Sintomas de fibromialgia

La fibromialgia es una patología crónica que provoca dolor muscular, rigidez y entumecimiento de los músculos, tendones y articulaciones.
La fibromialgia está asociada con otros trastornos la dificultad para dormir, sensación de cansancio al despertar, la fatiga crónica, la ansiedad, la depresión y los trastornos intestinales.
A veces, esta condición también se conoce como el síndrome de fatiga crónica, el nombre por el que se le conocía antes era fibrositis.


La fibromialgia primaria (es decir, que no está causada por otro trastorno) es una de las enfermedades más comunes que afectan a los músculos y causan discapacidad y dolor crónico, pero la causa es todavía desconocida.
Los tejidos dolorosos involucrados no presentan una inflamación aguda.
Por lo tanto, a pesar de que el dolor puede crear potencialmente discapacidad, los pacientes con síndrome de fatiga crónica no desarrollan lesiones corporales o deformidad.

tender point,fibromialgia
Los puntos sensibles (tender points):
1) Occipucio, en la inserción de los músculos suboccipitales
2) Trapecio, en el punto intermedio del borde superior
3) Supraespinoso, por encima del borde medial de la espina escapular
4) Glúteo, cuadrante superior externo
5) Trocánter mayor, por detrás de la prominencia ósea
6) Cervical inferior, parte delantera de las vértebras cervicales C5-C7
7) Segunda costilla, a nivel de la unión entre la costa y el cartílago costal
8) Epicóndilo lateral, 2 cm debajo de la parte frontal del codo
9) Rodilla, en la bola adiposa antes de llegar a la articulación.
bestdesign36/bigstockphoto.com

Este trastorno no causa daños a los órganos internos del cuerpo.
En este sentido, la fibromialgia es diferente a muchas otras enfermedades reumáticas (tales como la artritis reumatoide, el lupus eritematoso sistémico, y la polimiositis). En estas enfermedades, la inflamación del tejido es la principal causa del dolor, de la rigidez y del entumecimiento de las articulaciones, los tendones y los músculos y pueden ocasionar deformidades en las articulaciones y los daños a los músculos u órganos internos.

 

Un precio emocional muy alto a pagar

Además de su lucha diaria con el dolor, los pacientes con fibromialgia pueden verse obligados a luchar contra otra batalla para convencer a médicos, amigos, compañeros de trabajo y a las demás personas de que su enfermedad es real y que el dolor no es imaginario.
Las mujeres son mucho más susceptibles a la fibromialgia que los hombre, además los síntomas son complejos y no hay cura. Por esta razón muchos pacientes y algunos médicos dicen que la fibromialgia no es siempre reconocida y tratada en los Estados Unidos.
En 2007, en una investigación realizado a más de 2.000 personas que sufren de fibromialgia, más de una cuarta parte de los sujetos ha afirmado que su médico no considera la fibromialgia como una enfermedad “real”.
La situación ha mejorado debido a que, en 2007, la Food and Drug Administration aprobó un medicamento para la fibromialgia: pregabalina (Lyrica), pero los pacientes todavía tienen que afrontar este reto.

Causas de la fibromialgia

Los médicos no saben cuáles sean las causas de la fibromialgia, pero es probable que se trate de una serie de factores que actúan juntos.
Estos elementos son:

  • Genéticos. Dado que la fibromialgia afecta principalmente a personas que pertenecen a la misma familia, es posible que algunas mutaciones genéticas faciliten el desarrollo de la enfermedad.
  • Infecciones. Algunas enfermedades parecen desencadenar o agravar este trastorno.
  • Estilo de vida. La mala alimentación y el sedentarismo son las causas más probables y frecuentes de la fibromialgia.
  • Trauma físico o emocional. Un trastorno de estrés postraumático se ha relacionado con la fibromialgia.

 

¿Por qué duele?

Los médicos consideran fiable una teoría conocida como sensibilización central.
Esta teoría afirma que las personas con fibromialgia tienen un umbral del dolor bajo a causa de la mayor sensibilidad del cerebro a las señales de dolor.
Los investigadores creen que la estimulación nerviosa repetida provoca alteraciones en el cerebro de las personas con fibromialgia.
Esta alteración se traduce en un aumento anormal de los niveles de ciertas sustancias químicas en el cerebro que llevan las señales de dolor (neurotransmisores).
Además, los receptores de dolor en el cerebro parecen desarrollar una especie de memoria del dolor y se vuelven más sensibles, esto significa que pueden tener una reacción exagerada a las señales de dolor.

