Síntomas de artritis reumatoide

La artritis reumatoide es una grave enfermedad crónica, sistémica, progresiva y autoinmune que provoca diferentes síntomas, incluyendo inflamaciones en las articulaciones y en otras partes del cuerpo, pero la causa es todavía desconocida.

Las enfermedades autoinmunes son enfermedades que se producen cuando los tejidos del cuerpo son atacados por error por su propio sistema inmune.

artritis, reumatoide, sinovitis, articulación, inflamación, autoinmune, artritis, huesos, fusión, erosión
Alila / bigstockphoto.com

El sistema inmune consiste en una compleja organización de células y anticuerpos diseñados para buscar y destruir a los invasores del cuerpo, en particular virus, hongos y bacterias.

La artritis reumatoide (AR) afecta principalmente a las articulaciones, pero puede causar efectos sistémicos (por ejemplo también en los órganos).

 

 

 

 

 

 

 

La consecuencia de la enfermedad es la acumulación de líquido en las articulaciones que causa dolores articulares y una inflamación sistémica, es decir puede ocurrir en todo el cuerpo.

La artritis reumatoide juvenil (o infantil), es una forma similar a la que afecta a los adultos, pero los sujetos afectados son niños que tienen menos de 16 años.

Esta variante puede desaparecer por sí misma con el tiempo.

 

 

 

Aunque la artritis reumatoide puede implicar diferentes partes del cuerpo, las articulaciones están siempre afectadas. Cuando la enfermedad se vuelve aguda, las articulaciones se inflaman. La inflamación es la respuesta natural del cuerpo a la infección u otras amenazas, pero con esta enfermedad se produce injustificadamente y por razones desconocidas.

 

 

 

 

La artritis reumatoide causa la inflamación crónica y la hipertrofia de la membrana sinovial que daña los tejidos blandos (tendones, ligamentos, músculos, etc.), el cartílago y los huesos. Las consecuencias son una pérdida de cartílago, la erosión del hueso y la lesión de tendones, ligamentos y cápsula articular.

En la fase final se observa la deformación y la destrucción de las articulaciones, además de la pérdida de funcionalidad.

 

Los primeros signos de la Artritis Reumatoide

  • Hinchazón de los tejidos blandos periarticulares (resultado del derrame)
  • Osteoporosis regional (causada por el desuso y la hipertermia local)
  • Subluxación de la articulación entre atlas y axis (es decir, las vértebras C1 – C2)
  • Expansión de los quistes sinoviales
  • Erosiones del hueso marginal y central en las pequeñas articulaciones de las manos y de las muñecas, más raro en las grandes articulaciones.

 

 

 

 

 

 

 

La erosión gradual de la falange proximal del cuarto dedo es el más frecuente, empieza con la inflamación de la membrana sinovial y de los tejidos blandos, pero con la corteza del hueso subyacente intacta.

La membrana sinovial cambia de forma y se llena de células proliferativas, fibrina (tejido conectivo) y enzimas proteolíticas (es decir, que destruyen las proteínas).

Estas enzimas “comen” el cartílago articular mientras que se deposita una gran cantidad de fibrina en el cartílago y en el hueso subcondral (es decir, en contacto con el cartílago).

 

 

 

 

Este proceso causa también la activación de los osteoclastos: las células que destruyen el hueso, el resultado es la erosión del hueso.

Mientras tanto, la membrana sinovial ataca y destruye también los otros tejidos blandos: cápsula articular, bolsas, tendones y ligamentos.

 

 

 

La última fase de la artritis reumatoide es la erosión ósea, la destrucción de la articulación y la unión de los dos huesos que forman la articulación.

La lesión de la cápsula, de los tendones y de los ligamentos provoca la luxación de la articulación, mientras que la erosión del hueso conduce a la anquilosis y a la invalidez.

La implicación de las articulaciones en orden descendente es:

 

  1. metacarpo (MCP)
  2. muñeca
  3. interfalángica proximal (IP)
  4. rodilla
  5. metatarsofalángica (MTP)
  6. hombro
  7. tobillo
  8. columna vertebral cervical
  9. cadera
  10. codo
  11. articulaciones temporomandibulares.

