Gastritis – síntomas y remedios

 

La gastritis es una inflamación de la pared interna, protectora del estómago. La gastritis aguda aparece de repente y es poco frecuente, mientras que la gastritis crónica puede durar años si no se trata.

La gastritis erosiva, una forma menos común de la enfermedad, no suele provocar mucha inflamación, pero puede dar lugar a hemorragias y úlceras en la mucosa (pared más interna) del estómago.

La pared interna del estómago dispone de células especiales que producen ácidos gástricos y enzimas que ayudan a descomponer los alimentos para la digestión. Además, crean el moco que protege del ácido a las paredes internas del estómago.

Cuando la pared del estómago se inflama, produce menos ácido, enzimas y moco.

La relación entre la gastritis y los síntomas no es del todo clara. Gastritis es un término que se refiere específicamente a la inflamación del revestimiento interno del estómago. Las personas con gastritis pueden sentir dolor o molestias en la parte superior del abdomen, si bien otras personas con gastritis no presentan ningún síntoma.
Con frecuencia, el término gastritis se utiliza de forma incorrecta para describir el dolor o las molestias en la parte superior del abdomen. Sin embargo, la mayoría de las personas con dolor abdominal en la parte superior no padecen gastritis.

Tipos de gastritis crónica

Gastritis por Helicobacter pylori
Este tipo de gastritis es una infección primaria del estómago y constituye la causa más común de gastritis crónica.

La gastritis linfocítica es una enfermedad similar a la enfermedad celíaca y la colitis linfocítica.

La gastritis granulomatosa puede deberse a tuberculosis, infección por hongos, sarcoidosis, enfermedad de Crohn o formar parte de un síndrome de vasculitis generalizada.
La gastroscopia muestra pequeños granulomas superficiales y pequeñas úlceras provocadas por H. Pylori.

Gastritis antral
Los síntomas de la gastritis antral comienzan con la inflamación de la parte inferior del estómago llamada antro. Cuando la parte inferior del estómago se inflama, el paciente puede tener mala digestión, náuseas y gases, además de otros trastornos del estómago en general.

La gastritis atrófica se caracteriza por el adelgazamiento de la mucosa gástrica, mientras que la gastritis hipertrófica provoca un engrosamiento de la capa superficial de la pared del estómago.

 

Causas de la gastritis

La gastritis puede tener su origen en una infección, irritación, enfermedad autoinmune (por la que el sistema inmunológico ataca el estómago por error) o reflujo de la bilis en el estómago (reflujo biliar).
El estrés, la sensación de culpabilidad, así como las situaciones familiares o laborales difíciles, pueden favorecer la gastritis nerviosa.
Esto explica por qué algunas personas con inflamación de la mucosa del estómago no presentan síntomas, mientras que otras “estresadas” sí experimentan los síntomas de la gastritis.
Las infecciones puede deberse a:

Varias sustancias pueden provocar irritación, entre las que se encuentran:

  • Uso a largo plazo de medicamentos antiinflamatorios, como el ibuprofeno o naproxeno
  • Alcohol
  • Tabaquismo
  • Vómito crónico
  • Café y bebidas ácidas
  • Exceso de ácido en el estómago (por ejemplo por el estrés)
  • Comer o beber sustancias cáusticas o corrosivas (venenos)
  • Otras (por ejemplo, tratamientos con radiación o ingestión de un cuerpo extraño).

Otras causas de gastritis son muy raras, como por ejemplo:

Síntomas de la gastritis

Los síntomas de la gastritis no siempre se corresponden con la gravedad de los cambios en el revestimiento del estómago.
El paciente puede padecer gastritis aguda aunque el estómago no presente síntomas.
Por el contrario, pueden aparecer síntomas graves de gastritis aunque solo se produzcan pequeños cambios en las paredes del estómago.

Las personas mayores en concreto tienen una probabilidad mucho mayor de desarrollar daños en el estómago sin dolor y darse cuenta solo cuando sufren una hemorragia interna significativa.

El síntoma más frecuente de gastritis entre las personas que los presentan es el dolor de estómago en la parte superior y central del abdomen.

El dolor suele manifestarse en la parte superior y central del abdomen (la boca del estómago).
A veces, el dolor por gastritis se experimenta en el abdomen superior izquierdo y en la espalda. Parece que el dolor se extiende hacia atrás como una puñalada.

Las personas utilizan con frecuencia términos como ardor o dolor constante para describir los síntomas.
Generalmente, se experimenta una ligera sensación de malestar, pero el dolor también puede ser agudo, punzante y lancinante.

