Causas de osteoporosis y tratamiento

La osteoporosis es una patología que consiste en la disminución de la densidad de proteínas y minerales en el hueso (DMO, densidad mineral ósea), en particular del calcio.

Muchas personas piensan que para tener huesos fuertes y sólidos es necesario beber leche y comer yogur, quesos y productos lácteos, pero las investigaciones más recientes muestran que la verdad es exactamente lo contrario.

 

Control postural de los omóplatos

 

Sólo los niños tienen que tomar leche, los adultos no necesitan estos alimentos para estar sanos, de hecho, el consumo regular de estos alimentos puede promover la osteoporosis, ya que aumenta el pH de la sangre (acidosis) y el cuerpo extrae el calcio de los huesos para restaurar el nivel de pH adecuado.

Esta enfermedad se caracteriza por una alteración de la estructura interna del hueso: las trabéculas óseas se vuelven más finas y algunas se reabsorben completamente.

 

Si la osteoporosis es grave, el hueso se vuelve más frágil y aumenta la predisposición a las fracturas que pueden estar causadas incluso ​​por un traumatismo leve.

Es una enfermedad crónica y degenerativa que tiende a empeorar con el tiempo, pero puede ser detenida y controlada con tratamientos apropiados.

La osteoporosis es un problema importante hoy en día y con el paso del tiempo, a causa del aumento de la esperanza de vida media, se volverá incluso más serio.

Los costes sociales y económicos de la osteoporosis son muy altos porque la frecuencia de fractura en los pacientes es muy alta y para atender a una persona mayor que ha sufrido una fractura se necesitan muchos tratamientos médicos y muchas horas de asistencia.

Los huesos que fracturan más fácilmente a causa de la osteoporosis son la muñeca, la cadera y las vértebras porque son huesos esponjosos, mientras que los huesos compactos están menos sujetos a fracturas.

La osteopenia es la primera etapa de la osteoporosis en la que la pérdida de calcio de la masa ósea es mínima, por lo que el riesgo de fracturas es parecido al de las personas que tienen una buena masa ósea.

 

Clasificación de la osteoporosis

 

Osteoporosis primaria

La osteoporosis primaria es un trastorno relacionado con la edad y generalmente en las mujeres es posmenopáusico.

La osteoporosis primaria de tipo I se produce después de la menopausia y se caracteriza por una pérdida excesiva de hueso trabecular (el área central del hueso).

La osteoporosis primaria de tipo II se observa predominantemente en pacientes mayores de 75 años y afecta incluso al hueso cortical (capa externa y compacta), en este caso, son más frecuentes las fracturas de cadera y de la muñeca.
La disminución de los niveles de las hormonas femeninas (estrógeno) y masculinas (testosterona) son las causas de este trastorno.

 

Osteoporosis secundaria

Entre los varones diagnosticados de osteoporosis, aproximadamente el 64% tienen osteoporosis secundaria.
En mujeres perimenopausicas la prevalencia está próxima al 50%, disminuyendo después de la menopausia hasta entre el 20 y el 30%.
La osteoporosis secundaria está causada por enfermedades o medicamentos.

El uso prolongado de cortisona es la causa más común de osteoporosis secundaria en varones y mujeres.

Este medicamento se administra para tratar muchas enfermedades crónicas, como, por ejemplo: la artritis reumatoide, la insuficiencia renal, el lupus eritematoso sistémico, el asma y las enfermedades pulmonares crónicas como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

hueso, normal, densidad ósea, osteoporosis

 

Osteoporosis idiopática juvenil

La osteoporosis idiopática juvenil es rara. Se produce en la infancia o en la adolescencia entre los 8 y los 14 años, o durante períodos de crecimiento rápido.
No hay una causa conocida para este tipo de osteoporosis en la que se produce una reducida formación ósea o una pérdida ósea excesiva.

 

¿Cuáles son las causas de la osteoporosis?

La causa principal de la osteoporosis es el envejecimiento, especialmente para las mujeres porque en la post-menopausia, la disminución de la producción estrógeno causa una mayor absorción del hueso con respecto a la formación.

Si la mujer tiene menopausia prematura, es decir, antes de los 45 años, la osteoporosis puede ser más grave.
A menudo la menopausia prematura se produce como consecuencia de una cirugía de ooforectomía.