 

Las articulaciones afectadas muestran inflamación con hinchazón, entumecimiento, calor y limitación del rango de movimiento.

La atrofia de los músculos interóseos de las manos es un típico signo precoz.

La destrucción de las articulación y de los tendones puede conducir a deformidades como desviación cubital, deformidad de boutonnierre o de cuello de cisne, dedos en martillo y anquilosis.

Otras manifestaciones musculoesqueléticas:

  • La tenosinovitis es la inflamación de la vaina que envuelve el tendón, puede conducir a la ruptura del tendón, los más afectados son el extensor del cuarto y quinto dedo a nivel de la muñeca
  • La osteoporosis local o generalizada a causa de la inflamación crónica,de la inmovilización o del tratamiento con corticosteroides
  • Síndrome del túnel carpiano
  • La mayoría de los pacientes con AR tiene atrofia muscular por falta de uso que es a menudo secundaria a la inflamación de las articulaciones.

 

¿A quién afecta la artritis reumatoide?

La artritis reumatoide puede afectar a personas de todas las edades.

La artritis reumatoide es más común en las mujeres que en los hombres.

De hecho, el 70% de los pacientes con artritis reumatoide son mujeres. Además, hay un mayor riesgo de artritis reumatoide para las mujeres que nunca han estado embarazadas o para aquellas que han dado a luz recientemente.

 

 

 

Causas de la artritis reumatoide

 

La causa de la artritis reumatoide no se conoce todavía. La mayoría de los científicos creen que hay una combinación de factores genéticos y ambientales que la causa.

Los investigadores han identificado marcadores genéticos que desempeñan un papel importante en el desarrollo de esta enfermedad.

Quien tiene estos marcadores tiene una probabilidad diez veces mayor de desarrollar la artritis reumatoide.

Los marcadores genéticos influyen en el sistema inmunológico, favorecen la inflamación crónica o el desarrollo y la progresión de la Artritis Reumatoide.

 

 

 

 

 

 

No todas las personas con estos genes desarrollan la artritis reumatoide, y no todas las personas con la enfermedad tienen estos genes.

Los investigadores están estudiando también las causas infecciosas, como virus o bacterias, que pueden desencadenar la enfermedad en una persona que ya tiene una predisposición genética.

Otras causas posibles incluyen las hormonas femeninas (70 por ciento de las personas con artritis reumatoide son mujeres) y la respuesta del cuerpo a acontecimientos estresantes como un trauma físico o emocional. Fumar puede ser un factor de riesgo, no solo aumenta el riesgo de desarrollar la artritis reumatoide en las personas con un gen específico, sino que también puede aumentar la gravedad de la enfermedad y reducir la eficacia del tratamiento.

 

 

 

 

Otros factores ambientales parecen desempeñar un papel en el desarrollo de la artritis reumatoide. Por ejemplo, los científicos han informado de que el consumo de tabaco, la exposición a minerales ricos en sílice y la enfermedad periodontal crónica aumentan el riesgo de desarrollar artritis reumatoide.

 

 

Síntomas de la artritis reumatoide

La artritis reumatoide es una enfermedad crónica (a largo plazo). Cada persona con AR tiene síntomas diferentes que pueden aparecer y desaparecer. Algunas personas tienen largos períodos de remisión en que la artritis reumatoide está inactiva y da pocos síntomas. Otras personas podrían sentir dolor constante durante meses.

 

 

 

 

 

La inflamación de las articulaciones es un signo distintivo de la Artritis Reumatoide que incluye también:

Rigidez. Mover la articulación se vuelve más doloroso porque podría haber una limitación del rango de movimiento.

La “rigidez matutina” es uno de los signos característicos de esta enfermedad. Muchas personas con otros tipos de artritis tienen rigidez articular por la mañana, pero los que sufren de artritis reumatoide sienten este síntoma durante más de una hora (a veces varias horas) antes de que las articulaciones se calienten.

