Síntomas de amigdalitis

 

La amigdalitis es una inflamación de las amígdalas.

Las amígdalas están situadas en la parte posterior de la garganta y forman parte del sistema inmunitario del cuerpo que ayuda a luchar contra los gérmenes nocivos.
En ocasiones, las amígdalas se hinchan e inflaman.
La hipertrofia de las amígdalas es bastante común y puede ocasionar complicaciones si no se cura a tiempo.

La forma más común de amigdalitis es la eritematosa y puede deberse a una infección viral o bacteriana. En caso de infección bacteriana, suele estar provocada por el estreptococo beta-hemolítico del grupo A (EBHGA).

 

Tipos de amigdalitis

Amigdalitis aguda folicular: identificación de un exudado que puede estar formado por folículos.

Amigdalitis aguda supurada: este tipo de amigdalitis se caracteriza por la formación de un absceso.

Amigdalitis pseudomembranosa: mucosa necrótica cubierta por una capa de exudado. Se presenta una situación similar a la difteria o a la angina de Vincent.

Amigdalitis parenquimatosa: detección de una hiperplasia de tejido linfoide. Las amígdalas están muy hinchadas y pueden ocasionar molestia al hablar, deglutir y respirar. Se pueden manifestar episodios de apnea del sueño.

 

Causas de amigdalitis

Las infecciones bacterianas y virales pueden provocar amigdalitis. Entre las causas más comunes se encuentra la bacteria estreptococo (amigdalitis por estreptococo). Otros virus incluyen:

  • Adenovirus
  • Virus de la gripe
  • Virus de Epstein-Barr
  • Virus paragripales
  • Enterovirus
  • Virus del herpes simple

Cálculos en las amígdalas
Con este trastorno, en los bordes de las amígdalas se producen acumulaciones blancas y duras: se trata de moco, bacterias, células muertas y residuos de comida.

Dolor de garganta
El término dolor de garganta se refiere a una infección bacteriana en la garganta. Estos gérmenes provocan manchas blancas en las amígdalas.

Candidiasis bucal
La candidiasis bucal es una infección fúngica de la boca que también puede provocar manchas blancas en las amígdalas.

Mononucleosis infecciosa
La mononucleosis es una infección viral que provoca fiebre, dolor de cabeza y cansancio persistente.

Difteria
La difteria es una infección respiratoria grave que afecta sobre todo a la garganta y los conductos nasales.

Angina de Vincent
La angina de Vincent es una infección bacteriana que se manifiesta mediante una amigdalitis ulcero-necrótica, generalmente unilateral.

Faringitis
La faringitis es una inflamación de la faringe, la parte de la garganta que comienza en las amígdalas y termina en la laringe (caja de voz).

 

Síntomas de amigdalitis aguda

Los síntomas principales son la inflamación e hinchazón de las amígdalas que en ocasiones puede ser lo bastante grave como para bloquear las vías respiratorias. Entre otros síntomas se encuentran:

 

Placas blancas en las amígdalas

Las formaciones blancas y la inflamación de las amígdalas indican la presencia de material purulento (amígdalas purulentas). Las placas tienen su origen en enfermedades como el dolor de garganta y la amigdalitis.

Cuando la garganta duele de manera persistente, suele deberse a algún trastorno en las amígdalas. Estos órganos están compuestos por tejidos glandulares con forma de almendra y están situados justo debajo de la cavidad bucal. Forman parte del sistema inmunitario y producen glóbulos blancos para evitar las infecciones por microbios en el cuerpo. A veces, estos gérmenes patógenos consiguen doblegar a las amígdalas que, como consecuencia, enrojecen y se inflaman.

 

¿Se puede contagiar la amigdalitis?

El contagio de la amigdalitis puede producirse entre personas que tienen contacto directo prolongado en lugares pequeños, como por ejemplo en la escuela. En caso de amigdalitis viral el contagio es más fácil.

