Leucemia mieloide

foto, Leucemia, glóbulos, rojos, blancos, plaquetas

 

La leucemia mieloide es un tipo de cáncer de la sangre o de la médula ósea que causa una alteración en el recuento de las células sanguíneas, por lo general de los glóbulos blancos (leucocitos), glóbulos rojos y plaquetas.

 

 

Tipo de leucemia

 

 

Clasificación de la leucemia basándose en la proliferación de células

 

Leucemia aguda

Es una enfermedad proliferativa que se caracteriza por el rápido crecimiento de las células sanguíneas inmaduras.

Esta acumulación impide que la médula produzca células sanguíneas sanas. Las formas agudas de leucemia displásica pueden ocurrir en los niños y en los adultos.

Es necesario el tratamiento inmediato a causa de la rápida progresión y de la acumulación de células malignas que entran en el flujo sanguíneo y se extienden a otros órganos.

Si no se trata, el paciente muere dentro de pocos meses o incluso semanas.

Hay una variante grave de la leucemia aguda que se llama leucemia fulminante, en este caso la progresión es muy rápida y generalmente provoca la muerte del individuo en poco tiempo.

 

 

Leucemia crónica

La leucemia crónica se caracteriza por la acumulación excesiva de células de la sangre relativamente maduras, pero todavía anormales.

La progresión es lenta, normalmente se desarrolla en meses o años y la producción de células es más rápida con respecto a la de las células normales, lo que resulta es la presencia de valores altos de glóbulos rojos en la sangre.

La leucemia crónica se produce sobre todo en las personas mayores.

A veces las formas crónicas se monitorizan durante algún tiempo antes del tratamiento para obtener la máxima eficacia del tratamiento.
Clasificación de la leucemia según el tipo de células sanguíneas afectadas

 

Leucemia linfocítica

También se llama leucemia linfoblástica, se produce cuando los linfocitos B se hacen demasiados y causan la leucemia.

 

Leucemia mieloide

También se llama leucemia mielógena, afecta los glóbulos rojos y, a veces, los glóbulos blancos o las plaquetas.

Los dos grupos mencionados constituyen la base de los 4 tipos principales de leucemia.

Estos pueden tener subcategorías adicionales, pero los tipos principales son:

 

Leucemia linfocítica aguda

También conocida como leucemia linfoblástica o linfoide aguda , es el tipo más frecuente en los niños. Esta enfermedad afecta también a los adultos, especialmente las personas de 65 años o más.

Es un cáncer de los linfocitos que se caracteriza por la sobreproducción y por la multiplicación continua de los glóbulos blancos inmaduros malignos en la médula ósea. Es un cáncer de la sangre.

 

Leucemia mielógena aguda

También conocida como leucemia mieloide aguda (LMA), es más frecuente en los adultos que en los niños. Anteriormente se llamaba leucemia no linfocítica aguda.

 

Leucemia linfocítica crónica (LLC)

A menudo, la leucemia linfocítica crónica afecta a adultos mayores de 55 años de edad.

Algunas veces se produce en los jóvenes, pero no afecta a los niños.

 

 

Leucemia mielógena crónica (LMC)

La LMC se produce sobre todo en los adultos. También un número muy pequeño de niños desarrollan esta enfermedad. Este tipo se caracteriza por el aumento incontrolable de la producción de células mieloides principalmente en la médula ósea.

 

 

Leucemia de células peludas (HCL)

Generalmente, este tumor es un subconjunto de la leucemia linfocítica crónica.

Afecta principalmente a los hombres adultos y es incurable.

Sin embargo, existen tratamientos que permiten controlar el crecimiento del tumor.

 

Leucemia linfocítica granular de células grandes

Afecta los linfocitos T o las células NK y es un tipo raro de leucemia.

No es un tumor muy agresivo, por tanto, el tratamiento funciona en la mayoría de los casos.

 

Leucemia prolinfocítica de células T (T-PLL)

Es una forma muy rara de leucemia agresiva. Se desarrolla en los adultos y afecta los linfocitos T maduros . Es muy difícil de tratar y la tasa de supervivencia es baja.

 

Leucemia de células T del adulto

El virus linfotrópico de células T Humanas (HTLV) puede afectar los linfocitos T CD4 +.

