Colonoscopia y preparación del colon

La colonoscopia es un examen que permite al médico observar la pared interna del intestino grueso (colon y recto) tras una preparación adecuada.

El médico emplea un tubo fino y flexible equipado con una cámara para observar el colon. Este instrumento, denominado colonoscopio, se introduce en el intestino a través del ano.

¿Qué son el colon y el recto? 

El colon y el recto son las dos partes principales del intestino grueso.
El colon es solo una parte del intestino grueso, que está formado por el ciego, el colon ascendente, el colon transverso, el colon descendente, el sigma y el recto.

¿Para qué se realiza la colonoscopia?

Exame-de-colonoscopiaUna colonoscopia puede realizarse por varios motivos, generalmente para analizar las causas de:

  • Sangre en las heces
  • Dolor abdominal
  • Diarrea crónica
  • Cambios en el ritmo intestinal (defecación), como por ejemplo aparición de diarrea o estreñimiento crónico
  • Pérdida de peso sin motivo aparente
  • Anemia por falta de hierro
  • Anomalía detectada en la radiografía del colon o en un TAC

El médico puede recomendar la realización de colonoscopias periódicas, ya que el riesgo de desarrollar pólipos o tumor de colon es mayor en los siguientes individuos:

  • Personas que han tenido pólipos o cáncer de colon
  • Personas con antecedentes familiares de tumores no intestinales
  • Personas con problemas de colon que pueden estar relacionados con el cáncer de colon (por ejemplo la colitis ulcerosa)

La frecuencia de realización de la colonoscopia varía en función de los riesgos y las anomalías encontradas en la colonoscopia anterior.
Se recomienda a las personas sanas con un riesgo normal de padecer cáncer de colon que se sometan a una colonoscopia cada 10 años, a partir de los 50 años, con objeto de extirpar eventuales pólipos del colon antes de que se vuelvan cancerosos.

Preparación para una colonoscopia

El médico debe tener una visión clara de la mucosa del colon.
Se deben seguir escrupulosamente las indicaciones proporcionadas por el hospital en cuanto a la alimentación. Puede consistir en una dieta muy ligera, pobre en residuos, durante 1-2 días antes de la operación.
El paciente solo puede beber líquidos claros la mañana antes de una colonoscopia realizada por la tarde.
También puede comer golosinas o caramelos de goma, beber agua potable o bebidas de color claro que estén muy diluidas. Además, se debe beber el producto para la limpieza del intestino a la hora indicada.

Para vaciar el colon, puede que el médico le pida al paciente un cambio en su dieta:

Seguir una alimentación especial el día antes del examen. Generalmente, no se deben comer alimentos sólidos el día antes del examen. El paciente solo puede beber bebidas claras, tales como agua, té, café sin leche ni nata o sopa, y evitar las bebidas gaseosas.

Tres días antes de la colonoscopia, se deben seguir las siguientes recomendaciones:

Alimentos que se deben evitarAlimentos que se pueden comer
Fruta

Verdura

Legumbres

Cereales integrales

Zumos de fruta con pulpa

Quesos

Chocolate

Bebidas alcohólicas

Salsa de tomate

Carnes magras

Pescado

Quesos magros

Sopas

Huevos

Patatas

Leche desnatada

Arroz y pan de harina blanca

Vino

Evitar las bebidas de color rojo, ya que pueden confundirse con la sangre durante la colonoscopia.
La noche antes del examen no se puede comer ni beber nada después de medianoche.

Laxantes. El médico puede recomendar el uso de un laxante, en forma de comprimido o de jarabe.
Por lo general, el paciente debe tomarse un laxante la noche antes de la colonoscopia, o bien la noche y la mañana antes de la operación.

Utilizar una preparación para enema
En algunos casos, puede que sea necesario utilizar una preparación para enema de venta en farmacias, tanto la noche antes del examen como unas horas antes de la colonoscopia.

Adaptar los fármacos para la colonoscopia

Es importante que el paciente recuerde al médico los fármacos que utiliza, al menos una semana antes del examen, sobre todo en caso de medicamentos o suplementos que contienen hierro, aspirina o cualquier otro tipo de anticoagulante, como la warfarina (Coumadin) o el clopidogrel (Plavix).
Puede que sea necesario modificar las dosis o interrumpir temporalmente el uso de estos medicamentos.

Medicamentos laxantes para la colonoscopia 

  • Si la colonoscopia tiene lugar por la mañana, hay que tomarse 3 sobres de laxante diluidos en 3 litros de agua, aproximadamente 12 horas antes de la operación. Además, hay que tomarse otro sobre diluido en un litro de agua la mañana antes del examen (sobre las 6h).
  • Si la colonoscopia está programada por la tarde, la noche anterior hay que tomarse 2 sobres de laxante diluidos en 2 litros de agua. Además, la mañana antes del examen (sobre las 10h) hay que tomarse otros 2 sobres diluidos en 2 litros de agua.

