Síntomas de la vasculitis

foto, Chica, delgada

 

Los síntomas de la vasculitis (o Angeítis) son causados por la inflamación de los vasos sanguíneos (arterias, venas y capilares) que puede afectar a personas de todas las edades.

Este problema sistémico afecta el sistema vascular y altera la función primaria de las arterias que llevan la sangre oxigenada a los tejidos del cuerpo y de las venas que llevan sangre desoxigenada al corazón.

La vasculitis es una enfermedad multisistémica que puede afectar:

  • ñ piel,
  • ñ riñones,
  • ñ corazón,
  • ñ nervios,
  • ñ pulmones,
  • ñ articulaciones,
  • ñ intestino,
  • ñ ojos,
  • ñ oídos,
  • ñ

 

Tipos de vasculitis

Arterias más grandes: aorta y  ramas principales

  • ñ Arteritis de células gigantes (o temporal);
  • ñ Arteritis de Takayasu;
  • ñ Aortitis en el síndrome de Cogan;
  • ñ Aortitis en las espondiloartropatías;
  • ñ Aortitis aislada.

 

Arterias medianas

  • ñ Enfermedad de Kawasaki (puede causar el soplo cardíaco, arritmia, pericarditis, erupciones cutáneas e inflamación de la boca);
  • ñ Poliarteritis nodosa,  puede afectar también los testículos y el intestino, en este caso puede causar dolor de barriga, diarrea e infarto intestinal.

 

Arterias pequeñas y medianas

  • ñ Vasculitis ANCA positiva;
  • ñ Granulomatosis con poliangeítis o granulomatosis de Wegener  que puede causar la vasculitis cerebral;
  • ñ Poliangeítis microscópica;
  • ñ Granulomatosis eosinofílica con poliangeítis (síndrome de Churg-Strauss);
  • ñ Angeítis primaria del sistema nervioso central.

 

Pequeñas arterias periféricas

  • ñ Vasculitis por IgA o púrpura de Schönlein-Henoch (afecta principalmente a los niños);
  • ñ Vasculitis asociada con la artritis reumatoide, lupus eritematoso sistémico  y síndrome de Sjögren;
  • ñ Enfermedad de Buerger, es una enfermedad juvenil;
  • ñ Vasculitis crioglobulinémica;
  • ñ Enfermedad anti-GBM (de Goodpasture);
  • ñ Vasculitis lúpica;
  • ñ Vasculitis retiniana idiopática
  • ñ Vasculitis inducida por medicamentos.

 

La vasculitis de las arterias pequeñas se divide en:

 

  1. Anca positiva: si están implicados los anticuerpos anticitoplasma de neutrófilos
  2. Anca negativa: en los demás casos.

 

Arterias y venas de diferentes tamaños

  • ñ Enfermedad de Behcet;
  • ñ Policondritis recidivante.

 

 

 

 

Causas de la vasculitis

Las causas de la inflamación están todavía en fase de investigación. Sólo se conocen algunas de las razones de engrosamiento, debilitamiento, estrechamiento, alargamiento,  obstrucción y / o cicatrización de los vasos sanguíneos.

La causa principal es el ataque de los vasos por el sistema inmunitario, con un mecanismo autoinmune.

Los factores de riesgo pueden ser una infección, las enfermedades del sistema inmunitario, síndromes autoinmunes, o una reacción alérgica.

Algunos tumores pueden causar esta enfermedad, por ejemplo las leucemias y los linfomas que afectan las células de la sangre.

Las infecciones recurrentes pueden desencadenar una respuesta anormal en el sistema inmunitario de la persona afectada, el resultado es el daño a los vasos sanguíneos.

También puede ser causada por enfermedades crónicas a largo plazo como la artritis reumatoide, el lupus, etc.

