Síntomas de pleuritis y tratamiento

 

La pleuritis es una inflamación de la pleura, la doble membrana que reviste la parte exterior de los pulmones y que los separa de la caja torácica.

Esta enfermedad es más común entre los ancianos, pero también puede afectar a los niños.

La pleura es una membrana que produce y contiene suero. Su parte exterior está adherida a la caja torácica, mientras que la parte interior rodea a los pulmones y recubre las estructuras adyacentes, tales como vasos sanguíneos, bronquios y nervios.
Ambas capas se deslizan una sobre otra sin apenas fricción. Esto es posible porque hay una pequeña cantidad de líquido lubricante entre ellas, en el espacio pleural.
El deslizamiento sin fricción permite que los pulmones funcionen correctamente durante la respiración, sin ocasionar fatiga en el cuerpo.
Si la pleura se inflama, las capas se empujan una contra la otra, dando lugar a una mayor fricción y presión en los pulmones.
La pleuritis puede ser muy grave y si no se cura puede llevar a la muerte.

La acumulación de líquido en exceso en el espacio pleural también se conoce como líquido en los pulmones.
En general, esta enfermedad es bilateral y puede afectar a la pleura en zonas distintas, por ejemplo en la parte superior (pleuritis apical) o en la parte inferior (pleuritis diafragmática).

Clasificación

La pleuritis puede dividirse en bacteriana y viral dependiendo de la causa. Además de éstas, existen otras causas como las infecciones fúngicas.

La pleuritis puede ser:

  1. Aguda, lo que significa que se manifiesta de repente, provoca síntomas y después desaparece.
  2. Crónica, si los síntomas son persistentes y recurrentes.

La pleuritis de divide en:

  1. Pleuritis seca (la más común), en la que se producen adherencias entre las membranas inflamadas.
  2. Pleuritis húmeda, que se caracteriza por la producción de líquido en el tejido inflamatorio en el espacio entre los pulmones y la caja torácica. Este líquido puede comprimir los pulmones provocando dificultades respiratorias.

Otros tipos:

  1. La pleuritis diafragmática es la inflamación del revestimiento pleural del diafragma (la parte basal de los pulmones). El resultado es un fuerte dolor en la zona abdominal superior. Asimismo, se puede experimentar un fuerte dolor en el nervio frénico del hombro.
  2. La pleuritis fibrinosa provoca una acumulación de fibrina entre la pleura parietal (adherente a la caja torácica) y la visceral (que rodea a los pulmones), eliminando todo o parte del espacio pleural.
  3. La pleuritis interlobular se localiza entre los dos lobos del pulmón.
  4. Pleuritis localizada en una sola zona de la pleura. Este tipo de pleuritis puede desarrollarse en el ápice del pulmón y puede ocasionar hipo y dolor de hombro.
  5. La pleuritis idiopática no presenta ninguna causa específica.

 

 

Causas de la pleuritispleuritis, empiema

  1. Enfermedades infecciosas provocadas por virus, bacterias, hongos o parásitos, como por ejemplo neumonía, bronconeumonía o tuberculosis (la pleuritis tuberculosa es bastante común).
  2. Tumor de pulmón, como el mesotelioma o las metástasis de otros órganos (sobre todo del cáncer de mama o carcinoma mamario).
  3. Enfermedades autoinmunes o reumáticas, tales como lupus, artritis reumatoide, sarcoidosis o esclerodermia.
  4. Traumatismo causante de fractura de las costillas y neumotórax o una contusión.
  5. Enfermedades gastrointestinales, como por ejemplo pancreatitis, peritonitis o acumulación de material purulento debajo del diafragma.
  6. Grave patología del corazón, por ejemplo insuficiencia cardíacapericarditis.
  7. Insuficiencia renal, en este caso la pleuritis se denomina urémica.
  8. Reacción a fármacos como el metotrexato y la penicilina.