Fosfosoda
La fosfosoda es un polvo que se puede adquirir sin receta en la farmacia. Se puede comprar únicamente el polvo o el kit completo que incluye un laxante y un enema o supositorio.

El médico realiza la colonoscopia con 80-100 ml de fosfosoda líquida, mezclada con agua o en algunos casos con otros líquidos de color claro como el té.
El paciente, tras beber la mezcla con fosfosoda, debe beber como mínimo otros 3 vasos de una bebida de color claro.
Algunos componentes del kit (laxantes, enemas o supositorios) se utilizan siguiendo las instrucciones del médico.

Generalmente, esta preparación estimula la evacuación aproximadamente entre 30 minutos y 6 horas después de ingerirla.
La fosfosoda también se encuentra disponible en sabores artificiales que la hacen más apetecible.

La mayoría de los médicos piden a los pacientes que los llamen si la mezcla no da los resultados esperados (por ejemplo, si el paciente no siente la necesidad de ir al baño, o si las heces no son de color claro).

Otros laxantes empleados son:

  • Atolaxant 13,7 g
  • Gotusal 13,7 g

Fosfato de sodio
El médico que realiza la colonoscopia receta comprimidos de fosfato de sodio. Existen dos marcas dependiendo de la receta médica, Fosfoevac y Foslainco.

La preparación comienza a hacer efecto aproximadamente una hora después de haber ingerido la primera dosis de comprimidos.
Por lo general, se receta una dieta líquida aproximadamente 12 horas antes de empezar a ingerir la preparación. Los posibles efectos secundarios son hinchazón, náuseas, vómito y dolor abdominal.

¿Qué ocurre durante la colonoscopia?

La colonoscopia no requiere hospitalización y su duración es de aproximadamente 20-40 minutos.
Antes de comenzar el procedimiento, se inyecta al paciente un sedante por vía intravenosa para inducir una sensación de relajación y somnolencia.

Durante el examen, el paciente debe permanecer tumbado de lado en la camilla.
Se lubrifica el colonoscopio con un gel y a continuación se introduce delicadamente en el intestino a través
del ano. El médico bombea delicadamente un poco de aire dentro del intestino para observar mejor la mucosa intestinal. Esto puede provocar flatulencia, pero es importante que el paciente aguante el aire sin dejar que salga hasta que el médico obtenga todas las imágenes y muestras necesarias.
Hoy en día, muchos médicos prefieren observar las imágenes de la colonoscopia en la pantalla que se encuentra al lado del paciente en lugar de observar directamente el colonoscopio.
Los pacientes también pueden observar las imágenes en la pantalla, si lo desean.
Algunas veces el médico debe tomar pequeñas muestras de tejido durante la colonoscopia, un procedimiento completamente indoloro.
La muestra de tejido se envía al laboratorio para su análisis y los resultados estarán disponibles a los pocos días.

Extirpación, pólipo, colonoscopia, dolor, tumor

©-Sebastian-Kaulitzki-Fotolia.com

Si se extirpa una porción muy grande de tejido, como por ejemplo un pólipo grande, puede que el paciente tenga que permanecer en observación durante un par de horas en el hospital, pues existe riesgo de sangrado.

Después, el paciente puede descansar hasta que desaparezcan los efectos del sedante y pueda regresar a casa.
Los pacientes no están en condiciones de conducir de vuelta a casa debido a la sedación y deben estar bajo la supervisión de otro adulto durante 24 horas después del procedimiento.

Recuperación tras una colonoscopia

La colonoscopia tiene una duración de 30-60 minutos. La primera hora después del procedimiento pueden aparecer cólicos e hinchazón de abdomen. Los efectos del sedante tardan un tiempo hasta desaparecer por completo.
Puede que los pacientes tengan que permanecer en el hospital durante una o dos horas después del procedimiento. El paciente se recupera completamente al cabo de un día.
Las indicaciones proporcionadas por el hospital deben leerse y respetarse atentamente.
A pesar de ser muy poco frecuentes, los pacientes que desarrollen alguno de los siguientes efectos secundarios deben acudir inmediatamente a un médico:

¿A qué edad se recomienda empezar las colonoscopias periódicas?

La mayoría de las personas debe someterse a una colonoscopia periódica para detectar síntomas precoces de cáncer a partir de los 50 años.
Sin embargo, si en los antecedentes familiares del paciente incluyen cáncer colorrectal, si el paciente ha sufrido una enfermedad intestinal inflamatoria o si padece otros factores de riesgo, el médico puede recomendar la realización de una colonoscopia antes de los 50 años.

¿La colonoscopia es dolorosa?

Algunas personas sostienen que la colonoscopia es un examen muy fastidioso y doloroso, sobre todo porque el médico bombea demasiado aire en el intestino, lo que puede provocar una sensación similar a los cólicos.
Sin embargo, otras personas no experimentan ningún tipo de dolor. Por lo tanto, afirmar que la colonoscopia duele o no duele es algo muy subjetivo.
Por lo general, el paciente se duerme tras la sedación, pero en algunos casos permanece despierto.