Entre otros síntomas de gastritis se encuentran los siguientes:

  • Eructos: por lo general, los eructos no alivian el dolor o solo lo hacen de forma momentánea.
  • Náuseas y vómito: en función de la gravedad de la inflamación del estómago, el vómito puede ser claro, verde o amarillo, con manchas de sangre o formado solamente de sangre.
  • Mal aliento.
  • El dolor puede irradiarse hacia la parte trastera y provocar dolor de espalda en la parte central.
  • Sensación de plenitud o ardor en la parte superior del abdomen.

En los casos más graves de gastritis, la hemorragia puede producirse en el interior del estómago. Puede manifestarse cualquiera de los siguientes síntomas, además de los ya citados:

Uno o todos estos síntomas pueden manifestarse de repente, especialmente en los adultos mayores de 65 años de edad.

Existe una relación entre los dolores de cabeza y la inflamación del estómago, en concreto la migraña.
Algunos factores de riesgo son comunes a ambos, como el estrés, el consumo de ciertos alimentos, el tabaquismo y el alcohol.

¿Cuáles son las complicaciones de la gastritis?

La mayoría de tipos de gastritis crónica inespecífica no provocan síntomas.
Sin embargo, la gastritis crónica es un factor de riesgo para diversas enfermedades, tales como úlcera péptica, pólipos gástricos, tumores gástricos benignos y malignos.
Algunas personas con gastritis por H. Pylori o gastritis autoinmune desarrollan gastritis atrófica.
La gastritis atrófica puede dar lugar a dos tipos de cáncer: cáncer gástrico y linfoma del tejido linfoide asociado a mucosa gástrica (MALT).

La gastritis atrófica autoinmune o de tipo A es una enfermedad inflamatoria crónica y progresiva en la que el sistema inmunológico ataca a las células del revestimiento del estómago y al factor intrínseco gástrico. Esta sustancia es necesaria para la absorción de la vitamina B12.
La deficiencia del factor intrínseco gástrico puede provocar anemia perniciosa. En esta enfermedad, la carencia de B-12 hace que sea difícil o imposible producir una cantidad suficiente de glóbulos rojos sanos.

Diagnóstico de la gastritis

Para diagnosticar la gastritis, el médico examina el historial clínico familiar, lleva a cabo un examen físico completo y puede solicitar cualquiera de las siguientes pruebas.

Gastroscopia: el endoscopio (un tubo delgado con una pequeña cámara) se introduce en el estómago a través de la boca para observar las paredes del estómago. El médico comprueba la inflamación y puede realizar una biopsia, un procedimiento por el cual se extrae una pequeña muestra de tejido, que luego se envía a un laboratorio para su análisis.

Análisis de sangre: el médico puede realizar varios análisis de sangre (hemograma completo) para determinar si padece anemia, lo que significa que no hay suficientes glóbulos rojos. Asimismo, se puede buscar una infección por H. Pylori y anemia perniciosa.

El examen de sangre oculta en heces detecta la presencia de sangre en las heces, una posible señal de gastritis.

Tratamiento y fármacosGastritis síntomas y remedios

La mayoría de la gente cuando siente dolor o ardor de estómago acude al médico y se toma una pastilla para aliviar los síntomas.
Por desgracia, no existe ninguna pastilla para eliminar la ansiedad y el estrés, por lo que muchas veces es mejor buscar una manera de evitar el dolor de estómago sin tomar medicamentos que presentan contraindicaciones y efectos secundarios.

Al igual que cualquier órgano, el estómago debe tener libertad para moverse y digerir, pues debe expandirse para recibir la comida, encogerse cuando está vacío y debe mover los alimentos digeridos al duodeno.
Si el movimiento gástrico se ve obstaculizado por una excesiva tensión muscular o ligamentosa, puede aparecer dolor de estómagoreflujo gastroesofágico.
En este caso, el mejor tratamiento es la osteopatía, una terapia manual que ayuda al cuerpo a recuperar su correcta funcionalidad.

El tratamiento de la gastritis depende de la causa específica. La gastritis aguda provocada por antiinflamatorios o alcohol se puede aliviar interrupiendo el uso de tales sustancias.
La gastritis crónica provocada por la infección por H. Pylori se cura erradicando las bacterias. La mayoría de los tratamientos para la gastritis también incluyen fármacos que disminuyen la acidez estomacal para reducir los signos y síntomas.

Los medicamentos utilizados para tratar la gastritis son:

Antibióticos
Si la H. Pylori se encuentra en el tracto digestivo, el médico puede recomendar una combinación de antibióticos durante aproximadamente dos semanas para eliminar las bacterias.
Se pueden tomar: amoxicilina (Augumentine), claritromicina (Kofron), metronidazol (Flagyl) y tetraciclina.

