Alergia – pruebas y remedios

Pruebas y diagnóstico

Para saber si se sufre de alergia, el médico puede:

  • Hacer preguntas acerca de los signos y síntomas del paciente.
  • Realizar un examen físico.
  • Ordenar la redacción de un diario detallado de los síntomas y posibles factores que provocan la alergia.


En caso de alergia alimentaria, el médico puede:

  1. Pedir que el paciente escriba en un diario todos los alimentos que come.
  2. Eliminar un alimento de la dieta (dieta de eliminación), entonces hay que volver a comer el alimento en cuestión para ver si se produce una reacción.

El médico también puede recomendar los siguientes exámenes:

Suspensión del alimento sospechoso
La prueba menos invasiva para las alergias alimentarias es muy simple: consiste en dejar de comer cierto alimento y reintroducirlo en la dieta después de unas pocas semanas. Así, primero dejamos de consumir leche, luego huevos, etc.

 

Prueba percutánea

Prueba de parche
Los dermatólogos realizan la prueba del parche en pacientes con dermatitis para averiguar si el trastorno se origina o agrava debido a una alergia de contacto.
Se introducen pequeñas cantidades de las sustancias que se quieren analizar en unos pequeños discos pegados a un parche.
Se aplica el parche sobre la piel de la espalda a la altura de los omóplatos.
El paciente regresa a la consulta después de 48-72 horas para retirar el parche y comprobar la posible formación de una reacción cutánea.

Prueba del pinchazo o prick test
La prueba del pinchazo se utiliza para diagnosticar una alergia a:

  • Ácaros del polvo,
  • Alimentos,
  • Látex,
  • Medicamentos,
  • Polen,
  • Pelo de gato.

Esta prueba no tiene utilidad para los pacientes con erupciones cutáneas.
Esta prueba permite analizar de 3 a 25 alérgenos.
Cómo se realiza:

  • Se divide el antebrazo en secciones con un marcador y en cada sección se escribe un número que corresponde a un alérgeno.
  • Se aplica una gota de solución de alérgeno en cada rectángulo.
  • Se realiza una punción de aproximadamente 1 milímetro de profundidad con una lanceta estéril.
  • Se observan las reacciones cutáneas que se producen en los 20-30 minutos siguientes.

Prueba RAST (análisis de sangre). Un análisis de sangre llamado radioalergoadsorción (RAST) sirve para medir la respuesta del sistema inmunológico a un alérgeno específico midiendo la cantidad de anticuerpos específicos en el torrente sanguíneo, llamados inmunoglobulinas IgE.
La prueba RAST se realiza cuando el paciente sigue un tratamiento con corticoides o antihistamínicos, ya que no puede llevar a cabo pruebas cutáneas. Además, también se puede realizar en pacientes con dermatitis generalizada o si la prueba del pinchazo resulta negativa, aunque el paciente presenta los síntomas de una alergia.
Se recomienda evitar otras pruebas, por ejemplo, las que se encuentran disponibles en las farmacias, ya que no son fiables.

 

Tratamiento para la alergia y fármacos

Los tratamientos para la alergia incluyen:

Evitar el contacto con el alérgeno. El médico aconseja la forma en que tiene que identificar y evitar las sustancias que causan reacciones alérgicas. Esta es la acción más importante en la prevención de reacciones alérgicas para reducir los síntomas.
Pueden ser necesarios hasta 10 días para eliminar las trazas de alérgenos en el cuerpo.
El níquel es un metal que se encuentra por todas partes, por lo que es imposible evitarlo por completo. Si la alergia es grave, se puede:

  • Evitar el uso de cinturones, relojes y bisutería, prendas de vestir de color negro.
  • No beber agua del grifo.
  • Reducir el consumo de alimentos ricos en níquel (tales como cacao, anacardos, cacahuetes, ciertos legumbres y tomates).
  • Utilizar ollas sin ní
  • Evitar el uso de papel de aluminio y de horno.
  • No comer alimentos en latas.


Medicamentos
Los fármacos pueden contribuir a aliviar los síntomas de la reacción alérgica.
Los medicamentos que se deben tomar dependen del tipo de alergia que se sufra.
Hay medicamentos que se toman por vía oral, aerosol nasal o colirios.
Algunos fármacos para la alergia son:

  • Cortisona, por ejemplo la Betametasona,
  • Antihistamínicos,
  • Descongestionantes, etc.

