Queratitis ocular

La queratitis es la inflamación de la córnea.
La córnea es la capa transparente que cubre la parte frontal del ojo.
Normalmente la queratitis afecta a un ojo, pero puede ser bilateral.

Clasificación de la queratitis
La Queratitis fúngica o micótica es causada por un hongo.
Los tipos de hongos que pueden causar la queratitis son:
1. Fusarium
2. Aspergillus
3. Cándida
Fusarium y Aspergillus viven en el ambiente, a menudo en las plantas.
Los hongos de la Cándida son microorganismos que normalmente viven en la piel humana y en las mucosas.
Aunque la queratitis micótica puede ser una enfermedad grave, es relativamente rara (6-20%).
Queratitis bacteriana
Los organismos que causan la queratitis con mayor frecuencia son:

  • Pseudomonas aeruginosa
  • Corynebacterium
  • Staphylococcus aureus
  • Streptococcus pneumoniae
  • Mycobacterium Micobacterias

La infección con ulceración causa los siguientes síntomas:

  • Dolor en los ojos
  • Ardor en los ojos
  • Fotofobia
  • Lagrimeo
  • Visión borrosa.

Queratitis marginal o límbica
Es una reacción de hipersensibilidad ocular a la infección conjuntival con bacterias, especialmente el Staphylococcus aureus.
Se presenta con los siguientes síntomas:

  • Conjuntivitis
  • Fotofobia
  • Enrojecimiento
  • Lagrimeo
  • Dolor
  • Congestión límbica.

El limbo corneal (el borde entre la córnea y la esclerótica) puede ser caracterizado por úlceras alargados e infiltrados corneales.
Por lo general, las úlceras no se propagan de manera centralizada.

Queratitis viral
Los virus como el virus del herpes (herpes simple y herpes zóster) el paramixovirus (causa el sarampión) y el virus que causa la Clamidia pueden causar la queratitis.
Entre los tipos más comunes encontramos la queratitis causada por el virus del herpes simple, el mismo que causa el herpes labial.
Esta infección normalmente empieza con una inflamación de la conjuntiva, la membrana que recubre el párpado y la parte del globo ocular que entra en contacto con él.
Las infecciones posteriores son llamadas “Queratitis dendríticas” se caracterizan por un patrón/modelo de lesiones que se asemejan/recuerdan a las venas de una hoja.
El virus del herpes simple también puede causar la queratitis disciforme, o sea la inflamación con edema del estroma de la córnea, entre los síntomas hay una mancha en forma de disco de color grisáceo.
La queratitis herpética es una de las causas más frecuentes de queratitis en los niños.
Los que tienen el virus del herpes simple tienen que estar alerta/vigilantes porque si esta forma de queratitis no se trata, puede ser grave y puede causar:

  • La pérdida de la visión
  • La cicatrización de la córnea
  • La inflamación crónica
  • El glaucoma.

Después de la infección original, el virus está en un estado adormecido, vive en las células nerviosas de la piel o de los ojos. La reactivación puede ser activada de varias maneras, incluyendo:

  • Estrés
  • Exposición al sol
  • Fiebre
  • Traumas (lesiones o cirugías)
  • Menstruación.
  • Algunos medicamentos.

La queratitis herpética puede extenderse a los párpados, la conjuntiva (la mucosa delgada que cubre la parte interior/interna de los párpados y la parte blanca del ojo) y la córnea. Raramente infecta también el interno del ojo.
Otros virus que causan la queratitis son el virus de la varicela zoster que está relacionado con la varicela, el herpes zóster y el adenovirus que causa las infecciones del tracto respiratorio superior.
La queratitis numular es una queratitis viral caracterizada por la formación de manchas en forma de disco blanquecinos y granulares en el centro de la córnea.
La queratitis punteada es una inflamación de la córnea caracterizada por la formación de puntos grisáceos en el epitelio corneal.
La queratitis punteada superficial de Thygeson es una enfermedad rara en la que se forman lesiones corneales pequeñas en ambos ojos.
Queratitis por Acanthamoeba
La Queratitis por Acanthamoeba es una infección en el ojo poco frecuente pero grave que puede causar mutilaciones permanentes o ceguera.
Esta infección es causada por una ameba, o sea un protozoo llamado Acanthamoeba.
La Acanthamoeba está presente en la naturaleza en el agua (por ejemplo, lagos y océanos), el suelo y el aire.
¿Cuáles son los síntomas de la queratitis por Acanthamoeba?
Los síntomas de la queratitis por Acanthamoeba pueden ser muy similares a los síntomas de otras infecciones en los ojos. Entre estos se encuentran:

  • Dolor intenso en los ojos
  • Ojos rojos
  • Visión borrosa
  • Sensibilidad a la luz
  • Lagrimeos excesivo
  • Las úlceras y erosiones de la córnea

Los síntomas pueden durar varias semanas o meses.
La queratitis por Acanthamoeba causa dolor severo y ceguera si no se trata.
¿Quién está en riesgo de queratitis por Acanthamoeba?
La queratitis por Acanthamoeba es más común en las personas que usan las lentes de contacto, pero cualquier persona puede tenerla.
Para las personas que usan lentes de contacto, algunas acciones pueden aumentar el riesgo de queratitis, por ejemplo:

  • Conservación inadecuada de las lentes;
  • Desinfección de lentes no corregida (por ejemplo usando agua del grifo);
  • Nadar, mantener las lentes en la bañera de hidromasaje o en la ducha;
  • El contacto con el agua contaminado;
  • Un trauma anterior a la córnea.

