Metástasis pulmonar

 

La metástasis pulmonar es un tumor que se desarrolla en otra parte del cuerpo y que se extiende a los pulmones.

 

Tumor de pulmón
Esta neoplasia puede desarrollarse de dos maneras:

  1. Puede originarse en el pulmón (tumor primario pulmonar)
  2. Puede extenderse a los pulmones a partir de un cáncer primario producido en otra zona del cuerpo. Este tipo se denomina tumor secundario o metástasis pulmonar

pulmón, metástasis, tumorEl tumor pulmonar puede ocasionar metástasis en otros órganos. Los más afectados son:

  • Ganglios linfáticos mediastinales (situados en el espacio entre los pulmones)
  • Cerebro
  • Hígado
  • Huesos
  • Glándulas suprarrenales

Los tumores malignos se constituyen de millones de células. La metástasis en los pulmones se produce a partir de tumores de tercer o cuarto estadio.
Algunas metástasis pueden separarse del tumor primario y llegar a otra parte del cuerpo, en este caso a los pulmones, pasando por la circulación sanguínea o por el sistema linfático. Los tumores que pueden ocasionar metástasis pulmonares son de:

  1. Intestino grueso (colon y recto)
  2. Pecho (cáncer de mama)
  3. Vejiga
  4. Testículo
  5. Estómago
  6. Esófago
  7. Riñón (cáncer renal)
  8. Útero (Leiomiosarcoma)
  9. Melanoma maligno, un tipo de tumor de la piel
  10. Osteosarcoma (un tipo de tumor del sistema esquelético) que puede extenderse a los pulmones

Las metástasis pueden formarse en muchos órganos, pero los más afectos son el hígado y el pulmón al estar muy vascularizados. Las metástasis pulmonares pueden ser unilaterales o bilaterales (pulmón derecho e izquierdo).
Si las metástasis son múltiples, el cuadro clínico es más grave en relación a las únicas.

 

¿Cómo se presentan? Signos y síntomas de la metástasis pulmonar

Con frecuencia, los síntomas del tumor pulmonar secundario son dolorosos e incluyen:

  1. Tos persistente
  2. Disnea
  3. Tos con flemas manchadas de sangre (esputo)
  4. Fiebre
  5. Pérdida de peso
  6. Cansancio
  7. Insuficiencia respiratoria
  8. Dolor de pecho persistente o molesto

Muchos de estos síntomas son similares a los del tumor primario pulmonar. Con frecuencia tienen su origen en enfermedades distintas del cáncer, como por ejemplo una infección al tórax.
Ante uno de estos síntomas, se debe acudir al médico.
El médico puede sospechar de metástasis pulmonar si ya se ha diagnosticado un tumor y se manifiestan varios de estos síntomas, sobre todo si el tratamiento no produce mejoras (tras haber tomado antibióticos, por ejemplo).
En ocasiones, se diagnostican las metástasis antes que el tumor primario. En algunos casos, puede que no sea posible identificar el origen del tumor, denominándose carcinoma primario desconocido.

 

Complicaciones posibles

  • Acumulación de líquido alrededor del corazón (derrame pericárdico) que puede ocasionar falta de aliento.
  • Acumulación de líquido entre la pared del pulmón y la del tórax (derrame pleural) que puede ocasionar falta de aliento.
  • Mayor extensión del tumor.
  • Efectos secundarios de la quimioterapia y de la radioterapia.

 

Diagnóstico de la metástasis de pulmón

Para diagnosticar un tumor metastático pulmonar se pueden llevar a cabo pruebas como:

  1. Radiografía (Rx tórax). Se efectúa para conocer la dimensión y la posición del cáncer.
  2. TAC (tomografía computarizada). Se emplean los rayos X para obtener imágenes en tres dimensiones del interior del cuerpo. El escáner no duele y dura unos 10-15 minutos. La TAC emplea una pequeña cantidad de radiaciones que no provoca daños a los pacientes.
  3. PET (Tomografía por emisiones de positrones). Utiliza un azúcar de baja concentración en radiactividad para medir la actividad metabólica de las células de distintas partes del cuerpo. Se administra un fármaco ligeramente radioactiva a través de una inyección intravenosa. El escáner se realiza un par de horas después. Las zonas afectadas por el cáncer suelen ser más activas que el tejido que las rodea y se detectan gracias a la tomografía.
  4. En ocasiones, es necesario tomar una muestra del tejido. La biopsia suele efectuarse en la sección de radiología, junto con la TAC. Se realiza con anestesia local para dormir la zona afectada y se inserta una aguja para extraer una muestra de tejido. A continuación, se examina la muestra en el microscopio. La biopsia puede ser molesta, pero solo dura unos minutos.

