Glucemia alta o hiperglucemia

Tener la glucemia alta (o hiperglucemia) significa que el nivel de azúcar en la sangre, por el momento, es demasiado alto.
Por el contrario, se llama hipoglucemia a la situación en la que hay muy poca glucosa en la sangre.
La insulina es una hormona circulante que disminuye los niveles de glucosa en la sangre, aumenta la cantidad de azúcar en las células que la utilizan como fuente de energía.
En general, la glucemia elevada está causada por una deficiencia de insulina o por la incapacidad del organismo de utilizar la insulina de manera adecuada.


En el caso contrario, la hipoglucemia se caracteriza por un nivel de glucosa demasiado bajo en la sangre.

 

Los valores normales de la glucemia en la sangre

doctora hematologo, análisis de sangreEn los pacientes diabéticos, los niveles de glucosa en la sangre varían bastante entre la mañana y la noche.
Los valores de referencia de glucemia en la sangre deben estar entre 90 y 130 mg/dl antes de almuerzo o de la cena y deben ser inferiores a 180 mg/dl una o dos horas después de las comidas principales. Sin embargo, en los adolescentes y en los adultos diabéticos, los niveles de azúcar en a sangre deben estar entre 80 y 150 mg/dl antes de las comidas.

 

¿Cuáles son las causas de la glucemia alta?

Diabetes – en los pacientes diabéticos el organismo no logra convertir la glucosa en energía debido a que no hay una cantidad suficiente de insulina o debido a que la insulina presente en el organismo no funciona de manera adecuada. La glucosa permanece en la sangre, no penetra en los tejidos y provoca hiperglucemia.
La glucosa también aumenta en la orina, el paciente bebe muchos líquidos y orina con frecuencia, en los casos más graves el paciente puede deshidratarse.

Entre las causas de la glucemia alta existen algunos eventos o factores desencadenantes que pueden provocar hiperglucemia en un paciente que padece diabetes. Algunos de estos factores son:

  • Estrés
  • Comer demasiado o cambiar la alimentación
  • Una dosis inapropiada de insulina o haber saltado una dosis de insulina
  • Tratamiento demasiado prolungado para un episodio de hipoglucemia
  • Gripe
  • Efectos secundarios de ciertos medicamentos, como la cortisona

En los pacientes diabéticos, algunos medicamentos pueden tener efectos secundarios que causan la glucemia alta.
Entre estos medicamentos se encuentran la olanzapina y la risperidona, que forman parte de la categoría de los medicamentos neurolépticos, y todas los medicamentos que forman parte de los corticosteroides.


Algunas mujeres embarazadas padecen hiperglucemia ya que es una consecuencia de la diabetes gestacional.
Esta es un tipo de diabetes que aparece si el organismo de la mujer no logra producir suficiente insulina para satisfacer las necesidades del embarazo: aumenta el nivel de glucosa en la sangre.
La mayoría de los casos de diabetes gestacional desaparece después del parto.

Los niños que tienen la glucemia alta pueden padecer de diabetes sin que haya sido diagnosticada: generalmente, se trata de diabetes mellitus de tipo 1, mientras que no es muy común que se trate de diabetes mellitus de tipo 2, especialmente si el niño no es obeso.

Algunas veces, los recién nacidos padecen hiperglucemia: es muy común en los bebés prematuros que nacen antes de la semana 37 de gestación y por lo tanto, al nacer, tienen un peso corporal muy bajo.
En algunas ocasiones, la hiperglucemia está causada por una enfermedad subyacente, como la sepsis o el síndrome de dificultad respiratoria del recién nacido, es decir, sin necesidad de que haya diabetes.
A menudo, los recién nacidos que padecen hiperglucemia mejoran tras un tratamiento adecuado. Sin embargo, en algunos casos los recién nacidos empeoran y se enferman gravemente.

A continuación, algunas de las enfermedades que provocan la glucemia alta:

  • Pancreatitis
  • Tumor en el páncreas
  • Hipertiroidismo y tiroiditis crónica (enfermedad de Hashimoto)
  • Síndrome de Cushing
  • Tumores insólitos que secretan hormonas, como el glucagonoma o el feocromocitoma, o tumores que secretan la hormona del crecimiento
  • Estrés intenso, que puede provocar un infarto, un ictus, traumatismo o enfermedades graves también provocan una hiperglucemia temporal.

 

Síntomas de la glucemia alta

Una concentración demasiado elevada de azúcar en la sangre puede ser signo de diabetes, sin embargo, la hiperglucemia puede ser asintomática (que no causa ningún síntoma en el paciente).

