Rinitis alérgica

La rinitis alérgica (fiebre del heno) es una enfermedad estacional que causa signos y síntomas similares a los del resfriado común como la nariz que gotea, picor en los ojos, dolores de cabeza, estornudos, dificultad para respirar e inflamación de las membranas mucosas de los senos paranasales.
A diferencia del resfriado común, la fiebre de heno no es causada por un virus.


La rinitis alérgica es causada por reacción a ciertos alérgenos que se encuentran en el interior o al aire libre, tales como polen, ácaros del polvo o pelo de mascotas. La fiebre del heno puede conllevar descontento y puede afectar al rendimiento al trabajo, la escuela y también interferir con las actividades que tienen lugar durante el tiempo libre.

No hay por qué soportar los síntomas molestos, pero aprender cómo evitar las causas y encontrar el tratamiento adecuado puede aliviar o eliminar los síntomas.
El nombre fiebre del heno se utiliza normalmente para indicar la rinitis alérgica, pero es incorrecto porque esta enfermedad no causa fiebre y no está relacionada con el heno, sino con otros alérgenos.

  

¿Cuáles son las causas de las alergias de primavera? 

Las alergias son provocadas por el polen de primavera de los árboles que pueden comenzar a polinizar en cualquier momento desde enero-febrero a abril, dependiendo del clima y la posición.
Los árboles que son famosos por causar alergias graves son: roble, olivo, olmo, abedul, fresno, álamo, arce, ciprés, nogal, etc.
En algunas zonas del mundo algunas herbáceas polinizan en primavera.

 

Síntomas de la rinitis alérgica

Los signos y síntomas de la fiebre del heno por lo general comienzan inmediatamente después de entrar en contacto con una sustancia específica que causa la alergia (alérgenos) e incluyen:

  • Nariz que gotea y congestión nasal,
  • Picazón en los ojos,
  • Lágrimas en los ojos,
  • Estornudos,
  • Tos,
  • Picor en la nariz, el paladar o garganta,
  • Dolor facial,
  • Inflamación de la mucosa de los senos paranasales,
  • Inflamación y el coloración azul en la piel debajo de los ojos (ojeras alérgicas),
  • Disminución del sentido de gusto y del olfato,
  • Si no se elimina el exceso de mucosidad se desarrolla la sinusitis.

Los síntomas empeoran al acostarse, por lo que por la noche puede ser difícil conciliar el sueño.
La época del año puede ser un factor que provoca los síntomas de la fiebre del heno.
La rinitis puede comenzar o empeorar en un momento determinado del año, causada por el polen de árboles, gramíneas o malas hierbas que florecen en diferentes momentos.


Los que son sensibles a los alérgenos también en el interior de los edificios, tales como los ácaros del polvo, las cucarachas, el moho o el pelo de mascotas, pueden experimentar los síntomas durante todo el año.
Muchas personas tienen síntomas de alergia durante todo el año, pero empeoran durante ciertas estaciones del año.

 

¿Cuál es la diferencia entre la rinitis alérgica y el resfriado? 

Los signos y síntomas pueden ser diferentes, por tanto el diagnóstico debe tener en cuenta las siguientes características.

 

Rinitis alérgica

  • Secreción nasal con moco líquido y acuoso,
  • Falta de fiebre,
  • Dolor de cabeza.

Los síntomas se producen inmediatamente después de la exposición a los alérgenos y permanecen durante todo el tiempo que se está expuesto a los alérgenos.

 

linfonodi-del-collo-ingrossati-400x500Resfriado

  • Secreción nasal con moco acuoso o amarillento;
  • Dolores generalizados en el cuerpo;
  • Febrícula;
  • Nariz congestionada;
  • Inflamación de los ganglios linfáticos del cuello;
  • Los síntomas aparecen 1-3 días después de la exposición al virus del resfriado;
  • La duración es de 3-7 días.

Los factores que provocan la fiebre del heno estacional son:

  • El polen de los árboles, frecuentes en primavera,
  • El polen del césped, más frecuente al final de la primavera y el verano,
  • Polen de ambrosía, común en otoño,
  • Esporas de hongos y mohos, pueden ser peores durante los meses de calor.

 

 

Tratamiento de la rinitis alérgica

 Los alérgenos que están al aire libre en primavera.
El mejor tratamiento de la rinitis alérgica es evitar las sustancias que causan la reacción.
Sin embargo, no siempre es posible mantenerse alejado de la causa y se deben realizar tratamientos adicionales junto con la puesta en práctica de estrategias para evitar la exposición.

Reducir la exposición al factor que provoca la alergia.
Para reducir la exposición a los alérgenos:

  • Permanecer en casa en los días secos y ventosos, el mejor momento para salir a la calle es después de la lluvia ya que ayuda a eliminar el polen del aire.
  • Delegar o evitar cortar el césped, arrancar la hierba y otras tareas de jardinería que pueden elevar los alérgenos.
  • Quitar la ropa que se ha llevado en el exterior,
  • Es posible incluso ducharse para eliminar el polen de la piel y el cabello.
  • No colgar la ropa fuera, el polen puede adherirse a las sábanas y las toallas.
  • Usar una mascarilla si las tareas se hacen fuera.

