Esclerosis múltiple

Foto; esclerosis múltiple, causas, síntomas

 

 

 

 

La esclerosis múltiple (o enfermedad desmielinizante) es una enfermedad producida por la degeneración de las vainas de mielina de las células nerviosas.

 

La mielina puede compararse con la capa de plástico que aísla los cables eléctricos. Las lesiones en el cerebro y en la médula espinal de la mielina hacen que los impulsos de los nervios disminuyan su velocidad o queden bloqueados.

Suele ser una enfermedad juvenil porque afecta sobre todo a los jóvenes entre los 20 y los 40 años.

Esta enfermedad no se comunica por contagio, no es una enfermedad contagiosa.

 

Tipos de esclerosis múltiple

 

EM remitente-recurrente

Es el tipo más común, está compuesto por ataques o fases en las cuales la actividad neurológica va empeorando.

Estos ataques (recaídas) se producen después de una recuperación parcial o completa (remisión o enfermedad sin síntomas) en la cual los síntomas mejoran parcial o completamente y no hay un desarrollo patente de la enfermedad.

En esta fase, la EM no es incapacitante.

 

EM secundaria progresiva

Este tipo es una evolución de la EM remitente-recurrente.

La mayoría de las personas tiene una evolución constante (aunque no sea más rápida) con o sin recaídas.

 

EM primaria progresiva

La actividad neurológica va empeorando de manera constante desde el principio.

La rapidez de esta enfermedad puede ir cambiando a lo largo del tiempo y puede que haya leves recaídas o remisiones.

 

EM progresiva recurrente

Es el tipo menos común y se caracteriza por una progresión constante de la enfermedad desde el principio y por exacerbaciones en su evolución.

Los pacientes con este tipo de EM pueden recuperarse después de los ataques; la enfermedad sigue avanzando sin remisiones.

 

No hay que confundir esta enfermedad y la esclerosis lateral amiotrófica (ELA) que produce la parálisis de las extremidades, de los músculos para deglutir y de la fonación (que son útiles para hablar).

Al contrario de la EM que no suele producirlas, la ELA también produce fasciculaciones.

 

Causas de la esclerosis múltiple

 

Desconocemos la causa de la esclerosis múltiple. Según los especialistas, es una enfermedad autoinmunitaria: el sistema inmunológico ataca los tejidos del cuerpo. En la EM, los anticuerpos destruyen la mielina. La mielina es una lipoproteína que constituye y protege las fibras nerviosas del cerebro y de la médula espinal.

 

 

Factores de riesgo

Estos factores pueden hacer que aumente la posibilidad de desarrollar la esclerosis múltiple:

 

  • Edad: la EM puede producirse en cualquier momento aunque es más frecuente entre los 15 y los 60 añ
  • Sexo: las mujeres tienen una posibilidad dos veces más alta con respecto a los hombres de sufrir de EM.
  • Herencia: si uno de los padres o de los hermanos ha sufrido de EM, el riesgo de estar afectado por esta enfermedad sube.
  • Infecciones: muchos virus resultan asociados a la EM. Los agentes patógenos son los siguientes: EpsteinBarr, el virus quel leva a la mononucleosis infecciosa.
  • Raza: los blancos, sobre todo los caucásicos tienen un riesgo más alto de desarrollar la EM.
  • Clima: la EM es mucho más común en los países con temperaturas cálidas (por ejemplo en el Canadá del sur), en los Estados Unidos, en Nueva Zelanda, en Australia y en Europa.
  • Enfermedades autoinmunitarias: las personas afectadas por enfermedades autoinmunitarias tienen más posibilidades de estar afectados por EM. Las enfermedades de la tiroides también, la diabetes tipo 1 o las enfermedades inflamatorias del intestino (enfermedad de Crohn y colitis ulcerativa) pueden hacer que suba la posibilidad de sufrir de EM.
  • Fumadores: los fumadores tienen más posibilidad de tener la EM con respecto a los que no fuman.

 

 

¿Cuándo hay que preocuparse? Primeros síntomas de esclerosis múltiple

Entre los primeros síntomas hay:

Problemas en la visión:

La neuritis óptica, la inflamación de los nervios del ojo es un síntoma inicial común.

