Artrosis y tratamiento

La artrosis (o osteoartritis) no es una sola enfermedad, sino es el resultado final de un problema de salud que conduce a la degeneración estructural progresiva de al menos una articulación.
La artrosis es la causa más común de dolor crónico en las articulaciones, se estima que afecta a más del 10% de la población.

La artrosis afecta a toda la articulación, incluyendo los músculos que actúan sobre ella, los huesos que la componen, la membrana de revestimiento (sinovial), los discos intervertebrales y también los meniscos en la rodilla.

La primera etapa de la artrosis es la pérdida de cartílago (tejido condral). El cuerpo intenta reparar el cartílago, remodela el hueso para crear una densificación en la parte en contacto con el cartílago (hueso subcondral) y se forman unos quistes óseos (geodas).Este proceso es generalmente lento y tiene diferentes fases.

rotación interior de la cadera, prueba por la artrosis
Fisioterapia, rehabilitación y reeducación motora
  • En la primera etapa de la progresión de la enfermedad se produce la formación de osteofitos y el estrechamiento del espacio articular (espacio entre los huesos).
  • La artrosis progresa aún más con la disminución del espacio de la articulación.
  • Más adelante vemos la aparición de quistes subcondrales (quistes en el hueso debajo del cartílago).
  • La última etapa de la osteoartritis se caracteriza por la reparación y remodelación ósea.

 

Términos científicos

El colágeno es la principal proteína que forma los tendones, huesos, cartílago, tejido conectivo y la piel.
La superficie articular es la parte de la articulación en que los extremos de los huesos están en contacto.
El cartílago articular es una capa de tejido gelatinoso y elástico presente en la superficie de la articulación y permite un movimiento fluido y sin dolor porque disminuye la fricción.
La membrana sinovial es un tejido fibroso que rodea las articulaciones y segrega un líquido lubricante para facilitar el movimiento.
Los osteofitos son los espolones óseos que se forman sobre todo en el perímetro exterior de las articulaciones.
Se cree que se desarrollan para aumentar la superficie articular y descargar el peso del cuerpo y de las fuerzas externas en una zona más extendida.
La remodelación ósea es un proceso en el que el hueso dañado intenta repararse a sí mismo modificando la forma y la densidad interna.

 

¿Cuáles son las causas de la artrosis?

artrosis-de-la-rodillaLa artrosis primaria es una enfermedad que no resulta de una lesión o una enfermedad anterior, pero es la consecuencia del envejecimiento natural de la articulación.
Con la edad, el contenido de agua en el cartílago disminuye y el colágeno contenido en el cartílago se desgasta.
Con el tiempo, el cartílago adelgaza y se forman unas grietas.
En las etapas avanzadas de la artrosis, no hay una pérdida total del cartílago articular.
Con los años, la carga y el uso de las articulaciones desgastadas pueden causar inflamación de la membrana sinovial, causando dolor e hinchazón. La pérdida de la almohadilla de cartílago provoca la fricción entre los huesos, causando dolor y limitación de la movilidad articular.
La inflamación del cartílago puede también estimular la formación de espolones óseos (osteofitos) alrededor de la articulación.
La artrosis puede desarrollarse en varios miembros de la misma familia, entonces puede ser una enfermedad hereditaria o genética.

 

Los factores que aumentan el riesgo de la artrosis son:

  • La edad, el riesgo de artrosis aumenta con los años.
  • Género, las mujeres están más predispuestas a la artrosis, a pesar de que no se encuentre la causa.
  • Deformidades óseas, algunas personas nacen con junturas mal alineadas o defectos del cartílago, esto puede aumentar el riesgo de artrosis.
  • Las lesiones, fracturas o esguinces, por ejemplo causadas por traumatismos del deporte o accidente de tráfico, aumentan el riesgo de artrosis.
  • La obesidad, un cuerpo muy pesado debido a la fuerte presión sobre las articulaciones que soportan peso, como las rodillas.
  • Estilo de vida sedentario, el cartílago necesita de movimiento para su nutrición.
  • Determinados puestos de trabajo, si el trabajo que se lleva a cabo consiste en movimientos repetitivos que sobrecargan una articulación, es probable el desarrollo de la artrosis en ese punto.
  • Otras enfermedades concomitantes: diabetes, hipotiroidismo, gota o enfermedad de Paget pueden aumentar el riesgo de desarrollar la artrosis.

Por lo general, los síntomas de artrosis se desarrollan lentamente y empeoran con el tiempo.
Los síntomas de la artrosis varían mucho de persona a persona.
Algunos pacientes pueden tener una limitación funcional grave debido a los síntomas.
Otros pueden tener síntomas leves a pesar de una degeneración grave de las articulaciones visibles desde la radiografía.
Los síntomas pueden también ser intermitentes.
Es frecuente que los pacientes con artrosis de las articulaciones de las manos o de las rodillas lleven años sin tener dolor entre una inflamación de las articulaciones y otra.