 

 

Síntomas de la vasculitis

Los síntomas de la vasculitis son numerosos e incluyen:

  1. La fiebre baja que puede llegar a ser alta,
  2. Inapetencia,
  3. Pérdida de peso,
  4. Cansancio,
  5. Dolores musculares y articulares,
  6. Rigidez articular,
  7. Un pequeño trauma puede causar bultos similares a los de la picadura de un mosquito tigre,
  8. Venas y arterias hinchadas,

Dado que el flujo sanguíneo está obstruido y en algunos casos completamente bloqueado, la vasculitis puede afectar órganos específicos y sistemas del cuerpo con los síntomas correspondientes.

La vasculitis cerebral puede causar:

  1. Fuertes dolores de cabeza ,
  2. Derrame cerebral,
  3. Dolor en el pecho,
  4. Infarto de miocardio,

La vasculitis cutánea puede causar:

  1. Erupciones cutáneas generalizadas, pero especialmente en las extremidades inferiores (piernas)
  2. Manchas,
  3. Contusiones,
  4. Urticaria.

En algunos casos causa otras enfermedades, por ejemplo la artritis.

En los nervios provoca  entumecimiento, hormigueo, dolor punzante y debilidad alrededor de la parte afectada.

 

¿Cómo se diagnostica la vasculitis?

El médico especialista que trata este problema es el reumatólogo que debe realizar la exploración física y prescribir los análisis de laboratorio.

Los exámenes más comunes incluyen:

  • ñ La biopsia es la extirpación quirúrgica de una pequeña muestra de tejido para  la observación al microscopio;
  • ñ La angiografía es un tipo de radiografía para identificar las anomalías de los vasos sanguíneos;
  • ñ Análisis de sangre con un conteo sanguíneo completo, la VSG y la PCR, factor reumatoide, ANCA y ANA.

Para la mayoría de los pacientes, los médicos pueden detectar el tipo de vasculitis en función del tamaño de los vasos sanguíneos y de los órganos afectados.

La vasculitis de los vasos pequeños se diagnostica mediante una biopsia de la piel o renal.

Para detectar la vasculitis de los vasos medianos se realiza la biopsia (por ejemplo de la piel, del nervio o cerebral) o la angiografía.

La angiografía se utiliza  también para el diagnóstico de la vasculitis de los vasos grandes.

A menudo, la identificación de la arteritis de células gigantes implica la biopsia de una arteria del cuero cabelludo.

Algunas formas de vasculitis  como la enfermedad de Behcet y la enfermedad de Kawasaki se diagnostican sobre la base de los resultados clínicos sin realizar la biopsia o la angiografía.

La positividad de algunos análisis de sangre indica un cierto tipo de vasculitis y es suficiente para ayudar a los médicos en el diagnóstico.

El análisis más útil es la prueba para los anticuerpos anticitoplasma de neutrófilos (ANCA).

El resultado positivo de la ANCA puede ayudar a diagnosticar estos tipos de vasculitis: Granulomatosis con poliangeítis (de Wegener) o poliangeítis microscópica.

Otras pruebas de laboratorio pueden mostrar daños a los órganos, pero no son suficientes para demostrar la vasculitis.

 

Foto, vasculitis, análisis de sangre

 

 Complicaciones de la vasculitis

En general, entre las complicaciones podemos encontrar:

 

  • ñ Daño al órgano. Ciertos tipos de vasculitis grave pueden causar daños a los órganos.
  • ñ Vasculitis recidivante. Aun cuando el tratamiento para la vasculitis funciona, la enfermedad puede reaparecer y se necesita un tratamiento adicional.

En otros casos, la vasculitis puede no desaparecer completamente y sirve un nuevo tratamiento.

 

 

Vasculitis cutánea

Entre las vasculitis cutáneas, la más frecuente es la vasculitis leucocitoclástica (o por hipersensibilidad) que causa sobre todo la púrpura y la necrosis localizada en los pies y en el tobillo.

Puede causar también ulceraciones.

 

La vasculitis urticarial es una enfermedad cutánea  idiopática.

Por alguna razón, las células del sistema inmunitario liberan sustancias químicas inflamatorias en el cuerpo.