En los ancianos la formación de hueso nuevo se ralentiza, incluso para los varones, y la aparición de la enfermedad puede producirse alrededor de los 50 años para las mujeres y de los 65/70 años para los varones.

 

La alimentación en la adolescencia y en la edad temprana es crucial, de hecho, si se llega a un buen pico de masa ósea de joven, se sufrirá menos, y más tarde de osteoporosis.

Las chicas que han seguido una dieta estricta para estar delgada y, por consiguiente, han alimentado poco los huesos, tienen riesgo mayor que las demás.

Otros factores que predisponen a la osteoporosis son:

  • Una dieta demasiado rica en calcio (leche y productos lácteos) no contrarresta la osteoporosis, sino que la favorece.
  • Un largo período de inmovilización en la cama no estimula la actividad de los osteoblastos, por tanto, la destrucción del tejido óseo es mayor que su construcción.
  • Deficiencias hormonales, particularmente de estrógeno para las mujeres, y de testosterona y la somatotropina para los hombres.
  • El género, de hecho, la osteoporosis masculina es poco frecuente.
  • Una dieta pobre en vitaminas C y D.
  • La enfermedad celíaca (causa una disminución de la absorción de calcio y vitamina D, además se caracteriza por la presencia de autoanticuerpos contra la proteína osteoprotegerina que sirve para mantener los huesos fuertes)
  • Enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa (causan la malabsorción intestinal)
  • Una dieta rica en proteínas de origen animal que aumentan el pH de la sangre
  • Un estilo de vida sedentario y la falta de actividad deportiva
  • Edad
  • La menopausia temprana o como consecuencia de una cirugía

 

Síntomas y tratamiento de la osteoporosis

 

¿Cuáles son las sustancias y medicamentos que afectan a la osteoporosis?

 Entre las sustancias que promueven la aparición de la osteoporosis se encuentran:

  • Abuso de sustancias nocivas como el tabaco y el alcohol;
  • La cortisona;
  • Los medicamentos anticonvulsivos;
  • El uso prolongado de medicamentos como, por ejemplo, la heparina, el etanol, el metotrexato, etc.

 

 ¿Cuáles son los síntomas de la osteoporosis?

La osteoporosis en sí es una enfermedad silenciosa y asintomática, pero puede causar una fractura ósea o un colapso vertebral.

En las etapas avanzadas se pueden observar deformaciones anatómicas en la columna vertebral como la pérdida de estatura y la aparición de la hipercifosis o joroba torácica porque las vértebras cambian de forma (se vuelven parecidas a una cuña) o colapsan.

 

 

¿Cuáles son las pruebas médicas más adecuadas para diagnosticar la osteoporosis de los huesos?

La radiografiá no es la prueba más precisa para conocer la densidad del hueso porque resulta positiva sólo después de una pérdida de minerales mayor del 30% de lo normal.
El examen que mide la densidad mineral ósea del esqueleto y sobre todo de las partes más afectadas (fémur, muñeca, vértebras) es la densitometría ósea.
El médico prescribe la densitometría ósea a las personas que, de acuerdo con la historia clínica, tienen factores de riesgo, tales como:

  • Una fractura espontánea o fracturas múltiples;
  • Deficiencia de estrógenos después de la menopausia;
  • Cambios hormonales como hipertiroidismo;
  • Consumo de medicamentos que actúan negativamente sobre el metabolismo óseo.

Este examen se realiza con dispositivos médicos que miden el contenido y la densidad mineral del hueso específico que se está analizando.
El aparato utilizado es similar al de la radiografía de rayos X, pero la emisión de radiaciones es muy baja, no es invasivo o doloroso.

Densitometría ósea de una señora de 63 años que tuvo la menopausia a 39 años.

Densitometría ósea, prueba, vértebras, osteoporosis, osteopenia

 

La prueba dura unos 10 minutos. El paciente pone en el densitómetro la parte que será examinada y la máquina mide el hueso.
Los dispositivos utilizados se basan en dos tecnologías: la absorciometría fotónica simple (SPA, por su sigla inglés) y la absorciometría dual de rayos X, (DXA, por su sigla inglés) que es similar a una radiografía.
Además de la densitometría, las pruebas de laboratorio son útiles para averiguar si hay una predisposición a la osteoporosis y para ver si el cuerpo responde al tratamiento.
Los análisis de sangre y de orina se utilizan principalmente para comprobar el nivel de calcio sérico, fósforo sérico y hormona paratiroidea (PTH)

¿Cómo se interpretan los resultados de la densitometría?