 

Los signos y síntomas de la artrosis

  • Dolor, rigidez articular o dificultad para moverse se desarrollan en al menos una articulación. El dolor puede empeorar con el esfuerzo y se puede sentir en la noche. Con la progresión de la artrosis, el dolor se puede producir en reposo.
  • Molestia articular cuando se aplica una ligera presión desde el exterior.
  • Rigidez, la limitación del movimiento es más notable al despertar por la mañana o después de un período de inactividad.
  • Pérdida de flexibilidad, se puede tener un bloqueo de la articulación que ha perdido el rango normal de movimiento.
  • Crepitación articular, ruido que se puede sentir durante el movimiento como cuando dos superficies rugosas se arrastran una encima de otra.
  • La artrosis de la columna vertebral (espondilosis) causa dolor en el cuello o la espalda. Los osteofitos o espolones óseos que se forman a lo largo de la espina dorsal pueden irritar los nervios espinales, causando síntomas graves como dolor que se irradia hacia las extremidades, entumecimiento y hormigueo.

La artrosis causa la formación de protuberancias óseas duras en las pequeñas articulaciones de los dedos.
El tipo clásico es el de la articulación entre la falange media y distal, llamado nódulo de Heberden, el nombre de un famoso médico británico.
La deformidad ósea es el resultado de los espolones óseos en la articulación. Otro nódulo óseo que se forma en el nivel de la falange proximal y aquela media en muchos pacientes con artrosis se denomina nódulo de Bouchard.

Es recomendable acudir a un médico si la inflamación o rigidez en las articulaciones dura por lo menos dos semanas.
El médico realiza un examen físico mediante la observación de la articulación afectada para ver si es dolorosa, está hinchada o roja.
Luego evalúa los movimientos de la articulación.

 

Exámenes diagnósticos instrumentales

  • Radiografía, el cartílago no aparece en las hojas, pero aparece un estrechamiento del espacio articular, es decir, el espacio entre los huesos de la articulación.
    Una radiografía puede mostrar también los espolones óseos dentro de la articulación. Muchas personas ya tienen síntomas de la artrosis antes de sentir los síntomas.
  • La resonancia magnética nuclear (RMN) utiliza ondas de radio y un campo magnético para ver imágenes detalladas de los huesos y los tejidos blandos, incluyendo el cartílago. Esta prueba es útil para determinar cual tejido está causando el dolor.

Las pruebas de laboratorio

  • Los análisis de la sangre pueden ayudar a descartar otras causas de dolor en las articulaciones, como la artritis reumatoide.
  • La artrocentesis es la aspiración de líquido de la articulación con una jeringa para hacer el análisis. Este examen sirve para descartar una infección y algunas de las causas de la artritis como la gota.

 

 Tratamiento para la artrosis

Artrosis, tratamiento, ejercicios, movimiento
Ejerceicios para la recuperación de la movilidad

No existe una terapia que resuelve la artrosis,, pero el tratamiento puede ayudar a reducir el dolor y mantener la movilidad articular.
Algunos pacientes con artrosis no tienen dolor o sienten una ligera molestia , entonces pueden no necesitar tratamiento.

 

Otros pueden beneficiarse de medidas conservadoras como:

  • Descansar ,
  • Ejercicios,
  • La reducción de peso,
  • Fisioterapia,
  • Terapia ocupacional para aprender a usar dispositivos de ayuda o tutores.

Estos remedios son especialmente importantes si las articulaciones afectadas son las que tienen que soportar el peso del cuerpo (cadera y rodilla).

 

Estilo de vida para la artrosis

El hielo se utiliza en la fase aguda, es decir, en los primeros 2 días de dolor o en la fase post-aguda se puede aplicar para disminuir el espasmo muscular.
El calor alivia el dolor y la rigidez de las articulaciones.
Utilizar dispositivos de ayuda puede hacer que sea más fácil de llevar a cabo actividades de la vida diaria.
Un palo puede levantar la rodilla o la cadera en el peso corporal.
Con la artrosis en los dedos, algunos utensilios de cocina puede hacer que sea más fácil trabajar en la cocina.
Su fisioterapeuta o un terapeuta ocupacional puede ayudar a elegir y utilizar la herramienta adecuada.
Como primero remedio natural, los individuos con artrosis pueden probar los suplementos de glucosamina y condroitina.
Hay estudios que demuestran que estos productos alivian el dolor y la rigidez en algunos pacientes con artrosis.

 

Medicamentos para la artrosis

El paracetamol (Efferalgan) puede aliviar el dolor, pero no reduce la inflamación.
Los estudios demostraron que es eficaz para las personas con artrosis que tienen dolor de leve a moderado.
Tomar una dosis superior a la recomendada puede causar daños en el hígado.
Los medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINEs) reducen la inflamación y alivian el dolor.
Los más prescritos son ibuprofeno (apirofeno) y naproxeno (Aleve).
Los AINEs pueden causar irritación del estómago, problemas cardiovasculares, hemorragia, daños en el hígado y los riñones.
Las personas mayores tienen un mayor riesgo de complicaciones.
Los narcóticos son un tipo de medicamento que requiere la receta médica, por lo general contienen ingredientes similares a la codeína y pueden proporcionar alivio de la artrosis grave.
Es extremadamente raro que un médico recete este tipo de medicamentos, ya que conllevan el riesgo de adicción, aunque este riesgo parece menor en las personas con dolor severo.
Los efectos secundarios incluyen náuseas, estreñimiento y somnolencia.