Los síntomas de la hiperglucemia aparecen después de varios días o semanas. Los más comunes son:

  • Boca seca
  • Sed
  • Micción frecuente y micción nocturna
  • Problemas de la visión, como por ejemplo visión borrosa
  • Dolor de cabeza
  • Confusión mental
  • Temblor
  • Sequedad de la piel
  • Prurito
  • Cansancio
  • Somnolencia
  • Pérdida de peso
  • Aumento del apetito

Con el pasar del tiempo, pude haber algunas complicaciones o consecuencias como hormigueo en las manos y en los pies (neuropatía diabética), debido a que la glucemia alta puede afectar los nervios y los vasos sanguíneos más pequeños.

Si la hiperglucemia persiste por varias horas y si el paciente se deshidrata, aparecen otros síntomas, como por ejemplo:

  • Disnea
  • Vértigo o mareos
  • Pérdida de peso repentina
  • Confusión mental y somnolencia
  • Coma

Si no se realiza un tratamiento adecuado, la hiperglucemia constante puede provocar cetoacidosis, también conocida como diabetes cetoacidosis diabética: el organismo no tiene la insulina suficiente para transformar la glucosa en energía, por lo tanto, utiliza las grasas y esto produce cuerpos cetónicos.
Con el pasar del tiempo, esta enfermedad puede provocar coma diabético y esto pone en peligro la vida del paciente.

 

¿Cuándo hay que preocuparse? Diagnosticar la diabetes

Existen varias pruebas para diagnosticar la diabetes.

Glucemia en ayunas – el paciente tiene diabetes si el nivel de glucemia es mayor a 126 mg/dl después de permanecer en ayunas por 8 horas, por lo general la prueba se realiza en la mañana.

Prueba de intolerancia a la glucosa – después de haber permanecido en ayunas por 8 horas, el paciente bebe un líquido azucarado: si después de dos horas de haber bebido el líquido, el nivel de glucemia del paciente es superior a 200 mg/dl, el médico diagnostica la diabetes.

Exámenes de sangre al azar – si en un examen de sangre el nivel de la glucemia es superior a 200 mg/dl y el paciente orina frecuentemente, tiene sed y pierde peso rápidamente, es muy probable que padezca diabetes. Es necesario que se realice una prueba de intolerancia a la glucosa o de glucemia en ayunas para confirmar el diagnóstico, especialmente si la hiperglucemia es esporádica.

La diabetes es una enfermedad crónica en la que los niveles de glucosa en la sangre aumentan constantemente: no se puede comparar con un interruptor que se prende o se apaga pues el paciente no es diabético solamente en algunos momentos o solante en algunos días. La concentración elevada de glucosa en la sangre no es saludable para el paciente. Si los niveles elevados de glucemia no clasifican para ser catalogados como diabetes, se trata de prediabetes.

El fenómeno del alba
Este fenómeno está causado por un aumento de la producción de glucosa en el hígado en las horas de la mañana (alrededor de las 5 o 6 de la mañana).
La glucemia aumenta y por lo tanto, cuando el paciente se despierta, los valores de azúcar en la sangre son más altos, incluso si se ha aplicado la insulina la noche anterior.

 

¿Qué se debe hacer? El tratamiento para la glucemia alta

El tratamiento para bajar la glucemia depende del tipo de diabetes que padece el paciente y del tratamiento que el médico considera más adecuado para tratar los niveles elevados de glucosa en la sangre.

El paciente que padece diabetes está en las manos de un grupo de médicos especialistas que le ayudan a monitorear y a tener la enfermedad bajo control. Generalmente, para mantener la diabetes bajo control, el paciente debe medir en casa la concentración de glucosa en la sangre con un kit casero.
En caso de hiperglucemia, los pacientes deben aumentar la dosis de insulina, realizar más
actividades físicas o cambiar su alimentación.
Los niveles de glucosa en la sangre pueden disminuir considerablemente gracias a la actividad física que provoca sudoración.
Es muy importante no comer alimentos que aumentan demasiado la glucemia, como los dulces y las bebidas azucaradas.

glucemia alta, exámenes de sangreSi aparecen síntomas de hiperglucemia sin ningún motivo aparente, se recomienda acudir inmediatamente al médico de cabecera debido a que el paciente puede padecer diabetes no diagnosticada.
El paciente debe efectuarse exámenes de sangre que son suficientes para diagnosticar la diabetes.
Es responsabilidad del médico de cabecera explicarle al paciente como debe mantener su enfermedad bajo control.

Si el paciente padece hiperglucemia causada por el síndrome coronario agudo, el médico le prescribe un tratamiento a base de insulina. Estos pacientes, después de haberse realizado el tratamiento, se miden la glucemia regularmente por lo menos una vez al año debido a que tienen un riesgo más alto de desarrollar diabetes mellitus de tipo 2.

