Fractura del maléolo externo

Rate this post
La fractura del maléolo peroneal es una lesión relativamente frecuente, caracterizada por la ruptura de la prominencia ósea en la parte externa del tobillo, que se llama maléolo lateral.

La parte inferior de la pierna se compone de dos huesos largos que se encuentran uno al lado del otro: la Fíbula (o Peroné) y la Tibia.

El hueso Peroné se sitúa sobre la parte externa e inferior de la pierna y se articula con la tibia al nivel de la rodilla y del tobillo y con el astrágalo más abajo.

Maléolo peroneal, externo, lateral,  hueso, pierna, peroné, fractura

Maléolo externo o peroneal

Durante algunas actividades como aterrizar tras un salto y sobre todo la distorsión del tobillo se aplica una fuerza importante sobre el maléolo peroneal (externo).

Cuando este trauma es muy fuerte, puede producirse una ruptura del maléolo externo.

La fractura puede afectar a los ancianos pero también a los jóvenes.

A menudo, la ruptura del maléolo peroneal se produce junto al tobillo dislocado u otras fracturas del pie, tobillo o pierna.

 

La lesión del maléolo derecho o izquierdo provoca las mismas limitaciones. Existen muchos tipos de fracturas del maléolo lateral: por avulsión, por estrés, de Pott, compuesta, descompuesta, conminuta, incompleta, etc.

 

Fractura bimaleolar y trimaleolar

 

Bimaleolar quiere decir bilateral: el maléolo fibular y el maléolo tibial del tobillo están rotos.

Fractura trimaleolar quiere decir que los maléolos externo e interno están perjudicados, además de un tercer maléolo tibial roto.

En la mayoría de los casos de fractura bimaleolar y trimaleolar el tobillo es inestable.

En este caso también los ligamentos en el interior del tobillo están dañados. Se aconseja una ecografía para averiguar si los ligamentos mediales se han lesionado.

Las fracturas bimaleolares y trimaleolares pueden darse junto con la luxación.

 

Lesiones conectadas

 

  • lesión de la superficie articular del tobillo,
  • lesión de la sindesmosis
  • proceso lateral del astrágalo
  • fractura de la base del quinto metatarsiano

 

 

Causas de la fractura del maléolo peroneal

 

La fractura del maléolo peroneal suele ir acompañado de una distorsión del tobillo, especialmente si la fuerza aplicada es importante.

Puede producirse también a causa de un aterrizaje torpe después de un salto, de una caída o justo después de un contraste deportivo directo.

 

Señales y síntomas de la fractura del maléolo peroneal

 

Los pacientes con esta lesión sienten un dolor hiriente improviso en la parte al exterior del tobillo cuando sufren el trauma.

La ruptura del maléolo obliga el paciente a cojear porque no puede apoyar el peso sobre la pierna lesionada.

El malestar se hace más intenso durante la noche o por la mañana al desperta. La fractura del maléolo lateral provoca hinchazón, hematomas y dolor al tocar la parte lesionada del hueso.

El sufrimiento puede acrecentar con algunos movimientos del tobillo.

 

Diagnosis

 

Un examen exhaustivo subjetivo y objetivo por parte del médico es muy importante para diagnosticar la fractura del maléolo.

 

fractura, espiroide, radiografía, maléolo, peroné, externo, lateral, pierna, dolor, lesión, inflamación

Radiografía de una fractura del maléolo peroneal

La radiografía es necesaria para corroborar la diagnosis y evaluar la gravedad de la lesión.

En algunos casos pueden ser necesarias pruebas ulteriores como a resonancia magnética, la TAC o la escintigrafía ósea para evaluar el estado de los tejidos moldes y para identificar las fracturas por estrés que no se pueden detectar al momento con la radiografía.

 

 

Tratamiento

Tratamiento no quirúrgico de la fractura aislada del peroné

La operación quirúrgica puede no ser necesaria si el tobillo se encuentra estable, es decir, si la fractura se encuentra cerrada o apenas abierta.
La tipología de tratamiento necesario depende del punto de ruptura del hueso.

Hay diferentes maneras para proteger la fractura durante la recuperación. Algunos médicos sugieren una férula, otros una escayola pequeña, y por lo que concierne el peso del cuerpo algunos ortopedistas recomiendan que desde el principio se cargue el peso sobre la pierna rota, mientras que otros piden que se esperen por lo menos 6 semanas.

La magnetoterapia se basa en exponer el tobillo a campos magnéticos, de esta manera se reducen el tiempo de formación del callo óseo.

También se puede empezar este tratamiento con la escayola, que es fundamental para fracturas que no han sanado.

Hay que repetir la radiografía del tobillo para asegurarse de que los fragmentos de la fractura no se hayan desplazado durante el proceso de recuperación.

El pronóstico es de 40/50 días para volver a caminar sin muletas y 3 meses para volver gradualmente a practicar deporte.

No hace falta que la fractura esté totalmente sanada para cargar el peso sobre el pie.

Entre las secuelas puede apreciarse una rigidez leve o grave y molestias sobre todo cuando cambia el tiempo.