El contagio se produce por contacto físico (tras haberse tocado la boca), estornudos y tos, o al compartir cepillos de dientes, cubiertos, etc.

¿Cuál es el período de incubación?
Por lo general, el tiempo que transcurre desde el contagio hasta la aparición de los síntomas es de aproximadamente 3-4 días.

 

Amigdalitis crónica 

Este trastorno es propio de niños y adolescentes menores de 15 años. Al crecer y alcanzar la edad adulta, el sistema inmunitario ya es maduro y las amígdalas se reducen.
Por ello, si las amígdalas no se han preparado para luchar, los agentes patógenos son menos vulnerables. Sin embargo, también se producen episodios de amigdalitis crónica en adultos, aunque son casos raros.

 

Los síntomas de amigdalitis crónica son:

  1. Enrojecimiento, calor e hinchazón
  2. Dolor de garganta
  3. Formación de placas en la superficie de las amígdalas de color blanco o amarillo
  4. Dificultad al deglutir comida, agua o saliva
  5. Fiebre
  6. Hinchazón de los ganglios linfáticos en el cuello
  7. Ronquera
  8. Mal aliento
  9. Dolor de barriga, sobre todo en los niños pequeños
  10. Sensación de rigidez y dolor de cuello
  11. Dolores de cabeza recurrentes y persistentes

Estos síntomas pueden aparecer en niños pequeños, pero no siempre consiguen comunicarlo. Los padres deben prestar atención a signos como la pérdida de apetito. Los niños lloran al abrir la boca para comer o al deglutir. Asimismo, la irritabilidad de los niños aumenta y ponen caras que expresan dolor cervical.

Causas de la amigdalitis crónica
Una de las causas frecuentes de esta inflamación es el mismo virus responsable del resfriado. Sin embargo, la amigdalitis crónica puede deberse a una bacteria, a menudo streptococcus pyogenes, el mismo bacilo que provoca el dolor de garganta. Esta enfermedad puede contagiarse de manera muy fácil de una persona enferma a otra sana. El contagio se produce tanto en caso de virus como de bacterias.
La amigdalitis crónica lacunar o caseosa es un trastorno provocado por la acumulación de restos de comida o bacterias en criptas en el interior de las amígdalas.
sintomas de amigdalitisCuando se acumulan muchos residuos, se forman pliegues en los órganos de defensa.

Amígdalas linguales 

Las amígdalas linguales están situadas en la base de la lengua. Tienen el deber de producir glóbulos blancos, esenciales para las infecciones virales o bacterianas.

La infección de las amígdalas linguales puede ser de origen bacteriano o viral.
La infección provoca la inflamación de estos órganos sublinguales. Esta enfermedad se conoce como amigdalitis.

El hinchamiento de estos tejidos linfáticos puede ocasionar molestias. Comer cuando las amígdalas están hinchadas puede ser una actividad dolorosa y desalentadora, porque la garganta duele al tragar comida.
El estreptococo y el haemophilus influenzae son las bacterias responsables de amigdalitis.
Las infecciones virales tienen su origen en el virus de Epstein-Barr o en el adenovirus.

Cáncer de amígdala lingual

El cáncer de amígdala lingual puede ser un carcinoma de las células escamosas o un linfoma.
Los datos demuestran que el carcinoma de las células escamosas representa el 90% de los casos de cáncer de amígdala lingual. El carcinoma de las células escamosas provoca un crecimiento sin control de las células de la piel, acompañado generalmente por la formación de úlceras en las amígdalas. A menudo, esta úlcera es consecuencia del tabaquismo y de un consumo excesivo de alcohol.

 

Tratamiento para la amigdalitis

La mayoría de los casos de amigdalitis leve no requieren ningún tipo de intervención médica. Los tratamientos caseros ayudan a reducir el tiempo de recuperación.
Hacer gárgaras con agua salada es eficaz contra la amigdalitis aguda y crónica.
Repetir este tratamiento varias veces durante el día ayuda a reducir el dolor de garganta al deglutir.
El descanso es fundamental para la curación.