Otras causas:

  • Uremia
  • Embolia pulmonar
  • Anemia falciforme
  • Radioterapia
  • Fármacos de la quimioterapia
  • Asbestosis (relacionada con el amianto)
  • Exposición al amoníaco
  • VIH

Algunos casos se deben a enfermedades del tracto gastrointestinal, en particular del hígado y del páncreas.
Estas patologías pueden inflamar el diafragma (el músculo grande que separa el tórax de la cavidad abdominal) y la sección de la pleura que cubre el diafragma.

 

¿Es contagiosa la pleuritis?

La pleuritis no es una enfermedad contagiosa. En cambio, el microorganismo que causa la enfermedad puede ser un virus o una bacteria y transmitirse a los demás.
Por ejemplo, si además de la pleuritis el paciente padece neumonía, las bacterias pueden contagiarse a otras personas.
Es posible que se produzca un contagio con la neumonía, pero raramente con la pleuritis.
Las personas con un sistema inmunitario débil tienen mayores posibilidades de desarrollar infecciones y pleuritis. Los bacilos pueden contagiarse por medio de estornudos o tos, al compartir utensilios o al utilizar objetos infectados.

 

Síntomas de la pleuritisSíntomas de pleuritis y tratamiento

La pleuritis afecta a personas de todos los grupos de edad. Sin embargo, las personas mayores de 65 años tienen mayor riesgo de padecerla. Identificar los signos durante las fases iniciales ayuda a evitar las complicaciones. Los síntomas se clasifican como iniciales o graves en función del estado de la enfermedad.

Síntomas iniciales

 

Complicaciones

La pleuritis puede sanar de manera espontánea, o empeorar y acumularse el líquido alrededor de los pulmones.
A veces se forma el tejido cicatricial, conocido como adherencia, como consecuencia de la enfermedad. Las personas con adherencias pleurales padecen dolor crónico y falta de aliento.

 

pulmón, diafragma, alveolos, respiraciónDiagnóstico y exámenes

Para diagnosticar la pleuritis, el médico efectúa un examen clínico que incluye la auscultación de los pulmones y el control de los ganglios linfáticos por si están hinchados (signo de infección).
Para diagnosticar esta enfermedad se necesitan una radiografía de tórax, los análisis de sangre y un examen clínico. Para comprobar el diagnóstico, el médico puede efectuar una toracocentesis: se trata de un procedimiento complicado que permite extraer y analizar el agua de los pulmones.
El drenaje pleural es un procedimiento menos invasivo que permite extraer el líquido del espacio pleural para analizarlo y reducir los síntomas.

 

Tratamiento para la pleuritis

La pleuritis viral se cura sin medicamentos.
Para tratar las infecciones bacterianas puede ser necesario el uso de antibióticos, por lo que los médicos recetan el levofloxacino (Tavanic).

Si la causa de la enfermedad son coágulos de sangre en los pulmones, el médico receta anticoagulantes para disolverlos y mantener la sangre fluida. La terapia para reducir la inflamación del tejido se realiza a base de medicamentos antinflamatorios no esteroideos.
Durante el embarazo, se debe consultar al médico antes de tomar cualquier medicamento.
En casos extremos se adopta un procedimiento quirúrgico para drenar el fluido infectado.

 

¿Cuánto dura la pleuritis y cuándo se cura?

La duración de la pleuritis depende del agente patógeno responsable de la infección. Si la causa es una patología neoplásica maligna (cáncer), se pueden tratar de reducir los síntomas en función del cuadro clínico del paciente.
La pleuritis provocada por un cáncer de pulmón o por metástasis a menudo es recidivante.
En caso de pleuritis bacteriana infecciosa, el pronóstico no está definido y las personas pueden desarrollar complicaciones que podrían provocar daños permanentes.
El tiempo de restablecimiento de la pleuritis es bastante largo y se necesitan por lo menos dos semanas de terapia.
Es fundamental diagnosticar la enfermedad en las primeras fases y se aconseja iniciar inmediatamente el tratamiento para evitar complicaciones.
En algunos casos, quedan restos de una pleuritis anterior, es decir tejido fibroso en exceso similar a las cicatrices en el espacio pleural. Si la cantidad es reducida, no representa ningún problema.

Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.