Linfonodo centinela

El linfonodo centinela es aquel en el que las células tumorales tienen una mayor probabilidad de extenderse desde un tumor primario.
A veces, puede haber más de un linfonodo centinela.

¿Qué son los linfonodos?

Los linfonodos son unas estructuras pequeñas de forma redonda que forman parte del sistema linfático.
Los linfonodos se encuentran en todo el cuerpo y están unidos entre ellos a través de los vasos linfáticos.


Existen grupos de linfonodos en el cuello, las axilas, el tórax, el abdomen, las piernas y la ingle.
Un líquido claro llamado linfa circula a través de los vasos linfáticos y de los linfonodos.

La linfa que circula en los vasos linfáticos proviene de un líquido (líquido intersticial) que se ha difundido o que ha salido de los pequeños vasos sanguíneos, conocidos como capilares.
Este líquido contiene varias sustancias, entre las cuales plasma sanguíneo, proteínas, glucosa y oxígeno.
El líquido sumerge la mayoría de las células del cuerpo y transporta oxígeno y otras sustancias nutritivas necesarias para la supervivencia de las células.

El líquido intersticial también contiene desechos provenientes de las células y otros componentes como las bacterias y los virus que deben ser removidos del cuerpo.
Los vasos linfáticos del cuerpo desembocan en conductos de mayor tamaño situados en la base del cuello.
Estos conductos transportan la linfa al torrente circulatorio sanguíneo.
Los linfonodos son una parte fundamental del sistema inmunitario del cuerpo. Contienen los linfocitos B y los linfocitos T y otros tipos de células del sistema inmunitario.
Estas células regulan la presencia de microorganismos que provienen del exterior de la linfa, como por ejemplo las bacterias y los virus.
Si hay algún agente externo, algunas células se activan y desencadenan una reacción inmunitaria.
Se dice que un linfonodo es reactivo si los linfocitos que se encuentran en su interior reaccionan a la presencia de un microorganismo que provoca una infección.

Analizar los linfonodos también es muy importante para determinar si las células tumorales han desarrollado la capacidad de difundirse en otras partes del cuerpo.
No debe confundirse la presencia de células tumorales con los linfonodos agrandados (inflamados).
Muchos tipos de cáncer se difunden a través del sistema linfático y las zonas a las que llegan primero siempre son aquellas cercanas a los linfonodos.
Por esta razón, el linfonodo centinela es uno de los factores pronósticos más importantes.

 

Biopsia del linfonodo centinela

La biopsia de linfonodo centinela (BLC) es un procedimiento en el que el linfonodo centinela se detecta y después se remueve para poder examinarlo y para determinar si contiene células tumorales.
Se realiza un examen histológico en el laboratorio analizando las células en el microscopio.
Si el resultado de la biopsia es negativo, significa que el cáncer no se ha extendido a otros órganos o a los linfonodos cercanos.
Si el resultado de la BLC es positivo, significa que el cáncer se ha desarrollado dentro del linfonodo centinela y también puede estar en los otros linfonodos cercanos (llamados linfonodos regionales) y tal vez en otros órganos.
Esta información ayuda a que el médico determine el estadio del tumor (es decir, la extensión de la enfermedad en el cuerpo) y a que establezca cuál es el tratamiento más adecuado.

 

¿Por qué se realiza la biopsia del linfonodo centinela?

La biopsia del linfonodo centinela se realiza para detectar si las células tumorales han migrado en el sistema linfático.
La biopsia del linfonodo centinela se realiza regularmente en las personas que padecen tumores en el seno o melanomas.
Algunas veces, la biopsia del linfonodo centinela se utiliza en caso de otros tipos de carcinomas, como por ejemplo:

  • Cáncer del cuello del útero;
  • Tumor en el colon;
  • Tumor en el endometrio;
  • Tumor en la cabeza y en el cuello;
  • Tumor en el pulmón, si no es de células pequeñas;
  • Tumor en el estómago;
  • Tumor en la tiroides;
  • Tumor en la vejiga;
  • Tumor en la vulva.

 

etapas-tumor-vejiga-linfonodo-centinela Riesgos de la biopsia del linfonodo centinela

Generalmente, la biopsia del linfonodo centinela es un procedimiento seguro, pero como todas las intervenciones quirúrgicas también conlleva complicaciones, como por ejemplo:

  1. Sangrado;
  2. Dolor o equimosis en la zona en dónde se ha realizado la biopsia;
  3. Infección;
  4. Reacción alérgica al colorante que se utiliza durante el procedimiento;
  5. Linfedema: es una enfermedad en la que los vasos linfáticos no logran drenar la linfa de una zona del cuerpo de manera adecuada y por lo tanto provoca una acumulación de líquidos e hichazón.