Los niños deben beber muchos líquidos durante el día para mantener la garganta húmeda y prevenir la deshidratación.
Se aconseja tomar sopa caliente.
El aire seco puede empeorar los síntomas, por lo que se aconseja usar un humidificador en la habitación. Como alternativa, basta con poner un hervidor de agua caliente en la habitación, pues el vapor acuoso ayuda a mantener el aire húmedo.
Se aconseja evitar la exposición al humo de cigarrillos, de barnices o similares, ya que estas sustancias irritan la garganta y pueden empeorar el trastorno.

 

Fármacos y antibióticosamígdalas, hinchadas, inflamadas

Si la amigdalitis tiene su origen en una infección bacteriana, el médico receta un ciclo de antibióticos, por lo general penicilina por vía oral durante 10 días.
Si el niño es alérgico a la penicilina, el médico puede recetar un medicamento alternativo.
Si la amigdalitis tiene su origen en el estreptococo piógeno, lo más apropiado es la amoxicilina (Augmentine).
El niño debe tomarse la dosis completa de antibióticos prescritos, aunque los síntomas desaparezcan por completo.
Si no se completa el ciclo de antibióticos, se puede producir un empeoramiento de la infección o la difusión del microbio a otras partes del cuerpo, aumentando el riesgo de fiebre reumática e inflamaciones renales graves.

Junto con los antibióticos, el médico puede recetar antiinflamatorios no esteroideos contra el dolor, como por ejemplo Orudis.

 

Intervención quirúrgica

La operación quirúrgica para extirpar las amígdalas (amigdalectomía) se realiza en pacientes que padecen amigdalitis recurrentes, amigdalitis crónica (por lo menos desde un mes) o amigdalitis bacteriana que no obedece al tratamiento antibiótico.
La amigdalectomía también se efectúa si las amígdalas ocasionan complicaciones difíciles de tratar, como por ejemplo:

  • Apnea del sueño obstructiva
  • Dificultades respiratorias
  • Amigdalitis hemorrágica
  • Dificultades para deglutir, sobre todo carne y otras comidas de gran tamaño
  • Absceso que no mejora a pesar del tratamiento antibiótico

La amigdalectomía se realiza en el hospital de día, excepto si se trata de un niño muy pequeño, lo que significa que el lactante o el niño debería poder volver a casa el mismo día de la intervención quirúrgica. El tiempo de restablecimiento es de 7-14 días.

 

Remedios naturales para las amígdalas hinchadas

  • Hacer gárgaras con una sustancia antiséptica sirve para debilitar las bacterias. Se pueden efectuar enjuagues bucales con una bebida a base de soda de color oscuro (Pepsi o Coca cola)
  • Exprimir un limón en un vaso de agua, añadir 4 cucharaditas de miel y una pizca de sal. Beber esta solución de un trago.
  • Añadir 2 cucharadas de semillas de alholva en un litro de agua y calentar durante 30 minutos. Enfriar y hacer gárgaras con este líquido. Este remedio ha demostrado ser muy eficaz.
  • La leche también produce un efecto lenitivo. Añadir una pizca de cúrcuma en polvo y pimienta en un vaso de leche hervida y beber por la noche durante tres días seguidos.
  • Otra opción es el zumo de verduras. Se puede mezclar el extracto de pepino, remolacha y zanahoria. El zumo de zanahoria debería ser de 300 ml, mientras que el de remolacha y pepino deberían ser de 100 ml cada uno. Se pueden beber estos zumos individualmente.
  • Hervir 12 gramos de flores de Banafsha (viola odorata) en una taza de leche y beber por la noche. La leche debe filtrarse y beberse caliente.

 

¿Cuánto dura la amigdalitis y cuándo sana? Pronóstico

La amigdalitis aguda dura unos 4-5 días, pero si se convierte en crónica puede persistir durante al menos un mes.

Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.