Factor V de Leiden | embarazo | herencia | homocigota

El factor V de Leiden es la mutación del factor V de la coagulación sanguínea.

El factor V de Leiden significa que una adenina (A) reemplaza a una guanina (G) en el nucleótido 1691 (mutación a1691g) del gen del factor V.

El factor V de Leiden es un cofactor para la activación de la trombina (enzima necesaria para la formación de la fibrina).

La función de la proteína C llamada APC consiste en inhibir el factor V de Leiden ya que lo divide en 3 partes diferentes.
Uno de los puntos de división (clivaje) se encuentra en el aminoácido arginina en la posición 506.
Los pacientes con una mutación del factor V de Leiden (R506Q) no tienen arginina en esa posición, sino que tienen glutamina.
Por consiguiente, la proteína C no consigue realizar la división y, por lo tanto, no puede impedir la activación de la trombina.
Esta mutación puede aumentar la probabilidad de que se creen coágulos de sangre anormales (trombofilia), sobre todo en las venas.

Una de las mutaciones más comunes es la de H1299R en la que la adenina reemplaza a la guanina en el nucleótido en posición 4070.
Otras mutaciones genéticas que aumentan el riesgo de desarrollar trombosis venosa profunda (TVP) ocurren en los genes:

  • THFR (metilentetrahidrofolato reductasa)
  • Factor II (protrombina) de la coagulación

colesterol

La mayoría de las personas con factor V de Leiden no desarrolla coágulos.
Sin embargo, algunas personas desarrollan trombos que pueden ser peligrosos o pueden crear problemas crónicos de salud.
Al tomar estrógenos, o durante el embarazo, las mujeres tienen mayor probabilidad de formación de coágulos de sangre respecto a los hombres.
Los niños no corren el riesgo de desarrollar trombosis, esto es casi imposible antes de la pubertad.
Los antecedentes familiares del factor V de Leiden aumentan el riesgo de herencia de esta enfermedad.
Esta mutación es más frecuente en las personas blancas originarias de Europa.

 

Anomalías causadas por el factor V de Leiden (fisiopatología)

Cuando una arteria o una vena está lesionada suele formarse un coágulo de sangre (trombo) para detener la hemorragia.
Los coágulos se desarrollan debido a la interacción entre las células específicas de la sangre (plaquetas) y las proteínas (factores de coagulación).
En la sangre, los factores anticoagulación son los responsables de la formación de trombos.
El factor V es una proteína de la coagulación.
Las personas con el factor V de Leiden tienen una mutación genética en la que el aminoácido arginina reemplaza a la glutamina en la posición 506 de las proteínas.
En el proceso normal de coagulación, la proteína C inhibe el factor V e impide que vuelva a emplearse o que forme coágulos de sangre sin que sea necesario.
El genotipo con el factor V de Leiden no permite que la proteína C destruya al factor V por lo que este último permanece en la circulación, aumentando el riesgo de trombos.

 

Factores de riesgo

Los factores de riesgo de complicaciones (por ejemplo de trombosis venosa profunda) incluyen:

  1. Embarazo y FIV-ET (fecundación in vitro con transferencia embrionaria)
  2. Píldora anticonceptiva o terapia hormonal sustitutiva
  3. Medicamento para el tratamiento de cáncer de seno o para prevenir las recidivas conocidas como moduladores selectivos de los receptores estrogénicos (MSRE), como el tamoxifeno y el raloxifeno (Evista)
  4. Edad superior a 60 años
  5. Sobrepeso u obesidad
  6. Lesiones en las piernas
  7. Tabaquismo (se recomienda dejar de fumar)
  8. Cirugía y otras intervenciones médicas invasivas
  9. Trayectos que duran más de dos horas, sobre todo en avión
  10. Enfermedades graves
  11. Parto

Cuando la persona va al hospital, debe comunicarle al médico si tiene el factor V de Leiden para que pueda optar por el tratamiento más adecuado.
El tratamiento para el paciente puede consistir en una dosis de Aldocumar (anticoagulante) hasta que pase el riesgo.

