Artrosis de rodilla

La artrosis de rodilla, también conocida como artrosis por desgaste, es una enfermedad degenerativa en la que el cartílago articular se reduce.
Cuando esto ocurre, los huesos de las articulaciones se frotan uno contra el otra porque se pierde el efecto amortiguador y lubrificante del cartílago.

Las consecuencias de la fricción son: dolor, hinchazón, rigidez, disminución de la capacidad de movimiento y, a veces, la formación de espolones óseos.

Por lo general, la artrosis de rodilla es bilateral, pero a menudo es más grave en una sola rodilla, hay las mismas probabilidades de desarrollar este problema a la izquierda o a la derecha.

 

¿Qué ocurre a una rodilla con la artrosis?

Cuando la rodilla tiene la artrosis, las superficies articulares degeneran y la pierna no se mueve como debería.

Se experimentan los siguientes cambios:

  • El cartílago se vuelve áspero y fino, esto puede ocurrir en la superficie articular de la tibia, o entre la rótula y el fémur.
  • El hueso subyacente al cartílago reacciona volviéndose más denso.
  • Todos los tejidos en la articulación se vuelven más activos de lo normal, como si el cuerpo tratara de reparar el daño.
  • A nivel del perímetro exterior de la articulación, el hueso crece hacia afuera, formando los espolones óseos también llamados osteofitos.
  • La membrana sinovial puede hincharse y producir una cantidad mayor de líquido, causando la hinchazón de la articulación llamada derrame o “agua en la rodilla”.
  • La cápsula y los ligamentos se engrosan y se retraen lentamente.

artrosis de rodilla

Estos cambios dentro y fuera de la articulación son en parte el resultado del proceso inflamatorio e del intento de reparar el daño por el cuerpo.
En muchos casos, los remedios del cuerpo tienen éxito y los cambios dentro de la articulación no causan mucho dolor o sólo un dolor no invalidante.
Sin embargo, en otros casos las soluciones aplicadas por el cuerpo no funcionan tan bien y la rodilla degenera.
Este proceso conduce a inestabilidad y el sujeto transfiere el peso a otras articulaciones.
El resultado es que los síntomas empeoran gradualmente y persisten en el tiempo.

 


Causas de la artrosis de rodilla

La edad es un factor de riesgo importante para la artrosis de rodilla, pero también los jóvenes pueden sufrir de este problema.
Para algunas personas la artrosis de rodilla puede ser hereditaria, mientras que para otros puede ser el resultado de esguinces, fracturas, infecciones o sobrepeso.

artrosis de rodilla

Actualmente, los científicos no saben la causa exacta de la artrosis de rodilla. Muchos factores pueden conducir a la degeneración del cartílago de la rodilla, incluyendo el uso excesivo y los traumatismos, pero las rodillas pueden desarrollar la artrosis sin una causa obvia.

Algunos factores que influyen en el desarrollo de la artrosis son:

  • Edad: es más probable que las personas mayores tengan la artrosis.
  • Con los años, el uso o la presión excesiva en la articulación, puede desgastar el cartílago.
  • La mayoría de las personas afectadas por artrosis tiene al menos 45 años.
  • Hay deportes que esfuerzan especialmente la rodilla, como el atletismo, el fútbol y el tenis, esto puede causar el desarrollo de la artrosis.
  • Las actividades o trabajos repetitivos; el resultado es similar a la práctica de algunos deportes.

Las probabilidades aumentan si se sobrecargan las rodillas, por ejemplo, con algunos trabajos que requieren muchos levantamientos, sentadillas o flexiones y pueden hacer que las personas sean más susceptibles a la artrosis.
Si se carga más peso se causa una presión mayor en la articulación de la rodilla, por lo tanto quien es obeso puede fácilmente desarrollar la degeneración articular.
Las mujeres son más propensas que los hombres a desarrollar la artrosis.
La genética desempeña un papel importante en la aparición de la artrosis. Si alguien en familia ha sufrido de artrosis, se puede tener un mayor riesgo.
La artrosis de rodilla juvenil puede ocurrir a causa de un trauma o una cirugía como la meniscectomía o la reconstrucción del ligamento cruzado anterior y puede afectar también a las personas con menos de 30 años.

 

¿Cómo se manifiesta? Síntomas de la artrosis de rodilla

Generalmente, el dolor asociado con la artrosis se desarrolla gradualmente, aunque puede aparecer de repente.

  • La rodilla puede volverse rígida e hinchada, lo que dificulta los movimientos de flexión y extensión de la rodilla. Dolor e hinchazón son peores por la mañana o después de un período de inactividad.
  • El dolor puede aumentar también después de actividades como caminar, subir las escaleras o arrodillarse.
  • El dolor puede causar una sensación de debilidad de la rodilla, dando lugar a un “bloque” o “inestabilidad”.

Muchos informan que los síntomas empeoran cuando el tiempo cambia, por lo general dos días antes de que llueva o nieva.
Se siente una sensación de huesos que rascan o de arena en la articulación.
En la fase más avanzada se siente también dolor nocturno y el paciente no logra dormir.

 

Diagnóstico de la artrosis de rodilla

Durante el examen físico, el médico examina la articulación afectada, para ver si hay rigidez, hinchazón, o si está enrojecida.
Él o ella debe comprobar también el rango de movimiento.
El médico puede prescribir pruebas de laboratorio y de diagnóstico instrumental si lo considera oportuno.

Pruebas diagnósticas

Radiografía, rodillas, artrosis, alineación, incorrecta, cartílago, consumido, desgastado

Radiografía de rodillas con artrosis y alineación incorrecta en varismo

El cartílago no aparece en la radiografía, pero la pérdida de cartílago se deduce del estrechamiento del espacio entre los huesos de la articulación (espacio articular).
Una radiografía puede mostrar también los espolones óseos fuera de la articulación.
Muchas personas tienen los signos de la artrosis antes de que experimenten los síntomas.
La Resonancia Magnética (RMN) usa ondas de radio y un campo magnético para imprimir imágenes detalladas de los huesos y de los tejidos blandos, incluyendo el cartílago.
Este examen puede ser útil para determinar las condiciones del tejido cartilaginoso, de los meniscos y de los ligamentos de la rodilla.

Pruebas de laboratorio
Los análisis de sangre pueden ayudar a descartar otras causas de dolor en las articulaciones, como la artritis y las enfermedades autoinmunes.
La artrocentesis es el análisis del líquido articular.

El médico la realiza con una aguja para extraer el líquido de la articulación afectada.
El examen del líquido articular puede indicar si el dolor es causado por la gota o por una infección

 

Deja un comentario