Fractura de la cabeza del radio


La fractura del capitel radial ocurre a nivel del codo y puede averiguarse por un trauma directo o indirecto a la articulación o al antebrazo.
El codo es una articulación compuesta por tres huesos: dos en el antebrazo, radio y cúbito y uno en el brazo (Homero).
Estos huesos actúan junto para permitir el movimiento del codo, del antebrazo y de la muñeca.Lo radio es la más pequeña de los huesos del antebrazo, y se articula con el cúbito (articulación radio-ulnar) para permitir la rotación del antebrazo (supinazione) pronación.
Lo radio se articula con el Homero para permitir la rotación del antebrazo, la flexión y la extensión del codo.


capital, radial, cubital, hueso, fractura, dolor, inflamación, lesión
El codo es estabilizado por los ligamentos, en proximidad de esta articulación pasan: la arteria braquial y los nervios del plexo braquial: mediano, radial y ulnar.Las fracturas proximales de lo radio pueden ser compuestas, sin inclinación del hueso, o deordenadas, con los fragmentos óseos alineados.
El sistema de clasificación de Mason es utilizado para elegir el trato y prever el pronóstico. La rotura de lo radio proximal de tipo LOS es compuesta y tiene una mínima implicación de la articulación, puede ser difícil que identificar con la diagnóstico por imágenes.
Las fracturas de tipo II es aquellos en que los fragmentos óseos son separados de al menos 2 mm; los fragmentos pueden ser girados o agachados (angolati).
Las fracturas de tipo III es aquellos en que el capitel de lo radio se rompe en muchos fragmentos separados (comminuta).
Una fractura de tipo IV es una fractura comminuta que ocurre junto a la luxación del codo.CausasUna fractura de lo radio proximal se averigua generalmente, como resultado de una caída sobre la mano abierta o un golpe directo sobre la parte externa del codo.
Se pueden averiguar junto también roturas de otros huesos que componen el codo, Homero y cúbito o lesiones a los tejidos blandos circunstante, tendones, músculos, ligamentos, nervios y macetas sanguíneas.
Es fácil que los pacientes con fractura del capitel radial padezcan daños al ligamento colateral radial o ulnar.
La osteoporosis no está entre los factores más importantes que pueden provocar estas fracturas, en efecto los ancianos no están entre los más golpeados. Señales y síntomasLos síntomas de una fractura del capitel radial son:

dolor, sobre todo cuando se mueve el codo, limitación del movimiento, hinchazón, rubor, equimosis.

 

Diagnóstico

Si se sospecha una fractura del codo es necesario consultar al médico en cuanto posible.
Generalmente el ortopédico prescribe una radiografía para valorar la entidad de la lesión y para confirmar el diagnóstico de fractura.
Un TAC del codo raramente es mandado para definir el tipo de fractura.

 

Trato

fractura, capital, radial, el codo, el dolor, las pruebas, el tratamiento, la inmovilización
Fractura de los movimientos del codo, evaluación y suave

Las fracturas del capitel radial son clasificadas según el grado de desplazamiento de los fragmentos.

 

Métodos conservativos

Simple inmovilización, hasta 30 grados de ángulo)

Las fracturas en los niños pequeños en que el ángulo del capitel es inferior a 20-30 grados, pueden ser administráis con una simple inmovilización.
Un tutor posterior o un yeso largo al brazo generalmente son suficientes para dar comfort y protección de ulteriores lesiones.
La aspiración dell’ hematoma intraarticolare puede reducir la molestia.

 

Reducción cerrada con manipulación, 30-60 grados)

En las fracturas simples con ángulo hasta 60 grados, un resultado satisfactorio puede ser alcanzado con la manipulación y la reducción cerrada.
La posibilidad de conseguir una reducción satisfactoria se reduce mucho si el ángulo inicial supera los 60 grados.
Aunque con un ángulo de 45 grados se pueden alcanzar resultados aceptables, las fracturas con más de 30 grados que ángulo deberían ser manipuláis.

 

Técnico manipolativa de Patterson

Muchos autores han adoptado una técnica de reducción manipolativa con el codo en extensión, como sustentado por Patterson.
El relajamiento adecuado es necesario y puede ser sólo alcanzado de una anestesia general o con ciertos tipos de anestesia local.
El ligamento anular debería estar intacto para estabilizar el fragmento proximal del capitel radial.