Las mujeres tienen una mayor probabilidad de desarrollar coágulos de sangre durante el embarazo.
Esto se debe a que aumenta la concentración de:

  1. Factores de la coagulación II, V, VII, VIII , IX, X y XII
  2. Proteína C
  3. Fibrinógeno

Las mujeres deben consultar con un médico antes de quedar embarazadas para prevenir la formación de coágulos de sangre durante el embarazo, en el parto y durante 6 semanas después del parto.

 

Herencia del factor V de Leiden

Las personas afectadas pueden haber heredado el factor V de Leiden de dos maneras diferentes:

  • Herencia de una copia del gen defectuoso (heterocigota) que aumenta levemente el riesgo de formación de coágulos de sangre
  • Raramente, herencia de dos copias del gen defectuoso (homocigota), cada una de ellas heredada de uno de los padres. Esto aumenta de manera considerable el riesgo de desarrollar coágulos de sangre.

Factor V de Leiden homocigoto
Las personas que heredan 2 genes del factor V de Leiden tienen una mutación homocigota.
Uno de los genes del factor V de Leiden ha sido heredado del padre y el otro de la madre.
En este caso, la persona no posee ningún factor V sano.
Esto ocurre en 1 de cada 5000 personas de origen caucásico (U.S. National library of medicine).

Factor V de Leiden heterocigoto
Las personas que heredan un solo gen del factor V de Leiden de uno de los padres tienen el otro gen heterocigoto.
Por lo tanto, la persona ha heredado un factor V de Leiden de uno de los padres y el otro gen del factor V normal del otro.
En el cuerpo de esta persona el factor V de Leiden está presente en el 50% mientras está ausente en el otro 50%.
Esto ocurre en 5 de cada 100 personas de origen caucásico.

El riesgo de TVP aumenta:

  • De 4-10 veces más alto en las personas heterocigotas
  • De 50-100 veces más alto en las personas homocigotas

 

¿El factor V de Leiden es hereditario?

La transmisión de este factor es genética, es decir que se transmite de padres a hijos.
Existen dos copias de cada factor V que se transmiten de los padres a los hijos.
Las personas heredan un gen de la madre y uno del padre.

El niño puede ser homocigota o heterocigota, dependiendo si el gen que ha heredado de los padres es normal (factor V) o si tiene una mutación (factor V de Leiden).
Si uno de los padres es sano y el otro tiene una mutación del gen del factor V de Leiden (homocigota), significa que el hijo de esta pareja:

  1. Tiene el 50% de probabilidad de heredar el gen del factor V de Leiden
  2. El 50% de probabilidad de heredar un gen del factor V no mutado

Si el hijo es homocigota significa que ha heredado dos copias del gen del factor V de Leiden, cada una de ellas de uno de los padres.

 

Síntomas del factor V de Leiden

En la mayoría de los casos, el factor V de Leiden es asintomático.
Sin embargo, el primer signo de esta alteración puede ser la formación de un coágulo de sangre (trombosis) que puede obstruir un vaso sanguíneo.
Algunos coágulos de sangre no provocan daños y desaparecen por sí solos, mientras que otros pueden crecer y volverse peligrosos.
Los síntomas dependen de la ubicación del coágulo de sangre.

Formación de un coágulo de sangre en una vena profunda
Esto se conoce como trombosis venosa profunda (TVP). La TVP no provoca síntomas.
Cuando se manifiestan signos y síntomas, las personas pueden sufrir de:

  1. Dolor en las piernas y en los tobillos
  2. Piernas y tobillos hinchados
  3. Enrojecimiento
  4. Calor

Formación de un coágulo cerca de la superficie de la piel
Esto se conoce como trombosis venosa superficial, flebitis o tromboflebitis.
Entre los signos y síntomas se encuentran:

  1. Calor
  2. Hinchazón
  3. Dolor o entumecimiento, generalmente alrededor o en la vena en la que se forma el coágulo
  4. Enrojecimiento

Coágulo que se desplaza hasta los pulmones
Esto se conoce como embolia pulmonar y ocurre cuando un coágulo en una vena profunda se desprende y se desplaza hasta el pulmón en donde bloquea el flujo sanguíneo.

embolia pulmonar

Los síntomas pueden ser:

  1. Falta de aliento repentina
  2. Dolor en el pecho al inspirar
  3. Tos productiva con manchas de sangre
  4. Ritmo cardíaco acelerado (taquicardia)

Las mujeres embarazadas con factor V de Leiden heterocigoto, tienen un mayor riesgo de aborto espontáneo y de eclampsia.

