Clasificación de las fracturas del radio

Clasificación de las fracturas distales de radio (a nivel de la muñeca)

Las fracturas de la muñeca se pueden diferenciar en función de:

  • La posición,
  • La configuración,
  • El desplazamiento de los fragmentos,
  • La integridad del estiloides cubital,
  • La integridad de la articulación radiocubital distal,
  • La estabilidad,
  • Las lesiones relacionadas,
  • La mineralización ósea.
TAC, muñeca, fractura, lesión, caída, mano, adelante, extensión

Tomografía axial computarizada de una muñeca fracturada

Las radiografías básicas, una anterior/posterior y una lateral, siempre están indicadas. Se realizan de manera estándar por lo que concierne la posición de la muñeca, la distancia de los rayos X, la dirección y la técnica de radiografía. Se puede determinar cada uno de los puntos antes mencionados a través de estas radiografías. Se pueden integrar estos datos con otros exámenes específicos, si es necesario.

 

Posición

Las fracturas pueden ser intraarticulares o extraarticulares. Las primeras pueden afectar la articulación radiocarpiana, la articulación radiocubital distal o ambas.

 

Configuración

Las fracturas pueden ser simples o conminutas. Las simples pueden ser transversales u oblicuas. Las radiografías que se realizan permiten detectar el tipo de fractura. La fragmentación concierne la cortical extraarticular dorsal, la cortical extraarticular palmar, la superficie articular distal del radio, la articulación radiocarpiana o la articulación radiocubital distal.

 

Desplazamiento de los fragmentos

Las fracturas pueden ser desplazadas o no desplazadas. Las fracturas con un desplazamiento mayor de 1 mm en cualquier dirección se definen desplazadas.

 

Integridad del estiloides cubital

Se debería evaluar la integridad del estiloides cubital en función de las proyecciones de la radiografía. La fractura puede estar localizada en el ápice, en la base o en la mitad.

 

 

 

Integridad radiocubital distal

Se debería evaluar la estabilidad de la articulación radiocubital distal tanto según criterio clínico como a través de radiografías.

Se pueden comparar los resultados con el lado opuesto que no está afectado.

Siempre hace falta determinar si subluxaciones o fracturas desplazadas dorsales y palmares están presentes.

 

Estabilidad

Tras revisar los criterios clínicos y radiográficos para la inestabilidad, se emplean los siguientes criterios para diagnosticar la inestabilidad de la fractura radial distal:

  • Formación de un ángulo mayor de 10° grados entre los fragmentos óseos,
  • Acortamiento del hueso mayor de 5 mm,
  • Articulaciones incongruentes de más de 2 mm,
  • Fragmentación de la cortical por el eje axial que se puede detectar con la radiografía lateral,
  • Fragmentación de la cortical dorsal y palmar,
  • Fractura que no se puede reducir,
  • Incapacidad de mantener la posición después de la reducción

 

Lesiones relacionadas

Se deberían catalogar las lesiones relacionadas. Es necesario tomar en cuenta todos los desgarros, compresiones, pérdidas o avulsión de los tejidos blandos: piel, músculos, tendones, nervios, ligamentos o un desplazamiento del hueso.

Se deberían catalogar los desgarros como parciales o completos.

Se tiene que medir la extensión y la dirección de las lesiones, así como el aplastamiento y la avulsión.

En caso de lesiones de los ligamentos de la muñeca, es necesario examinar el cartílago triangular y los ligamentos intrínsecos y extrínsecos de la muñeca.

 

La condición del hueso

La densidad ósea afecta el tipo de fractura, el desplazamiento de los fragmentos, la capacidad que tienen los dispositivos de fijación para que permanezcan unidos los fragmentos óseos y por consiguiente afecta el pronóstico.

Se puede evaluar la presencia de osteoporosis o de osteopenia calculando el índice del área cortical metacarpiana o a través de un densímetro de rayos gamma.

 

Los dos tipos más frecuentes de fracturas distales del radio que se caracterizan por la dirección de las fuerzas aplicadas en la muñeca durante la caída son:

 

  1. La fractura de Colles es la fractura distal de radio más frecuente. La lesión suele tener origen en una caída en la que se aterriza con las manos abiertas y con la muñeca en flexión dorsal (la misma posición en la que atrapamos una pelota).
Fractura, Colles, muñeca, radiografía, escayola, dolor, caída

Fractura de Colles, radiografía en la escayola

El impacto produce una fractura transversal en los 2-3 cm distales de la superficie articular del radio.

La lesión se define desplazada, con los fragmentos desplazados hacía el dorso de la mano y puede ser conminuta.

Los fragmentos de la fractura suelen estar aplastados (conminutos) en la región dorsal; la fractura puede extenderse a la epífisis y afectar la articulación radiocarpiana distal o la articulación radiocubital distal.

Resnick observó que en el 50-60% de los casos, las fracturas de Colles están relacionadas con una fractura del estiloides cubital.

Si hay una fractura de estiloides cubital relacionada, se deberían realizar pruebas para comprobar si hay una lesión del cartílago triangular. El cartílago triangular se extiende a partir de la incisura sigmoidea del estiloides cubital y tiene la función de estabilizar la articulación radiocubital distal.

 

  1. Fractura de Goyrand-Smith: se considera que la causa de esta fractura es un impacto en el dorso de la mano o un accidente en hiperflexión o en hipersupinación. La fractura de Smith se suele llamar “fractura de Colles invertida” porque el fragmento distal está desplazado hacía dentro.

 

A menudo se describe como la deformidad de la pala de jardinería. La cabeza del cúbito puede sufrir un deplazamiento dorsal.

Existen muchos otros tipos de fractura a parte de estos dos más frecuentes. Las opciones disponibles de tratamiento dependen del tipo y de la gravedad de la fractura, así como de las necesidades y de la salud del paciente afectado. Por lo tanto, el médico tiene que tomar en consideración estas opciones con cuidado para alcanzar un resultado funcional satisfactorio.