Fármacos que bloquean la producción de ácido
Los inhibidores de la bomba de protones reducen el ácido bloqueando la acción de las células que producen ácidos gástricos. Estos fármacos pueden adquirirse con o sin receta médica.
Algunos ejemplos son: Omeprazol (Losec), Lanzoprazol (Lanzol), Rabeprazol, Esomeprazol (Nexium) y Pantoprazol.
Entre los efectos secundarios del uso a largo plazo de los inhibidores de la bomba de protones, en especial en dosis elevadas, se encuentra el aumento del riesgo de fracturas de cadera, muñeca y columna vertebral.

Medicamentos para reducir la producción de ácido
Los antiácidos -también denominados antagonistas de los receptores H2 de la histamina- reducen la cantidad de ácido liberado en el sistema digestivo, lo que alivia el dolor por gastritis y favorece la curación.
Estos medicamentos pueden adquirirse con o sin receta médica y entre ellos se encuentran la Ranitidina (Zantac), la Famotidina (Pepcid) y la Cimetidina.

Los antiácidos neutralizan el ácido del estómago y pueden aliviar el dolor rápidamente, ya que actúan contra el ácido del estómago. Un fármaco muy utilizado es, por ejemplo, el Maalox Plus. Los efectos secundarios pueden incluir estreñimiento o diarrea dependiendo de los ingredientes principales.

Cambios en el estilo de vida

El tratamiento para la gastritis provocada por sustancias irritantes se basa en la interrupción del uso de estas sustancias, entre las que se encuentran:

  • Alcohol.
  • Tabaco.
  • Bebidas ácidas como el café (incluso descafeinado), bebidas gaseosas y zumos de frutas con ácido cítrico.
  • AINE (antiinflamatorios no esteroideos), tales como Aspirina e Ibuprofeno. Sustituir por otros analgésicos (por ejemplo Efferalgan).

Para el tratamiento de la gastritis nerviosa no existen pastillas, por lo que se recomienda abordar los problemas desde otra óptica, o bien desahogarse pasando más tiempo al aire libre y practicando mucho deporte.

¿Cuánto dura la gastritis?

La gastritis crónica puede durar muchos años, no se puede determinar cuándo desaparece.
La gastritis aguda va y viene, por lo que hay periodos en los que se sufre mucho y otros en los que se está mejor. De igual forma, en estos casos no se puede saber cuándo va a pasar y si volverá a aparecer, ya que sobre este trastorno influyen otros factores personales, como el estrés.

Dieta para la gastritis

¿Qué alimentos se deben evitar?

No todos los alimentos influyen de la misma manera. Es necesario conocer cuáles son los alimentos que provocan los síntomas.
Condimentos como la pimienta aumentan la acidez de estómago y pueden irritarlo.
Los alimentos con chocolate, picantes o con alto contenido en grasas pueden agravar los síntomas de la gastritis.
Las bebidas que contienen alcohol o cafeína pueden provocar los síntomas.
A continuación, se muestran algunos alimentos que se deben limitar o evitar.
Bebidas:

  • Leche caliente, cacao y chocolate.
  • Leche entera, queso, nata y helado.
  • Café normal y descafeinado.
  • Té verde, con o sin cafeína.
  • Bebidas alcohólicas, como la cerveza.
  • Zumo de naranja y pomelo.
  • Agua con gas y bebidas azucaradas.

Especias y condimentos:

  • Pimienta negra y roja.
  • Ajo en polvo.
  • Guindilla en polvo.

Otros alimentos:

  • Productos lácteos derivados de la leche entera.
  • Quesos picantes o muy aromáticos.
  • Carnes muy curadas y ricas en grasas, tales como salchichas, salchichón, tocino, jamón y embutidos.
  • Pimientos y guindillas.
  • Cebollas y ajo.
  • Productos derivados del tomate, como pasta de tomate, zumo de tomate o salsa de tomate.

¿Qué alimentos se pueden tomar?

Se deben comer alimentos variados y saludables, pertenecientes a todos los grupos de alimentos.
Comer fruta (por ejemplo, plátanos y manzanas), verdura (calabacines, brócoli, aguacate, repollo, etc.), miel, requesón, huevos, cereales integrales y productos lácteos sin grasas o de bajo contenido en grasas. Entre los cereales integrales se incluyen pan, cereales, pasta y arroz integral. Asimismo, se debe optar por carnes magras, aves de corral (pollo y pavo), pescado, alubias, huevos y nueces.
Una dieta para la gastritis tiene un bajo contenido de grasas nocivas, sal y azúcares añadidos. Entre las grasas saludables cabe mencionar el aceite de oliva.
Se puede beber media copa de vino tinto, ya que contiene excelentes propiedades antioxidantes.
Con frecuencia, las personas con gastritis no disponen de la suficiente vitamina B12, porque el estómago es incapaz de producir el factor intrínseco gástrico, una enzima que sirve para asimilarla.
La carne y el pescado no pueden faltar en la dieta de una persona con gastritis, ya que aportan al cuerpo la ingesta necesaria de vitamina B12.

