Trasplante de córnea

El trasplante de córnea o queratoplastia es una operación quirúrgica que consiste en sustituir una parte de la córnea con el tejido corneal sano procedente de un donante.

La córnea es la superficie del ojo transparente, en forma de cúpula, que es esencial para el enfoque de las imágenes.

Tipos de trasplante de córnea

La córnea está compuesta por cinco capas.
Los trasplantes de córnea no siempre sustituyen todas las capas.


Los tipos de trasplantes de córnea son:

Trasplante de córnea penetrante (de espesor total). Esta operación sustituye todas las capas de la córnea.

Trasplante de córnea lamelar anterior o posterior. En esta operación, el cirujano reemplaza únicamente algunas capas de la parte anterior o posterior de la córnea.
En un trasplante de córnea lamelar se puede sustituir solo la capa dañada la córnea.
El trasplante selectivo del tejido dañado puede afectar:

  • Solo a la capa más profunda, llamada endotelio (trasplante de córnea lamelar posterior o trasplante de córnea endotelial). Este proceso se denomina DSAEK.
  • Solo a las capas más cercanas a la superficie (trasplante de córnea lamelar anterior), en cuyo caso el proceso utilizado se denomina DALK.

Nuevos métodos y tecnologías

Entre los nuevos avances de la cirugía de trasplante corneal se encuentran las células estaminales, el láser de femtosegundos y las córneas biosintéticas.

  1. Trasplante de células estaminales
    La investigación sobre las células estaminales sirve para determinar el tipo de célula más adecuada para el trasplante, el mejor método para la trasferencia de células cultivadas a la superficie ocular y el empleo de tratamientos inmunosupresores para reducir el riesgo de rechazo.
    Los pacientes más adecuados para este tipo de trasplante son los que han sufrido una lesión profunda e irreversible de la córnea, por ejemplo después de una quemadura, una infección o por el uso prolongado de lentes de contacto.
  2. Láser de femtosegundos
    El láser de femtosegundos es muy eficaz para preparar los tejidos del receptor del trasplante, sobre todo en caso de disección lamelar.
    El láser de femtosegundos permite al cirujano efectuar una incisión en la córnea del receptor y del donante de manera precisa a la profundidad necesaria para un trasplante selectivo.
  3. Trasplante de córnea artificial
    El trasplante de córnea artificial es una opción para los pacientes que no son elegibles para el trasplante de córnea tradicional o cuando no se ha obtenido un buen resultado con el trasplante corneal (rechazo de la córnea trasplantada).

¿Cuándo es necesario un trasplante de córnea?

Una córnea sana y clara es esencial para mantener una buena visión.
Si la córnea se encuentra dañada por culpa de enfermedades o lesiones oculares, puede estar:

  • Hinchada
  • Desgarrada
  • Muy deformada

El resultado es la visión borrosa.
Un trasplante de córnea puede ser necesario para restaurar la anatomía y transparencia de la córnea y, de esta forma, mejorar la visión cuando las gafas o las lentes de contacto no consiguen restablecer la visión.
Algunas enfermedades pueden afectar a la claridad de la córnea y poner en peligro el tejido corneal.

El trasplante se recomienda en caso de:

  • Fibrosis y leucoma corneal provocados por infecciones como el herpes en el ojo o la queratitis micótica.
  • Alteraciones de la estructura: enfermedades genéticas como la distrofia de Fuchs.
  • Alteraciones de la curvatura: enfermedades del ojo como el queratocono avanzado.
  • Alteraciones del espesor: adelgazamiento de la córnea.
  • Consecuencias de intervenciones quirúrgicas: complicaciones raras de la cirugía láser de tipo LASIK.
  • Rechazo del injerto corneal tras un trasplante corneal precedente.
  • Debilitamiento de la córnea provocado por complicaciones derivadas de una operación de cataratas.
  • Quemaduras químicas o daños provocados por una lesión del ojo.

Antes del trasplante de córnea 

Puede que sea necesario reducir el uso de fármacos anticoagulantes diez días antes de la cirugía.
Entre estos medicamentos se encuentran:

  • Aspirina
  • Ibuprofeno (Brufen)
  • Coumadin

Es posible tomar otros fármacos el día de la cirugía, pero primero hay que consultar con el médico e informarle en caso de que se tomen:

Como preparación para la operación, el paciente debe asegurarse de no padecer enfermedades o infecciones en los ojos, ni en otras partes del cuerpo, que puedan aumentar el riesgo de complicaciones.
El paciente debe presentarse en ayunas la mañana de la cirugía:

  • No puede comer ni beber mucho líquido desde la media noche anterior a la cirugía.
  • Puede tomar agua hasta 2 horas antes de cirugía.
  • No puede beber alcohol 24 horas antes y después de la cirugía.