 

Hinchazón. El líquido entra en la articulación que se hincha, esto también contribuye a la rigidez.

 

Dolor. La inflamación dentro de una articulación la hace sensible y entumecida.

Una inflamación prolongada causa daños que contribuyen a agravar el dolor.

 

 

 

 

Enrojecimiento y calor. Las articulaciones pueden estar un poco más calientes y rojas con respecto a las zonas cercanas a la piel.

Otros síntomas:

  • Fiebre,
  • Urticaria vasculítica
  • Anemia y cansancio,
  • Pérdida de peso.

 

 

 

¿A qué articulaciones afecta la artritis reumatoide?

Las manos están casi siempre afectadas, aunque cualquier articulación puede verse afectada por la artritis reumatoide: rodillas, caderas, muñecas, cuello, hombros, codos y la mandíbula.

Por lo general, las articulaciones se ven afectadas de manera simétrica o bilateral, es decir, las mismas articulaciones en ambos lados del cuerpo.

Los síntomas de la artritis reumatoide afectan a todo el cuerpo. Estos efectos derivan del proceso general de inflamación y causan diferentes síntomas:

  • Fatiga
  • Malestar (sensación de estar enfermo)
  • Pérdida de apetito que puede conducir a la pérdida de peso
  • Dolor muscular.

 

Estas sensaciones son similares a la gripe, a pesar de que son por lo general menos intensas y más duraderas.

 

Examen de las articulaciones

Dedos

 

Deformidad de boutonniere

La deformidad de boutonniere consiste en la flexión no reducible de la articulación interfalángica proximal junto a la hiperextensión de la articulación interfalángica distal del dedo.

Hay algunos tendones que mantienen alineados los huesos de los dedos, el tendón del extensor a lo largo de los dedos se compone de una parte central que termina en la falange media, pero antes de este nivel se divide en otras dos ramas laterales que se insertan en la falange distal (falangeta).

La artritis reumatoide provoca la lesión de la parte central aproximadamente a la altura de la articulación entre la primera y la segunda falange.

Con el tiempo se experimenta la retracción de las bandas laterales del tendón extensor de los dedos que tiene dos consecuencias:

  • La articulación central del dedo se dobla
  • la articulación distal se hiperextiende.

 

Uno de los efectos de la deformidad de boutonnierre es la pérdida de movilidad y de la capacidad de agarrar los objetos.

La deformidad de cuello de cisne del dedo consiste en la hiperextensión de la articulación interfalángica proximal junto con la flexión de la articulación interfalángica distal.

La formación de esta deformidad empieza con la ruptura del tendón extensor de los dedos a nivel de la articulación interfalángica distal.

 

Dedos en cuello de cisne, artritis reumatoide, deformidad
Dedos en cuello de cisne
alila / bigstockphoto.com

 

 

 

 

 

Dedos en cuello de cisne

Posteriormente ocurre el acortamiento del tendón extensor central y la hiperextensión de la articulación entre la primera y la segunda falange o la cápsula articular se mueve hacia el dedo meñique debido al debilitamiento por sinovitis crónica.

Las bandas laterales se pueden acortar con el tiempo y se mueven hacia la parte posterior del dedo, limitando la flexión entre la primera y la segunda falange e impidiendo la extensión de la articulación entre la segunda y la tercera falange.

 

La rigidez de los músculos intrínsecos (por ejemplo interóseos y músculos lumbricales) puede causar una limitación de la movilidad del dedo.

La tenosinovitis de los flexores de los dedos es común e indica un mal pronóstico.

El dedo en gatillo se produce cuando el tendón se pone rígido o se forma un nódulo junto a la tenosinovitis.

La ruptura del tendón puede ocurrir como consecuencia de la sinovitis o por la erosión ósea del tendón a nivel de la muñeca (especialmente el flexor largo del pulgar).

La artritis mutilante es el resultado de una destrucción grave y generalizada, con la erosión del tejido óseo.