 

Fisioterapia para la artrosis

Hace falta seguir un programa de ejercicios establecido por el fisioterapeuta para fortalecer los músculos que actúan sobre la articulación afectada, para aumentar el rango de movimiento y reducir el dolor.

Terapia con láser para la artrosis
Terapia con láser para la artrosis

La terapia física puede ser muy útil si el cartílago no ha desaparecido por completo para reducir la inflamación de la membrana sinovial, en concreto la terapia magnética (o magnetoterapia) para la rodilla y la terapia láser  para la mano.

Se debe modificar el estilo de vida para evitar la sobrecarga de las articulaciones.
Busque la forma de realizar las actividades diarias sin cargar el peso sobre las articulaciones.
Un terapeuta ocupacional puede ayudar a encontrar las maneras de llevar a cabo las tareas diarias o de trabajar sin forzar la articulación ya inflamada.
Por ejemplo, el cepillo de dientes con un agarre grande puede permitir lavar los dientes sin dolor en el caso de la artrosis en los dedos.
Una silla en la ducha puede aliviar el dolor quedando de pie el caso de la artrosis de la rodilla.

Pruebe los aparatos ortopédicos y las órtesis.
Considere el uso de una órtesis, un palo, aparatos ortopédicos u otras ayudas para reducir la carga del peso sobre la articulación.
Estos remedios se utilizan para reducir el dolor porque inmovilizan, protegen y soportan la articulación disminuyendo la presión sobre ella.

¿Quién no se beneficia de los medicamentos para el dolor, busca otras clínicas de medicina alternativa y complementaria para el alivio.
Entre los tratamientos que han demostrado algunos resultados para la artrosis está la acupuntura.
Algunos estudios indican que la acupuntura puede aliviar el dolor y mejorar la función de la rodilla con artrosis.
La sesión de acupuntura consiste en insertar finas agujas en la piel en puntos específicos del cuerpo.
Los riesgos son: infecciones, moretones y dolor en el punto en el que se insertan las agujas.

 

Tratamento médico para la artrosis

Las infiltraciónes de cortisona pueden aliviar el dolor en la articulación.
Durante esta inyección, el médico inserta una aguja en el espacio dentro de la articulación afectada y se inyecta la medicación.
El número de infiltraciones de cortisona que se pueden hacer cada año es limitado, por lo general si se hace sólo tres ya que el medicamento puede causar daño a la articulación.
Las inyecciones de ácido hialurónico se llevan a cabo para el dolor persistente causados por la artrosis severa de la rodilla o de la cadera.
Si el dolor no disminuye a pesar de la reducción del peso, el ejercicio regular y los medicamentos, se pueden realizar una serie de inyecciones de ácido hialurónico (Hyalgan, synvisc-one, etc.) en la articulación.
En muchos casos estas inyecciones han sido eficaces, especialmente si el paciente no quiere someterse a la cirugia.
Estos productos actúan restaurando temporalmente la cantidad de líquido de la articulación, permitiendo una mejor lubricación, aumentando la capacidad de absorber los choques y tal vez impactando directamente sobre los receptores del dolor.

 

Cirugía para la artrosis

Entre las opciones quirúrgicas se encuentra la realineación del hueso. El procedimiento quirúrgico se llama osteotomía.
El cirujano corta (incisión) el hueso por encima o por debajo de la rodilla para realinear la pierna.
La osteotomía puede reducir el dolor de rodilla desplazando el peso del cuerpo hacia la parte menos desgastada de la rodilla.

 

La artroplastia es la reparación quirúrgica

En la cirugía de sustitución de una articulación (artroplastia), el cirujano elimina las superficies articulares dañadas y las reemplaza con un objeto compuesto de plástico y metal llamado prótesis. Las articulaciones de la cadera y de la rodilla son las más comúnmente reemplazadas. Los riesgos quirúrgicos son: las infecciones y los coágulos de sangre.
Los implantes se pueden desgastar o dislocar y deben reemplazarse después de unos años.

 

¿Cuál es el pronóstico (perspectiva) para los pacientes con artrosis?

El pronóstico para los pacientes con artrosis depende de qué articulaciones son afectadas y si la enfermedad es la causa de los síntomas y de la limitación funcional.
Algunos pacientes no están limitados por la artrosis, mientras que otros pueden ser invalidados.
La artroplastia quirúrgica da mejores resultados en el largo plazo.
No se preocupe por las lesiones en órganos internos, de hecho, la artrosis no causa daños en los órganos o vísceras y no altera los análisis de la sangre.

La artrosis se puede prevenir?

No hay prevención de la artrosis, pero reduciendo el peso corporal y llevando una vida no sedentaria, se puede retrasar la aparición de los síntomas.