Al principio, los pacientes pueden tener la visión doble o borrosa porque suelen tener problemas sólo en un ojo.

Con el desarrollo de la enfermedad, la visión se reduce aunque la ceguera total es muy poco común.

Sensación de aturdimiento y hormigueo

Puede que se produzca picazón, sensación de ardor en los pies y pérdida de sensibilidad.

Los síntomas suelen empezar en el extremo de las piernas o de los brazos y afectan toda la extremidad.

El signo de Lhermitte procede de lesiones en la parte del cuello de la columna y es una sensación eléctrica de inyección que pasa por la espalda y las piernas. Esto se produce cuando se dobla el cuello hacia alante.

Debilidad muscular y espasmos

Los pacientes pueden percibir debilidad muscular, piernas pesadas y cansadas.

Puede que las personas con esclerosis múltiple cojeen y tengan problemas para mover los dedos.

Los espasmos musculares y la rigidez se producen sobre todo en las piernas aunque los pacientes tengan problemas en el lenguaje también porque los músculos de la lengua son débiles y tienen menos coordinación.

 

Problemas de equilibrio y coordinación

Los pacientes andan de manera inestable, con problemas en andar y en mantener el equilibrio.

Los que sufren de esclerosis múltiple, pueden tener problemas en agarrar objetos pequeños también.

Estos problemas pueden empeorar por otros síntomas como los vértigos y los temblores. La ataxia (falta de coordinación muscular) y los temblores afectan a más de la mitad de los pacientes.

Cansancio

El cansancio es el síntoma más frecuente y debilitante de la EM y suele producirse muy pronto.

El cansancio suele empeorar por la tarde y mejora por la noche. Puede depender de la fiebre.

El cansancio se produce en casi el 20% de los pacientes, sobre todo en las fases avanzadas.

Otros síntomas frecuentes que suelen empeorar a lo largo del tiempo son:

Problemas en la vejiga y en el intestino

Algunos pacientes tienen problemas en vaciar la vejiga (retención urinaria) y el intestino (estreñimiento) o creen no poder controlarlos.

Los pacientes con incontinencia grave tienen que orinar a menudo o no logran llegar al baño antes del flujo.

Los problemas en la vejiga y el uso del catéter para la retención urinaria pueden producir infecciones de orina (cistitis).

Dolor

Muchos pacientes tienen dolor en algunas partes que puede ser seguido o intermitente.

Entre los trastornos que resultan asociados a la EM, encontramos el dolor en el trigémino (facial), espasmos y calambres agudos, sensación de presión, prurito, picor y dolor agudo.

Disfunción sexual

La disfunción eréctil es un problema común. Los hombres pueden tener problemas de erección y las mujeres suelen sufrir de resequedad vaginal (poca humedad en la cavidad vaginal). La disfunción sexual parece estar asociada a los trastornos de orina.

 

Problemas para hablar y deglutir

Más de la mitad de los pacientes tienen problemas para mascar o deglutir.

 

Problemas de concentración y memoria

Los problemas de memoria y para razonar afectan a casi la mitad de los pacientes. Más del 75% de los pacientes tienen problemas de memoria.

 

Cambios de humor

La depresión es muy común y, en algunos casos, es muy grave.

Puede depender de cambios físicos en el cerebro y de la respuesta emocional que damos al estrés de vivir con la enfermedad.

La psicosis es menos común (depresión y paranoia).

 

¿De qué manera la EM se hace patente en los niños?

–        Pérdida de la visión de un ojo;

–        Visión borrosa o doble;

–        Dolor en los ojos a la hora de moverlos;

–        Movimientos de los ojos que no se pueden controlar;

–        Dificultad para andar;

–        Dificultad para quedarse en equilibrio y para mantener la coordinación (ataxia);

–        Espasmos y debilidad muscular;

–        Pérdida de tono muscular y rigidez muscular;

–        Temblor;

–        Fatiga y cansancio;

–        Incontinencia urinaria o incapacidad para vaciar la vejiga por completo;

–        Problemas intestinales como estreñimiento o incontinencia fecal;

–        Mareos y vértigos;

–        Dolor, sobre todo en los brazos y en las piernas;

–        Problemas en la atención y concentración;

–        Pérdida de la memoria.

