Enfermedad de Parkinson – síntomas y causas

Foto: enfermedad de Parkinson, neurólogo, médico

 

La enfermedad de Parkinson es una enfermedad progresiva del sistema nervioso caracterizada por  varios síntomas, entre los cuales algunos son típicos de esta enfermedad (triada de la enfermedad de Parkinson):

  • Temblor,
  • Lentitud de los movimientos,
  • Rigidez.

 

La “substantia nigra” (sustancia negra) es una pequeña parte del cerebro que se ve afectada por la enfermedad.
Esta zona del cerebro envía mensajes a través de la médula espinal para controlar los músculos del cuerpo.

Los mensajes pasan a través de los neurotransmisores, es decir, sustancias que permiten la comunicación entre las neuronas.

La dopamina es el neurotransmisor principal producido y liberado por por células cerebrales en la substantia nigra.

En la enfermedad de Parkinson, se produce la degeneración y la muerte de las neuronas de la sustancia negra.
A medida que aumentan los daños celulares, se reduce la producción de dopamina.
La consecuencia es una alteración de las señales nerviosas con una ralentización considerable de las funciones motoras.

 

Evolución y progresión de la enfermedad de Parkinson

La evolución de la enfermedad de Parkinson puede variar dependiendo del paciente.

El Parkinson es una enfermedad crónica y su progresión es lenta, debido a que los síntomas persisten o empeoran con el pasar de los años.

El Parkinson no se considera una enfermedad mortal.

Su progresión puede variar dependiendo de la persona que lo padece:

  • Los síntomas motores pueden variar según la persona;
  • La progresión de la enfermedad no es clara;
  • Los problemas motores varían dependiendo de las actividades que la persona realiza durante el día;
  • Algunas personas que padecen Parkinson conviven con síntomas leves durante años, mientras que otras desarrollan dificultades de movimiento de manera más rápida.
  • Los síntomas no motores pueden ser detectados y se presentan en todas las etapas de la enfermedad. Algunas personas que padecen Parkinson afirman que ciertos síntomas, como la depresión o el cansancio, afectan la vida diaria de manera más grave respecto a los problemas motores.

 

Causas de la enfermedad de Parkinson

Hoy en día, no se conocen las causas de la enfermedad de Parkinson a pesar de que hayan pasado docenas de años de investigación.

Muchos expertos afirman que la enfermedad está causada por una combinación de factores genéticos y ambientales que pueden variar dependiendo de la persona afectada.

  • Los científicos han detectado que la edad es un factor de riesgo importante, de hecho, del 2 % al 4 % de los pacientes tiene más de 60 años mientras que solamente el 1-2% de los pacientes pertenecen a la población general.
  • Entre el 15 % y el 25 % de las personas que padecen Parkinson tienen un familiar que padece esta enfermedad.

Los científicos han detectado varias mutaciones genéticas que pueden provocar esta enfermedad, sin embargo, estas mutaciones solamente se refieren a muy pocas familias.

Algunas de estas mutaciones afectan los genes que desempeñan un papel importante por lo que se refiere a las funciones celulares de la dopamina.

Estudios demuestran que una exposición prolongada, por motivos profesionales, a ciertos productos químicos está asociada con un riesgo elevado de desarrollar Parkinson:

  • Pesticidas,
  • Herbicidas,
  • Metales pesados,
  • Disolventes.

A pesar de estos estudios, el estar expuestos a una sola toxina ambiental no se considera una causa de la enfermedad de Parkinson.

 

Factores que reducen el riesgo de desarrollar Parkinson

Según un estudio reciente, las personas que consumen con regularidad alimentos como frutos rojos, manzanas, verduras y vino tinto pueden reducir considerablemente el riesgo de desarrollar Parkinson.

Esto ocurre debido a que aquellos alimentos contienen flavonoides. Según un estudio, estas sustancias tienen un efecto protector.

El estudio también demuestra que consumir algunos flavonoides con regularidad puede reducir el riesgo de enfermedades como:

  • La presión alta,
  • Las enfermedades cardíacas,
  • La demencia,
  • Ciertos tipos de cáncer.

 

Primeros síntomas de la enfermedad de Parkinson

Los primeros signos de la enfermedad son:

  • Estreñimiento,
  • Somnolencia,
  • Dificultad para deglutir que también provoca la acumulación de saliva,
  • Disminución o pérdida del sentido del olfato.

Algunas personas pueden padecer una enfermedad llamada trastorno de conducta del sueño en fase REM.
Las personas que padecen la enfermedad de Parkinson, con este trastorno no pierden el control de los músculos durante la fase REM del sueño y, por lo tanto, se comportan como si estuvieran despiertos, patean y hablan mientras duermen.

 

Signos y síntomas en los movimientos

La función de las células del cerebro y de los nervios afectados por la enfermedad de Parkinson es coordinar los movimientos del músculo volviéndolos más fluidos.

Por lo tanto, los tres síntomas principales de la enfermedad de Parkinson son:

  • Lentitud de los movimientos (bradicinesia). La manera de caminar de los pacientes con Parkinson es:
    • Lenta,
    • Los pasos son cortos,
    • Arrastran los pies por el suelo.

Inicialmente, los pacientes empiezan a caminar lentamente y parece como si los pies estuvieran pegados al suelo. Después hay una aceleración gradual (festinación) que puede llevar a una caída.