¿La glutamina ayuda a la gastritis?
Uno de los aminoácidos más abundantes en el cuerpo es la glutamina, que se puede tomar como un suplemento nutricional o a través de la dieta. Las propiedades antiinflamatorias de la glutamina ayudan a calmar la inflamación del tejido estomacal. Una alimentación rica en glutamina incluye carne, aves de corral, leche, yogur, espinacas y repollo. Los suplementos están disponibles en polvo, capsulas y comprimidos.

¿La dieta alcalina funciona para la gastritis?
La dieta alcalina se basa en la idea de que todos los alimentos, una vez digeridos, pueden alterar el pH a través del incremento o la reducción de la acidez.
Para equilibrar el pH del cuerpo, la dieta alcalina se concentra en algunos alimentos: verduras frescas, aguacates, pomelos, limones, tomates, almendras, lentejas, lino y semillas. Algunos de estos alimentos, como los tomates, limones, limas y pomelos, son en realidad bastante pesados para un estómago inflamado.

¿Beber leche ayuda a la gastritis?
La leche es ligeramente más ácida que el agua y tiene un contenido relativamente alto en grasas. Dado que los ácidos y las grasas son difíciles de digerir para un estómago con gastritis, la leche no ayuda al tratamiento de la enfermedad.
Se recomienda limitar la leche y los productos lácteos y tomar leche desnatada siempre que sea posible.

¿Una dieta pobre en hidratos de carbono puede eliminar los síntomas de la gastritis?
Si el consumo de hidratos de carbono proviene de los productos acabados, tales como galletas, galletas saladas, rosquillas, tartas y pan blanco, la eliminación de estos suplementos de la dieta reduce los síntomas de la gastritis.
Sin embargo, no es necesario seguir una dieta estricta sin hidratos de carbono.
Algunos hidratos de carbono (por ejemplo, los que proceden de fruta fresca, alubias y cereales integrales) son útiles en la dieta para el tratamiento de la gastritis.
En lugar de limitar estrictamente este importante nutriente, se deben elegir bien las fuentes de hidratos de carbono.

Remedios herbales naturales

¿Por qué tomar medicamentos que conllevan varios efectos secundarios para curar la enfermedad? ¿No sería mejor probar antes las sustancias naturales?
Por lo general, los productos a base de hierbas son un método seguro para fortalecer y tonificar el cuerpo.
Se pueden emplear hierbas como extractos secos (cápsulas, polvos, infusiones) o concentrados (extractos alcohólicos).
Salvo que se indique lo contrario, se debe preparar una infusión con 1 cucharadita de hierba por taza de agua caliente.
Dejar en infusión durante 5-10 minutos para hojas y flores y 10-20 minutos para raíces.
Beber 2-4 tazas al día. Los concentrados se pueden utilizar solos o combinados.

Arándano rojo (Vaccinium macrocarpon) 400 mg dos veces al día – algunas investigaciones preliminares muestran que el arándano puede inhibir el crecimiento de Helicobacter pylori en el estómago.gastritis,jengibre

Una de las mejores hierbas para el tratamiento de las gastritis es el jengibre. Este remedio alivia casi todos los síntomas gástricos como la indigestión o meteorismo. El jengibre reduce la inflamación y las úlceras en los revestimientos.
El jengibre es antiinflamatorio y antibacteriano. Se utiliza para reducir las náuseas y estimular la digestión de las grasas. Asimismo, es un antibiótico natural.

Extracto de lentisco (Pistacia lentiscus), ½ g al día – el lentisco es un tratamiento tradicional para la gastritis ulcerosa e inhibe la Helicobacter pylori en las pruebas de laboratorio. Se necesitan más estudios para saber si funcionan en los seres humanos.

Extracto de regaliz (Glycyrrhiza glabra)
Estandarizado, 250-500 mg 3 veces al día; masticado, una hora antes o dos horas después de las comidas. El regaliz puede ayudar a proteger contra los trastornos del estómago provocados por los fármacos antinflamatorios.

La glicirricina. Es un producto químico que se encuentra en el regaliz y que provoca efectos secundarios e interacciones farmacológicas.
Algunas personas con gastritis aguda consiguen aliviar los síntomas tomando té negro después de las comidas, si bien por lo general no se recomienda el consumo de té.