Desarrollo de la esclerosis múltiple

La evolución de la enfermedad puede cambiar mucho. Algunas personas sufren de la aparición de ésta y, después, los síntomas llevan muchos años sin presentarse. En otros casos, la enfermedad va empeorando de manera constante con fases de remisión o estabilidad breves.

Factores desencadenantes

Algunos pacientes creen que si la EM vuelve a aparecer (recaídas), hay factores desencadenantes. Entre los factores de riesgo hay:

Infecciones

La infección viral y bacteriana puede producir síntomas de EM.

Calor y frío

Los cambios repentinos de temperatura o de humedad pueden hacer que se desencadenen los síntomas.

Muchos pacientes con EM tienen intolerancia al calor y se dan cuenta de que el calor hace que los síntomas empeoren.

Estrés

Muchos pacientes dicen que el estrés hace que los síntomas empeoren.

Complicaciones y consecuencias

Las personas con esclerosis múltiple pueden estar afectadas por las siguientes complicaciones:

–        Rigidez muscular,

–        Espasmos musculares,

–        Parálisis de las piernas,

–        Problemas sexuales,

–        Problemas en el intestino,

–        Problemas en la vejiga,

–        Pérdida auditiva (poco común),

–        Cambios de humor,

–        Pérdida de memoria,

–        Depresión,

–        Insuficiencia venosa cerebral debida a la acumulación de hierro en las venas y al diámetro reducido de las venas yugulares,

–        Epilepsia.

Efectos del embarazo en la EM

Antes de 1950, los especialistas les aconsejaban a las mujeres con EM que no tuvieran hijos porque creían que el embarazo empeoraría la EM.

Durante los 40 años después, se han llevado a cabo muchos estudios y todos han llevado al mismo resultado: el embarazo reduce la posibilidad de sufrir de EM, sobre todo en el 2 y 3 trimestre.

 

Foto: esclerosis múltiple, pruebas, nervios, médula espinal

Diagnóstico de esclerosis múltiple

Pruebas y análisis

Los síntomas de EM pueden parecerse mucho a los de muchos más trastornos del sistema nervioso.

La fibromialgia produce dolor muscular, debilidad, cansancio y dificultad para concentrarse. Por tanto, para el diagnóstico hay que eliminar este trastorno.

El diagnóstico de la enfermedad lo realiza el neurólogo según los síntomas. Si el paciente no tiene trastornos o si éstos son muy leves, el diagnóstico puede tardar mucho.

Los que curan esta enfermedad pueden pensar en la EM si hay una reducción de la actividad de dos partes diferentes del sistema nervioso central (como un problema en los reflejos) en dos momentos diferentes.

Una prueba neurológica enseña una reducción en la conducción de los nervios en una parte del cuerpo o un aumento en otras áreas.

Entre los trastornos hay:

–        Reflejos nerviosos anómalos,

–        Disminución de la capacidad de mover una parte del cuerpo,

–        Reducción de sensibilidad,

–        Otros trastornos en la actividad del sistema nervioso.

Una prueba del ojo puede enseñar:

–        Respuestas anómalas de las pupilas,

–        Cambios en el campo visual o en el movimiento del ojo,

–        Movimientos rápidos del ojo que proceden del movimiento.

La prueba para diagnosticar la EM incluye:

 

–        Inyección lumbar (espinal) para el análisis del líquido cerebroespinal,

–        Electromiograma y prueba de los potenciales evocados (estas pruebas estudian la coductividad del nervio),

–        Análisis de la sangre para eliminar otras enfermedades, por ejemplo, el médico puede mirar los valores de los anticuerpos ANA para entender si el paciente está afectado por una enfermedad antoinmunitaria,

–        Resonancia magnética del cerebro y de la columna vertebral.

Tratamiento para las recaídas de la esclerosis múltiple

Hoy en día, no existe un remedio definitivo porque esta enfermedad no se cura aunque el médico puede curar los síntomas.

Si los síntomas dependen de una recaída, hay que tomar mucha cortisona durante tres-cinco días (metilprednisolona).