 


¿Qué ocurre después de la biopsia?

Después de haber tomado una muestra del tejido, hay que detectar el linfonodo centinela .
Existen dos métodos para detectar el linfonodo centinela:

  1. Solución radiactiva. Se inyecta un líquido radioactivo leve cerca del tumor.
    Ese líquido llega al sistema linfático y se dirige hacia los linfonodos centinela.
  2. Colorante azul. El médico puede inyectar un colorante inocuo de color azul cerca del tumor.
    El colorante entra en el sistema linfático y llega hasta los linfonodos centinela tiñéndolos de azul brillante.
    Generalmente, el colorante azul se inyecta poco antes de la intervención para remover los linfonodos centinela.
    Generalmente, para detectar los linfonodos centinela se utiliza el líquido radioactivo o el colorante azul, según lo que prefiera el cirujano.

La linfocintigrafía es un examen diagnóstico que se realiza en la sección de medicina nuclear.
Gracias a este procedimiento se puede detectar el tumor linfoide a través de un dispositivo llamado “gammacamara”, después de haber inyectado un radiofármaco (colorante poco radioactivo).
El procedimiento de detección y biopsia de los linfonodos centinela requiere que el paciente se someta a exposiciones radioactivas, incluso si las dosis son bajas.
Por esta razón, el médico que realiza el examen debe ser un experto.

 

¿Cómo se realiza la biopsia del linfonodo centinela?

Generalmente, los cirujanos efectúan la biopsia del linfonodo centinela con anestesia general, por lo tanto, el paciente no está consciente durante la intervención.
En primer lugar, el cirujano realiza una pequeña incisión arriba de la zona en donde se encuentra el linfonodo.
Si se le ha inyectado al paciente un líquido radioactivo antes de comenzar la intervención, el médico utiliza una técnica especial y un instrumento portátil pequeño llamado detectores de radiación gama que detecta la zona en la que se acumula la radiactividad y los linfonodos centinela.

Si el médico ha utilizado el colorante azul, los linfonodos centinela se pueden detectar gracias a que se tiñen de color azul brillante.

En la mayoría de los casos, el cirujano extirpa todos los linfonodos centinela, generalmente son 2 o 3, y se los envía al patólogo para que examine el tejido canceroso en el microscopio.
En algunos casos, es posible realizar al mismo tiempo la biopsia del linfonodo centinela y la intervención quirúrgica para extirpar eventualmente un cáncer.
En otros casos, la biopsia del linfonodo centinela puede realizarse antes o después de la intervención quirúrgica para extirpar el tumor.
Sin embargo, el examen improvisado del linfonodo puede ser un falso negativo por lo que puede ser necesaria una intervención quirúrgica para extirparlo, después de haber realizado un examen histológico.

 

linfonodos axilares, clavícula, linfonodos centinelaDespués de la biopsia del linfonodo centinela

Después de la biopsia del linfonodo centinela, el paciente es llevado a una habitación en la sección de recuperación en la que los profesionales de la salud monitorean su estado de salud para cerciorarse de que no haya complicaciones en el posoperatorio.
Si el paciente no se somete a otras intervenciones quirúrgicas, puede regresar a casa el mismo día. El tiempo de recuperación para retomar las actividades normales depende de la situación de cada paciente.
Si la biopsia del linfonodo centinela se realiza durante la intervención quirúrgica para extirpar el cáncer, el tiempo de hospitalización depende de la gravedad de la intervención.

 

¿La biopsia del linfonodos centinela se utiliza para clasificar todos los tipos de tumores?

La biopsia no se utiliza con frecuencia para clasificar los estadios del carcinoma de seno ni del melanoma.
Sin embargo, se utiliza para clasificar otros tipos de cáncer como el tumor en el colon – recto, en el estómago, en el esófago, en la cabeza, en el cuello, en la tiroides y en los pulmones (si no es de células pequeñas).

 

¿Qué han demostrado los estudios acerca de utilizar la BLC para el carcinoma de mama?

Las células del tumor en el seno se extienden primero hacia los linfonodos que se encuentran en la axila o en la zona axilar cerca del seno afectado por el tumor.
Sin embargo, en los tumores del seno cercanos al centro del pecho (al esternón), las células tumorales se pueden extender en primer lugar hacia los linfonodos dentro del tórax (bajo el esternón) y luego hacia las axilas, en donde se detectan.
Generalmente, la cantidad de linfonodos en la axila está entre 20 y 40 linfonodos, pero este dato puede variar de persona a persona.