Caminar o levantarse de la silla se convierten en acciones difíciles de realizar.
Este es el primer síntoma y a menudo se confunde con un problema de la vejez. Además, al caminar, la persona puede percibir dificultad para comenzar a caminar, frenar y voltearse.

  • Rigidez y tensión muscular: al caminar, los brazos no suelen oscilar hacia adelante y hacia atrás. El cuerpo opone resistencia incluso si el movimiento el pasivo, pero algunas veces la articulación se mueve a saltos: fenómeno de la rueda dentada. Es aún más evidente en la zona de la muñeca.
  • Temblor en reposo: este síntoma es común y generalmente solamente afecta a los dedos y los brazos, pero también puede afectar otras partes del cuerpo.
    1. El temblor es evidente cuando el paciente está en reposo;
    2. Desaparece cuando el paciente se mueve y cuando duerme;
    3. La frecuencia del temblor es de 5 oscilaciones por segundo.
      El temblor de la mano es similar al movimiento de apertura y cierre, también se conoce como “temblor de rodamiento de la píldora” debido a que es similar al movimiento que realiza el farmacéutico cuando prepara las píldoras.
  • La postura de la persona afectada se conoce como camptocormia y está caracterizada por:
    • Cuerpo en de flexión anterior (espalda inclinada hacia adelante),
    • Rodillas flexionadas,
    • Brazos cercanos al torso.
  • La distonía  del pie: es una contracción muscular duradera que mantiene el pie en una posición anormal:
    • Rotación interna,
    • Flexión plantar,
    • Extensión de los dedos (hacia arriba).

Los síntomas tienden a empeorar lentamente, el tiempo que tardan en empeorar puede variar dependiendo de la persona.

El paciente se percata de los síntomas únicamente cuando se pierde el 50 % de los neurones de la sustancia negra.
Pueden pasar varios años antes de que los síntomas afecten la vida diaria de las personas que padecen esta enfermedad.

Durante las primeras etapas de la enfermedad, la enfermedad afecta únicamente una parte del cuerpo (derecha o izquierda).

Otros síntomas pueden desarrollarse dependiendo de las células afectadas por esta enfermedad.

Algunos de esos síntomas son los siguientes:

  • Disminución de las expresiones faciales;
  • Dificultad de movimientos simples como atarse los cordones de los zapatos o abotonarse la camisa;
  • Dificultad para escribir (parece impasible);
  • Dificultad para mantener el equilibrio, esto provoca caídas frecuentes;
  • Las conversaciones pueden volverse lentas y monótonas;
  • Cansancio y dolores musculares y articulares.

 

Foto: enfermedad de Parkinson, sustancia negra, cerebro, movimiento

 

Otros síntomas de la enfermedad de Parkinson

En las etapas sucesivas de la enfermedad, pueden desarrollarse otros síntomas como por ejemplo:

  • Enfermedades de la vejiga e incontinencia;
  • Alucinaciones (ver y escuchar algo que no existe);
  • Aumento de la sudoración;
  • Disfunción sexual;
  • Alteraciones del olfato;
  • Insomnio;
  • Dolor – debido a la rigidez. El paciente siente dolor, especialmente en la zona del cuello y de los hombros.
    Este síntoma empeora debido a la postura incorrecta causada por la rigidez;
  • Depresión y ansiedad.

 

Hipotensión ortostática – presión sanguínea baja cuando la persona que padece Parkinson se pone de pie (desde una posición acostada o sentada). Esto ocurre debido a que la enfermedad afecta el sistema de ajuste automático de la presión sanguínea.

Algunos factores pueden disminuir la presión baja, entre los cuales se encuentran:

  • Realizar actividad física,
  • Comer,
  • Algunos fármacos para el Parkinson,

Los síntomas de la disminución de la presión son:

  • Mareo,
  • Debilidad,
  • Visión borrosa,
  • Desmayos

 

Complicaciones de la enfermedad de Parkinson

A menudo, la enfermedad de Parkinson provoca las siguientes consecuencias:

  • Puede causar trastornos cognitivos (demencia) y dificultades para pensar, generalmente se desarrollan en las etapas sucesivas de la enfermedad de Parkinson.
    El paciente pierde la memoria y tiene dificultades para planificar y organizar. Estos trastornos cognitivos no son muy sensibles a los medicamentos.
  • Depresión y cambios de personalidad. Muchas de las personas que padecen la enfermedad de Parkinson también padecen depresión. El tratamiento para la depresión es beneficioso para los problemas que se derivan de la enfermedad de Parkinson. Algunas personas también pueden presentar otros cambios de estado emocional como por ejemplo pueden sentir miedo, ansiedad o pérdida de la motivación.
  • Problemas y trastornos del sueño. A menudo, las personas que padecen la enfermedad de Parkinson padecen insomnio y se despiertan varias veces durante la noche. Durante el día, las personas pueden sufrir de ataques de sueño repentinos.
    Entre los trastornos del sueño se encuentran: apnea del sueño (interrupción de la respiración al dormir) y el síndrome de las piernas inquietas (sensación de arrebato y de necesidad de mover las extremidades inferiores).
    Los medicamentos pueden ayudar a estabilizar el ritmo del ciclo sueño-vigilia.
  • Problemas de la vejiga. La enfermedad de Parkinson puede causar problemas de vejiga como por ejemplo incontinencia o dificultad para orinar.
  • Disfunción sexual. Algunas personas que padecen la enfermedad de Parkinson pueden percibir una disminución del deseo sexual o problemas de rendimiento sexual.
    Artículos Relacionados Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.