El medicamento puede administrarse por vía oral (pastilla) o intravenosa (gotero). El tratamiento se realiza en el hospital o en casa.

Los especialistas no saben por qué la cortisona acelera la recuperación después de una recaída: según lo dicho, estos medicamentos suprimen el sistema inmunológico. Así pues, los anticuerpos ya no atacan la mielina en el sistema nervioso central.

La cortisona es útil para favorecer la recuperación después de una recaída aunque el resultado de la recaída no cambia.

Los esteroides no hacen que la evolución de la enfermedad cambie y no pueden hacer que la enfermedad vuelva a aparecer.

La cortisona produce efectos adversos a largo plazo y, entre éstos, encontramos la osteoporosis y el aumento de peso. Por tanto, no hay que tomarla durante más de tres semanas seguidas.

 

Según algunos estudios, la vitamina D puede bloquear la evolución de la enfermedad hacia el cerebro.

 

Tratamiento para los síntomas de la EM

 

La EM produce muchas consecuencias, algunas leves y otras graves. Hay algunos tratamientos que reducen los síntomas. Algunos síntomas se reducen más fácilmente con respecto a los demás.

Problemas en la visión

La esclerosis múltiple produce problemas en la visión.

Los trastornos en la visión suelen mejorar sólos después de pocas semanas. Si los síntomas son graves, el médico receta cortisona para que la recuperación sea más rápida.

El doctor receta medicamentos como gabapentina, baclofeno o clonazepam en caso de problemas con el movimiento de los ojos (nistagmo).

Espasticidad y espasmos musculares

La espasticidad y los espasmos musculares mejoran gracias a la fisioterapia. Los movimientos de extensión hacen que no se produzca espasticidad (rigidez). Un fisioterapeuta interviene para curar la espasticidad y los espasmos musculares cuando éstos limitan el movimiento.

Si los espasmos musculares son graves, el médico puede recetar un medicamento que relaja los músculos (relajantes musculares) y que reduce los espasmos. Los principios activos son baclofeno o gabapentina aunque hay otras alternativas como tizanidina, diazepam, clonazepam y dantroleno.

Todos estos medicamentos tienen efectos adversos:

 

–        Vértigos,

–        Debilidad muscular,

–        Náuseas,

–        Diarrea.

Si hay efectos adversos, se aconseja consultar al médico o al fisioterapeuta.

Puede que los medicamentos y la fisioterapia no sean suficientes para reducir la espasticidad y los espasmos musculares. El médico puede aconsejar ejercicios de stretching con una cuerda y con pesas o bien unas inyecciones de fármacos en el líquido espinal (alrededor de la médula espinal).

Entre las novedades (últimos descubrimientos), encontramos el uso de cannabis (marihuana) para curar la espasticidad. El médico puede recetar pastillas o inhaladores.

 

Dolor por neuropatía

El dolor por neuropatía procede de daños en los nervios y es agudo, lancinante y produce ardor en la piel. Este tipo de dolor se soluciona con gabapentin o con carbamazepina y amitriptilina.

 

Dolor músculo-esquelético

La EM produce estrés y tensión en los músculos del cuerpo.

Un fisioterapeuta puede dar consejos útiles sobre cómo prevenir el dolor músculo-esquelético con ejercicios y posturas.

Si el dolor es muy grave, el médico receta analgésicos, cortisona y antidepresivos (reducen el dolor).

Se puede usar una herramienta que estimula las terminaciones nerviosas.

 

Problemas de movimiento

Los problemas de movimiento son el resultado de espasmos musculares, debilidad y espasticidad. Pueden producir problemas de equilibrio o vértigos.

El tratamiento para los problemas de movimiento depende del factor desencadenante.

Para prevenir los espasmos musculares y la espasticidad se puede empezar la rehabilitación o bien se pueden tomar medicamentos.

En los músculos, puede que haya partes que duelen mucho y que producen dificultad para moverse.

Estas partes son retracciones de los músculos. En los casos más graves, se pueden usar escayolas o férulas para distender los músculos. El médico puede recetar infiltraciones con toxina botulínica. Este medicamento hace que se relajen los músculos. A través de algunos ejercicios, podemos favorecer el fortalecimiento de los músculos.