En la técnica de Patterson, el adjunto agarra el brazo a nivel proximal por la articulación del codo con una mano.
La otra mano se tiene que posicionar al interior sobre la parte distas ella del húmero para dar un fulcro medial por el estrés en botadura, hacia el exterior, sobrepuesto por el codo.
El cirujano aplica una tracción distas ella con el antebrazo supinato para relajar los bíceps y los músculos supinatori.
Una fuerza en botadura es aplicada por el codo para superar la desviación ulnar, desplazamiento hacia el interior, del fragmento distas ella, de modo que se pueda alinear con el fragmento proximal.
Esta fuerza en botadura también ayuda abrir el extenso exterior de la articulación, se facilita así la manipulación del fragmento del capitel.

El trato quirúrgico es indicado por fracturas del capitel radial inestable y por las luxaciones.
La regla del tres se utiliza para determinar la necesidad de una intervención quirúrgica: la cirugía es necesaria si la fractura implica más allá del 33% de la superficie articular, es angolata más de 30 ° o es desplazada más que 3 mm.
Un bloque mecánico al movimiento siempre solicita una intervención quirúrgica a cielo abierto para remover el bloque óseo, los fragmentos osteocondrali o aquellos óseos.
Las fracturas expuestas también son emergencias quirúrgicas, solicitan el riego quirúrgico y el desbridamiento en quirófano con antibióticos apropiados, aunque la herida es pequeña.
Al mismo tiempo, se ejecuta también la estabilización inmediata de la lesión ósea.

Fracturas de tipo LOSLas fracturas generalmente son pequeñas, como de las grietas y los fragmentos de hueso quedan junto unidos.
Al principio las fracturas pueden no ser visibles con la radiografía, pero se pueden ver si se repite la radiografía algunos días después del accidente.
El trato no quirúrgico comporta el empleo de un tutor por un par de días, luego hace falta iniciar a mover el codo.
Si el movimiento es iniciado demasiado pronto y demasiado velozmente, los huesos se pueden desplazar y la fractura se pone deordenada.Fracturas de tipo IILas fracturas de tipo II es descompuesto ligeramente e implican una gran porción de hueso.
Si el desplazamiento es mínimo, es suficiente un tutor por una semana o dos, seguido por una serie de ejercicios de fisiokinesiterapia.
Los pequeños fragmentos pueden ser removidos por cirugía.
Si el fragmento es grande y puede ser todavía atacado al resto del hueso, el cirujano ortopédico intenta fijarse en él con vides o goznes.
Si ésta no es posible, sin embargo, el cirujano remueve los trozos rotos o el capitel radial.
Para los individuos más ancianos y menos activos, el cirujano puede remover sencillamente la parte de hueso rota o el entero capitel de lo radio.
El ortopédico tiene que también arreglar las eventuales lesiones de los tejidos blandos como un ligamento lacerado.Fracturas de tipo III
cirugía, quirúrgico, de radio, placas, tornillos, injerto, hueso
Fractura de radio operado con placas y tornillos

Las fracturas de tipo III es compuesto por fragmentos de hueso múltiplos, que no pueden ser unidos junto por la curación.
Generalmente, hay un daño significativo por la articulación y los ligamentos.
La cirugía siempre es necesaria para remover los trozos pequeños de hueso, entre cuyo el capitel radial y para arreglar los daños de los tejidos blandos.
Para evitar la rigidez del codo hace falta alargar y doblar el antebrazo en cuanto posible.
Una prótesis puede ser insertada para prevenir una deformidad del codo si la inestabilidad es grave.
También el más simple de las fracturas probablemente se traducirá para siempre en una pérdida de extensión del codo.
Esta limitación, en la mayor parte de los casos, no causa una reducción de la función.
Independientemente del tipo de fractura o del trato utilizado, la terapia física es necesaria antes de retomar la llena actividad.

 

Complicaciones

Las complicaciones precoces de las fracturas de la cabeza radial o las luxaciones son: lesionas neurovascolari, infecciones y la síndroma compartimentale.
Las complicaciones tardías son lo fallido o el retraso de consolidación, la rotura de los medios de síntesis insertada durante la operación, la mala alineación ósea, la infección, el sinostosi, articulaciones inmóviles y el dolor persistente.
También lees: La fractura de lo radio, presentación – Fractura de lo radio, clasificación – Fractura de lo radio, Trato – Fractura de lo radio, rehabilitación

Dr. Massimo Defilippo Fisioterapista Tel 0522/260654 Defilippo.massimo@gmail.com
P. IVA 02360680355

http://www.facebook.com/fisioterapiarubierese?ref=hl

http://www.fisioterapiareggio.com

© Scott Maxwell – fotolia.com