Normalmente, estos productos químicos son las histaminas, que provocan una pérdida en los vasos sanguíneos.

Esto permite que el exceso de líquido penetre en la piel.

El cuerpo responde mediante el desarrollo de una enfermedad inflamatoria de la piel conocida como urticaria.

Esta enfermedad puede progresar y convertirse en vasculitis urticarial cuando se inflaman los vasos sanguíneos.

En la mayoría de los casos esta enfermedad es idiopática, es decir, no tiene  causas específicas. Sin embargo, los médicos la relacionan con algunos problemas del sistema inmunitario.

Entre éstos hay problemas de las inmunoglobulinas, leucemia, síndrome de Sjogren y  lupus eritematoso sistémico.

Además, algunas enfermedades víricas pueden causar la vasculitis urticarial  como el virus BHV (hepatitis B), VHC (hepatitis C), el virus del  herpes zóster  y la mononucleosis infecciosa.

La vasculitis urticarial puede ser la causa del lupus.

Además la enfermedad puede ser un efecto secundario de medicamentos como la penicilina, los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina(IECA ) y los antidepresivos.

 

Tratamiento de la vasculitis urticarial

La recuperación de esta enfermedad es lenta, incluso si el pronóstico es benigno.

El tiempo de recuperación puede requerir meses, un año o más. En la mayoría de los casos no es mortal si la persona interesada no ha desarrollado problemas renales, pulmonares o ambos.

Si la enfermedad se vuelve crónica, puede servir  un tratamiento a largo plazo.

Se utiliza el estado de los síntomas y de las lesiones para determinar el tipo de tratamiento.

Si las lesiones son dolorosas, causan ardor o picazón, el médico puede prescribir medicamentos.

En casos leves o moderados se tratan con los medicamentos antihistamínicos y antiinflamatorios no esteroideos.

Los casos graves o complejos que podrían estar relacionados con la disfunción de otros órganos, se pueden tratar con la ayuda de los corticosteroides para suprimir la inflamación.

 

Medicamentos

 

El tratamiento depende del tipo de vasculitis, de la gravedad y del estado de salud. Aunque algunos tipos de vasculitis son autolimitados y mejoran por sí mismos (por ejemplo, la púrpura de Schönlein-Henoch), otros necesitan medicamentos.

 

Entre los medicamentos utilizados para tratar la vasculitis hay:

  • ñ Esteroides (cortisona) para controlar la inflamación. El tratamiento para muchos tipos de vasculitis se compone de dosis de un fármaco corticosteroide, como la prednisona o la metilprednisolona para controlar la inflamación. Los efectos secundarios de la cortisona pueden ser graves, especialmente si se toman durante un largo período. Por ejemplo, puede ocurrir un aumento de peso, la diabetes y el adelgazamiento de los huesos (osteoporosis). Se tendría que tomar la dosis más baja posible de esteroides para controlar la enfermedad.
  • ñ Medicamentos para controlar el sistema inmunitario. Los casos graves de vasculitis o aquellos que no responden adecuadamente a los corticosteroides pueden requerir fármacos citotóxicos que destruyen las células del sistema inmunitario responsables de la inflamación.
  • ñ Los fármacos citotóxicos incluyen la azatioprina y la ciclofosfamida (Genoxal).
  • ñ Otro medicamento que ayuda a moderar la respuesta del sistema inmunitario es el rituximab (Mabthera).

Este medicamento está aprobado para el tratamiento de la granulomatosis con

poliangeítis ( de Wegener) y de la poliangeítis microscópica junto con los

corticosteroides.

  • ñ Los investigadores han demostrado el éxito de los fármacos que alteran la respuesta inmune del organismo para tratar ciertos tipos de vasculitis.
  • ñ Los medicamentos utilizados que aún están en fase de prueba incluyen el micofenolato (CellCept), el infliximab (Remicade), el adalimumab (Humira) y anakinra (Kineret).