Esto los induce a replicar y proliferar de manera anormal y lleva a la leucemia de células T del adulto.

 

Leucemia eosinofílica

La leucemia eosinofílica se caracteriza por el aumento constante de los eosinófilos y de sus precursores.

 

¿Qué es la leucemia aleucémica?

La médula ósea del paciente leucémico no puede producir un número suficiente de células sanguíneas sanas a causa de la presencia de células sanguíneas inmaduras. Aunque en gran número, los glóbulos blancos inmaduras no son capaces de proteger el cuerpo de enfermedades y problemas.

El número reducido de los glóbulos rojos y de las plaquetas, junto con el gran número de glóbulos blancos es característico de la leucemia.

En la leucemia aleucémica, el aumento del número de los glóbulos blancos no se detecta a través de los análisis de sangre con el hemograma completo. Es un tipo raro de leucemia. Este tipo de leucemia puede ser también linfocítica, monocítica o mieloide.

Se observa en personas con diagnóstico de leucemia aguda / crónica linfocítica / mielógena y también en la leucemia prolinfocítica y el síndrome mielodisplásico.

 

Leucemia infantil

De manera similar a la leucemia adulta, la leucemia infantil puede ser aguda o crónica.

Los glóbulos blancos inmaduros crecen y se reproducen más rápidamente en la enfermedad anterior con respecto a esta última.

Sin embargo, en los niños la leucemia es principalmente aguda.

La leucemia aguda se clasifica en 3 categorías:

 

  1. La leucemia linfocítica aguda (LLA);
  2. La leucemia mielógena aguda (LMA);
  3. Leucemia híbrida.

 

En la LLA el problema empieza en las células que forman los linfocitos, mientras que en la LMA el problema comienza en las células no linfocíticas que forman los glóbulos blancos, los glóbulos rojos y las plaquetas.

La leucemia híbrida es una combinación de LLA y LMA, en la que están implicadas las células madre linfocíticas y no linfocíticas.

La LLA es el tipo más común de leucemia infantil que cubre hasta el 70% de la incidencia de leucemia infantil.

El 30% restante se compone de LMA y leucemia híbrida.

Una forma rara llamada leucemia mielomonocítica juvenil (LMMJ) se produce en los niños pequeños principalmente menores de 4 años. Puede ser aguda o crónica.

Puesto que un exceso de glóbulos blancos determina número anormal de glóbulos rojos, no es inusual que un niño que sufre de leucemia sienta mucho cansancio y debilidad muscular. La disminución en el recuento de glóbulos rojos provoca también piel pálida, junto con los ganglios linfáticos inflamados a causa del exceso de glóbulos blancos en la sangre.

 

 

Causas de la leucemia mieloide

 

No se conoce la causa exacta de la leucemia, pero se cree que hay algunos factores responsables.

Estos factores causan la mutación del ADN en las células de la sangre.

Esto las induce a crecer y a dividirse rápidamente.

La duración de vida es superior a la de las células sanguíneas normales.

 

 

 

 

Síntomas de la leucemia mieloide

 

Leucemia mieloide crónica (LMC)

También se llama leucemia granulocítica o mielógena crónica.

Por lo general, afecta a los adultos y a los niños.

Cuando una persona sufre de LMC, el cuerpo tiende a producir grandes cantidades de glóbulos blancos inmaduros y maduros. Los glóbulos blancos producidas se conocen como mielocitos.

Esta enfermedad tiene 3 fases.

La fase crónica en la que no hay signos y síntomas, la fase acelerada, en el que las células crecen muy rápidamente y la fase de crisis blástica en la que pueden aparecer síntomas graves.

Entre los síntomas de la LMC hay:

  1. Fiebre;
  2. Dolor de huesos;
  3. Equimosis y hemorragia;
  4. Cansancio y debilidad;
  5. Petequias;
  6. Sudoración excesiva;
  7. Bazo agrandado que causa presión debajo de la caja torácica izquierda.

 

 

Foto, médula ósea, células, sangre

 

 

 

 

Leucemia mieloide aguda (LMA)

La LMA es también conocida como leucemia mielocítica o granulocítica aguda.

Se propaga rápidamente en la sangre y en la médula ósea.

En una persona sana, las células que se desarrollan en los glóbulos blancos protegen al cuerpo de las infecciones.

