Hipertensión arterial

foto, Hipertensión arterial, medición

 

La hipertensión arterial es una enfermedad caracterizada por una presión excesiva de sangre en las arterias.

Los que sufren de esta enfermedad tienen la presión arterial alta constantemente, no es un evento ocasional.

 

Clasificación

La Hipertensión arterial alta puede ser:

  1. Esencial o primaria si no hay una causa específica, a menudo es genética.
  2. Secundaria si es causada por una enfermedad de un órgano, por ejemplo los riñones, las glándulas suprarrenales o el corazón.
  3. La hipertensión maligna no es causada por un tumor, pero ocurre cuando la presión es muy alta y causa daños en los órganos, por ejemplo puede causar en el ojo un hinchazón llamado edema de papila, además puede causar insuficiencia renal y cardíaca.

 

Hipertensión intracraneal

La hipertensión intracraneal idiopática es una enfermedad causada por la presión ejercida sobre la región intracraneal del cerebro.

La presión dentro del cráneo se determina por el líquido cefalorraquídeo, por el tejido cerebral y por la sangre en el interior del cráneo.

Un desequilibrio en el volumen o en la producción de al menos uno de estos componentes del cráneo puede causar la hipertensión.

 

Causas

La presión intracraneal alta podría resultar de la reacción a un medicamento, por ejemplo, las píldoras anticonceptivas, el antibiótico, las tetraciclinas y los derivados de la vitamina A.

Entre las causas secundarias que se observan con frecuencia encontramos el retraso en el tratamiento de la apnea del sueño, las enfermedades renales crónicas y el lupus eritematoso sistémico.

 

Signos y síntomas

Esta enfermedad se manifiesta en forma de:

  • Fuerte dolor de cabeza
  • Náusea
  • Vómito
  • Tinnitus recurrente o acúfenos (zumbidos) en los oídos
  • Visión doble
  • Hinchazón del disco óptico
  • Cansancio
  • Escalofríos.

Se diagnostica a través de una RMN del cerebro y una punción lumbar.

Para detectar anomalías del nervio craneal y la parálisis del nervio facial se necesita un examen físico del sistema nervioso del paciente y la inspección del ojo con un oftalmoscopio.

 

Tratamiento para la presión intracraneal alta

Las opciones de tratamiento están dirigidas a prevenir la pérdida completa de la vista.

El médico administra algunos medicamentos, entre ellos:

  • Acetazolamida (Edemox) para reducir los síntomas mediante la inhibición de la enzima anhidrasa carbónica y la reducción de la producción de líquido cefalorraquídeo.

Entre los efectos secundarios encontramos la hipocalemia (deficiencia de potasio en la sangre) que causa debilidad muscular.

  • La furosemida (Seguril) es un diurético que puede ser útil.
  • La cefalea se trata con analgésicos y paracetamol.

Entre las opciones de tratamiento también existe la descompresión quirúrgica de la vaina del nervio óptico.

El cirujano realiza esta operación para desviar el líquido cefalorraquídeo en la órbita.

 

Foto, embarazo, hipertensión arterial

 

Presión arterial alta en las mujeres embarazadas

 

La presión alta después de la vigésima semana se denomina hipertensión gestacional.

Las mujeres que tienen presión la arterial alta antes de quedarse embarazadas tienen más probabilidades de tener la presión alta durante el embarazo.

Una presión alta puede ser tratada con medicamentos y descanso.

La presión muy alta es alarmante.

La preeclampsia puede empezar alrededor de las 20 semana y puede causar problemas a algunos órganos de la mujer embarazada:

  1. Riñones
  2. Cerebro
  3. Placenta
  4. Hígado.

Los síntomas más leves son el dolor de cabeza y la visión borrosa, pero pueden ocurrir crisis epilépticas que pueden llegar a ser mortales.

Los factores de riesgo son:

  1. Obesidad,
  2. Diabetes mellitus,
  3. Enfermedades renales,
  4. Artritis Reumatoide,
  5. Lupus,
  6. Insomnio, quien no descansa bien por la noche tiene un mayor riesgo de presión alta,
  7. Esclerodermia,
  8. Edad menor de 20 años o mayor de 40 años.

La presión arterial alta durante el embarazo puede ser dañina tanto para la madre como para el feto.

 

 

Remedios naturales – Alimentos recomendados para la presión alta

Ciruelas: Un cuarto de taza de ciruelas contiene 316,6 mg de potasio y sólo 1,7 mg de sodio.

Melones: los melones son ricos en potasio y magnesio, estos minerales ayudan a disminuir la presión arterial.

Los carotenoides presentes en los melones y en las sandías sirven para la prevención de la ateroesclerosis (endurecimiento y estrechamiento de las paredes de arterias y venas), por tanto, reducen la probabilidad de reducir el flujo sanguíneo en el cuerpo.

 

Aguacate: El aguacate es rico en potasio y ayuda a mantener el equilibrio entre sodio y potasio en el cuerpo.

En general, la alimentación es rica en sodio, por lo tanto es esencial aumentar el consumo de potasio.

El aguacate es rico en grasas monoinsaturadas que ayudan a disminuir el LDL o “colesterol malo” y aumentar el nivel de HDL o “colesterol bueno” en el cuerpo.

