Causas de osteoporosis y tratamiento

¿Cuáles son las pruebas médicas más adecuadas para diagnosticar la osteoporosis de los huesos?

La radiografiá no es la prueba más precisa para conocer la densidad del hueso porque resulta positiva sólo después de una pérdida de minerales mayor del 30% de lo normal.
El examen que mide la densidad mineral ósea del esqueleto y sobre todo de las partes más afectadas (fémur, muñeca, vértebras) es la densitometría ósea.
El médico prescribe la densitometría ósea a las personas que, de acuerdo con la historia clínica, tienen factores de riesgo, tales como:

  • Una fractura espontánea o fracturas múltiples;
  • Deficiencia de estrógenos después de la menopausia;
  • Cambios hormonales como hipertiroidismo;
  • Consumo de medicamentos que actúan negativamente sobre el metabolismo óseo.

Este examen se realiza con dispositivos médicos que miden el contenido y la densidad mineral del hueso específico que se está analizando.
El aparato utilizado es similar al de la radiografía de rayos X, pero la emisión de radiaciones es muy baja, no es invasivo o doloroso.

Densitometría ósea de una señora de 63 años que tuvo la menopausia a 39 años.

Densitometría ósea, prueba, vértebras, osteoporosis, osteopenia

 

La prueba dura unos 10 minutos. El paciente pone en el densitómetro la parte que será examinada y la máquina mide el hueso.
Los dispositivos utilizados se basan en dos tecnologías: la absorciometría fotónica simple (SPA, por su sigla inglés) y la absorciometría dual de rayos X, (DXA, por su sigla inglés) que es similar a una radiografía.
Además de la densitometría, las pruebas de laboratorio son útiles para averiguar si hay una predisposición a la osteoporosis y para ver si el cuerpo responde al tratamiento.
Los análisis de sangre y de orina se utilizan principalmente para verificar el nivel de calcio sérico, fósforo sérico y hormona paratiroidea (PTH)

¿Cómo se interpretan los resultados de la densitometría?

La densitometría da una puntuación o score sobre la densidad ósea que se interpreta de esta manera:

  • T-score es entre +1 y -1: el hueso es normal;
  • T-score entre -1 y -2,5: corresponde a una densidad ósea inferior a la normal, pero no a una osteoporosis severa, en este caso, se trata de osteopenia;
  • T-score inferior a -2,5: indica la presencia de osteoporosis, en esta categoría se incluyen los que sufren fracturas por traumatismos leves.

Colapso vertebral de L2 a L4

osteoporosis, colapso, espinal, dolor, fracturas, resonancia

¿Cuál es el mejor tratamiento para la osteoporosis?

La osteoporosis es un problema que debe ser abordado por diferentes profesionales porque las causas que pueden producirla son varias.
El médico tiene que estudiar la historia médica del paciente, comprobar si existen factores de riesgo, y controlar el nivel hormonal para determinar si conviene empezar un tratamiento hormonal después de la menopausia.
Si él/la paciente ha ya sufrido fracturas simples, espontánea o múltiples, la osteoporosis se tiene que considerar como una enfermedad grave.
Una fractura vertebral puede ocasionar dolor constante, limitación de los movimientos y la respiración puede llegar a ser más difícil.
El médico puede prescribir fármacos que inhiben los osteoclastos (células responsables de la demolición del hueso) como fitoestrógenos o vitamina D, que sirve para absorber el calcio en el intestino, cuando se considere apropiado puede aconsejar los suplementos de magnesio.
Entre los suplementos de vitamina D, en la farmacia se encuentra el Mastical D 500.
Hoy en día también se usan de medicamentos llamados bifosfonatos que interactúan con la hidroxiapatita y retardan o inhiben la acción de los osteoclastos

¿La actividad física es útil para tratar o prevenir la osteoporosis?

La actividad física es una de las terapias más eficaces para controlar y prevenir la osteoporosis por varias razones:

  • Mejora el equilibrio y la coordinación, por lo que disminuye el riesgo de caídas.
  • Estimula el fortalecimiento y el depósito de calcio en los huesos y aumenta la resistencia en caso de traumatismo.
  • Mejora el estado físico general y la condición cardiovascular

Las actividades más indicadas son: caminar, bailar, ejercicios de baja intensidad y ejercicios para la columna vertebral.
De acuerdo con el grado de osteoporosis, se opta por un tipo de actividad física u otra; correr lentamente puede ser útil en la primera fase de la enfermedad y en el caso de osteopenia, pero si la osteoporosis es grave hay evitarlo porque se corre el riesgo de una fractura del fémur.
Entre los deportes, la natación y la gimnasia en la piscina son actividades que tienen lugar en ausencia de carga, por lo que no favorece ni equilibrio, ni el fortalecimiento óseo.
En el ciclismo la carga está reducida, por lo que es un deporte que ayuda en caso de enfermedades de la rodilla y la cadera, pero no es muy eficaz para la osteoporosis.
Se recomiendan actividades que se realizan de pie porque dan un estímulo mecánico al hueso que reacciona con la osificación.
El ejercicio tiene que ser regular para obtener buenos resultados y prevenir las fracturas; se necesitan 3 sesiones por una semana de por lo menos 30 minutos.

 

¿Cuál es la importancia de la nutrición para el tratamiento y la prevención de la osteoporosis?

La alimentación es esencial para tratar y prevenir la osteoporosis. Una dieta rica en vitamina D es una de los mejores instrumentos para combatir esta enfermedad.
La vitamina D es soluble en agua y se encuentra principalmente en el pescado, especialmente en el aceite de hígado, en la carne, en la mantequilla, en los quesos ricos en grasa y en la yema de huevo.
No hace falta tomar esta sustancia a través de la dieta porque el cuerpo puede sintetizarla en la piel. Los rayos ultravioletas del sol permiten la formación de vitamina D a partir del precursor de colesterol.

El metabolismo del calcio es complejo, los huesos
tienen un papel importante en el equilibrio de los minerales y liberan sales básicas de calcio para amortiguar el exceso de acidez en la sangre. Es importante que la alimentación mantenga el pH neutro de la sangre, hay que evitar en particular la carne.