Venas Varicosas

Foto, Venas varicosas

 

Las venas varicosas son causadas por una enfermedad que se caracteriza por la dilatación de los vasos sanguíneos.

Las venas llevan la sangre desoxigenada al corazón que procede de otras partes del cuerpo.

El término varicosidad se refiere a una alteración estructural de las venas, que se hinchan y retuercen.

Las venas varicosas parecen líneas de color azul o azulado-púrpura prominentes y ensanchadas en la piel. A pesar de que puedan aparecer en todo el cuerpo, se encuentran sobre todo en las piernas.

Es necesario ponerse en contacto con el médico si:

  • Las venas varicosas se hacen muy profundas;
  • La piel cambia de color;

Aparecen úlceras o un dolor continuo.

Las venas varicosas afectan aproximadamente al 50% de las mujeres, pero rara vez se producen en los hombres, niños y adolescentes.

 

 

 

Venas varicosas en las piernas

Las venas varicosas se encuentran con mayor frecuencia en las venas superficiales de las piernas, pero se pueden formar también en los brazos.

 

Causas de las venas varicosas en las piernas

Las venas varicosas son más comunes en las piernas que en cualquier otra parte del cuerpo.

Hay muchas causas de las venas varicosas.

Las venas varicosas son el resultado del debilitamiento de las válvulas.

Cuando las válvulas no funcionan correctamente, la sangre se acumula en las piernas y aumenta la presión en las venas. Esto causa las venas varicosas.

En muchos casos representan un problema hereditario. A menudo se transmite en la familia. Incluso el envejecimiento puede aumentar la aparición de las venas varicosas. De hecho, son mucho más frecuentes después de los 50 años de edad.

Permanecer de pie o andar en posición vertical ejerce presión sobre las venas en la parte inferior del cuerpo, esto causa las venas varicosas en las piernas.

Un trabajo que obliga a estar de pie durante un período prolongado de tiempo aumenta la aparición de las venas varicosas.

En las mujeres el embarazo puede causar las venas varicosas.

La obesidad es otra causa frecuente de esta enfermedad.

 

Síntomas de las venas varicosas

Las venas de color azul oscuro o púrpura que se dilatan y retuercen debajo de la piel se denominan varices.
Algunas personas no muestran los síntomas de las venas varicosas.

Sin embargo, otras pueden sufrir de síntomas leves o graves. La mayoría de estos síntomas se puede agravar al estar de pie o sentados durante largos períodos de tiempo.

Los síntomas más frecuentes son:

  • Pesadez;
  • Ardor;
  • Hormigueo;
  • Dolor;
  • Piernas pesadas;
  • Tobillos y pies hinchados.

La sensación de picazón en las piernas sobre la vena es rara.

 

¿Cuándo hay que preocuparse?

 

La hinchazón de la pierna y el dolor en la pantorrilla después de haber estado de pie o sentados durante mucho tiempo es uno de los síntomas de las venas varicosas en una fase avanzada.

Entre los síntomas más peligrosos hay:

  1. El cambio de color de la piel,
  2. La inflamación,
  3. La descamación
  4. La piel seca y adelgazada.

 

¿Las varices son venas varicosas?

Es muy común confundir los dos tipos de enfermedades venosas para los que no son médicos. A menudo los dos términos se utilizan juntos.

 

Varices y venas varicosas

Las venas varicosas son de color oscuro, azul o púrpura y en algunos casos incluso negro.

Se realiza el tratamiento para prevenir una mayor dilatación de las venas y reducir la inflamación.

Si la insuficiencia venosa empeora con el tiempo, puede causar la constricción de la sangre y se puede obstruir la circulación hacia el corazón.

Los peligros son la formación de coágulos o la trombosis venosa que se propaga por todo el cuerpo y bloquea el flujo de sangre a los órganos.

Esta enfermedad provoca la cicatrización de la piel y del tejido muscular y puede causar una hemorragia. Una consecuencia de las venas varicosas son los vasos sanguíneos sobre la superficie de la piel y un aspecto hinchado.

Muchas veces van acompañadas por erupciones cutáneas.