¿Qué se debe hacer después de una colonoscopia?

La mayoría de las personas están listas para regresar a casa tras descansar una media hora. En algunos casos, el paciente debe permanecer algún tiempo en observación, especialmente si se ha realizado una extirpación de pólipos.

Generalmente, el sedante relaja y proporciona al paciente una sensación de bienestar.
Sin embargo, el paciente no debería conducir, ni utilizar maquinaria, ni beber alcohol, ni tomar decisiones importantes, ni firmar documentos durante las siguientes 24 horas después de haber ingerido el medicamento.
La mayoría de las personas vuelve a su vida normal al cabo de 24 horas.

El profesional sanitario escribe un documento (informe médico) y lo envía al médico que había prescrito la colonoscopia. El resultado de la biopsia puede tardar un par de días, lo que retrasa el envío del informe.

El profesional puede comunicarle al paciente sus observaciones sobre la colonoscopia que ha realizado.
Sin embargo, puede que el paciente no recuerde nada después de haberse tomado el sedante.
Por lo tanto, se recomienda que un amigo o familiar acompañe al paciente y recuerde lo que dice el profesional.

Después de la colonoscopia colon-canal-anal-sigmoideo

La hinchazón abdominal, el dolor y la flatulencia desaparecen a los tres días.
Estos síntomas tienen su origen en el aire bombeado en el interior del colon durante la operación. Tras la colonoscopia, se debe acudir de nuevo al médico para preguntar por los resultados. El tratamiento depende del diagnóstico.

¿Cuáles son los efectos secundarios y las complicaciones de la colonoscopia?

Complicaciones
Las complicaciones se manifiestan cuando hay problemas durante o después de la operación. Los problemas principales asociados a la colonoscopia son los siguientes:

  • El médico no consigue observar todas las vísceras. Esto ocurre si el intestino no está vacío o si no se logra introducir el colonoscopio en una de las curvas del intestino. En estos casos, puede que sea necesario volver a realizar la colonoscopia o efectuar otros exámenes.
  • El sedante puede provocar una reacción en el paciente que se manifiesta a través de síntomas respiratorios o cardíacos. Por esta razón, se debe controlar al paciente durante toda la operación y tratar rápidamente los síntomas que puedan aparecer.
  • El colonoscopio y los demás instrumentos médicos que se utilizan en la colonoscopia pueden lesionar o desgarrar las vísceras. Si esto ocurre, puede que se requiera una intervención para reparar los daños.
  • Se puede producir una hemorragia grave si el médico realiza una biopsia o extirpa algunos pólipos.
  • Ocasionalmente, el colonoscopio puede provocar daños en el colon. Esto puede provocar sangrado, infección y perforación del colon.

¿Cuáles son las opciones alternativas a la colonoscopia?

La colonoscopia es el examen más eficaz para observar el interior del intestino. Sin embargo, no es apta para todas las personas. Si no es posible realizar una colonoscopia, el médico puede recomendar opciones alternativas, como las siguientes:

  • Enema. A través del ano, se introduce un líquido que contiene bario (un medio de contraste) en el intestino. La radiografía del abdomen (estómago) muestra el interior del intestino.
  • Colonoscopia virtual. Este examen consiste en la introducción de un gas en el colon para expandirlo y realizar a continuación un TAC del abdomen. El TAC utiliza los rayos X para generar una imagen tridimensional del intestino grueso y del recto.
  • Sigmoidoscopia flexible. Se trata de un procedimiento similar a la colonoscopia, pero que utiliza un instrumento más corto para observar la parte inferior del intestino y el interior del recto.

Resultados de la colonoscopia

Dependiendo del tamaño y la cantidad de pólipos, puede que sea necesario seguir un plan riguroso en el futuro. Si el médico detecta uno o dos pólipos inferiores a 1 centímetro de diámetro, puede que sea suficiente volver a realizar la colonoscopia después de 5 o 10 años, en función de los demás factores de riesgo del cáncer de colon. Si los pólipos son más grandes o si las células presentan unas características determinadas, el médico puede recomendar la realización de otra colonoscopia a los 3 o 5 años, si existen otros factores de riesgo.
Si durante la colonoscopia, se han extirpado uno o más pólipos cancerosos, el médico puede recomendar la realización de otra colonoscopia a los tres meses, seis meses o un año.
En caso de pólipo u otro tejido anormal que no ha podido extirparse durante la colonoscopia, el médico puede recomendar un control en el consultorio médico.

Si la mala calidad de la imagen a través del colonoscopio impide al médico realizar su trabajo, éste puede ordenar que se repita la colonoscopia en un período de tiempo más breve de lo previsto. Si el médico no logra observar la totalidad del colon, puede prescribir un enema opaco o una colonoscopia virtual para examinar el resto del colon.

Rate this post

Colonoscopia y preparación del colon ultima modifica: 2016-11-25T10:14:09+00:00 da Fisioterapia Rubiera