Si una persona tiene la LMA, estos blastos inmaduros no se convierten en glóbulos blancos.

Este es uno de los tipos más comunes de leucemia entre los adultos y raramente afecta a los niños.

Los estudios muestran que la LMA se desarrolla más en los hombres que en las mujeres.

 

Síntomas

 

  • Fiebre;
  • Pérdida de peso;
  • Cansancio;
  • Dolor en el hueso con o sin entumecimiento;
  • Dificultad para respirar;
  • Moretones;
  • Lesiones o sarpullidos;
  • Sangrado de la nariz, encías y menstruaciones abundantes.

 

 

Síntomas en los niños

Como todas las células de la sangre, las células leucémicas se pueden mover por todo del cuerpo. Según el número de células leucémicas, los niños muestran diferentes síntomas. Generalmente, el número de los glóbulos rojos, plaquetas y glóbulos blancos sanos es mucho menor de las células leucémicas.

Estos niños están pálidos, débiles y anémicos. Aparte de eso, los otros síntomas incluyen:

  • Fiebre;
  • Formación fácil de equimosis;
  • Sangrado de las encías y de la nariz;
  • Dolores articulares y de huesos;
  • Formación de coágulos sin dolor en el cuello, axilas, ingle y estómago;
  • Debilidad;
  • Cansancio y fatiga;
  • Inapetencia;
  • Petequias (pequeñas manchas planas de color rojo debajo de la piel a causa del sangrado);
  • Dificultad para respirar (especialmente en la fase terminal);
  • Infecciones recurrentes.

 

 

 

Diagnóstico de la leucemia mieloide

Si los signos y los síntomas del paciente sugieren la leucemia, el médico debe revisar una muestra de células de la médula ósea en el laboratorio para confirmar el diagnóstico.

 

Examen de la médula ósea

Las muestras de médula ósea se toman durante 2 pruebas que se realizan de forma simultánea:

1.Aspiración de la médula ósea

  1. Biopsia de la médula ósea

Las muestras se toman de la parte posterior de la cadera pero a veces se toman de otros huesos.

 

 

La clasificación (FAB) de la LMA

En 1970, un grupo de expertos franceses, americanos y británicos dividieron las leucemias mieloides agudas en subtipos, de M0 a M7, en función del tipo de célula que ha desarrollado la leucemia y de la maduración de las células.

 

 

 

Subtipo FAB                       Nombre

 

M0                                   Leucemia aguda mieloblástica indiferenciada.

M1                                                 Leucemia mieloblástica aguda con maduración mínima

M2                                                 Leucemia mieloblástica aguda con maduración

M3                                                Leucemia promielocítica aguda (APL)

M4                                                 Leucemia mielomonocítica aguda con eosinofilia

M5                                                 Leucemia monocítica aguda

M6                                                Leucemia eritroide aguda

M7                                                 Leucemia megacarioblástica aguda

 

 

 

Tratamiento de la leucemia mieloide

El tratamiento consiste en:

  1. Quimioterapia, por ejemplo, la hidroxicarbamida (Hydrea);
  2. Radioterapia;
  3. Trasplante de células madre hematopoyéticas.

 

 

 

¿Cuánto tiempo se puede vivir? El pronóstico

Desde 2003 hasta 2009, las tasas de supervivencia a 5 años para los niños fueron:

LLA: 91,7% para los niños y adolescentes menores de 15 años y 92.6% para los niños menores de 5 años.

LMA: 64,8% para los niños y los adolescentes menores de 15 años.

 

Las estadísticas de supervivencia han mejorado significativamente durante las últimas cinco décadas.

La mayoría de los niños y adolescentes menores de 20 años que tienen la LLA sobrevive al menos 5 años o tiene la remisión completa (recuperación).

En los casos más graves , la enfermedad puede ser refractaria ( no responde a los tratamientos) o se puede experimentar una recidiva (recaída) después de la remisión completa de los síntomas.

 

Tasa de supervivencia en los adultos

Los adultos son más propensos a la leucemia crónica. La tasa de supervivencia a cinco años es al rededor del 40% después de la administración de los medicamentos de quimioterapia. En los adultos con la leucemia linfocítica aguda, la tasa de supervivencia a cinco años es al rededor del 35%.