Sin embargo, el aguacate tiene muchas calorías, por tanto hay que comer una cantidad reducida.

Bayas: Las frutas del bosque, como los arándanos, fresas y frambuesas son ricas en vitamina C, potasio, fibra y antioxidantes.

Los arándanos contienen un compuesto llamado pterostilbene que ayuda a prevenir la acumulación de placas en las arterias.

Plátanos: Los plátanos son ricos en potasio y contienen poco sodio.

Dos plátanos al día pueden reducir la hipertensión arterial .

Un plátano de tamaño mediano tiene 1 mg de sodio y 422 mg de potasio, por eso es uno de los frutos más útiles contra la presión alta.

 

Manzanas: Las manzanas son ricas en antioxidantes como la vitamina C y los flavonoides, de esta manera se previene la degeneración de los vasos sanguíneos. Estas frutas son ricas también en potasio, fósforo y tienen un bajo contenido de sodio. De esta manera se mantiene el equilibrio de electrólitos en el cuerpo, reduciendo el riesgo de enfermedades cardiovasculares y infarto.

Peras: Las peras son ricas fuentes de antioxidantes como el glutatión que previene el daño de los vasos sanguíneos. El alto contenido de pectina en las peras ayuda a bajar el nivel de colesterol en el cuerpo.

Albaricoques: Los albaricoques son ricos en potasio y fibras alimentarias.

Cítricos: los cítricos son ricos en vitamina C, fitonutrientes y bioflavonoides que tienen propiedades antiinflamatorias.

Estos alimentos previenen la coagulación de la sangre dentro de los vasos sanguíneos.

Los bioflavonoides se encuentran en la parte blanca de estas frutas y ayudan a disminuir la presión arterial.

Entre los cítricos hay: el pomelo, lima, limón, mandarina y naranja.

Apio: Un vegetal útil para disminuir la presión arterial es el apio.

El apio contiene un fitoquímico que relaja el tejido muscular en las paredes arteriales.

La consecuencia es un aumento del flujo de sangre que ayuda a reducir la presión arterial.

 

Pimienta: contiene capsaicina, que es un vasodilatador.

Zanahorias: Las zanahorias tienen un alto contenido de betacaroteno y potasio, ayudan a mantener la presión arterial normal y prevenir las cardiopatías.

Es mejor comer zanahorias crudas para no perder las propiedades nutricionales.

Se puede beber un vaso de jugo de zanahoria con algunas hierbas, como la menta o el perejil.

 

Tomates: Los tomates son una buena fuente de potasio y calcio, además contienen muchas vitaminas esenciales como la A, C y E.

Este alimento contiene el licopeno, un antioxidante que reduce la presión arterial.

El licopeno previene la formación de placas de colesterol LDL (lipoproteínas de baja densidad).

Espárragos: Los espárragos son ricos en vitaminas A, C, E y K, además contienen glutatión, que es un antioxidante.

Las propiedades antiinflamatorias de los espárragos ayudan a prevenir las enfermedades cardíacas. Aparte de esto, contienen también fibras alimentarias y vitaminas del grupo B, que reducen el riesgo de hipertensión.

 

Guisantes: los guisantes son alimentos ricos en fibras alimentarias y son bajos en calorías.

Las proteínas de los guisantes ayudan a reducir la presión arterial. Además, el ácido fólico y la vitamina B6 favorecen la salud del corazón.

Garbanzos: El hierro en los garbanzo aumenta los niveles de hemoglobina en el cuerpo y mejora el flujo de sangre al corazón.

 

Fenogreco: hojas de fenogreco son una rica fuente de fibras alimentarias y potasio.

Ambos estos nutrientes ayudan a bajar los niveles de colesterol malo en la sangre.

Verduras crucíferas: las siguientes verduras contienen el ácido glutámico: brécoles, coliflor, col y coles de Bruselas.

Este aminoácido ayuda a reducir la presión arterial y el riesgo de accidente cerebrovascular.

 

Vegetales de hoja verde: las verduras de hoja verde como la espinaca, lechuga, coles, mostaza, remolachas, col china, etc.. son ricas en minerales, vitaminas y fibras, pero son bajas en calorías.

Estos vegetales contienen diferentes fitoquímicos y antioxidantes que bloquean la acumulación de placas en los vasos sanguíneos.

Huevo: un estudio de la Universidad de Clemson y de la Universidad de Jilin muestra que la clara del huevo puede disminuir la presión arterial.

Vino tinto: el vino tinto ayuda a reducir la presión, pero no hay que exagere, 2 bebidas al día como máximo.

 

 

¿Cuándo intervenir?

Para la hipertensión resistente a los tratamientos se puede realizar una cirugía de denervación de la arteria renal.

En la hipertensión se produce una excitación del sistema nervioso simpático.

La denervación es una intervención quirúrgica que sirve para bloquear las conexiones entre nervio y arteria renal para reducir la excitación del sistema nervioso simpático.

El cirujano accede por vía percutánea (con un pequeño agujero) a través de la arteria femoral, por tanto no se realiza una incisión abdominal.

Desde aquí se inserta un catéter y se realiza la ablación (eliminación) del nervio a través de radiofrecuencia.

Los resultados se pueden ver después de unos meses, hasta dos años.

El ingreso dura pocos días, dentro de una semana se pueden reanudar las actividades cotidianas.

Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.