Conjuntivitis alérgica

La conjuntivitis alérgica (también conocida como alergia ocular) se produce cuando algo a lo que se es alérgico irrita la conjuntiva, la membrana epitelial que recubre el ojo y la cara interna de los párpados.
Los síntomas se manifiestan porque el sistema inmunitario experimenta una reacción exagerada a un alérgeno y provoca la liberación de histamina y otras sustancias activas por parte de los mastocitos (células del sistema inmunitario).

Estas sustancias provocan la dilatación de los vasos sanguíneos, dando lugar a la irritación de las terminaciones nerviosas y ocasionando el aumento de la secreción lagrimal.
La conjuntivitis alérgica no es igual que la conjuntivitis viral, ya que las causas y síntomas son diferentes.
La conjuntivitis alérgica suele ser bilateral, aunque en casos raros puede ser unilateral y afectar solo a un ojo.

Causas de la conjuntivitis alérgica
Según la medicina convencional, la conjuntivitis alérgica es provocada por alérgenos dispersos en el aire que entran en contacto con el ojo.
Los alérgenos que provocan alergia en los ojos pueden estar presentes en un espacio cerrado o al aire libre.
Entre los alérgenos dispersos en el aire más comunes se encuentran:

  • Hierba
  • Polen de árboles y plantas
  • Polvo

Las personas sensibles a estos alérgenos padecen conjuntivitis alérgica estacional, el tipo más común de alergia ocular.
Los alérgenos de interior más comunes son:

  • Pelo de animales domésticos
  • Ácaros
  • Moho

Los alérgenos pueden ocasionar síntomas durante todo el año, dando lugar a una conjuntivitis alérgica perenne.

Según la medicina natural, el higienismo y la dieta del grupo sanguíneo, el origen de los síntomas no se encuentra en estos alérgenos, sino en la alimentación.
Lo demuestra el hecho de que tras un cambio de dieta, el paciente puede estar en contacto con el alérgeno sin experimentar síntomas.

Tipos de conjuntivitis
Las principales formas de conjuntivitis alérgica son:

Conjuntivitis alérgica aguda. La conjuntivitis alérgica aguda es una reacción que se produce de forma repentina cuando una persona entra en contacto con un alérgeno conocido, por ejemplo el pelo del gato.
Los síntomas pueden ser graves, aunque generalmente se resuelve en 24 horas tras la eliminación de los alérgenos.

Conjuntivitis alérgica estacional. La conjuntivitis alérgica estacional es una forma de alergia en el ojo que suele provocar síntomas leves, pero más persistentes durante la estación del polen.
Entre los alérgenos estacionales se incluyen:

  1. Polen de árboles en primavera
  2. Gramíneas en verano
  3. Polen de algunos arbustos en otoño

Existe algunas variaciones en función de la posición geográfica.

La conjuntivitis primaveral es un episodio grave de conjuntivitis alérgica estacional.
Es frecuente en chicos jóvenes y en niños, puede manifestarse cada año durante el mismo período, pero pasa al final de la estación.
Los síntomas pueden ser muy graves.

Conjuntivitis alérgica perenne. La conjuntivitis alérgica perenne es un trastorno leve y crónico presente durante todo el año y relacionado con alérgenos ambientales como:

  • Ácaros del polvo
  • Pelo de animales
  • Mohos

Conjuntivitis gigantopapilar

Generalmente, la conjuntivitis gigantopapilar afecta a los dos ojos y a los usuarios de lentes de contacto blandas.
Esta enfermedad puede provocar:

  • Intolerancia a las lentes de contacto
  • Picor
  • Secreciones abundantes
  • Lesiones y protuberancias rojas en el borde inferior de los párpados

Se debe interrumpir el uso de lentes de contacto, al menos durante algún tiempo.
El oculista también puede recomendar el cambio a otro tipo de lentes de contacto para reducir el riesgo de recidiva y comenzar un tratamiento a base de corticoides.

Conjuntivitis por contacto o blefaroconjuntivitis
Algunas personas se vuelven sensibles a los cosméticos, maquillaje, colirios u otros productos químicos que entran en contacto con la conjuntiva.
El resultado es una reacción alérgica y los síntomas de la conjuntivitis.
En esta condición, la piel de los párpados puede inflamarse e hincharse, en cuyo caso toma el nombre de dermatoconjuntivitis.