La densitometría da una puntuación o score sobre la densidad ósea que se interpreta de esta manera:

  • T-score es entre +1 y -1: el hueso es normal;
  • T-score entre -1 y -2,5: corresponde a una densidad ósea inferior a la normal, pero no a una osteoporosis severa, en este caso, se trata de osteopenia;
  • T-score inferior a -2,5: indica la presencia de osteoporosis, en esta categoría se incluyen los que sufren fracturas por traumatismos leves.

Colapso vertebral de L2 a L4

osteoporosis, colapso, espinal, dolor, fracturas, resonancia

¿Cuál es el mejor tratamiento para la osteoporosis?

La osteoporosis es un problema que debe ser abordado por diferentes profesionales porque las causas que pueden producirla son varias.
El médico tiene que estudiar el historial médico del paciente, comprobar si existen factores de riesgo y controlar el nivel hormonal para determinar si conviene empezar un tratamiento hormonal después de la menopausia.
Si él/la paciente ha ya sufrido fracturas simples, espontánea o múltiples, la osteoporosis se tiene que considerar como una enfermedad grave.
Una fractura vertebral puede ocasionar dolor constante, limitación de los movimientos y la respiración puede llegar a ser más difícil.
El médico puede prescribir fármacos que inhiben los osteoclastos (células responsables de la demolición del hueso) como fitoestrógenos o vitamina D, que sirve para absorber el calcio en el intestino, cuando se considere apropiado puede aconsejar  suplementos de magnesio.
Entre los suplementos de vitamina D, en la farmacia se encuentra el Mastical D 500.
Hoy en día también se usan de medicamentos llamados bifosfonatos que interactúan con la hidroxiapatita y retrasan o inhiben la acción de los osteoclastos

¿La actividad física es útil para tratar o prevenir la osteoporosis?

La actividad física es una de las terapias más eficaces para controlar y prevenir la osteoporosis por varias razones:

  • Mejora el equilibrio y la coordinación, por lo que disminuye el riesgo de caídas.
  • Estimula el fortalecimiento y el depósito de calcio en los huesos y aumenta la resistencia en caso de traumatismo.
  • Mejora el estado físico general y la condición cardiovascular

Las actividades más indicadas son: caminar, bailar, ejercicios de baja intensidad y ejercicios para la columna vertebral.
De acuerdo con el grado de osteoporosis, se opta por un tipo de actividad física u otra; correr lentamente puede ser útil en la primera fase de la enfermedad y en el caso de osteopenia, pero si la osteoporosis es grave hay que evitarlo porque se corre el riesgo de una fractura del fémur.
Entre los deportes, la natación y la gimnasia en la piscina son actividades que tienen lugar en ausencia de carga, por lo que no favorece ni equilibrio, ni el fortalecimiento óseo.
En el ciclismo la carga está reducida, por lo que es un deporte que ayuda en caso de enfermedades de la rodilla y la cadera, pero no es muy eficaz para la osteoporosis.
Se recomiendan actividades que se realizan de pie porque dan un estímulo mecánico al hueso que reacciona con la osificación.
El ejercicio tiene que ser regular para obtener buenos resultados y prevenir las fracturas; se necesitan 3 sesiones por una semana de por lo menos 30 minutos.

 

¿Cuál es la importancia de la nutrición para el tratamiento y la prevención de la osteoporosis?

La alimentación es esencial para tratar y prevenir la osteoporosis. Una dieta rica en vitamina D es una de los mejores instrumentos para combatir esta enfermedad.
La vitamina D es soluble en agua y se encuentra principalmente en el pescado, especialmente en el aceite de hígado, en la carne, en la mantequilla, en los quesos ricos en grasa y en la yema de huevo.
No hace falta tomar esta sustancia a través de la dieta porque el cuerpo puede sintetizarla en la piel. Los rayos ultravioletas del sol permiten la formación de vitamina D a partir del precursor de colesterol.

El metabolismo del calcio es complejo, los huesos tienen un papel importante en el equilibrio de los minerales y liberan sales básicas de calcio para amortiguar el exceso de acidez en la sangre. Es importante que la alimentación mantenga el pH neutro de la sangre, concretamente hay que evitar la carne.

    Artículos Relacionados Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.