Tomar medidas adicionales cuando la concentración de polen es alta.

alérgenos, polen, alergia, rinitis, fiebre, heno
Los alergenos que están abiertos al aire en la primavera

Los signos y los síntomas de la alergia estacional pueden manifestarse cuando hay mucho polen en el aire.
Estas precauciones pueden ayudar a reducir la exposición:
Comprobar en la emisora de radio, la televisión y el periódico local o internet las previsiones de polen y  conocer los niveles de polen actuales.
Si se espera una alta concentración de polen, comience a tomar medicamentos para la alergia antes del inicio de los síntomas.
Cerrar puertas y ventanas por la noche o en cualquier otro momento, cuando el nivel de polen es alto.
Evitar las actividades al aire libre en las horas tempranas de la mañana cuando la concentración es más alta.

Mantener el aire limpio en el interior
No existen productos milagrosos que eliminan todos los alérgenos de la casa, pero estos consejos pueden ayudar:
Usar el aire acondicionado en casa y en el coche.
Si hay que encender la calefacción o el aire acondicionado en casa, utilizar filtros de alta eficacia y seguir los programas regulares de limpieza.
Mantener seco el aire en el interior con un deshumidificador.
Usar un filtro portátil de alta eficacia en el dormitorio.
Limpiar el suelo a menudo con una aspiradora que tenga un filtro “HEPA”.

rinite-allergica-750x527

Los medicamentos para la alergia de estación

No hay vacuna para la rinitis alérgica, pero hay muchos medicamentos que ayudan a controlar los síntomas.

Corticosteroides nasales
Estos aerosoles nasales que deben tomarse con la prescripción ayudan a prevenir y tratar la inflamación nasal, el picor nasal y la nariz que gotea causada por la rinitis alérgica.
Para muchas personas son los medicamentos más eficaces para la fiebre del heno, y son a menudo el primer tipo de medicamento prescrito.

Algunos ejemplos son: fluticasona (Flixonase , Avamys, etc.), betametasona (Bronsal) budesónida (Biresp spiromax), triamcinolona (Nasacort).
Algunos corticosteroides se pueden inhalar con aerosoles.
Los corticosteroides nasales son un tratamiento seguro a largo plazo para la mayoría de la gente.
Los efectos secundarios son un olor y un sabor desagradable, además de irritación de la nariz. Los efectos secundarios de los esteroides en los pulverizadores nasales son raros.

Corticosteroides orales
Medicamentos corticosteroides en forma de pastillas como la prednisona se usan para aliviar los síntomas de alergia severa.
Dado que el uso a largo plazo de corticosteroides puede causar efectos secundarios graves tales como catarata, osteoporosis y debilidad muscular, solo se prescriben por un breve período de tiempo.

Antihistamínicos
Estos productos se consumen por lo general en forma de pastillas.
Sin embargo, también hay aerosoles nasales antihistamínicos o gotas para los ojos.
Los antihistamínicos pueden ayudar a aliviar la secreción nasal, los estornudos y la picazón, pero tienen menos efecto sobre la congestión. Actúan bloqueando la histamina, una sustancia química que causa síntomas y es liberada por el sistema inmunológico durante una reacción alérgica.
Los viejos antihistamínicos de venta libre, como la difenhidramina (Normostop) funcionan como los más nuevos, pero algunos tipos pueden causar somnolencia.

Es más difícil para los nuevos antihistamínicos orales provoquen somnolencia. Ejemplos de medicamento no sujetos a prescripción son loratadina (Loratadina almus), fexofenadina (Telfast), cetirizina (Zyrtec, Alercina).
Los pulverizadores nasales antihistamínicos que deben tomarse bajo prescripción como olopatadina (Opatanol) pueden aliviar el picor de los ojos y la irritación de los ojos causados por la alergia estacional.

Descongestionantes
Estos medicamentos están disponibles en forma líquida como fármacos con y sin receta médica, pastillas y pulverizadores nasales. Los descongestionantes orales sin receta incluyen pseudoefedrina (por ejemplo pseudoefedrina farmalider).
Los pulverizadores nasales incluyen oximetazolina hidrocloruro (Sinexsensi, Nuerel, Nasolina, etc.) y oximetazolina (Afrin).
Los descongestionantes orales pueden causar una serie de efectos secundarios como aumento de la presión arterial, insomnio, irritabilidad y dolores de cabeza.
No use un aerosol nasal descongestionante durante más de dos o tres días consecutivos, ya que puede empeorar los síntomas si se utiliza constantemente (congestión de rebote).

Cromoglicato sódico
Este medicamento está disponible como un spray nasal y debe utilizarse varias veces al día.
También está disponible en forma de gotas para los ojos con receta médica.
Esto ayuda a aliviar los síntomas de la rinitis alérgica mediante la prevención de la liberación de histamina. El cromoglicato sódico no tiene efectos secundarios graves y es más efectivo si se empieza a pulverizar antes del inicio de los síntomas.