 

Tipos de queratitis basándose en cómo se presenta
Queratitis flictenular – es causada por el bacilo de Koch, caracterizada por la aparición de nódulos o ampollas/vesícula amarillentos o grisáceos (flictenas) y úlceras en la circunferencia de la córnea y en la conjuntiva (queratoconjuntivitis).
Este tipo de queratitis afecta principalmente a los niños.
Queratitis filamentosa
Las células superficiales de la córnea constituyen los filamentos que al desconectar dejan muy pequeñas úlceras dolorosas.
Queratitis ulcerativa o superficial afecta a las capas externas de la córnea y es causada por:

  • Infecciones,
  • Traumas,
  • Déficit de lágrimas
  • Incapacidad para cerrar completamente el párpado.

La consecuencia de esta enfermedad es la posible formación de úlceras graves en la córnea.
Queratitis intersticial – es una inflamación crónica que afecta a la parte más profunda o el interior/interno de la córnea y puede ser causada por un virus o una alergia.
Queratitis en banda (?) – se caracteriza por la acumulación de sales de calcio a lo largo de la circunferencia de la córnea, en el nivel de la estroma superficial y de la membrana de Bowman.
Una opacidad se forma en la superficie de la periferia de la córnea.
Queratitis lamelar difusa- se puede producir después de la cirugía LASIK (láser en los ojos) debida a infiltrados (células) bajo el colgajo corneal que se planteó/levantó durante la operación quirúrgica.
Puede ser necesario limpiar el área para eliminar las células que causan la inflamación.
Queratopatía bullosa – se caracteriza por la formación de burbujas llenas de líquido bajo el epitelio corneal.
Puede ser causada por:

  • Traumas (por ejemplo, el resultado de la cirugía del ojo),
  • La distrofia de Fuchs, que es una degeneración del epitelio corneal.

Queratitis neurotrófica
Es una enfermedad degenerativa causada por una lesión en el nervio corneal.
Se caracteriza por:

  • Reducción de lagrimeo/la producción de lágrimas – los nervios se estimulan cuando la temperatura del ojo cae a causa de la evaporación de las lágrimas. En esta situación, envían la señal para aumentar la producción de lágrimas, pero en el caso de disfunción nerviosa, carecen de esta señal.
  • Disminución de los estímulos a las células para reproducirse, por lo que una caída en la sensibilidad no permite la replicación celular en caso de lesiones.

 

Causas de la Queratitis

Lesiones. Si un objeto se frota sobre la superficie de un ojo o penetra en la córnea puede causar queratitis sin infección.
Además, una herida permite que las bacterias u hongos accedan a la córnea a través de la superficie dañada, causando una infección.
Lentes de contacto contaminadas. Las bacterias, hongos o parásitos que pueblan la superficie de una lente de contacto pueden contaminar la córnea cuando la lente está en el ojo, causando la queratitis infecciosa.
El agua contaminada. Los productos químicos en el agua, tales como los utilizados en piscinas, pueden irritar la córnea y causar daños al delicado tejido superficial de la córnea (epitelio corneal), consecuencia de una queratitis química.
Esto suele ser temporal y puede durar desde unos pocos minutos a unas pocas horas.
Sin embargo, aunque se entra en contacto con estas bacterias, hongos o parásitos, dificilmente una córnea sana se infecta si no había una lesión previa del epitelio corneal.
Por ejemplo, el agotamiento físico del epitelio corneal después de usar una lente de contacto por demasiado tiempo permitirá que la córnea se haga vulnerable a las infecciones.
Exposición a los rayos ultravioleta sin

protección. La exposición a los rayos UV (lámparas solares, luz solar, soldadoras) sin las protecciones adecuadas puede quemar la córnea causando la queratitis actínica.

Síntomas de la queratitis
Los signos y síntomas de la Queratitis y de la úlcera corneal son:
• Ojos rojos;
• Dolor en los ojos;
• Pérdidas por los ojos;
• Dolor o irritación que impiden la apertura del párpado;
• Ardor, picor o sensación de tener algo que rasca en el ojo;
• Hinchazón alrededor de los ojos;
• La sensación de cuerpo extraño en el ojo;
• Visión borrosa;
• Sensibilidad a la luz (fotofobia).

 

¿Qué otras enfermedades están asociadas con la queratitis?