 

Tratamiento para la metástasis pulmonar

El tratamiento para el tumor pulmonar metastático depende de la situación individual, del estado de salud general y del tipo de cáncer primario. A veces se emplea una combinación de tratamientos.

Intervención quirúrgica
Las metástasis se pueden operar en pocos casos y solo es posible si el tumor primario se encuentra bajo control y no hay evidencias de que el cáncer se haya difundido a otras partes del cuerpo. Además, para una intervención quirúrgica el tumor solo puede afectar a una pequeña parte de los pulmones, ser fácil de alcanzar y no estar conectada a vasos sanguíneos o nervios importantes.

Metástasis no operables
Se puede efectuar un breve ciclo de radioterapia para aliviar los síntomas del tumor pulmonar secundario, como el resoplido o la tos con sangre (Hemoptisis).
Si el tumor ha ocasionado un bloqueo en la tráquea o en una de las grandes vías aéreas, se puede utilizar la terapia láser para quemar el tumor. Esto puede aliviar algunos síntomas, aunque no destruye el tumor completamente.

Si el tumor provoca una presión en las estructuras cercanas a la tráquea, se puede introducir un pequeño tubo, llamado stent, para mantener abierta la tranquea. El stent puede quedarse permanentemente en el pulmón y generalmente no provoca problemas.

Quimioterapia
Con frecuencia se administra la quimioterapia para reducir y controlar los tumores secundarios de pulmón. El tipo de fármaco quimioterapéutico depende de si se ha administrado previamente un tipo específico de fármaco y durante cuánto tiempo.

Metástasis pulmonarTerapia hormonal
La terapia hormonal puede curar las metástasis de pulmón que proceden de algunas neoplasias, como el cáncer de mama o el de próstata si tienen sensibilidad a las hormonas.

El tipo de tratamiento hormonal depende de los tratamientos hormonales realizados previamente.

Se puede efectuar una forma particular de radioterapia interna (braquiterapia o curiterapia) llamada radioterapia endobronquial cuando el tumor bloquea una vía aérea. Mediante un tubo flexible llamado broncoscopio se coloca cerca del tumor un tubo fino (catéter) con material radioactivo.

Se deja en esta posición durante unos minutos para que las radiaciones destruyan el tumor. Luego se extrae junto con el catéter. Suele bastar con un solo tratamiento.

 

¿Cómo tratar los síntomas de una metástasis pulmonar?

Los síntomas del cáncer pulmonar secundario pueden influenciar la vida diaria de la persona y provocar dolor.

Falta de aliento
Se trata de un trastorno común y preocupante que puede afectar a todos los aspectos de la vida. Se puede aliviar con fármacos y mediante actividades de relajamiento muscular. El médico de familia puede prescribir oxigenoterapia para aliviar el resoplido.

Derrame pleural
La metástasis pulmonar puede provocar una acumulación de líquido entre las dos membranas que rodean a los pulmones (pleura), lo que se denomina derrame pleural.
El líquido ejerce presión sobre el pulmón y puede ocasionar disnea, tos y un dolor sordo. Estos síntomas pueden aliviarse extrayendo el líquido por medio de un tubo que se introduce en el tórax, en una zona entre las costillas inferiores.
El médico inyecta anestesia local para dormir la zona antes de introducir el tubo. El drenaje dura 2-3 días. A veces no es posible extraer el líquido, porque puede acumularse en pequeñas bolsas o en una sola zona. El derrame pleural puede recidivar, por eso en el espacio entre las dos membranas se puede inyectar una sustancia química que lo impide. Esta operación se llama pleurodesis y se puede efectuar quirúrgicamente con anestesia general para obtener resultados mejores.

Tos y dolor torácico
Se suelen aliviar los síntomas con fármacos recetados por el médico.

Miedo a la asfixia
Los pacientes con trastornos respiratorios pueden tener miedo a la asfixia. Sin embargo, es muy improbable que esto se verifique. El médico o el enfermero especialista pueden ofrecer consejos prácticos.

Tos con sangre (hemoptisis)
A menudo aparecen manchas de sangre en las flemas de los pacientes con metástasis de pulmón.
Si las cantidades de sangre son muy elevadas, se debe informar al médico para establecer un tratamiento específico (como la radioterapia) que las controle.

 

Esperanza de vida

La cura es improbable en la mayoría de los casos. La supervivencia mayor de 5 años es excepcional.
Sin embargo, las perspectivas dependen del tipo específico de cáncer primario.
Para un pronóstico es importante conocer si el paciente padece también metástasis óseas, hepáticas o en otros órganos.

Algunos pacientes deben empezar a pensar en cuidados paliativos.