 

¿Qué se debe comer? La alimentación recomendada para la glucemia alta

La alimentación es el remedio natural más importante para mantener bajo control la glucemia alta.
Desafortunadamente, la insulina que produce el páncreas se inhibe (no funciona) cuando la sangre está demasiado oleosa debido a las grasas en exceso.
Hay que evitar especialmente las grasas trans y hay que reducir todo lo posible las grasas saturadas.
Si hay demasiadas grasas en la sangre, esto causa glucemia alta, incluso si el paciente se aplica insulina.
Una persona obesa debe adelgazar para poder disminuir el nivel de glucemia en la sangre.


Generalmente, una dieta balanceada se obtiene a través de las calorías de los siguientes alimentos:

  • Carbohidratos “buenos” – los carbohidratos más saludables para el paciente se encuentran en las frutas, en las verduras, en los productos integrales, en las legumbres como por ejemplo las alubias, las arvejas y las lentejas o en los alimentos con un bajo contenido de grasas.
  • Alimentos con alto contenido de fibras – estos alimentos son las verduras de hojas verdes, las frutas, las nueces, las legumbres como las alubias, las arvejas, las lentejas, la harina integral y el salvado de trigo.
  • Pescado – se recomienda que los pacientes coman pescado por lo menos dos veces por semana: el pescado es una una opción alternativa a la carne, que contiene demasiadas grasas. Por ejemplo, el abadejo y al atún tienen menos grasas totales, menos grasas saturadas y menos colesterol respecto a la carne de cerdo, de res y de pollo. Los pescados como el salmón, la caballa, el atún, las sardinas y el pescado azul tienen un alto contenido de ácidos grasos omega-3 que favorecen el funcionamiento cardíaco ya que reducen los niveles de triglicéridos en la sangre.
  • Grasas “buenas” – los alimentos que contienen grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas, como por ejemplo el aguacate, las almendras, las nueces, las aceitunas y el aceite de cacahuetes, reducen los niveles de colesterol.
  • Cacahuetes
  • Frutas frescas con bajo contenido de azúcar como los arándanos, las frambuesas, las moras, las peras, los melones, las toronjas y las cerezas.

Los pacientes diabéticos deben evitar los siguientes alimentos:

  • Grasas saturadas – los productos lácteos y caseosos con un alto contenido de grasas y los alimentos con alto contenido de proteínas animales como la carne, los perros calientes, las salchichas y la tocineta contienen grandes cantidades de grasas saturadas.
  • Grasas trans – estos tipos de grasas se encuentran en los bocadillos, en los productos de panadería y en la margarina: hay que evitar todos estos alimentos.
  • Colesterol – los alimentos con alto contenido de colesterol son los lácteos con un alto porcentaje de grasas y los alimentos con alto contenido de proteínas animales, la yema de los huevos, los crustáceos y el hígado
  • Sodio – se recomienda utilizar menos de 2,5 gramos de sodio al día.
  • Frutas con un alto contenido de azúcar como la sandía, las uvas, la uva pasa, la piña y el albaricoque.

Hay que evitar las dietas hiperproteicas como por ejemplo la dieta por zonas y la dieta Dukan.

Las personas que padecen diabetes utilizan un índice glucémico para decidir qué tipo de carbohidratos incorporar en su dieta. Los alimentos con un índice glucémico elevado provocan un mayor aumento de la glucemia aún más repentino respecto a los alimentos con un índice glucémico bajo. Los carbohidratos complejos con un alto contenido de fibra, como por ejemplo el arroz integral, el pan integral o los cereales, tienen un índice glucémico más bajo respecto al de los carbohidratos simples como el arroz blanco, el pan blanco. Los carbohidratos complejos son más saludables porque generalmente no causan picos de glucemia.

 

Ejemplo de una dieta recomendada

El menú que se presenta a continuación ha sido creado en función de las necesidades de una persona que requiere aproximadamente 1400 calorías al día. Para programae una dieta a largo plazo, hay que tener en cuenta la actividad física del paciente.

Desayuno – una taza de té sin azúcar o una limonada natural (zumo de limón) y 2 tajadas de pan para sandwiches.
Tentempié ­– 1 fruta
Almuerzo – pollo o conejo al horno, 50 g de pan o de patatas y 100 g de verduras mixtas.
Después del almuerzo se puede beber una copa de vino tinto o una cerveza
Piscolabis – 1 tajada de torta hecha en casa sin azúcar o con un dulcificante
Cena – 80 g de arroz con verduras y 100 g de tomates.

    Artículos Relacionados Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.