 

Diagnóstico del factor V de Leiden

Para diagnosticar una trombofilia por el factor V de Leiden es necesario realizar exámenes de laboratorio.
Estos exámenes pueden ser:

  1. Pruebas de coagulación sanguínea
  2. Análisis de ADN del gen f5

Los valores que hay que analizar en los exámenes de sangre son:

  • Nivel de homocisteína y tiempo de protrombina, estos valores pueden ser más altos de lo normal
  • Ácido fólico
  • Vitamina B12

 

factor V de LeidenTratamiento para la mutación del factor V de Leiden

Tratamiento y fármacos
Si el resultado de la prueba genética es positivo para la mutación del factor V pero no se forman coágulos de sangre, el médico no receta anticoagulantes a menos de que el riesgo no sea demasiado alto, por ejemplo en caso de hospitalización tras una intervención quirúrgica.
En este caso, como medida de prevención, puede recetar una dosis de fluidificantes de la sangre durante la hospitalización del paciente.

Dependiendo de los resultados de las pruebas, el médico receta medicamentos como método de prevención.
El tratamiento habitual en caso de trombo consiste en combinar:

  1. Heparina
  2. Warfarina

Después del tratamiento inicial, el médico le ordena al paciente suspender la heparina y continuar solo con la warfarina.
El tiempo que el paciente debe continuar tomando este medicamento depende de la gravedad de la trombosis.

Heparina. El efecto de este medicamento anticoagulante es más rápido que el de la warfarina, pero el paciente debe permanecer monitoreado debido al riesgo de sangrado abundante.
La heparina puede ser administrada:

  1. Directamente en la vena (por vía intravenosa)
  2. Debajo de la piel (subcutánea)

Otras formas de este medicamento son enoxaparina (Clexane) y dalteparina (Fragmin), estas se conocen como heparina con un peso molecular bajo que puede inyectarse fácilmente.
La heparina puede emplearse de manera segura durante el embarazo.
Los posibles riesgos que conlleva el empleo de la heparina incluyen:

  1. Sangrado abundante
  2. Reacción alérgica

Warfarina (Aldocumar). Este anticoagulante se administra en forma de píldora y su empleo es más sencillo con respecto a la heparina.
La warfarina puede provocar daños en el hígado durante el embarazo, sobre todo en el primer trimestre.
El efecto colateral más común de la warfarina es la hemorragia.
Este medicamento interactúa con muchos otros fármacos y hierbas, por lo tanto, hay que consultar con el médico antes de tomar otros medicamentos.

Dabigatrán (Pradaxa). El empleo de este medicamento por vía oral no ha sido aprobado por la Food and Drug Administration (FDA) para el tratamiento de los coágulos de sangre, pero fluidifica la sangre y no requiere un monitoreo tan atento como en el caso del tratamiento con heparina o warfarina.
El efecto colateral más grave del dabigatrán es el sangrado.

Al contrario de la warfarina, no existe un método simple para detener el sangrado abundante provocado por el dabigatrán.
No se han realizado estudios confiables sobre los efectos de este medicamento en las mujeres embarazadas, por lo tanto, debe ser empleado únicamente si los beneficios son más elevados respecto a los riesgos.
El dabigatrán interactúa con algunos fármacos como los antibióticos o antimicóticos, sobre todo en las personas con problemas renales.

Rivaroxabán (Xarelto). Es un medicamento anticoagulante.
Hoy en día, su empleo ha sido aprobado por la FDA en algunas personas para prevenir la formación de coágulos de sangre.
La contraindicación más frecuente es la hemorragia.
Los efectos del rivaroxabán en las mujeres embarazadas aún no ha sido estudiado lo suficiente, por lo tanto, las mujeres embarazadas deben utilizar este medicamento con mucha precaución.

Las personas pueden practicar deportes, pero se recomienda abstenerse de realizar actividades de alto riesgo que puedan provocar traumatismos.
En los vuelos largos, las personas no deben permanecer sentadas durante todo el vuelo sino que deben levantarse de vez en cuando y caminar para evitar la formación de trombos.