Acúfenos – tratamiento y remedios naturales

Los acúfenos (también conocidos como zumbidos en los oídos) son un fenómeno perceptivo caracterizado por la sensación de zumbido en los oídos cuando no provienen de ningún sonido externo.

Aunque se describe como un zumbido, el sonido puede variar considerablemente dependiendo de la persona.

En algunos casos, puede tratarse de un sonido similar a un:

  • Susurro
  • Murmullo
  • Silbido
  • Pitido
  • Ruido palpitante

No se trata de una enfermedad sino de un síntoma de algunas enfermedades subyacentes, como:

Los acúfenos pueden originarse en tres regiones:

  • Oído externo, medio o interno
  • Nervio auditivo que conecta el oído interno con el cerebro
  • Parte del cerebro que elabora los sonidos

Además, pueden manifestarse en uno sólo de los oídos o en ambos.

 

Tratamiento médico para los acúfenos

Síntomas de los acúfenos y tratamiento

Para el tratamiento de los acúfenos, el médico, en primer lugar, debe identificar la enfermedad subyacente asociada con los síntomas.
Si los acúfenos se derivan de una enfermedad, el médico puede recomendar:

  • Eliminación de la cera: quitar la cera de los oídos puede reducir los síntomas de los acúfenos.
    Si la causa es el exceso de cera, se puede curar eliminando la cera gracias a un lavado o mediante un instrumento de aspiración.
  • Uso de tapones para los oídos: las personas pueden padecer acúfenos provocados por el ruido excesivo. Por lo tanto, se recomienda utilizar tapones para los oídos.
  • Gotas para los oídos: las personas con una infección en el oído también pueden sufrir de acúfenos. Para tratarlos, el médico recomienda gotas para los oídos que contienen hidrocortisona o antibióticos por vía oral. Estos ayudan a aliviar el picor y el zumbido en los oídos. Se recomienda consultar con un médico antes de iniciar el tratamiento.
  • Tratamiento de una enfermedad de los vasos sanguíneos: las enfermedades vasculares subyacentes pueden curarse por medio de fármacos, intervención quirúrgica o con otro tratamiento para estos problemas.
  • Cambio de fármaco: si el médico sospecha que un fármaco pueda ser la causa de los acúfenos, puede recomendar suspenderlo, disminuir la dosis del medicamento o empezar a tomar un medicamento diferente.
  • Terapia láser: el láser es una máquina que aumenta el metabolismo celular en los tejidos conectivos y en el sistema inmunitario.
    El rayo láser estimula la producción de energía en las células y, por lo tanto, provoca la regeneración de los tejidos deteriorados.
  • Intervención quirúrgica: cuando los acúfenos son crónicos o cuando se derivan de un tumor benigno, se puede optar por una intervención quirúrgica para curarlos definitivamente.

 

Terapia farmacológica para los acúfenos

Los fármacos no curan los acúfenos, pero en algunos casos pueden ayudar a reducir la gravedad de los síntomas o de las complicaciones.
Los medicamentos que pueden utilizarse incluyen:

Los antidepresivos tricíclicos como el Nobritol y el Tryptzol. Sin embargo, estos fármacos se suelen utilizar únicamente en caso de acúfenos graves debido a que pueden causar efectos colaterales molestos, entre los cuales se encuentran:

El Xanax (alprazolam) puede ayudar a reducir los síntomas de los acúfenos, pero algunos de los efectos colaterales de este medicamento son:

También puede provocar habituación.

 

Eliminar los ruidos de los acúfenos

En algunos casos los sonidos blancos pueden ayudar a eliminar los ruidos, por lo que los acúfenos resultan menos molestos.

El médico puede recomendar emplear un dispositivo electrónico para anular los ruidos.
Estos dispositivos son:

Aparatos generadores de ruido blanco. Estos aparatos (que reproducen sonidos del ambiente externo como la lluvia al caer o las olas del mar) suelen ser un tratamiento eficaz para los acúfenos.
Las personas que sufren de acúfenos pueden utilizar un aparato generador de ruido blanco reproduciéndolo a través de una almohada con altoparlantes para dormir mejor.