 

 

Las varices son más claras y el aspecto de las líneas es más sutil, como una telaraña. Además no sirve un tratamiento y normalmente desaparecen por sí solas. Generalmente afectan las piernas, las manos y la cara. Los que ya están afectados por las varices no se deben preocupar de que estás se conviertan en venas varicosas.

Sin embargo, pueden conducir también al desarrollo de las venas varicosas, ya que las causas de ambas enfermedades son las mismas.

 

Venas varicosas durante el embarazo

El embarazo es un periodo caracterizado por muchas fluctuaciones hormonales y cambios físicos para prepararse al parto. Durante esta fase, la mujer sube de peso considerablemente a causa del crecimiento del feto.

En consecuencia aumenta la presión sobre la vena grande en el lado derecho del cuerpo que se llama vena cava inferior. Esto aumenta la presión en los vasos sanguíneos de las piernas o de las extremidades corporales y contribuye al colapso de la pared de la vena.

Las venas varicosas durante el embarazo se producen incluso si la mujer tiene 20 años o 30 años.

Se pueden formar venas varicosas de la vulva (en los labios mayores) y en el área de la ingle.

Además, el aumento del nivel de estrógenos y progesterona puede causar la relajación de las venas y el mal funcionamiento de las válvulas.

 

Ocurre la pérdida o el reflujo de sangre que se acumula en las venas y las dilata. Además, el volumen de sangre en el cuerpo aumenta durante el embarazo.

Las venas de las piernas tienen que trabajar más para bombear la sangre al corazón.

Los factores que pueden aumentar el riesgo de esta enfermedad durante el embarazo son:

  • Embarazos múltiples;
  • Obesidad;
  • Estar de pie o sentados durante un período prolongado de tiempo.

 

 

Venas varicosas en el testículo

El hombre puede sufrir de venas varicosas, pero esta enfermedad afecta principalmente los órganos genitales.

El varicocele es una enfermedad causada por el mal funcionamiento de una válvula en la vena espermática interna que se dilata excesivamente.

Los hombres que sufren de varicocele tienen las venas varicosas en los testículos, por lo general a la izquierda.

 

 

Tratamiento para las venas varicosas

Para el tratamiento de los problemas relacionados con la circulación hay que dirigirse al angiólogo o al cirujano vascular que son los médicos especialistas.

 

Cirugía con láser para las venas varicosas

La cirugía con láser es la transmisión de una potente luz sobre la vena que causa la lenta disolución y la desaparición.

Los láseres son muy precisos y actúan sólo en la zona afectada.

La cirugía no es muy fastidiosa y no causa dolor ya que no prevé agujas o incisiones.

El paciente siente sólo un pellizco cuando el láser entra en contacto con la piel.

Se aplica un refrigerante antes y después del tratamiento. La cirugía depende de la gravedad de las venas, se realiza de forma ambulatoria y puede durar 15-20 minutos. Normalmente son necesarios de 2 a 5 ciclos de tratamiento con láser para tratar completamente las venas varicosas.

Después de la operación, se pueden producir:

  • Enrojecimiento,
  • Hinchazón
  • Alteración del color de la piel,

Estos signos desaparecen en unos días.

 

Ligadura

La ligadura quirúrgica es un tipo más específico de cirugía con láser en el que se unen las venas y después se eliminan completamente de la pierna.

Los láseres más comunes son de luz amarilla, verde y otros sistemas de luz pulsada.

 

¿Cuándo operar?

La cirugía sirve para prevenir las complicaciones como las úlceras, flebitis y el linfedema.

 

Cirugía para las venas varicosas

Hay dos métodos para resolver el problema del colapso de la pared de la vena.

El stripping es el más utilizado y consiste en insertar una sonda en las venas de la pierna que permite extirpar las venas varicosas y la vena safena.

El método CHIVA es la ligadura de algunas venas para difundir la sangre hacia las venas más profundas que están sanas.

Estos tipos de cirugías no resuelven el problema porque el paciente sigue teniendo la debilidad de las paredes venosas.

La recidiva podría afectar otras venas de la pierna en el futuro.

