Enfermedad de Parkinson – síntomas y causas

Foto: enfermedad de Parkinson, neurólogo, médico

 

La enfermedad de Parkinson es una enfermedad progresiva del sistema nervioso caracterizada por temblor, instabilidad, lentitud de los movimientos y rigidez.

 

La “substantia nigra” (sustancia negra) es una pequeña parte del cerebro que se ve afectada por la enfermedad.

Esta zona del cerebro envía mensajes a través de la médula espinal para controlar los músculos del cuerpo.

Los mensajes pasan a través de los neurotransmisores de las células del cerebro, de los nervios y de los músculos.

La dopamina es el neurotransmisor principal que en la sustancia negra está conformado por células cerebrales.

En la enfermedad de Parkinson, algunas de las células cerebrales de la sustancia negra se dañan y mueren.

No se conoce con exactitud la causa de esta enfermedad debido a que, a medida que pasa el tiempo, un número cada vez más grande de células se dañan y mueren.

A medida que aumentan los daños celulares, se reduce la producción de dopamina.

La combinación de estos factores provoca señales neviosos alterados y por lo tanto ocurre una ralentización considerable de las funciones motoras.

 

Evolución y progresión de la enfermedad de Parkinson

 

La evolución de la enfermedad de Parkinson puede variar dependiendo del paciente.

El Parkinson es una enfermedad crónica y su progresión es lenta, debido a que los síntomas persisten o empeoran con el pasar de los años.

El Parkinson no se considera una enfermedad mortal.

Su progresión puede variar dependiendo de la persona que lo padece:

  • Los síntomas motores pueden variar según la persona;
  • La progresión de la enfermedad no es clara;
  • Los problemas motores varían dependiendo de las actividades que la persona realiza durante el día;
  • Algunas personas que padecen Parkinson conviven con síntomas leves durante años, mientras que otras desarrollan dificultades de movimiento de manera más rápda.
  • Los síntomas no motores pueden ser detectados y se presentan en todas las etapas de la enfermedad. Algunas personas que padecen Parkinson afirman que ciertos síntomas, como la depresión o el cansancio, afectan la vida diaria de manera más grave respecto a los problemas motores.

 

Causas de la enfermedad de Parkinson

 

Hoy en día, no se conocen las causas de la enfermedad de Parkinson a pesar de que hayan pasado docenas de años de investigación.

Muchos expertos afirman que la enfermedad está causada por una combinación de factores genéticos y ambientales que pueden variar dependiendo de la persona afectada.

Los científicos han detectado que el envejecimiento es un factor de riesgo importante, de hecho, del 2 % al 4 % de los pacientes tiene más de 60 años mientras que solamente el 1-2% de los pacientes pertenecen a la población general.

Entre el 15 % y el 25 % de las personas que padecen Parkinson tienen un familiar que padece esta enfermedad.

Los científicos han detectado varias mutaciones genéticas que pueden provocar esta enfermedad, sin embargo, estas mutaciones solamente se refieren a muy pocas familias.

Algunas de estas mutaciones afectan los genes que desempeñan un papel importante por lo que se refiere a las funciones celulares de la dopamina.

Según los estudios epidemiológicos existen varios factores que pueden estar relacionados con la enfermedad de Parkinson.

Estudios demuestran que una exposición prolongada, por motivos profesionales, a ciertos productos químicos está asociada con un riesgo elevado de desarrollar Parkinson.

A pesar de estos estudios, el estar expuestos a una sola toxina ambiental no se considera una causa de la enfermedad de Parkinson.

Sin embargo, los factores ambientales han sido importantes para los estudios de modelos en el laboratorio del Parkinson, gracias a los cuales los científicos continúan en la búsqueda de pruebas y de respuestas para detectar el origen de esta enfermedad.

 

Factores que reducen el riesgo de desarrollar Parkinson

 

Según un estudio reciente, los hombres que consumen con regularidad alimentos como frutos rojos, manzanas, verduras, té y vino tinto pueden reducir considerablemente el riesgo de desarrollar Parkinson.

Esto ocurre debido a que aquellos alimentos contienen flavonoides. Según un estudio, estas sustancias tienen un efecto protector.

