Cirugía de prótesis de cadera y postoperatorio

La cirugía de reemplazo de cadera es un procedimiento seguro, aunque existen posibles complicaciones asociadas con esta operación.

trombosis, venosa, profunda, embolia, cirugía, inmovilización, prótesis
Trombosis después de la cirugía por inmovilización
Alila / bigstockphoto.com

Riesgos y complicaciones

Después de una cirugía de este tipo pueden producirse coágulos de sangre en las grandes venas de las piernas y de la pelvis (trombosis venosa profunda o TVP).

Para reducir al mínimo el riesgo de desarrollar un coágulo de sangre, el médico prescribe medicamentos anticoagulantes que hay que tomar durante varias semanas después de la cirugía.

Además, el cirujano recomienda el uso de medias de compresión para favorecer la circulación de la sangre.

La movilización pasiva y activa precoz después de la cirugía ayuda a prevenir la formación de coágulos.

En caso de formación de un trombo, el riesgo que el coágulo se separe de la vena y viaje a los pulmones donde puede causar una embolia pulmonar potencialmente mortal.
La infección de la nueva articulación es una complicación grave y, si se produce, puede ser necesario remover el remplazo y volver a instalarlo.

Las infecciones pueden producirse en los días y semanas después de la cirugía (infección temprana) o incluso después de unos años (infección tardía). Para reducir el riesgo de infección, después de realizar esta cirugía, el médico puede recetar antibióticos antes de realizar otras cirugías invasivas (por ejemplo, un implante dental o una colonoscopia).
La rigidez post-quirúrgica se produce después de la cirugía. El cuerpo reacciona a la incisión quirúrgica mediante la creación de tejido cicatricial, que es fibroso y no elástico.
Los músculos y el tejido conectivo que se insertan en la cadera se retraen. Como consecuencia, hay dificultades para flexionar la cadera, caminar y subir escaleras.

Por esta razón, después de la cirugía, es importante empezar la rehabilitación tan pronto como sea posible y hay que continuarla durante al menos 6 meses.
Con el paso del tiempo, los remplazos de cadera están sujetos a desgaste; la duración media de las prótesis es de unos 20 años, aunque puede durar incluso 30 años.
La luxación de una prótesis de cadera se produce cuando la cabeza del fémur sale del acetábulo.

Esto puede ocurrir por muchas razones, pero a menudo se produce a causa de una caída o en los pacientes que padecen trastornos como la enfermedad de Parkinson.
La luxación de la cadera también puede ocurrir por movimientos simples como sentarse en una silla baja, en particular en los primeros 3 meses después de la cirugía.

Por esta razón, hay que tomar una serie de “precauciones”

 

infección, cirugía, prótesis, dolor, material purulento, fístula, inflamación, sangre
Infección viral en la sangre
Eraxion/bigstockphoto.com

Las precauciones en casa son:

 

  • La silla debe tener una altura de al menos 50 cm para evitar flexionar la cadera más de 90 °, los apoyabrazos de la silla permiten apoyar el peso en los brazos para no hacerlo recaer en los miembros inferiores. Es importante ponerse de pie desplazando el peso sobre la pierna sana, manteniendo la extremidad afectada extendida.
  • La cama debe tener una altura mayor o igual a 50 cm, cuando se sube y baja hay que mover y apoyar primero la extremidad sana.
  • Se puede volver a tener relaciones sexuales tan pronto como el paciente se siente listo, pero debe permanecer acostado sobre la espalda.
  • Hay que esperar un mes y medio o dos antes de tomar una ducha, antes hay que lavarse una parte del cuerpo a la vez y con la ayuda de alguien para lavarse las piernas y los pies.
  • El inodoro debe ser más alto durante los primeros 2 meses después de la cirugía de reemplazo de cadera, además hay que instalar apoyabrazos para ayudar al paciente a sentarse.
  • La ropa y los objetos de uso cotidianos tienen que estar colocados a una altura mayor de la pelvis, así que el paciente no tiene que doblarse para recogerlos.
  • Los zapatos deben tener un tacón bajo y estar sin cordones.
  • Para ponerse los calcetines y la ropa interior (calzoncillos y bragas), hay que utilizar el calzador o algo que tenga un gancho para evitar bajarse.
  • En coche se tiene que posicionar el asiento lo más atrás posible y bastante inclinado, hay que apoyar el glúteo sano en el asiento y luego deslizar hacia atrás como sea posible, manteniendo la extremidad afectada extendida, y luego suavemente ponerla en el coche.
  • Durante el primer mes y medio o dos meses hay que abstenerse de conducir un coche.

 

¿Cuánto dura la prótesis?

 

 

prótesis, cadera, radiografía, duración, revisión, intervención
Reemplazo de cadera, radiografía de la pelvis y caderas

La mayoría de los pacientes saben que los reemplazos de cadera pueden desgastarse con el tiempo.

Por desgracia, una cadera artificial no es tan duradera como la natural.

Los reemplazos de cadera están hechos de metal y plástico, estos materiales se desgastan con el tiempo, igual que los neumáticos de un vehículo.

Los reemplazos de cadera están hechos con materiales especiales diseñados para durar mucho tiempo, pero no para siempre.

Los estudios científicos demuestran que las prótesis ya implantadas pueden durar más de 20 años.
Hay cientos de investigaciones, pero son todas diferentes con respecto al tipo de implante utilizado, la edad y la condición del paciente que tuvo que sustituir la cadera.

Un estudio con una gran cantidad de datos ha demostrado que después de 15 años de la cirugía, la prótesis funcionaba bien en el 80% de los pacientes jóvenes (menores de 65 años) y en el 94% de los pacientes de edad avanzada (mayores de 65 años).

Hay que tener en cuenta que, si bien algunos pacientes pueden tener reemplazos de cadera que duran décadas, otros pueden necesitar otra cirugía de reemplazo al cabo de unos años.

La segunda cirugía es una operación difícil que puede tener resultados peores que la primera.

Un estudio científico demuestra que sólo el 2% de los pacientes que se han sometido a la cirugía de reemplazo de cadera han tenido que someterse a una segunda cirugía dentro de los cinco años después la primera.

 

Algunos factores que parecen influir en la longevidad de los reemplazos de cadera son:

 

  • La edad, en pacientes jóvenes, las prótesis de cadera duran mucho más tiempo. Además, los sujetos más jóvenes tienden a ser más activos.

En cualquier caso, los pacientes de cincuenta años o más jóvenes que se someten a la cirugía de cadera tendrían que estar preparados a someterse a otra cirugía de reemplazo en el curso de su vida.

  • Las actividades llevadas a cabo por el paciente, algunas de éstas podrían sobrecargar excesivamente el reemplazo de cadera y aunque no causan dolor, pueden causar un desgaste prematuro.
  • El peso del paciente influye ya que aumenta la presión sobre la nueva articulación.

• Las complicaciones, por ejemplo, los que se someten a intervenciones quirúrgicas (incluso un implante dental) pueden necesitar un tratamiento con antibióticos para evitar que las bacterias infecten la cadera.