En caso de lactancia materna, es posible que el niño herede la alergia, hay algunos medicamentos antihistamínicos como Altoral, que también se pueden tomar durante el embarazo o la lactancia, pero hay que pedir consejo al médico.
Inmunoterapia. Para las alergias graves o que no responden al tratamiento, el médico puede aconsejar infiltraciones para la alergia (inmunoterapia).
Este tratamiento consiste en una serie de inyecciones de extractos de alérgenos purificados, por lo general administrados durante un periodo de pocos años.
Por lo general, los médicos no se muestran favorables a la vacuna por inyección subcutánea, sino que prefieren optar por las pastillas.
Desafortunadamente, este tratamiento preventivo solo es eficaz en el 20-25% de los pacientes.
Tratamiento de emergencia con epinefrina
En caso de alergia grave, el médico puede realizar una infiltración de epinefrina (Epinegrina Dermogen) para reducir la inflamación y resolver la emergencia.

 

Dieta y remedios naturales para la alergia

Muchas personas han solucionado los problemas de alergia sin tomar medicamentos, sino simplemente cambiando su dieta.
Las dos dietas que han demostrado tener los mejores resultados son la del grupo sanguíneo del doctor D’Adamo y la dieta vegana/crudívora recomendada por el higienista Shelton y Lezaeta
Según la dieta del grupo sanguíneo, cada persona puede comer ciertos alimentos, y debe evitar otros dependiendo de su grupo sanguíneo.
Sin embargo, existen algunos alimentos que suelen provocar alergias:

  • Cereales (ya que pertenecen a la familia de las gramíneas y pueden causar un exceso de esta sustancia en el cuerpo). Entre las gramíneas, también se encuentra el azúcar de caña y el almidón de maíz, que se encuentra en muchos medicamentos y alimentos tales como condimentos, embutidos, cremas, yogures, zumos de fruta, etc.
  • Leche y productos lácteos,
  • Edulcorantes,
  • Espesantes,
  • Sorbitol, aspartamo, maltitol, acesulfame y maltodextrina presentes en los chicles.

Según el higienismo de Shelton y la medicina natural de Lezaeta, la alergia tiene origen en la toxemia (acumulación de toxinas) en el organismo.
No existe una alergia que nace sin una razón. Si el origen fuera el polen u otras sustancias, entonces todos tendríamos que sufrir una alergia.
El hecho de que cuando una persona soluciona el problema de la hipersensibilidad a los alérgenos deja de tener reacciones alérgicas, muestra que el origen del problema es otro.


Esta enfermedad se desarrolla debido a la alimentación y estilo de vida de una persona.
La diferencia entre una persona con catarro y una con alergia, es la hipersensibilidad del sistema nervioso.

La toxemia inhibe la eliminación de los productos de desecho del cuerpo, que siguen acumulándose provocando la producción de catarro y la hipersensibilidad a los alérgenos.
Para curarse se requiere aire fresco, dieta vegana-crudívora y lo más natural posible, baños de sol y actividad física diaria.

De acuerdo con Shelton y Lezaeta, lo primero que hay que hacer es ayunar, siempre que no existan contraindicaciones tales como enfermedades cardíacas, cáncer o diabetes en etapa avanzada, embarazo, cáncer de hígado o de páncreas.

El ayuno puede continuar hasta que la lengua no vuelva a la normalidad (no blanca), el aliento vuelva fresco y el paciente deje de experimentar síntomas o mejore su condición.
En algunos casos, el paciente interrumpe el ayuno con antelación. Esto no es un problema, ya que se puede repetir más tarde.
Una vez terminado el ayuno, se debe cambiar la alimentación para evitar la acumulación de sustancias de desecho y toxinas en el cuerpo.
El desayuno debe ser ligero e incluir fruta, mejor si ácida.
El almuerzo es la comida más importante del día y debe incluir fruta, verdura, legumbres, coles, nueces y semillas, tubérculos (patatas). Evitar todos los productos procesados, la sal y reducir al mínimo los alimentos cocinados, ya que son alimentos desnaturalizados.
Respetar las combinaciones de alimentos y no beber durante las comidas.
La cena debe hacerse entre las 19 y 20. Evitar cenar demasiado tarde.
Se recomienda comer solo cuando se tiene hambre.