La infección corneal puede ser causada por:

  1. Las enfermedades que afectan a los párpados,
  2. Las enfermedades de la tiroides,
  3. La rosácea,
  4. Las alergias sistémicas graves que afectan a los ojos,
  5. Las enfermedades autoinmunes, especialmente la artritis reumatoide y la vasculitis, son un factor de riesgo para el desarrollo de la queratitis y el adelgazamiento de la córnea que puede necesitar ser curado con cirugía.

 

Diagnóstico de la queratitis
El oculista diagnostica la queratitis visitando al paciente con la lámpara de hendidura.
La evaluación de la historia clínica es siempre importante en las enfermedades inflamatorias.
Para entender la causa de la queratitis, sin embargo, puede ser necesario llevar a cabo algunas pruebas tales como:

  • Las pruebas de sangre,
  • Muestreo/extracción con hisopo y la cultura del fluido del ojo,

 

Tratamiento de la queratitis
Queratitis ocular
El tratamiento precoz por el oftalmólogo es importante para determinar el tipo específico de queratitis y la cura más adecuada.
Es importante que el oftalmólogo conozca si hay antecedentes de:

  • El herpes labial,
  • La varicela,
  • El herpes zóster,
  • La artritis.

El médico examina la superficie corneal en busca de una pequeña úlcera u otras anomalías.
Tratamiento de la queratitis viral
El colirio antiviral y la terapia sistémica con fármacos antivirales típicamente se utilizan para tratar los síntomas si están causados por el herpes simple de tipo 1 o por otros virus, pero estos se producen de nuevo en el futuro ya que el virus puede permanecer en el cuerpo.
En los casos más severos, el médico puede raspar el tejido enfermo después de la aplicación del colirio anestésico.
Cura de la queratitis infecciosa
El colirio antibacteriano o antifúngico puede ser utilizado para tratar la infección corneal.
Los colirios con cortisona pueden ser necesarios para reducir la inflamación (hinchazón) de la queratitis.
Si se hace uso de las lentes de contacto, puede que haya que suspender el uso durante unas semanas y reemplazar las lentes.
Para los casos causados por el ojo seco, las lágrimas artificiales para lubricar son eficaces. Los suplementos vitamínicos se prescriben en los casos en los que se sospecha una deficiencia/carencia de vitamina A.
Si la córnea está gravemente herida/lesionada o adelgazada, es posible que se necesite un trasplante de córnea para recuperar la visión.
Es importante recordar que la queratitis debe ser tratada a tiempo para reducir el riesgo de complicaciones, y es probable que se tenga que ir a menudo al oftalmólogo para una visita antes de resolver completamente el problema.
Tratamiento de la queratitis por Acanthamoeba
La prevención es siempre el mejor enfoque/aproche porque la queratitis por Acanthamoeba puede ser extremadamente difícil de curar; de hecho, a veces la curación de estas infecciones sólo es posible con un trasplante de córnea.
Tratamiento y resultados de la queratitis micótica
Para curar la queratitis micótica sirve el uso del antifúngico bajo receta médica durante varios meses.
La natamicina es un fármaco antifúngico oftálmico tópico que funciona bien en las infecciones superficiales de la córnea, particularmente las causadas por levaduras (Candida) y hongos filamentosos tales como ciertas especies de Fusarium.
Sin embargo, las más graves y profundas infecciones de la córnea deben ser tratadas con fármacos antifúngicos sistémicos, por ejemplo:

  • La anfotericina B,
  • El fluconazol,
  • El voriconazol.

Los pacientes que no mejoran después del tratamiento farmcológico pueden necesitar cirugía.

¿Cuánto tiempo dura la queratitis? Tiempos de recuperación
Los tiempos de curación son muy subjetivos, dependiendo de la causa y de las condiciones del paciente.
Una dieta natural y antiinflamatoria junto con las combinaciones correctas de alimentos son fundamentales para sanar más rápido.

  1. En caso de queratitis superficial, cuando el paciente se cura no tiene complicaciones.
  2. Si la queratitis es profunda se pueden formar cicatrices permanentes llamadas leucomas. La consecuencia es la pérdida de la visión parcial o total.

 

¿Cómo se puede reducir el riesgo de contraer la queratitis por Acanthamoeba?
Hay algunos/as modos/formas simples para reducir notablemente la posibilidad de tener esta enfermedad peligrosa para la visión:
1. Seguir las recomendaciones del oftalmólogo por lo que respecta al cuidado/a la cura de las lentes de contacto.
Use solo los productos recomendados.
2. No utilice agua del grifo para enjuagar las lentes de contacto.
No se bañe, se duche o use una bañera mientras lleva las lentes de contacto.
Si decide usar la lentes mientras nada, arregle las lentes y luego ponga las gafas selladas/herméticas inmediatamente.
3. Ponga las lentes en una nueva solución desinfectante fresca cada noche. No utilice una solución salina que no sea adecuada para la desinfección.

    Artículos Relacionados Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.