Foto, escleroterapia, venas varicosas

 

 

Escleroterapia

Se utiliza la escleroterapia para el tratamiento de las venas varicosas o de las varices.

Es un procedimiento simple que no requiere la hospitalización.

 

Durante este tratamiento, se inyecta una solución en las venas afectadas con una pequeña aguja. Generalmente, se administra directamente en la vena afectada una solución estéril de cloruro de sodio y heparina mezclada con el anestésico local. Esto sirve para reducir y disolver la vena. La duración de esta operación depende del número de las venas tratadas y de la condición del paciente.

Sólo alrededor del 15-20% de las personas que se someten a este tratamiento tiene efectos secundarios. Las mujeres son más afectadas que los hombres y se someten más a menudo a este tratamiento.

Las mujeres embarazadas no deberían realizar este procedimiento.

 

El método TARP consiste en inyectar una solución compuesta por salicilato de sodio diluido con ringer lactato y lidocaína.

Los efectos secundarios varían de la molestia leve y moretones a la reacción alérgica.

Hoy en día se utiliza la escleroterapia con espuma.

En este procedimiento, el agente esclerosante líquido se mezcla con el aire para crear una espuma que se inyecta en las venas.

Esta es una de las maneras más simples para aliviar el dolor de las venas varicosas.

 

Remedios naturales para las venas varicosas

Las medidas de prevención o ralentización del desarrollo de las venas varicosas incluyen:

  • Gimnasia: Hay que hacer actividad física. Andar es una buena forma de facilitar la circulación de la sangre en las piernas. La bicicleta en la llanura es buena si el ritmo no es demasiado rápido, de otro modo podría empeorar la situación.
  • Controlar el peso y la dieta: la pérdida del exceso de peso reduce la presión en las venas. Se tendría que seguir una dieta baja en sal para prevenir la hinchazón y la retención de líquido.
  • El azúcar favorece la formación de venas varicosas, por lo tanto es aconsejable evitar los dulces.
  • Fumar empeora la circulación, por lo tanto es aconsejable dejar de fumar.
  • Evitar los tacones altos: los zapatos planos hacen trabajar más los músculos de la pantorrilla y es mejor para las venas. No hay que usar ropa apretada alrededor de la cintura, piernas o ingle. Por ejemplo, los leggings ajustados pueden ralentizar el flujo de sangre.
  • Elevar las piernas: para mejorar la circulación en las piernas, se pueden tomar descansos cada día para levantar las piernas sobre el nivel del corazón. Por ejemplo, se puede estar en la cama con las piernas sobre tres o cuatro almohadas.
  • Evitar permanecer sentados o de pie durante largos períodos de tiempo. Se tendría que cambiar de posición con frecuencia para facilitar el flujo de sangre y tratar de moverse al menos cada 30 minutos.
  • No sentarse con las piernas cruzadas. Algunos médicos creen que esta posición puede aumentar los problemas de circulación.
  • Las medias elásticas de compresión progresiva ayudan mucho el retorno venoso, el único problema es que calientan mucho, por lo tanto en verano son difíciles de tolerar.
  • Evitar la depilación con cera por dos razones: el calor de la cera y el tirón pueden agravar la dilatación de las venas.

 

Remedios de fitoterapia

Extracto de castaño de Indias

El extracto de castaño de Indias (Aesculus hippocastanum) es uno de los tratamientos naturales más comunes para las varices y la insuficiencia venosa crónica.

El principio activo del castaño de indias es un compuesto llamado escina.

La escina parece bloquear la liberación de los enzimas que dañan las paredes de los capilares.

Es aconsejable extender la crema con el castaño de Indias en las piernas.

Hay productos excelentes que contienen castaño de indias y centella asiática que estimulan la microcirculación.

Extractos de corteza de pino y semilla de uva

El extracto de semilla de uva (Vitis vinifera) y el extracto de corteza de pino (Pinus maritima) contienen complejos oligoméricos de proantocianidinas (OPCs), antioxidantes que parecen fortalecer la estructura del tejido conectivo de los vasos sanguíneos y reducir la inflamación.

Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.