Síndrome de Arnold Chiari

Fotografía: Síndrome de Arnold, de 1 grado, resonancia magnética

 

 

 

 

 

El sídrome de Arnold-Chiari está caracterizado por el desplazamiento del cerebelo, bulbo y puente cerebral hacia abajo a través del foramen magno. También puede que haya hidrocefalia, es decir una acumulación de líquido cefalorraquídeo (LCR) en las cavidades del cerebro.

 

 

Resonancia magnética del síndrome de Arnold- Chiari 1

 

Como estas partes del cerebro se desplazan, el equilibrio en el flujo de sangre resulta alterado y el LCR resulta bloqueado.

 

Clasificación del síndrome de Arnold-Chiari

 

Síndrome de Arnold Chiari de tipo 1

Los síntomas suelen afectar a los adultos y a los niños no muy pequeños. Entre éstos hay:

 

  • Dolor agudo en el cuello que se extiende hacia abajo y suele estar acompañado por el dolor en el pecho.
  • Dificultad para moverse o falta de coordinación ojo-mano.
  • Tartamudeo, vértigos, visión borrosa o doble,
  • Hormigueo y aturdimiento de las manos y de los pies,
  • Dificultad para deglutir que, en algunos casos, puede llevar a vómito y ahogo,
  • Pitido o zumbido en uno o ambos oídos,
  • Incapacidad de controlar la vejiga (incontinencia),
  • Curvatura anormal de la columna vertebral y respiración

 

 

Síndrome de Arnold Chiari de tipo II

Éste es uno de los tipos de malformación congénita que se desarrolla junto al cuerpo.

Este trastorno resulta asociado al ‘mielomeningocele’ o ‘espina bífida quística’.

Éste es un problema del tubo neural, caracterizado por un trastorno de la médula espinal que no desarrolla.

El paciente afectado sufre de:

 

  • Dolor de cabeza que suele confundirse con migrañ
  • Una sensación de fuerte presión sobre la nuca.
  • Si el médico no encuentra el problema antes de dar a luz, los síntomas pueden pasar por los de la esclerosis mú

 

 

 

Síntomas del síndrome de Arnold-Chiari

 

Entre los síntomas hay:

 

  • Vértigos,
  • Problemas en la visión,
  • Aturdimiento,
  • Cefalea

 

Síntomas asociados

Además del desplazamiento del cerebelo, el individuo afectado puede sufrir de los siguientes síntomas:

 

 

Siringomielia: éste es un trastorno que produce un área llena de líquido dentro de la médula espinal.

A lo largo de los años, el área se hace más grande y puede dañar la médula espinal.

Ésta produce varios problemas en la espalda como rigidez, dolor y debilidad.

 

 

Curvatura de la columna: es decir, cuando la médula espinal resulta alterada y no respeta su normal curvatura.

 

 

Síndrome de Ehlers-Danlos: un tipo de enfermedad del tejido conectivo. Entre las consecuencias del síndrome de Ehlers-Danlos hay problemas en la síntesis del colágeno.

El colágeno es una proteína que se encuentra en el tejido conectivo.

 

El síndrome de Marfan está caracterizado por: Insuficiencia y Prolapso de válvula mitral; desplazamiento del cristalino de los ojos,

extremidades demasiado largas y flexibles.

El síndrome de Marfan es hereditario.

 

Fotografía: hidrocefalia, síndrome Arnold-Chiari, deformación

 

Diagnóstico del síndrome de Arnold-Chiari

Normalmente, las imágenes de la resonancia magnética son útiles para el diagnóstico de este trastorno.

Si las partes del cerebro se desplazan más de 5 mm hacia abajo, el médico puede diagnosticar la malformación de Arnold-Chiari.

El problema suele detectarse a los 27 años. No obstante, algunos rasgos pueden percibirse en las fases que preceden al nacimiento.

 

Tratamiento para el síndrome de Arnold Chiari

 

El tratamiento para esta enfermedad incluye revisiones frecuentes, medicamentos y cirugía. El tratamiento depende de algunos factores como la gravedad de la enfermedad y los síntomas que produce.

En algunos casos, el tratamiento no resulta necesario.

En otros casos, el paciente no se da cuenta de estar afectado por este trastorno, excepto si los síntomas se hacen graves.

La cirugía suele ser el tratamiento más usado para curar la malformación de Chiari.

La cirugía tiene el objetivo de hacer que los cambios en la anatomía del cerebro y en el canal espinal no sigan.

El cirujano realiza una craniectomía de la cavidad posterior, es decir la descompresión de la cavidad craneal posterior. Se quita una pequeña parte del hueso en la parte posterior del cráneo para que haya más espacio para el cerebro.

Después, el cirujano crea una incisión en la duramadre (es decir, la capa que cubre el cerebro) y, allí, cose un nuevo parche para que aumente el tamaño y para que el cerebro tenga más espacio.

El parche está compuesta por material artificial o por un tejido que se saca del cuello o de la pierna.

 

 

 

Así pues, a través de la cirugía, no sólo se alivian los síntomas, sino que también se reduce la presión sobre el cerebelo y la médula espinal. Además, el flujo de líquido espinal vuelve a la normalidad.

 

 

 

Intervención quirúrgica para la malformación de Chiari

 

La intervención quirúrgica es el único tratamiento para solucionar este trastorno del cerebro.

El tipo de intervención quirúrgica más eficaz es la cirugía por descompresión.

El objetivo de la intervención es el de quitar el líquido espinal en exceso.

Durante la intervención, puede que el neurocirujano necesite separar las tres primeras vértebras cervicales del cuerpo del paciente de manera temporal.

También se quita el hueso occipital.

Esto hace que el líquido pase por un conducto artificial de goma o plástico que ayuda en el drenaje de los líquidos del cuerpo.

 

 

Posibles complicaciones

 

Todas las intervenciones quirúrgicas en esta parte del cuerpo conllevan muchos riesgos. Lo mismo pasa con la cirugía para la malformación de Chiari.

 

Los posibles riegos en este caso son:

 

  • Sangrado excesivo,
  • Pérdida de líquido cerebroespinal,
  • Complicaciones debidas a la anestesia,
  • Pará

 

El paciente también puede tener dificultad en deglutir y puede estar afectado por movimientos anormales de los ojos. Como el individuo puede estar afectado por infecciones, tiene que acudir al médico para las revisiones de manera regular.

¿Cuánto se tarda en recuperarse? El pronóstico

Los tiempos de recuperación pueden cambiar según los pacientes y dependen de muchos factores.

Hay que tener en cuenta las posibles ventajas, los riesgos y también hay que consultar al médico para saber si la intervención es la mejor opción para él.

La intervención suele durar 2-3 horas y hay que estar en el hospital unos 2-4 días.

Deja un comentario