En el pasado, el tratamiento para el tumor del seno consistía en remover estos linfonodos (a través de una intervención quirúrgica llamada disección del ganglio linfático axilar). Esta intervención se realizaba por dos razones principales: para permitir la clasificación del carcinoma de mama y para prevenir una recidiva de la enfermedad.
Una recidiva regional del cáncer de seno ocurre cuando las células tumorales que han migrado hacia los linfonodos cercanos forman un nuevo tumor.
Remover varios linfonodos al mismo tiempo puede ser contraproducente.

Existen estudios científicos que demuestran la posibilidad de determinar el estadio del tumor solamente a través de la biopsia del linfonodo centinela.
Evidentemente, esto es posible, solo si no hay síntomas de metástasis, como por ejemplo los linfonodos duros y fijos, en los linfonodos axilares.
La biopsia también puede realizarse después de la quimioterapia.

 

Resultados de la biopsia del linfonodos centinela

El linfonodo centinela puede ser negativo o positivo.

  1. Linfonodo centinela negativo: el tumor no se ha extendido hasta el linfonodo. No hay que remover las otras glándulas linfáticas.
  2. Linfonodo centinela positivo: el cáncer se ha extendido hasta el linfonodo. Pueden removerse otros linfonodos de la zona.

 

Biopsia normal del linfonodo centinela Biopsia anormal del linfonodo centinela
  • El colorante, trazador, fluye de manera uniforme hacia el linfonodo centinela.
  • El linfonodo está compuesto por una cantidad normal de células linfáticas.
  • La estructura del linfonodo y de las células tienen un aspecto normal.
  • No hay tumores.
  • Puede que el paciente tenga un tumor benigno en un órgano.
  • El colorante, o trazador, no fluye de manera uniforme hacia el linfonodo centinela.
  • El linfonodo centinela no puede ser detectado.
  • Pueden observarse células tumorales.
    Las células tumorales pueden crear linfonodos, como por ejemplo el linfoma de Hodgkin.
  • Las células tumorales pueden difundirse y crear metástasis desde otras zonas, como por ejemplo en el carcinoma de mama o en el melanoma.

 

 

En una biopsia del linfonodo centinela se toma una muestra de tejido más pequeña respecto a la de una disección normal del linfonodo, sin embargo la porción analizada es más grande.
Si hay un tumor, puede que sean necesarias varias intervenciones quirúrgicas para examinar los otros linfonodos.
En la biopsia del linfonodo centinela, la inflamación de la zona en la que se ha realizado la biopsia es menos común respecto a la disección del linfonodo.
El colorante puede volver la piel de color azul por algunos días después de la biopsia. La orina puede volverse de color verde durante uno o dos días después de la biopsia.
Puede que el resultados de la pequeña muestra tomada durante la biopsia del linfonodo centinela sea un falso negativo.

 

Cuadrantectomía

La cuadrantectomía es una intervención quirúrgica en a que se remueve un “cuadrante” (aproximadamente un cuarto) del seno, que incluye el tejido alrededor del tumor maligno.

También se conoce como mastectomía parcial o segmentaria.
Esto disminuye el riesgo de que las células anormales permanezcan en el tejido y se extiendan localmente o a otras partes del cuerpo (este proceso se conoce como metástasis).
Generalmente, se remueve aproximadamente un cuarto del seno (de aquí viene el término“cuadrante” de la cuadrantectomía).
Después se reconstruye el resto del tejido para minimizar los eventuales defectos estéticos y luego se realiza la sutura.
Pueden introducirse drenajes temporales en la piel para remover el líquido en exceso proveniente de la región tratada quirúrgicamente.
En algunos pacientes, pueden removerse linfonodos que se encuentran debajo del brazo (llamados linfonodos axilares) del mismo lado en donde se encontraba el tumor.
Hay que remover la menor cantidad posible de linfonodos dado que si se remueven demasiados se corre el riego de provocar complicaciones graves, como por ejemplo un linfedema en el brazo.

 

Resultados normales

En la mayoría de los pacientes, si se efectúa la cuadrantectomía y la radioterapia, no se presentan recidivas del cáncer.
Según un estudio que ha monitoreado a los pacientes durante 20 años después de la intervención quirúrgica conservadora de seno, solamente el 9 % de los pacientes ha presentado recidivas de cáncer.

 

Riesgos de la biopsia del linfonodo centinela

Después de remover los linfonodos axilares, el riesgo de linfedema es aproximadamente del 10% y el riesgo de tener una sensación cutánea anormal (por ejemplo pérdida de sensibilidad) es del 20%.
Cerca del 17 % de las mujeres que se han sometido a una intervención quirúrgica conservadora del seno tiene un resultado estético poco satisfactorio (por ejemplo senos asimétricos o cambios en la forma).
El riesgo de complicaciones causadas por la anestesia general es inferior al 1%.

    Artículos Relacionados Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.