Nota: éstas son directrices generales, puede que el cirujano disponga de otras directrices específicas.

¿Cómo se realiza el trasplante de córnea de espesor total?

La operación se puede realizar con anestesia local, para lo que se emplea un fármaco para adormecer los ojos e impedir que se muevan.
El paciente permanece despierto, aunque se encuentra sedado durante la cirugía.
Otra opción es la anestesia general.
El cirujano emplea un dispositivo especial para cortar llamado taladro. El cirujano elimina una sección redonda de la córnea dañada en la parte anterior del ojo.
El mismo proceso se emplea para retirar un círculo de tamaño similar a la córnea en el ojo del donante.
El cirujano coloca la nueva sección de la córnea en el ojo y, a continuación, aplica puntos de sutura muy finos con ayuda de un microscopio.

¿Cuánto tiempo dura el trasplante?
La operación dura aproximadamente una hora y media.

Postoperatorio del trasplante de córnea

Muchas personas deben permanecer en el hospital durante uno o dos días.
El ojo se puede cubrir con un parche y retirarse al día siguiente de la cirugía.

Justo después de la operación pueden producirse algunos síntomas, que desaparecen de forma gradual a los pocos días, tales como:

  • Ojos rojos, ardor, dolor y molestias en el ojo operado
  • Sensación de cuerpo extraño
  • Deslumbramiento
  • Fotofobia
  • Miodesopsias (moscas volantes) en el campo visual
  • Sombras
  • Visión borrosa

Si se realiza un trasplante de espesor parcial empleando una burbuja de aire en lugar de puntos para mantener el trasplante en la posición original (queratoplastia endotelial), puede que se necesite permanecer el máximo tiempo posible tumbado boca arriba durante el primer y el segundo día después de la cirugía. Esto puede ayudar a mantener la córnea en su lugar.
La burbuja se absorbe gradualmente a los pocos días.

¿Cuándo se retiran los puntos de sutura?
Los puntos puede permanecer durante varios años si no ocasionan problemas.
Por lo general, no se quitan hasta que no pase al menos un año desde la cirugía. De esta forma se puede controlar el astigmatismo postoperatorio, que puede aumentar y variar durante la convalecencia.

Qué se puede y qué no se puede hacer después de un trasplante

Al volver a casa después de la cirugía, es necesario cuidarse los ojos.

Es posible reanudar las actividades diarias normales, como por ejemplo:

  • Leer
  • Ver la televisión
  • Realizar pequeñas tareas domésticas

Entre las recomendaciones importantes, conviene recordar:

  • Evitar presionar o frotar los ojos.
  • Tras la primera semana después de la cirugía, evitar el ejercicio físico intenso y no levantar pesos excesivos.
  • En caso de trabajo que no implique esfuerzo físico, se puede volver a trabajar dos o tres semanas después del trasplante.
  • En caso de trabajo manual que implique esfuerzo físico, hay que esperar 3-4 meses después de la operación.
  • Evitar lugares polvorientos o llenos de humo, ya que pueden irritar los ojos.
  • Si los ojos son sensibles a la luz, el uso de gafas de sol puede ayudar.
  • Evitar los deportes de contacto y la natación hasta que no lo autorice el oftalmólogo.
  • Utilizar gafas protectoras cuando se retome la práctica del deporte.
  • El paciente se puede bañar y duchar normalmente, pero sin mojar los ojos durante al menos un mes.
  • No se puede conducir hasta que no lo autorice el médico.

Embarazo y lactancia – una mujer que se queda embarazada durante el primer año después de un trasplante de córnea puede dar a luz de forma natural.
En cambio, en caso de lesiones en la retina, el médico podría recomendar la cesárea.

Recuperación tras el trasplante de córnea

Trasplante de córnea después de la cirugía

Por lo general, se debe colocar una protección de plástico en el ojo por la noche durante las primeras semanas después de la cirugía, lo que ayuda a proteger los ojos.

Para cualquier tipo de trasplante de córnea es necesario seguir escrupulosamente el tratamiento prescrito por el oftalmólogo, que generalmente consiste en:

Estos medicamentos suelen recetarse para varios meses, aunque algunas personas pueden necesitarlos durante años.
Las gotas reducen la hinchazón y la inflamación y ayudan a prevenir las infecciones y el rechazo.