En las pequeñas articulaciones de las manos, las falanges se pueden acortar y las articulaciones pueden llegar a ser severamente inestables.

 

 

 

 

Articulaciones metacarpofalángicas

Dos típicas deformidades que alteran la alineación de los arcos esqueléticos palmares y la estabilidad de los dedos pueden ocurrir en correspondencia de las articulaciones metacarpofalángicas: subluxación y desviación cubital (es decir, hacia el cúbito).

La mayoría de los casos de desviación cubital van acompañados por una desviación radial de la muñeca aproximadamente del mismo grado.

La falange proximal se mueve en la dirección del cúbito por la inflamación sinovial que ha debilitado las inserciones de ligamentos y tendones en la cápsula de la articulación metacarpofalángica.

 

Las estructuras de soporte de los tendones extensores y los ligamentos colaterales pueden ser destruidos o desgarrados por el aumento de volumen y por la invasión de la membrana sinovial. Por consiguiente, los tendones se aflojan y se mueven desde el centro y desde la parte posterior de la cabeza del metacarpo hasta la grieta entre las articulaciones metacarpofalángicas.

Si la subluxación del tendón extensor se encuentra más allá del eje transversal de la articulación entre metacarpo y falange, el tendón se convierte en un flexor de aquella articulación, y luego limita la extensión activa de los dedos.

 

 

 

Muñecas

En la muñeca se pueden producir malformaciones múltiples.

La desviación externa del cúbito con subluxación de la articulación radio-cubital es la deformidad más común.

Esta malformación se produce junto con la rotación del carpo (muñeca) y el desplazamiento del hueso semilunar que en lugar de permanecer en contacto con el radio, se encuentra delante del espacio vacío entre los dos huesos del antebrazo.

Esta nueva alineación de los huesos se llama deformidad en zigzag.

 

 

Codos

La implicación del codo se identifica a menudo por la proliferación sinovial palpable en la articulación radio-humeral y va acompaña con frecuencia por una deformidad en flexión.

La bolsa olecraniana es afectada frecuentemente, como los nódulos reumatoides en la bolsa y a lo largo de la superficie posterior del cúbito.

 

 

 

 

Hombros

La artritis reumatoide implica los hombros y se manifiesta con entumecimiento, dolor por la noche y limitación del movimiento.

Inicialmente, la hinchazón se produce en la parte anterior, pero puede ser difícil de detectar y muchos pacientes no tienen este signo.

 

La degeneración del manguito de los rotadores causada por la sinovitis puede limitar la abducción (elevación lateral) y la rotación.

La migración superior y lateral del húmero se produce en caso de desgarro completo.

Un daño de la articulación glenohumeral causa dolor con el movimiento y en reposo, generalmente conduce a una grave limitación del movimiento o a la capsulitis adhesiva (Hombro congelado)

 

La artritis acromioclavicular (es decir, entre la escápula y la clavícula) no es tan frecuente y debilitante como las otras manifestaciones de esta enfermedad.

 

 

Tobillos y pies

 

dedo en martillo, segundo, tercero, hallux

 

El tobillo rara vez se ve afectado, ya que es una articulación tróclea.

Los cambios estructurales importantes pueden ocurrir en el centro del pie, como resultado de la sinovitis crónica y del soporte del peso.

La lesión o ruptura del tendón tibial posterior puede conducir a subluxación de la articulación subastragalina, la consecuencia es el desplazamiento del astrágalo lateralmente y la eversión del pie.

Las otras deformidades que pueden causar la artritis reumatoide son los pies planos, el juanete y el dedo en martillo.

 

 

 

Rodillas

Las rodillas afectadas pueden tener una inflamación y una sinovitis importante. Con el tiempo, la acumulación de líquido en la articulación puede causar la pérdida de funcionalidad del cuádriceps dando lugar a una atrofia muscular.

Se puede desarrollar la inestabilidad después de la pérdida progresiva del cartílago y el debilitamiento de los ligamentos; las deformidades de la rodilla puede ser en valgo, en varo o en flexión.