¿Cuáles son los síntomas de la conjuntivitis alérgica?

La mayoría de personas con conjuntivitis alérgica tienen problemas en los dos ojos. Los síntomas pueden aparecer rápidamente, justo después de que los ojos entren en contacto con el alérgeno.
En otros casos, los síntomas se manifiestan entre dos y cuatro días más tarde.
Los siguientes síntomas son típicos de la conjuntivitis alérgica:

  1. Los ojos se vuelven de color rojo/rosa: se trata del síntoma más frecuente con diferencia.
    La irritación de los ojos se debe a la dilatación de los capilares (pequeños vasos sanguíneos) en la conjuntiva.
  2. Lagrimeo: como respuesta a la irritación, el ojo produce lágrimas y los ojos se vuelven brillantes.
  3. Dolor: algunas personas experimentan dolor en los ojos, que puede ser bilateral o unilateral. Un paciente con los ojos rojos y dolorosos se vuelve sensible a la luz (fotofobia) y en caso de pérdida de la visión debe consultar al médico inmediatamente.
  4. Picor: cuando los ojos están irritados pueden picar. El picor puede empeorar al frotarse los ojos.
  5. Ojos hinchados: los párpados pueden hincharse cuando la conjuntiva se inflama o si el paciente se frota mucho los ojos.
  6. Entumecimiento: la inflamación puede provocar una sensación de dolor en toda la zona.
  7. Ardor: algunas personas experimentan una sensación de ardor.

Durante los meses de julio y agosto en la playa hace mucho sol y viento. Estos factores pueden empeorar los síntomas oculares, además del agua de mar.

Los párpados enrojecidos, agrietados y/o secos indican que el paciente probablemente tenga conjuntivitis por contacto (blefaroconjuntivitis).
La conjuntivitis por contacto y la conjuntivitis gigantopapilar no son estacionales y los síntomas pueden ocurrir en cualquier momento del año.

Complicaciones de la conjuntivitis alérgica

La conjuntivitis estacional y perenne puede ser desagradable, pero las complicaciones son raras.

La conjuntivitis gigantopapilar provoca ocasionalmente inflamación y ulceración de la córnea (queratitis), que puede ocasionar la pérdida permanente de la visión si no se cura.

Diagnóstico de la conjuntivitis alérgica
El médico de cabecera es capaz de diagnosticar la conjuntivitis simplemente preguntando por los síntomas y examinando los ojos.

Remedios naturales para la conjuntivitis alérgica
A continuación, se muestran algunos remedios eficaces sea cual sea la causa de la conjuntivitis alérgica:

  • Si se utilizan lentes de contacto, interrumpir su uso hasta que pasen los síntomas y durante las 24 horas después de ponerse la última dosis de colirio o pomada para los ojos. No obstante, el médico u oculista determina si se pueden utilizar las lentes con ciertos tipos de gotas.
  • Tratar de no frotarse los ojos para evitar provocar una inflamación mayor.
  • Enjuagarse los ojos con un paño mojado en agua fría puede aliviar los síntomas.
  • Evitar la causa de la alergia, en la medida de lo posible. En caso de conjuntivitis estacional, durante la estación de la rinitis alérgica se debe permanecer en un espacio cerrado el máximo tiempo posible, sobre todo en días de viento y sol, ya que hay más polen en el aire.
    Mantener las ventanas cerradas y utilizar gafas de sol envolventes en el exterior.
  • Evitar ir a la playa o la piscina, ya que empeora la situación.

Dieta y alimentación para la conjuntivitis alérgica
La conjuntivitis alérgica puede pasar si se cambia la alimentación, pero se debe evitar el consumo de todos los alimentos no recomendados.
Por desgracia, los hábitos alimenticios son difíciles de cambiar, dado que algunos alimentos son como una droga y provocan “síndromes de abstinencia”, como por ejemplo el chocolate y los azúcares.
Dos tipos de dieta han proporcionado excelentes resultados en los pacientes:

La dieta vegana y crudista se basa en alimentos naturales y en la medida de lo posible crudos:

  1. Frutas
  2. Verduras crudas
  3. Legumbres
  4. Nueces y semillas
  5. Patatas, preferiblemente cocidas al vapor

Las combinaciones de alimentos son muy importantes para no ralentizar la digestión:

  • No se puede mezclar alimentos ricos en proteínas (legumbres, semillas y frutos secos) con hidratos de carbono (patatas)
  • Evitar el consumo conjunto de fruta y verdura

Se deben evitar los dulces, los productos precocinados y las proteínas de origen animal:

  1. Carne
  2. Pescado
  3. Leche y productos lácteos
  4. Huevos (según Lezaeta se pueden comer de vez en cuando)

La digestión de estos alimentos es muy larga y provoca putrefacción y fermentación intestinal.

Según la dieta del grupo sanguíneo, algunos alimentos pueden provocar los síntomas.
Algunos alimentos deberían evitarse siempre:

  1. Cereales (pertenecen a la familia de las gramíneas)
  2. Maltodextrinas
  3. Edulcorantes artificiales como el aspartamo, el sorbitol y el xilitol (obtenidos mediante la fermentación de granos) de los chicles
  4. Leche y productos lácteos
  5. Carne de cerdo
  6. Alimentos fritos y ahumados

Además de éstos, cada persona debe evitar ciertos alimentos en función de su grupo de sanguíneo, por ejemplo:

  • Las personas de grupo 0 deben evitar el té, las fresas, los cacahuetes, etc.
  • Las personas del grupo A deben evitar la carne roja.
  • Las personas del grupo B deben evitar los tomates.

Tratamiento de la conjuntivitis aguda y perenne
Existen tres tipos principales de gotas:

Es necesario utilizar las gotas de forma regular para liberarse de los síntomas hasta que pase la causa de alergia.

Algunos pacientes ven que un producto funciona mejor que otro.

Si los párpados están muy hinchados, pueden requerirse varios días para resolver los síntomas por completo.

Efectos secundarios del colirio
El colirio puede provocar visión borrosa. Se debe evitar la conducción de vehículos inmediatamente después de la aplicación del colirio.

Antihistamínicos
Se pueden tomar estos medicamentos para aliviar los síntomas generales de la fiebre del heno.

Los antihistamínicos pueden aliviar los síntomas oculares, pero no son tan eficaces como los colirios.
Algunas personas experimentan efectos secundarios que pueden ser problemáticos, en particular:

El uso de colirios con esteroides no es frecuente

Los corticoides son excelentes para reducir la inflamación. Sin embargo, solo se deben utilizar cuando los demás tratamientos fallan.

Por lo general, se toman bajo la supervisión del oculista, ya que se debe excluir la infección y otras causas de la conjuntivitis con certeza (los esteroides pueden empeorar otras enfermedades de los ojos).
Los corticoides en forma de comprimidos solo se toman durante 3-5 días, cuando los síntomas son más graves. Aunque funcionan bien, no se deben tomar durante largos períodos debido a los posibles efectos secundarios.

Nota: en caso de estar embarazada o en período de lactancia, se debe informar al médico o farmacéutico, ya que algunos tratamientos (incluyendo algunos colirios) no se pueden administrar.

Tratamiento de la conjuntivitis gigantopapilar
La principal causa de este trastorno es un problema con las lentes de contacto.

El tratamiento consiste principalmente en interrumpir el uso de lentes de contacto durante algunos meses.
Se debe extremar la higiene de las lentes o cambiar el tipo de lente en caso de síntomas de alergia.
El colirio antihistamínico o el estabilizador de los mastocitos (descrito anteriormente) pueden aliviar los síntomas.

Si la enfermedad se encuentra en una etapa avanzada, el oculista receta medicamentos a base de cortisona.

Tratamiento de la conjuntivitis por contacto o blefaroconjuntivis
El tratamiento consiste en evitar cualquier cosa que pueda provocar la reacción.

Si la provoca un cosmético, se debe esperar a que los síntomas pasen por completo antes de probar un producto alternativo.
Algunos casos se deben a la alergia a un colirio específico para los ojos utilizado para otra enfermedad ocular.

El colirio antihistamínico o el estabilizador de los mastocitos no son eficaces para este tipo de conjuntivitis, el médico puede recetar colirios de corticoides para reducir los síntomas.