Testimonio de una paciente

Trasplante de córnea de espesor total de donante por queratocono
La primera visita fue en septiembre de 2010 a los 18 años.
Los médicos me realizaron los controles para ver si podía someterme a esta operación.
Al no haber contraindicaciones, me pusieron en la lista de espera para el trasplante.
Después de 12 meses me llamaron porque habían encontrado una córnea adecuada.
Como era muy joven, era difícil encontrar una córnea joven.
Cuanto más joven fuera la córnea, mejor vería.

  • Fui al hospital y me pusieron anestesia total.
  • La operación duró una hora y media.
  • Al despertar, no tuve muchos problemas, pero tuve que tomar analgésicos durante tres días.
  • A los tres días volví a casa.
  • La primera semana tuve que estar con el ojos vendado sin poder destaparlo, la luz me molestaba.
  • Al cabo de una semana volví al hospital para una revisión.

Recuperé la vista inmediatamente.
Al cabo de un año, la vista se estabilizó.
Después del trasplante vuelvo cada seis meses al médico para una revisión.

Riesgos del trasplante de córnea

El trasplante de córnea es una operación bastante segura.
Las complicaciones posibles son:

  • Infecciones
  • Molestias provocadas por los puntos de sutura de la córnea
  • Aumento del riesgo de cataratas (opacidad del cristalino)
  • Presión ocular elevada (glaucoma)
  • Rechazo
  • Defecto de refracción grave (astigmatismo, miopía o ambos)

¿Cuándo se produce un rechazo al trasplante?

El riesgo de rechazo empieza un mes después de la cirugía y se reduce tras el primer año.
La mayoría de casos de rechazo tienen lugar un año después del trasplante, pero a veces pueden producirse unos años más tarde.
Si el paciente ha tenido anteriormente una enfermedad viral u otras enfermedades oculares que le han conducido al trasplante, hay que controlar con el cirujano los colirios para los ojos.

¿Cuáles son los síntomas de rechazo?

  • Enrojecimientos: el rechazo puede provocar ojos rojos.
  • Sensibilidad: puede ocasionar mayor sensibilidad a la luz.
  • Vista: puede provocar la pérdida de la visión o visión borrosa (nublada).
  • Dolor: el rechazo puede ocasionar molestias, irritación o sensación de cuerpo extraño

Si se observa uno de estos síntomas de rechazo se debe acudir al médico inmediatamente.

Recuperación de la visión

El tiempo necesario para la recuperación de la visión después de un trasplante de córnea depende de la cirugía utilizada.
En algunos casos, la vista puede oscilar entre la mejoría y el empeoramiento antes de establecerse.
Los tiempos de recuperación para los tipos de trasplante más frecuentes son:

  1. Queratoplastia penetrante: dos años como máximo
  2. Queratoplastia lamelar anterior: un par de semanas
  3. Queratoplastia lamelar anterior profunda (DALK): un año como máximo
  4. Queratoplastia endotelial de Descemet (DSEK): entre cuatro y ocho semanas

Es posible que se produzca un defecto de miopía y astigmatismo, porque la curvatura de la nueva córnea no se adapta exactamente a la curva de la córnea natural.
La refracción postoperatoria es bastante impredecible.

Los pequeños errores de refracción provocados por la cirugía del trasplante de córnea se pueden corregir con gafas, en otros casos se pueden emplear lentes de contacto.

Las lentes de contacto rígidas de gas permeable o las lentes de contacto híbridas son las más adecuadas para pacientes de trasplante de córnea, debido a la irregularidad de la córnea tras el trasplante.

Dado que en los primeros tres meses después del trasplante la visión será diferente, se recomienda esperar la autorización del oculista para adquirir las gafas o lentes de contacto.

Cuando el ojo se haya curado por completo, se puede considerar la posibilidad de someterse a una cirugía LASIK o PRK para ver mejor sin gafas, o para reducir la miopía y el astigmatismo.

Tasa de éxito de los trasplantes de córnea

La tasa de éxito de los trasplantes de córnea varía en función del problema que debía resolver el trasplante.

Por ejemplo, la ciencia ha demostrado que la nueva córnea dura al menos diez años en el:

  • 90 % de personas con queratocono, cicatrización de la córnea y queratopatía bullosa inicial
  • 80-90 % de personas con distrofia de Fuchs y queratopatía bullosa avanzada
  • 50 % por infecciones corneales
  • 0-50 % por lesiones químicas, abrasión o úlcera corneal