Artrosis de mano y dedos

¿Qué es la artrosis de las manos?

La artrosis de la mano es una enfermedad crónica y degenerativa que afecta a las articulaciones. Puede afectar a las que se encuentran entre los metacarpianos y las falanges, entre las falanges o entre el hueso trapecio y el primero metacarpiano, en este último caso se define rizartrosis.
La juntura está compuesta por todas las estructuras entre los extremos de dos huesos que se mueven uno sobre el otro.

Hay una sustancia suave y blanda llamada cartílago que se encuentra entre los dos huesos y sirve para reducir la fricción y hacer el movimiento más fluido y sin dolor.
Dentro de la articulación está la membrana sinovial, una capa fina de tejido conjuntivo que contiene un líquido lubricante que reduce la fricción durante el movimiento.

Cuando el cartílago se desgasta y se adelgaza, las articulaciones cambian a nivel estructural, el hueso se deforma y la membrana sinovial se inflama.
La articulación entre los metacarpianos y las falanges degenera en especial en los hombres que han realizado trabajos pesados durante tantos años (albañiles, carpinteros, etc.).
En este nivel, la artrosis es menos sintomática y no causa deformidades.

movilización de la mano,fisioterapia,artrosis
Movilización de la mano

La artrosis de las articulaciones interfalángicas es antiestética y dolorosa, los dedos se vuelven desviados con nódulos fibrosos, en este caso, las mujeres son las más afectadas. La rizartrosis es la artrosis entre el trapecio y el primer metacarpiano, se presenta principalmente en mujeres mayores de 50 años y suele ser bilateral, pero una mano duele más que la otra.
Si la degeneración se produce a este nivel puede llegar a ser muy dolorosa por la noche y también provoca limitación funcional severa.

 

artrosis, trapecio, metacarpiano, pulgar, dolor
La artrosis de la mano

¿Cuáles son las causas de la artrosis en las manos y los dedos?

La artrosis es una enfermedad primaria, es decir, no hay causas específicas, pero muchos factores pueden contribuir a la degeneración articular.
La artrosis evoluciona lentamente, el paciente se da cuenta de este problema en una etapa avanzada, cuando los signos y síntomas se vuelven relativamente graves.
La artrosis se produce principalmente en los ancianos, se podría describir como el envejecimiento de las articulaciones, afecta principalmente a las mujeres después de la menopausia.
Los factores que influyen en la degeneración de la articulación son:

  • El tipo de trabajo: los albañiles que utilizan el martillo perforador sobrecargan las articulaciones mucho más que los otros;
  • Las mujeres que realizan principalmente las tareas del hogar se encuentran entre las más afectadas;
  • Existe un componente hereditario importante; los hijos de padres con artrosis presentan fácilmente el mismo problema;
  • Fracturas y traumatismos importantes que son tratados con inmovilización causan una disminución en la circulación sanguínea y por lo tanto menos nutrición al cartílago que degenera y se estrecha.

 

¿Cómo se manifiesta? Los síntomas de la artrosis de las manos

Los síntomas de la artrosis son: dolor en la mano y los dedos, rigidez, crepitación articular y movilidad reducida, en determinadas fases la articulación se puede hinchar.
El problema más importante es el dolor, especialmente en la primera media hora después de despertar o después de estar parado por al menos una hora.

La dificultad aparece especialmente “cuando está fría”, cuando la articulación inicia a moverse, el dolor es casi ausente, pero se siente después de unos esfuerzos o después de hacer trabajo físico.
En la etapa más avanzada el dolor se produce también en reposo.

Los síntomas empeoran con la humedad o con el cambio de tiempo.
Los signos visibles son las manos y los dedos hinchados debido a la inflamación y nódulos que se llaman de Heberden si están en las falanges distales, mientras que a nivel de las falanges proximales son llamados nódulos de Bouchard.
Con el progreso de la artrosis, las articulaciones tienden a endurecerse y el movimiento se vuelve limitado.
La mano se deforma porque las falanges distales se desvían lateralmente.
En caso de rizartrosis, el dolor puede llegar a ser muy intenso, lo que hace imposible incluso los movimientos del pulgar más suaves.
La artrosis entre el trapecio y el hueso metacarpiano (rizartrosis) puede causar una prominencia ósea hacia el exterior debido a que el primer metacarpiano se subluxa y la mano adquiere una forma similar a un cuadrado.

artrosis, metacarpiano, primer lugar, lateral
Rizartrosis en la radiografía lateral

 

¿Como se llega al diagnóstico de la artrosis de la mano?

El médico evalúa la condición del paciente, busca deformidades o nódulos de Heberden en la mano y trata de mover los dedos escuchando cualquier crepitación articular.
Si el paciente tiene un edad mayor a 50 años, su médico debe descartar la artrosis en la mano, entonces puede prescribir una radiografía para obtener la confirmación o recomienda directamente una terapia.
La radiografía es una técnica diagnóstica radiológica para saber si la articulación se degeneró porque muestra bien las condiciones de los huesos, el espacio articular, cualquier deformidad y osteofitos.
Muchas personas mayores con artrosis interfalángica y desviación lateral evidente de la falange distal no tienen síntomas o dolor, se trata solo un problema estético.
El diagnóstico diferencial se hace con la artritis reumatoide dado que ambas causan dolor y nódulos, incluso tendinitis, tenosinovitis pueden dar los mismos síntomas, por ejemplo, el síndrome de De Quervain puede causar los mismos síntomas que la rizoartrosis.