Los niños consiguen recuperarse mucho antes que los adultos.

 

Tratamiento no quirúrgico de las fracturas bimaleolares y trimaleolares

 

Estas lesiones se consideran inestables y normalmente se recomienda la operación quirúrgica.
Se puede tomar en consideración el tratamiento no quirúrgico si hay problemas de salud bastante graves, por los cuales el riesgo de una operación quirúrgica puede ser muy alto, o cuando el paciente no consigue caminar.

En general, el tratamiento inmediato incluye una tablilla para inmovilizar el tobillo hasta que la hinchazón desaparezca.

Posteriormente se instala una escayola pequeña desde el pie hasta por debajo de la rodilla.

Se puede cambiar la escayola con frecuencia cuando la hinchazón se reduce.

Es necesario acudir al hospital con regularidad para repetir la radiografía y asegurarse de que el tobillo siga estable.

En la mayoría de los casos, no se puede cargar el peso sobre el pie durante las primeras 6 semanas. Después de este periodo se puede proteger el tobillo con una férula de quita y pon mientras que sigue sanando.

 

Tratamiento quirúrgico. ¿Cuándo operar?

Tratamiento quirúrgico de la fractura aislada del maléolo peroneo

fractura, espiral, radiografía, maléolo, peroné, exterior, lateral, pierna, dolor, lesión, inflamación

Radiografía de operación de fractura bimaleolar

 

Si la fractura está abierta o el tobillo se encuentra inestable, se puede tratar la fractura con una operación quirúrgica.

Este tipo de operación (reducción de la fractura) consiste en alinear los fragmentos óseos de manera correcta.

Los fragmentos se unen con tornillos y placas metálicas especiales que se pegan a la superficie exterior del hueso mientras que se forma el callo óseo.

En general, después de un año se extraen las placas metálicas y los tornillos con una operación quirúrgica simple.

Tratamiento quirúrgico de la fractura bimaleolar y trimaleolar

En general, se recomienda el tratamiento quirúrgico porque estas fracturas provocan que el tobillo se vuelva inestable.

Las fracturas del maléolo lateral y medial se tratan con las mismas técnicas quirúrgicas descritas por el peroné.

Rehabilitación después de la operación

La fisioterapia es importante independientemente de si la fractura está abierta o cerrada.

Este tratamiento es necesario para recuperar la fuerza, el rango de movimiento y el equilibrio.

Los ejercicios de rehabilitación son parecidos a los del esguince de tobillo y reducen mucho el tiempo de recuperación.

Al principio es necesaria la movilización pasiva, posteriormente se pasa a los movimientos activos.

Para aprender a caminar sin muletas hace falta reducir el dolor en el tobillo y fortalecer la pantorrilla.

Cuando los síntomas lo permiten hace falta estar de pie solo sobre la pierna rota.

 

 

 

 

Intervención quirúrgica por la fractura del malleolo peroneale

Idea fija con la lámina lateral

intervención quirúrgica, la placa, tornillos, alambres de Kirschner, el transporte, la síntesis, la fractura, tibia

La radiografía muestra la placa lateral y los tornillos que fijan el peroné

Cableado lateral

Los hilos de Kirschner, varitas de hierro, convierten las fuerzas de tracción lateral en fuerzas de compresión.
Para poder utilizar este tipo de idea fija, el cortical óseo opuesto dev’essere capaz de resistir a la compresión.

Los hilos de la figura a ocho se encuentran sobre la superficie lateral del malleolo peroneale y actúan como una faja en tensión cuando son fijados.
Se tiene que utilizar un hilo de Kirschner con una fuerza suficiente para resistir a la tracción engendrada en el ciclo de ocho, diámetro de 0,8 mm.

 

Procedimientos

Fractura aislada del malleolo lateral

Para soldar una fractura sobre el extenso exterior del tobillo se tiene que ejecutar lateralmente una incisión al malleolo peroneale, a lo largo de la línea del peroné. Los tejidos blandos son seccionados hasta la parte lesionada. Se limpia la fractura, a ej. se disuade un coágulo de sangre, y se unen junto los fragmentos óseos.
El cirujano tiene que tratar de arreglar el hueso en la posición exacta (alineación anatómica) en cuyo se encontró antes de la fractura.
Una vez situado, hay muchos modos para estabilizar los fragmentos del peroné.
El método más común es insertar una vid por la parte fracturada por compresión.
Sucesivamente se pega una chapa de metal al hueso con una serie de vides para tener el peroné en su posición.
Generalmente se introducen 5/6 vides en la chapa, algunos sobre y otro fondo a la lesión.

Bimalleolare fractura

traumatismos, lesiones, tejidos, músculos, tendones, suave, contusión, fracturas, bimalleolare

El trauma directo que causa una fractura bimalleolare y lesiones de tejidos blandos

En este caso el trato quirúrgico tiene que actuar sobre la fractura del malleolo medial y sobre aquel del malleolo lateral.
Estos dos procedimientos son ejecutados separadamente, dos muchas incisiones, pero bajo la misma anestesia.
Como cada procedimiento individual, el objetivo es reducir las fracturas en la posición en que estuvieron antes del accidente para posicionar perfectamente el tobillo, reducto anatómicamente, y darle la máxima estabilidad.