Deterioro cognitivo (problemas con el pensamiento y la memoria)

Un psicólogo analiza los problemas y sugiere la rehabilitación cognitiva para que mejore la capacidad del paciente.

Problemas emocionales

Cuando hay trastornos emocionales (por ejemplo, reír o llorar sin ninguna razón), un psicólogo tiene que evaluar si dependen de la EM.

El médico de cabecera o el neurólogo puede recetar antidepresivos o benzodiazepinas para la ansiedad y la depresión.

Los psicólogos usan la terapia cognitivo conductual (TCC) para la depresión.

 

Fatiga y cansancio

Muchas personas con EM sufren de cansancio.

Las causas más frecuentes son las siguientes:

–        Efectos adversos de los medicamentos,

–        Mala alimentación.

Si el cansancio procede dela EM, el médico puede recetar amentadina.

Problemas en la vejiga

En caso de vejiga hiperactiva, el médico puede recetar un medicamento anticolinérgico como oxibutinina o tolterodina.

Esto hace que se reduzca la sensación de tener que orinar. Si estos medicamentos no funcionan, se puede tomar un medicamento más reciente: mirabegrón.

La necesidad de orinar frequentemente durante la noche, puede curarse con un medicamento: desmopresina.

Si la vejiga no se vacía por completo, hay que introducir un catéter urinario.

El catéter es una sonda pequeña que se introduce en la vejiga y drena el exceso de orina.

Para eliminar el problema de la incontinencia, hay que consultar al urólogo.

Problemas intestinales

El estreñimiento se soluciona cambiando de dieta o tomando laxativos.

El estreñimiento más grave se soluciona con supositorios o con un enema. En el enema hay un medicamento líquido que favorece la expulsión de las heces.

La incontinencia fecal se cura con medicamentos contra la diarrea o a través de ejercicios para el fortalecimiento del piso pélvico (de kegel) y de los músculos del recto.

Medicamentos para curar la EM

La EM no se cura, el tipo remitente-recurrente se gestiona con unos tratamientos que reducen el número y la gravedad de las recaídas.

Estos tratamientos hacen que la evolución de la EM sea más lenta.

Los medicamentos reducen la cantidad de los daños en la mielina del sistema nervioso central.

El médico los receta sólo para aquellos pacientes con los siguientes tipos de EM:

–        Remitente-recurrente,

–        Progresiva,

–        Secundaria progresiva.

Interferón beta

Es un medicamento que se puede inyectar y se encuentra en el mercado bajo formas diferentes.

El tratamiento con interferón es recomendable en caso de que haya habido por lo menos dos recaídas en los últimos dos años.

También se puede recetar para las personas con EM secundaria progresiva. Los pacientes afectados por este tipo de EM sufren de recaídas seguidas y, después de cada aparición, su estado empeora.

Hay efectos adversos leves, como los síntomas de la gripe (dolor de cabeza, escalo fríos y fiebre baja).

Los que sean menores de 18 años, las mujeres embarazadas o las que amamantan no pueden tomar este medicamento.

Es aconsejable dejar de tomar interferón por lo menos 3 meses antes de intentar tener un niño para ambos sexos.

 

Glatiramero acetato

El glatimero acetato (Copaxone) se inyecta en la piel todos los días.

Éste no produce efectos adversos aunque, en muy pocos casos, puede producir opresión en el pecho. El glatiramero acetato sólo se usa en el tipo remitente-recurrente de EM.

Al igual que el interferón beta, el glatiramero acetato no se puede usar en personas con menos de 18 años, en mujeres embarazadas o que amamantan.

Es aconsejable dejar de tomar Copaxone por lo menos 3 meses antes de intentar tener un niño.

Teriflunomida

La teriflunomida (Aubagio) es un medicamento oral que se toma una vez al día. Suele ser bien tolerado aunque puede producir los siguientes efectos secundarios:

–        Problemas en el hígado,

–        Náuseas,

–        Dolor de cabeza,

–        Diarrea,

–        Calvicie.