Las personas pueden utilizar el ordenador para entrar en algunas páginas web que generan ruido blanco, por ejemplo:

Otros aparatos que pueden ayudar a cubrir los ruidos internos provocados por los acúfenos en la noche son los ventiladores, humidificadores, deshumidificadores y el aire acondicionado en la habitación.

Aparatos acústicos. Estos aparatos pueden ser muy eficaces para los problemas de audición. Debido a la pérdida de la audición, los sonidos no consiguen estimular las neuronas auditivas.
Por consiguiente, las neuronas se encuentran hiperexcitadas para que la persona pueda oír los sonidos, es decir que las células nerviosas se activan incluso en caso de estímulos leves.
Este tipo de acúfenos pueden tratarse mediante prótesis auditivas para que el sistema auditivo vuelva a la normalidad.
Es importante elegir aparatos acústicos que no obstruyan el conducto auditivo, de lo contrario, las voces y los ruidos del ambiente externo e interno resuenan en el oído.
No es necesario sufrir de hipoacusia para sufrir de acúfenos.

Aparatos enmascaradores. Se colocan en el oído y, así como los aparatos acústicos, son dispositivos que producen un ruido blanco, constante y a un volumen bajo que cubre los síntomas de los acúfenos.

Música para los acúfenos. Un dispositivo que reproduce melodías personalizadas de música puede cubrir las frecuencias específicas de los acúfenos.
Después de un tiempo, las personas se acostumbran a los acúfenos, por lo que ya no se concentran en este fenómeno.

El volumen de la música no debe cubrir el de los acúfenos sino que debe ser muy bajo para:

  • Inhibir la percepción del pitido
  • Distraer al paciente del silbido

Otros tratamientos para los acúfenos

Terapia músculo – esquelética
Si los acúfenos tienen su origen en la articulación temporomandibular, existen tres profesionales que pueden ayudar a los pacientes:

  • Odontólogo, que puede corregir una maloclusión dental
  • Osteópata, puede desbloquear las articulaciones, relajar los músculos encargados de los movimientos de la mandíbula y reducir la tensión en la franja de tejido conectivo
  • Gnatólogo, especializado en una rama de la odontología y decide si es indicado utilizar una férula oclusal u otros aparatos.

Psicoterapia cognitivo-conductual (TCC): a través de la psicoterapia cognitivo-conductual, el médico analiza los pensamientos indeseados, el comportamiento, las convicciones y la conducta del paciente.

Terapia de relajación: las terapias de relajación (como yoga, meditación e hipnosis) ayudan a curar los acúfenos. Estas terapias pueden aliviar el estrés y la ansiedad que pueden provocar este fenómeno de la percepción.

Herbolaria: para curar los acúfenos, los herbolarios emplean una dosis muy baja de pulsatilla y de rehmannia glutinosa. Estas ayudan a reducir los siguientes síntomas asociados a los acúfenos:

 

Tratamiento para los oídos tapados

A continuación se mencionan algunos remedios excelentes para destapar los oídos que pueden curar de manera eficaz los crujidos en los oídos:

Limpiarse las orejas
Hay que limpiarse las orejas con regularidad.

Realizar ejercicios para la mandíbula
Los crujidos en los oídos al bostezar aparecen cuando hay una hinchazón cercana al conducto auditivo.
¡No hay de qué preocuparse! Hay que abrir bien la boca y relajar la mandíbula para que el oído medio pueda liberar la presión. Este es uno de los métodos más eficaces para aliviar la presión en el oído.

Realizar la maniobra de Valsava para los buzos
Los crujidos en los oídos son bastante comunes en los buzos.
Ellos realizan la maniobra de Valsava para liberar la presión de los oídos. Para realizar esta maniobra, en primer lugar se tapan la nariz para impedir que pase el aire, después inspiran profundamente y luego espiran mientras continúan apretándose la nariz con una mano. Esto libera la presión.