El consumo energético del paciente aumenta de manera significativa al estar de pie o al caminar si tiene una deformidad en flexión de la rodilla.

 

 

 

Caderas

 

Prótesis, cadera, reumatoide,artritis, arruinada, pelvis,desalineado, dolor, inflamación, sinovitis, prótesis de cadera
Prótesis de cadera

Las caderas están implicadas con frecuencia en la artritis reumatoide.

Sin embargo, a causa de su posición profunda, los daños no aparecen en las primeras etapas de la enfermedad, porque las caderas son difíciles de examinar mediante la inspección directa o la palpación.

 

 

 

 

Complicaciones

La artritis reumatoide no es letal, pero las complicaciones de la enfermedad pueden acortar la supervivencia de algunos individuos.

En general, la artritis reumatoide es progresiva y no se puede curar de forma permanente, pero en algunos pacientes la enfermedad se vuelve gradualmente menos agresiva y los síntomas pueden mejorar.

Sin embargo, después de la destrucción ósea y de los ligamentos con posible deformidad las consecuencias son permanentes.

La artritis reumatoide es una enfermedad sistémica que puede afectar a otras partes del cuerpo además de las articulaciones.

La implicación de múltiples áreas del cuerpo ocurre por lo general en los casos de AR moderada o severa.

Los nódulos reumatoides son bultos bajo la piel que a menudo aparecen en los codos y en las manos. A veces son dolorosos.

 

 

La implicación pulmonar puede causar daños a los pulmones, pleuresía o derrame pleural, estas consecuencias son comunes, pero por lo general no causan síntomas. Si se experimenta la falta de aliento, se puede tratar con algunos medicamentos que reducen la inflamación de los pulmones.

La artritis reumatoide puede afectar también una articulación en la laringe (cricoaritenoidea), provocando el descenso de la voz.

La artritis reumatoide puede causar inflamación de la membrana de revestimiento alrededor del corazón (pericarditis), pero por lo general no provoca síntomas.

Si los síntomas se desarrollan, puede causar dificultad para respirar o dolor en el pecho.

Las personas con artritis reumatoide tienen más probabilidades de tener la arteriosclerosis (ateroesclerosis) en las arterias coronarias, que puede causar la angina de pecho (dolor en el pecho) e infarto.

Esta es la razón por la que un paciente con A. R no tratada tiene un riesgo de muerte prematura.

Los ojos se ven afectados en menos del 5% de las personas con artritis reumatoide. En estos casos, los síntomas pueden ser los ojos rojos, dolorosos o posiblemente secos.

Cuando se realiza el diagnóstico de artritis reumatoide, un tratamiento temprano y agresivo puede ayudar a prevenir la aparición de nuevos síntomas y puede detener la progresión de la artritis reumatoide.

Infecciones. Los pacientes con AR tienen un mayor riesgo de infecciones también porque toman medicamentos inmunosupresores.

 

Problemas digestivos. Los pacientes con AR pueden sufrir de problemas estomacales e intestinales; sin embargo, se han señalado porcentajes más bajos de tumores colorrectales y de estómago en los pacientes con artritis reumatoide.

 

Osteoporosis. Esta enfermedad es más frecuente con respecto a la media en las mujeres posmenopáusicas con AR. La cadera se ve particularmente afectada, el riesgo de osteoporosis parece ser superior a la media en los hombres con artritis reumatoide que tienen más de 60 años.

 

Síndrome de Sjögren,la queratoconjuntivitis seca es una complicación frecuente de la artritis reumatoide.

 

Síndrome de Felty. Esta enfermedad se caracteriza por esplenomegalia, leucopenia e infecciones bacterianas recurrentes;

 

Lupus eritematoso sistémico es una enfermedad autoinmune que afecta al tejido conectivo.

 

Linfoma y otros cánceres. Los tratamientos agresivos para la artritis reumatoide pueden ayudar a prevenir estos tumores.

Las alteraciones del sistema inmune relacionadas con la AR pueden influir.

 

    Artículos Relacionados Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.