El estudio también demuestra que consumir algunos flavonoides con regularidad puede reducir el riesgo de enfermedades como la presión alta, las enfermedades cardíacas, la demencia y ciertos tipos de cáncer.

 

Primeros síntomas de la enfermedad de Parkinson

 

La función de las células del cerebro y de los nervios afectados por la enfermedad de Parkinson es coordinar los movimientos del músculo volviéndolos más fluidos.

Por lo tanto, los tres síntomas principales de la enfermedad de Parkinson son:

  • Lentitud de los movimientos (bradicinesia). Caminar o levantarse de la silla se convierten en acciones que requieren mucho esfuerzo.

Este es el primer síntoma y a menudo se confunde con un problema de la vejez. Además, al caminar, la persona puede percibir dificultad para comenzar a caminar, frenar y voltearse.

  • Rigidez y tensión muscular. Al caminar, los brazos no oscilan.
  • Este síntoma es común, pero no siempre se manifiesta y generalmente solamente afecta a los dedos y los brazos, pero también puede afectar otras partes del cuerpo.

El temblor es evidente cuando el paciente está reposando y puede empeorar si la persona es demasiado emotiva (asiedad).

El temblor disminuye cuando la persona mueve la extremidad.

 

Los síntomas tienden a empeorar lentamente, la velocidad puede variar dependiendo de la persona afectada.

Pueden pasar varios años antes de que los síntomas afecten la vida diaria de las personas que padecen esta enfermedad.

Durante las primeras etapas de la enfermedad, una parte del cuerpo puede estar más afectada que las demás.

Otros síntomas pueden desarrollarse dependiendo de las células afectadas por esta enfermedad.

Algunos de esos síntomas son los siguientes:

  • Disminución de las expresiones faciales;
  • Dificultad de movimientos simples como atarse los cordones de los zapatos o abotonarse la camisa;
  • Dificultad para escribir;
  • Dificultad para mantener el equilibrio, esto provoca un aumento de las caídas;
  • Las conversaciones pueden volverse lentas y monótonas;
  • Dificultad para deglutir;
  • Cansancio y dolores musculares y articulares.

 

Foto: enfermedad de Parkinson, sustancia nigra, cerebro, movimiento

 

En las etapas sucesivas de la enfermedad, pueden desarrollarse otros síntomas como por ejemplo:

  • Enfermedades de la vejiga e incontinencia;
  • Alucinaciones (ver y escuchar algo que no existe);
  • Aumento de la sudoración;
  • Disfunción sexual;
  • Alteraciones del olfato;
  • Insomnio;
  • Pérdida de peso;
  • Aumento del dolor;
  • Depresión y ansiedad.

 

Complicaciones de la enfermedad de Parkinson

 

A menudo, la enfermedad de Parkinson provoca las siguientes consecuencias:

 

  • Puede causar trastornos cognitivos (demencia) y dificultades para pensar, generalmente se desarrollan en las etapas sucesivas de la enfermedad de Parkinson. Estos trastornos cognitivos no son muy sensibles a los medicamentos.
  • Depresión y cambios emocionales. Muchas de las personas que padecen la enfermedad de Parkinson también padecen depresión. El tratamiento para la depresión es beneficioso para los problemas que se derivan de la enfermedad de Parkinson. Algunas personas también pueden presentar otros cambios de estado emocional como por ejemplo pueden sentir miedo, ansiedad o pérdida de la motivación.
  • Problemas y trastornos del sueño. A menudo, las personas que padecen la enfermedad de Parkinson padecen insomnio y se despiertan varias veces durante la noche. Pueden presentarse problemas durante el día como por ejemplo ataques de sueño repentinos. Los medicamentos pueden ayudar a estabilizar el ritmo del ciclo sueño-vigilia.
  • Problemas de la vejiga. La enfermedad de Parkinson puede causar problemas de vejiga como por ejemplo incontinencia o dificultad para orinar.

Disfunción sexual. Algunas personas que padecen la enfermedad de Parkinson pueden percibir una disminución del deseo sexual o problemas de rendimiento sexual.

Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.