Antagonista del receptor de leucotrienos
El Singulair (montelukast sódico) es una pastilla que se toma bajo prescripción médica y se utiliza para bloquear la acción de los leucotrienos, sustancias químicas del sistema inmunológico que causan los síntomas de alergia, como la producción excesiva de moco.
Es especialmente eficaz en el tratamiento del asma inducido por alergia. A menudo se utiliza cuando no se puede tolerar el spray nasal o en el caso de asma leve.
Puede causar dolores de cabeza.
En casos raros, el montelukast se ha relacionado con reacciones psicológicas tales como agitación, agresión, alucinaciones, depresión e instinto suicida. Consulte al médico para cualquier reacción psicológica inusual.

Ipratropio (Atrovent)
Disponible en spray nasal bajo prescripción, ayuda a aliviar la secreción nasal impidiendo que las glándulas produzcan líquido en exceso.
No es eficaz en el tratamiento de la congestión o estornudos. Los efectos secundarios leves incluyen sequedad nasal, hemorragia nasal y dolor de garganta. En raras ocasiones, puede causar efectos secundarios más graves tales como visión borrosa, mareos y dificultad para orinar. El medicamento no se recomienda para las personas con glaucoma o los hombres con próstata inflamada.

 

Otros tratamientos para la rinitis alérgica son:

Inyecciones para la alergia (inmunoterapia). Si los medicamentos no alivian los síntomas de la rinitis alérgica crónica, o causan demasiados efectos secundarios, el médico puede recomendar inyecciones para la alergia (inmunoterapia o terapia de desensibilización).
En un período de tres a cinco años, las inyecciones se realizan a intervalos regulares que contienen pequeñas cantidades de alérgenos.
El objetivo es acostumbrar el cuerpo a la presencia de alérgenos que causan los síntomas para disminuir la necesidad de medicamentos.
La inmunoterapia puede ser especialmente eficaz al ser alérgico al pelo de gato, los ácaros del polvo o el polen producido por los árboles, césped o herbáceas.
En los niños, la inmunoterapia puede ayudar a prevenir el desarrollo del asma.

Lavado de los senos paranasales
Lavado de los conductos nasales con una solución salina estéril (irrigación nasal) es un método rápido, barato y muy eficaz para aliviar de la congestión nasal. El enjuague directamente elimina el moco y los alérgenos de la nariz.

 

Remedios naturales para la rinitis alérgica

Alimentación
Para reducir los síntomas de la alergia hay que seguir una dieta con bajo contenido de grasa y alto contenido de hidratos de carbono complejos.
Beber mucha agua, al menos 2 litros al día.
Incluir los siguientes alimentos en la dieta:

ajo, cebolla, dieta, nutrición, alergias, rinitis alérgica, fiebre del heno.
El ajo y la cebolla
  • Cebollas, ajo, jengibre, Cayena, rábano,
  • Vegetales verdes y con hojas,
  • Verduras de color amarillo/naranja,
  • Ortiga, brotes de bambú, coles, remolachas, zanahorias, patatas dulces.

Eliminar los siguientes alimentos de su dieta:

  • Alcohol, cafeína y productos lácteos
  • Plátanos y cítricos,
  • Chocolate,
  • Colorantes (tartrazina),
  • Cacahuates,
  • Carne roja,
  • Azúcar,
  • Trigo.

 

Remedios a base de hierbas (fitoterapia)

Rara vez los productos de herboristería tienen efectos secundarios significativos cuando se usan apropiadamente y en dosis sugeridas, por lo que también pueden tomarlos los niños.

Ocasionalmente, una hierba en la dosis prescrita causa irritación de estómago o dolores de cabeza.
Esto puede reflejar la pureza de la preparación o los ingredientes añadidos como conservantes o agregación sintética.
Por esta razón, sólo se deben utilizar productos de alta calidad. Al igual que otros fármacos, no es mejor tomar una mayor cantidad de medicamentos ya que la sobredosis puede causar la muerte o una enfermedad grave.

Algunas de las hierbas que se usan para tratar los síntomas de alergia son los siguientes:

  • El Dong quai (Angelica sinesis) se utiliza como un antihistamínico y antiinflamatorio.
  • La Eufrasia (euphrasia officinalis) reduce la congestión y las secreciones. Es buena para el picor de los ojos, los estornudos, y la producción de moco en exceso.
  • El Gingko (Gingko biloba) contiene bioflavonoides y se usa como antioxidante y antiinflamatorio.
  • El Cardo Mariano (Silybum marianum) ayuda a reducir las reacciones alérgicas, inflamatorias e histamina y es compatible con la función hepática.
  • El trébol rojo (Trifolium pratense) ayuda a construir la resistencia del organismo a las alergias.
  • Ortiga (Urtica dioica) se utiliza como un antihistamínico y antiinflamatorio.
  • La milenrama (Achillea millefolium) reduce la congestión y las secreciones.

Hacer un té con un producto de hierba o una combinación de hierbas.
Tomar 3-4 tazas al día.
Si las hierbas son en forma de infusión, generalmente se toman en combinación, 1-3 gotas durante 3 o 4 veces al día.