Tratamiento de la fractura del radio

El tratamiento para la fractura de radio puede ser quirúrgico o conservador.

 

Reducción cerrada

Empleando diferentes tipos de anestesia para reducir las molestias lo más posible, el médico manipula los fragmentos de fractura para que vuelvan a alinearse (reduce la fractura) sin realizar una incisión o sin que la fractura quede expuesta de manera directa.

órtesis, escayola, fractura, muñeca, inmovilizar

Órtesis para la fractura de muñeca

Una órtesis o una escayola se aplican y se moldean manualmente en el antebrazo y en la mano del paciente.

Normalmente, la escayola se extiende hasta más allá del codo para garantizar más estabilidad y neutralizar las fuerzas externas que pueden tener origen en los movimentos naturales del brazo y del antebrazo.

Después de la reducción cerrada, el tratamiento se personaliza dependiendo de algunos factores relacionados con el paciente y sus radiografías.

 

La condición y las necesidades del paciente son esenciales cuando se toman en consideración las opciones de tratamiento, en particular el estado general de salud, la edad, el nivel de actividad y la calidad del hueso.

Tras tomar en cuenta estos factores, como la salud general y las necesidades del paciente, el cirujano determina si una fractura resulta lo suficientemente estable o si no hay garantías de estabilidad después de la reducción y recomienda una o más de las siguientes opciones de tratamiento.

 

Escayola

La escayola estabiliza la mano y el antebrazo por fuera ejerciendo una ligera presión sobre la piel y los tejidos blandos subyacentes. Consiste en un molde rígido que preserva la reducción y la alineación correcta durante el periodo de recuperación. Si la fractura se encuentra estable y el hueso se ha vuelto a alinear de manera correcta durante la reducción, aplicar una escayola podría ser el único tratamiento necesario.

 

Se tiene que extraer y reemplazar el molde muchas veces durante el periodo de recuperación para garantizar un soporte seguro que envuelva la fractura. La escayola se puede aplicar tanto por encima como por debajo del codo y se puede incluir el pulgar dependiendo de la tipología de accidente y de las preferencias del médico. El molde suele consistir en yeso al principio del tratamiento porque el área afectada sigue hinchada y se corre el riesgo de apretar demasiado causando lesiones vasculares y de los nervios.

Después de la primera semana se añade material más rígido y ligero para seguir con la recuperación.

 

Cirugía

Cuando la cirugía es necesaria, se tiene que realizar durante las dos primeras semanas, antes de que los huesos empiecen a consolidarse. Los pacientes pueden atender a otros médicos para una segunda opinión durante este periodo para entender mejor las opciones de tratamiento.

El tiempo que pasa antes de la cirugía no afecta el resultado final.

 

Cuando se toma en consideración la gravedad del accidente, el efecto inmediato y potencial a largo plazo en las actividades diarias y profesionales, es importante que el paciente conozca de manera detallada las opciones de tratamiento, los resultados esperados, las posibles complicaciones de los tratamientos.

 

Fijación interna

fijación interna, cirugía, intervención, tornillos, placas, radio, cúbito.

Fractura del radio tratada con placas y tornillos

La fijación interna se realiza a través de una técnica quirúrgica abierta que prevé una incisión en la fractura y la aplicación de una placa de acero inoxidable con tornillos para alinear las extremidades del hueso y prevenir que se deslicen o que haya pérdida de reducción.

 

Las ventajas de la fijación interna son:

  • Mayor estabilidad,
  • La aplicación estratégica del implante,
  • No es necesario un dispositivo externo,
  • La escayola tiene un tamaño reducido y es posible utilizar la mano antes que con otros tratamientos.

 

Fijación percutánea con tornillos y escayola

Para algunas fracturas solo es necesario añadir uno o más tornillos para garantizar estabilidad y permitir que el tratamiento se realice solo con la escayola.

Los tornillos se pueden introducir sin que hagan falta incisiones. El tratamiento se realiza en el quirófano con anestesia regional.

Posteriormente se coloca la muñeca en una escayola hasta la recuperación.

Cuando se extraen los tornillos el paciente empieza la fisioterapia.

 

Las ventajas de la fijación percutánea son:

  • Una adecuada estabilidad para la reducción cerrada;
  • No hace falta un implante permanente;
  • Reducción a un nivel mínimo de complicaciones de los huesos o de los tejidos blandos;
  • Es un procedimiento que causa poco dolor;
  • Cicatrices reducidas y ninguna incisión quirúrgica.

 

Fijación externa

La fijación externa es una técnica que lleva años existiendo y prevé el empleo de un bastidor y de unos tornillos que se introducen en el hueso a través de pequeñas incisiones en los dos lados de la fractura.

 

Recientes ensayos clínicos aleatorios a gran escala muestran resultados clínicos y funcionales mejores para algunos tipos de fracturas si comparados con las técnicas quirúrgicas más invasivas.

 

Cuando se emplea la técnica de la fijación externa, se suele aplicar el fijador junto con los tornillos (por vía percutánea) y con el injerto de hueso para sostener directamente los fragmentos de la fractura, de esta manera se reduce la necesidad de tracción que hace falta aplicar a través del dispositivo de fijación.

 

Esto permite que la muñeca se coloque en una posición cómoda y se pueden utilizar los dedos casi inmediatamente después de la cirugía para realizar las actividades diarias más sencillas.

 

Las ventajas de la fijación externa son:

  • Es una técnica comprobada,
  • Los tejidos blandos se desgarran muy poco,
  • Se puede remover todo el implante,
  • Las cicatrices que quedan son pequeñas porque también la incisión cutánea es pequeña,
  • El injerto de hueso se puede emplear para sostener la superficie articular,
  • Los resultados son los mismos o incluso mejores a nivel clínico, funcional y de radiografía.

 

Las desventajas de la fijación externa son:

  • La presencia de un bastidor voluminoso de metal o de plástico en la muñeca,
  • Los tornillos sobresalen de la superficie de la piel y el vendaje es necesario,
  • Se puede empezar la kinesioterapia de la muñeca solo al cabo de muchas semanas después de la cirugía.

 

Complicaciones de la cirugía

La cirugía podría no estar indicada para todos.

 

Las posibles complicaciones de la cirugía son:

  • Pérdida de la correcta alineación del hueso,
  • La herramenta empleada (placa, tornillos, etc.) podría desprenderse,
  • La colocación de placa y tornillos podría ser incorrecta,
  • Infección,
  • Necesidad de otra cirugía,
  • Lesión de un nervio,
  • Daños en el tendón,
  • Rigidez.