 

Remedios naturales para los acúfenos en el oído

Los remedios presentados a continuación se pueden realizar en casa:

El extracto de ginkgo biloba (hoja de árbol de culantrillo) es uno de los remedios más utilizados. Según un análisis bibliográfico de los textos científicos (de Alexander von Boetticher – Ear, Nose and Throat Surgery, Lueneburg, Germany) la dosis diaria debe ser de 120 a 240 mg.

El tratamiento para los acúfenos crónicos dura 12 semanas.
Según el estudio, el extracto de Gingko biloba proporciona un efecto más beneficioso que el del placebo y mejora la calidad de vida de los pacientes.

Existen algunas hierbas y alimentos naturales que se utilizan desde hace siglos para reducir los acúfenos, entre estos se encuentran:

  • Semillas de sésamo
  • Cimicifuga racemosa
  • Raíz de bardana mayor
  • Sello de oro
  • Hojas y flores de espino blanco
  • Vincapervinca
  • Espinacas
  • Infusión de semillas de heno griego, hinojo o manzanilla romana
  • Aceite de ricino
  • Zumo de cebolla

Otros remedios a base de hierbas incluyen:

  • Té de muérdago
  • Cola de caballo
  • Zumo de ajo blanco
  • Flor de la pasión

Sin embargo, se recomienda consultar al médico antes de empezar un tratamiento a base de plantas.

Además de estos remedios, también se pueden seguir algunos consejos muy sencillos que ayudan a mantener los oídos sanos, como por ejemplo inhalar vapor, sonarse la nariz en caso de resfriado para eliminar las obstrucciones y hacer gárgaras con agua caliente dos veces al día.

 

Dieta y alimentación para los acúfenos

Las personas que padecen de acúfenos deben evitar el consumo de:

  • Alimentos transformados, especialmente dulces con crema y productos lácteos
  • Comida con grasas saturadas
  • Bebidas estimuladoras (café, té, etc.), con gas, alcohólicas
  • Sal

Según el higienismo (un tipo de medicina natural) la dieta debe ser rica en fruta y verdura.
Esos alimentos principales deben ir acompañados de:

  • Fruta de cáscara
  • Patatas

Muchas personas piensan que una dieta equilibrada no sea suficiente para tratar los acúfenos, sin embargo este tratamiento natural permite desintoxicar la sangre y eliminar la causa del pitido en los oídos.

Las personas que no desean volverse vegetarianas o veganas pueden optar por la dieta del grupo sanguíneo que puede proporcionar excelentes resultados si se sigue con constancia.
Según esta teoría, la causa de los acúfenos son los alimentos que no son compatibles con el sistema inmunitario de las personas.
Dependiendo del grupo sanguíneo de las personas, existen ciertos alimentos que pueden provocar este síntoma, aunque la leche y los productos lácteos (yogur y queso) pueden provocar acúfenos en todas las personas.
Además, las personas de grupo sanguíneo O pueden oír el pitido tras haber bebido café mientras que las personas de grupo sanguíneo B pueden sufrir acúfenos tras haber comido avellanas.

Algunos alimentos deben comerse en la mañana o antes de las 5 de la tarde, pero no deben comerse en la noche debido a que el cuerpo no consigue deshacerse del azúcar que se encuentra en estos alimentos:

  • Fruta
  • Vino

Asimismo, hay que incluir en la dieta alimentos con vitaminas A, B y E, magnesio, zinc, etc.
Bebidas como el té, el café y el alcohol empeoran el problema.

 

Tratamiento natural para los acúfenos

Tratamientos alternativosCausas de los acúfenos en el oído
Se recomienda realizar ejercicio físico con regularidad para prevenir este fenómeno.
Muchos tratamientos alternativos son eficaces para algunos pacientes, si bien no existen evidencias científicas, como por ejemplo:

  • Acupuntura
  • Medicina tradicional china
  • Pranoterapia
  • Terapia craneosacral