produce al cabo de poco tiempo. Los pacientes se arriesgan a una pérdida involuntaria de peso y a dificultades para caminar normalmente.

Este esquema es útil para hacer un pronóstico, aunque la tasa de supervivencia estimada no siempre es real.
A veces los pacientes viven un período más breves o sobreviven durante muchos años.
Se deben tomar en consideración también otros factores.

El índice BODE (índice de masa corporal, capacidad de hacer ejercicio físico, disnea y obstrucción) es un instrumento que evalúa cuatro variables:

  1. El peso del paciente (si es bajo puede ser peligroso).
  2. La capacidad de caminar durante un tiempo determinado.
  3. La falta de aire durante un esfuerzo.