Las personas que tengan problemas graves en el hígado, los que tengan menos de 18 años y las mujeres embarazadas (desde 3 meses antes de concebir) no pueden tomar teriflunomida.

Natalizumab

Este medicamento (Tysabri) se inyecta por vena una vez cada 28 días. El principio activo puede dar lugar a los siguientes efectos adversos:

–        Dolor de cabeza,

–        Náuseas,

–        Vómito,

–        Erupción cutánea,

–        Prurito.

Foto: cerebro, encéfalo, lóbulo, interior

En muy pocos casos, el natalizumab produce leucoencefalopatía multifocal progresiva (LEMP).

La LEMP es una enfermedad poco común y muy grave: la mielina de las fibras nervosa se rompe, al igual que en la EM. Produce problemas en la visión, en el lenguaje y parálisis.

Se aconseja usarlo cuando:

–        Hay un aumento de la frecuencia, de la gravedad o del número de recaídas (pese al tratamiento con interferón o copaxone),

–        Hay dos o más recaídas durante un año.

El Tysabri no tiene que ser tomado antes de los 18 años y después de los 65. El medicamento no puede ser utilizado ni siquiera en los pacientes con cáncer o con un sistema inmunológico débil (con VIH).

 

Fingolimod

Este medicamento (Gilenya) es un medicamento oral que se toma una vez al día. El principio activo resulta bien tolerado. Sin embargo, en algunas personas, puede que haya los siguientes efectos adversos:

–        Infecciones,

–        Problemas en la visión (edema macular),

–        Problemas en el hígado,

–        Bradicardia,

–        Arritmia (irregularidad en las contracciones del corazón).

Por todo esto, es mejor tomar las primeras dosis en el hospital.

El Fingolimod se aconseja en caso de recaídas pese al tratamiento con interferón.

Los pacientes con problemas en el corazón, con menos de 18 años, las mujeres embarazadas o que amamantan no pueden tomar Fingolimod.

 

Cirugía

La intervención para la esclerosis múltiple es una novedad introducida por el doctor Zamboni y se basa en la dilatación de las venas yugulares, quitando la obstrucción que se produce en los pacientes con EM.

 

¿Cuál es la expectativa de vida? El pronóstico

Los pacientes pueden vivir casi de manera normal durante muchos años en cada una de estas fases o pueden llegar rápidamente a una minusvalía.

Casi el 25% de los pacientes tiene una forma sin misnusvalía de EM.

El 5% de los pacientes suele sufrir de recaídas sin recuperación.

Éstas llevan a minusvalía y muerte precoz.

El 15% de los pacientes se vuelve minusválido después de poco tiempo.

El 20% de los casos son progresivos desde el principio (primariamente progresiva).

 

La esperanza de vida de una persona con EM no es menor con respecto a la de otras personas.

 

Embarazo

Las mujeres con esclerosis múltiple pueden quedarse embarazadas, dar a luz con anestesia epidural y darle el pecho al niño.

Los hijos tienen más probabilidad de estar afectados por la enfermedad. La tasa de recaídas se reduce durante el embarazo y empeora después de dar a luz.

 

Perspectivas para los enfermos de EM

El pronóstico para la longevidad es bueno, excepto en los casos de EM primariamente progresiva.

Los pacientes afectados por EM tienen problemas que empeoran la calidad de la vida.

La UMMC enseña datos preocupantes sobre las tasas de suicidio entre las personas con EM.

Según la UMMC, después del diagnóstico, casi 2/3 de los que tienen EM andan sin silla de ruedas a los 20 años.

Algunas personas necesitan muletas o bastones para andar.

Son pocos los que usan un patinete eléctrico o una silla de ruedas para llegar a sitios lejanos.

La EM produce problemas de movimiento en más del 30% de los pacientes cuando no se cura.

 

Hay dos situaciones extremas en la EM.

–        La primera es un síndrome “benigno”, en el cual los pacientes tienen muchas lesiones. Éstas son pequeñas y puede que pasen decenios entre un ataque y otro.

La segunda situación es una enfermedad conocida como variante Marburg de esclerosis múltiple, en la cual los síntomas son progresivos y los pacientes mueren.

    Artículos Relacionados Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.