 

¿Qué hacer? ¿Cuáles son los tratamientos para la artrosis de la mano?

El tratamiento para la artrosis de la mano y los dedos se usa para aliviar el dolor y restaurar la función. Períodos cortos de descanso pueden ayudar en caso de agudización del dolor.
También es aconsejable utilizar una muñequera por la noche y para algunas actividades diarias.

El fisioterapeuta o un terapeuta ocupacional pueden ayudar a identificar las actividades que empeoran los síntomas y sugieren métodos o posturas alternativos.
Este remedio se llama ahorro articular y sirve para resolver la inflamación o para prevenirla.
Los terapeutas pueden enseñar a utilizar algunas herramientas especiales para ayudar a las personas con artrosis de las manos en el desempeño de las actividades diarias. Estos objetos se llaman “ayudas”.

 

Remedios o curas naturales para la artrosis de las manos

Un aparato ortopédico blando puede ser útil cuando las ballenas rígidas son demasiado apretadas y molestas, especialmente si la artrosis afecta a la articulación en la base del pulgar (rizartrosis).

La aplicación de calor en forma de baños de cera, arcilla o parafina se utiliza para reducir la inflamación y la hinchazón, en concreto en los dedos.
La terapia física puede eliminar la inflamación, especialmente la terapia magnética (magnetoterapia), pero hay algunos estudios nuevos sobre las ondas de choque que van a ser confirmados.
Algunos pacientes tienen beneficio temporal de la crioterapia, es decir, el hielo, pero es mejor aplicar el calor para estimular la circulación de la sangre.
Entre los tratamientos térmicos útiles para la artrosis recomendamos la barroterapia que tiene un efecto anti-inflamatorio natural.
Es importante mantener en movimiento los dedos y hacer los ejercicios de gimnasia suave.
La acupuntura no está indicada para este tipo de enfermedad.

La comida es importante para prevenir la inflamación, una dieta saludable y sin dulces, productos lácteos y proteínas de origen animal es esencial para el buen funcionamiento del cuerpo.
Esta es la única prevención posible para la artrosis de las manos.

 

Terapia con medicamentos

El médico puede prescribir medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE) o la cortisona.
Para resolver la inflamación las infiltraciónes de cortisona pueden ser indicados, en concreto para la artrosis de la articulación trapecio-metacarpiana (en la base del pulgar).
Una infiltración de cortisona puede proporcionar alivio de los síntomas, pero no cura la artrosis.
La cirugía no es recomendable a menos que los tratamientos conservadores no permiten llevar a cabo las actividades de la vida diaria.

artrosis-de-la-mano-nódulos de Bouchard

¿Qué tipo de resultados da el tratamiento?

Muchas personas con síntomas leves mejoran con la toma de medicamentos anti-inflamatorios por un tiempo limitado y evitando las actividades que provocan dolor.
Una inyección de cortisona en la zona dolorida ayuda a la mayoría de las personas, al menos temporalmente. Por lo general, el alivio dura alrededor de dos meses.
Las terapias naturales no tienen los efectos secundarios de la cortisona y pueden resolver el dolor en los casos leves.

¿Qué pasa si no se realiza ningún tipo de tratamiento?
Depende de la intensidad de la molestia, es una cuestión de calidad de vida, no de supervivencia.
La artrosis de la mano no puede extenderse a otras partes del cuerpo.
Muchas personas tienen dolor que desaparece al cabo de unos meses, cuando la artritis y la irritación en esta articulación desaparecen.

La principal razón para someterse a una cirugía es aliviar el dolor, prevenir la debilidad progresiva y deformidades que pueden ocurrir.
Algunas personas tienen una leve molestia, la articulación se inflama y de vez en cuando deciden si usar remedios caseros o esperar a que desaparezca.
Otros individuos sufren de un grave dolor que impide realizar muchas actividades con la mano y sienten que no tienen otra opción que la cirugía.

 

Cirugía para la artrosis de las manos

La cirugía está indicada cuando el paciente tiene una pérdida de la funcionalidad de la mano o si tiene demasiado dolor. El objetivo es recuperar la funcionalidad y eliminar el dolor o para reducirlo a un nivel tolerable.
Una opción quirúrgica es la fusión de la articulación en la que se elimina la superfície articular y los huesos se unen. Los huesos no podrán moverse porque la articulación está bloqueada. La fusión de la articulación puede ser utilizada para aliviar el dolor y corregir las deformidades que interfieren con el movimiento.

Otro enfoque quirúrgico es la reconstrucción de la articulación en que se elimina la superficie articular degenerada con el fin de eliminar el contacto directo de los huesos entre ellos, lo que causa dolor y limita el movimiento.
Después de retirar la parte de articulación degenerada, se puede reemplazar con un tejido blando, como un tendón o una prótesis articular.
El tipo de cirugía elegido depende de la articulación afectada, de las actividades y necesidades del paciente.
El cirujano de la mano puede ayudar a decidir cuál es el tipo de intervención más adecuado.
Si la cirugía es necesaria, la rehabilitación después de la cirugía es muy importante. Es necesario preparar una férula personalizada para la mano.

Deja un comentario