Trimalleolare fractura

Este procedimiento es parecida a aquella usada para fijar una fractura bimalleolare del tobillo, excepto por el hecho que implica también un fragmento bajo la parte posterior de la tibia.
Si el fragmento representa menos que el 20% del superifcie articular de la tibia es irrelevante y tratada una fractura como bimalleolare.
Sin embargo, si superior al 20%, el fragmento óseo dev’essere reposicionado.

La reducción del fragmento puede ser ejecutada de modo parecido a una fractura del malleolo lateral o con una incisión cerca de la parte posterior externa del tobillo. Una vez reducido, generalmente se fija con una vid o dos en la parte anterior y posterior del tobillo.

Estabilizar una lesión del sindesmosi

Si los tejidos fibrosos fuerte que tienen junto la tibia y el peroné, sindesmosi, es lacerado, parcialmente arrancados, o rotos, completamente rotos, deberían ser arreglados.
El cirujano debe antes valutere la estabilidad del sindesmosi y durante la intervención poniendo en tensión el tobillo bajo un fluroscopio, aparato a Rayos X portátil, para ver si el tobillo tiene un movimiento excesivo, si el astrágalo va fuera posición cuando se incita.
Si el sindesmosi es considerado inestable, hace falta estabilizarla de modo que pueda curar en la posición correcta (reducción).
El sindesmosi generalmente es estabilizado insertando uno o dos vides por el peroné o en la tibia para fijar estos huesos y permitir que el sindesmosi cure.
Después de aproximadamente 3-6 meses, puesto che el sindesmosi es consolidado, se disuaden las vides.
En algunas situaciones el cirujano puede elegir de arreglar directamente el sindesmosi con algunas suturas.

 

Pronóstico

flexión dorsal, fisioterapia pasiva, fisioterapia, rehabilitación, dolor, fractura, pierna, una para

La dorsiflexión del pie

Después de la eliminación del yeso hace falta hacer fisiokinesiterapia para recobrar la amplitud de movimiento, reeducación propriocettiva por el equilibrio y ejercicios de refuerzo por el tobillo.
Cuando el fisioterapista ejecuta la movilización pasiva tiene que concentrarse en la flexión dorsal del pie (tirar la punta del pie hacia el cuerpo) puesto que si no se levanta la punta se amenaza de tropezar mientras se camina.
La intensidad de los ejercicios y la dificultad deberían progresar hasta la llena función del miembro.
Los pacientes más ancianos con otras patologías a menudo necesitan terapia física personalizada para recobrar con éxito fuerza y amplitud de movimiento del tobillo.
El edema, hinchazón, es un problema frecuente y puede ser controlado con compresas frías y vendajes de compresión o kinesio-taping.Si la fractura ha sido administrada por cirugía, el protocolo de rehabilitación dev’essere prescrito por el médico curante.Complicaciones Laceraciones de los tejidos blandos y la piel, Pseudoartrosi, Mala alineación y pérdida de idea fija quirúrgica, Infección, Artritis, Dolor a nivel de los medios de síntesis (clavos) chapas, vides, Trombosis venosa profunda, Atrofia muscular, incompleta recuperación de la función.Los diabéticos con otras patologías tienen más complicaciones; un porcentaje más elevado de mortalidad y complicaciones post-operatorias en hospital, más de una más larga duración de la hospitalización.Los riesgos de la cirugía son: dolor restante, migración o hundimiento del clavo, aflojamiento del clavo, inestabilidad de la idea fija, pseudoartrosi, mala alineación, síndroma compartimentale, trombosis venosa prodigue los riesgos de la anestesia, infarto, ictus y muerte. 

Follow up, controles)

Post-op: elevación y medicación,

7-10 días: Control de la herida, empleo de una tobillera funcional (Aircast).
Apoyo parcial del peso si tolerara.
Iniciar ejercicios cotidianos por la recuperación del movimiento activa y pasivos por las articulaciones del tobillo sin el tutor.

6 semanas: Valoración radiografica de la fractura.
Progresar con la fisioterapia.
Usted puede conducir después de 8 semanas si la pierna rota es la derecha.
La hinchazón es frecuente después de la distorsión del tobillo o la idea fija.
Vestir la media de compresión.

3 meses: Iniciar rehabilitación específica por el deporte practicado.
Subir y bajar las escaleras y la participación al deporte sólo es permitido después de que se alcanza una amplitud completa de movimiento del tobillo.

6 meses: vuelvo como al deporte y a las actividades cotidianas antes del accidente.

1 Yr: valorar los resultados de las radiografías.

 

Dr. Massimo Defilippo Fisioterapista Tel 0522/260654 Defilippo.massimo@gmail.com
P. IVA 02360680355

http://www.facebook.com/fisioterapiarubierese?ref=hl

http://www.fisioterapiareggio.com

© Scott Maxwell – fotolia.com

Fractura del maléolo externo ultima modifica: 2013-03-17T12:00:43+00:00 da Fisioterapia Rubiera