Factores de riesgo
Los factores de riesgo para la fibromialgia incluyen:

  • Este trastorno se diagnostica con mayor frecuencia a mujeres respecto a los hombres. Las hormonas reproductivas femeninas pueden desempeñar un papel en la aparición del dolor.
  • Antecedentes familiares. Hay más probabilidad de desarrollar la fibromialgia si un pariente ha tenido esta enfermedad.
  • Enfermedad reumática. Las personas que sufren de una enfermedad reumática como, por ejemplo, la artritis reumatoide o el lupus son más propensas a ser afectadas por la fibromialgia.

 

¿Cómo se detecta? Los síntomas de la fibromialgia

El síntoma principal de la fibromialgia es el dolor crónico y generalizado en el cuerpo.

La mayoría de las personas con fibromialgia sufren de:

  • Cansancio que puede ser de leve a extremo, somnolencia y el insomnio,
  • Dificultades para mantener el equilibrio,
  • Desconcierto,
  • Aturdimiento,
  • Visión borrosa,
  • Alteración de la sensibilidad al calor y al frío, o una percepción diferente del calor,
  • Hipersensibilidad de la piel, del oído, de la vista y del olfato,
  • Fasciculaciones musculares: son contracciones rápidas, rítmicas e involuntarias de los músculos,
  • Intolerancia a la luz (fotofobia), especialmente a objetos tales como la pantalla del ordenador o la televisión, etc.

Muchas personas sufren también otros síntomas y enfermedades juntos, como el síndrome del intestino irritable, el lupus y la artritis.

dolor, cuello, fibromialgia, hombros, sensible, puntos, fatiga, sueño
Dolor en el cuello y en los hombros

Dolor. El dolor de la fibromialgia es profundo, crónico y generalizado.
El paciente puede tener dolor de espalda, dolor cervical, dorsal, dolor en los brazos o en las piernas.
El dolor en el síndrome de fatiga crónica se ha descrito como acuciante, profundo, punzante, o semejante a un calambre.
A menudo hay trastornos neurológicos tales como el entumecimiento, el hormigueo y el ardor que se suman al malestar del paciente.
La gravedad del dolor y la rigidez son peores por la mañana.
Los factores que empeoran el dolor incluyen el clima frío y húmedo, el sueño no reparador, la fatiga física y mental, la excesiva actividad física, la inactividad física, la ansiedad y el estrés.

Cansancio. Hoy en día muchas personas se quejan de cansancio. Sin embargo, el cansancio de la fibromialgia es mucho más grave que la que se siente después de un día especialmente muy ocupado o después de una noche de insomnio.
El cansancio debido a la fibromialgia puede ser grave y puede interferir con las actividades profesionales, personales, sociales o educativas.
Los síntomas son: cansancio extremo o agotamiento y escasa resistencia.
Muchos pacientes con fibromialgia tienen trastorno del sueño que les impide tener un sueño profundo y restaurador.


El sueño. Los investigadores médicos han señalado las anormalidades específicas en la etapa 4 del sueño profundo en los pacientes con síndrome de fibromialgia.
Las personas con fibromialgia tienen un sueño interrumpido por picos en la actividad cerebral: en cuanto llega al sueño profundo, se despiertan, y eso limita la cantidad de tiempo en que duermen bien.

Otras enfermedades concomitantes que causan síntomas adicionales incluyen: el intestino y la vejiga irritables, dolores de cabeza y migrañas, fiebre leve, el síndrome de piernas inquietas (trastorno del movimiento periódico de las extremidades), dificultad en la concentración y en la memoria, erupciones cutáneas, sequedad en los ojos y boca seca, ansiedad, depresión, escalofríos, acúfenos (zumbido en los oídos), mareos, problemas de visión, el síndrome de Raynaud, síntomas neurológicos y alteraciones de la coordinación.
Muchas mujeres afirman que los síntomas de la fibromialgia se intensifican en la fase premenstrual y disminuyen cuando pasa el ciclo menstrual.
Esta explosión de los síntomas debe ser el resultado de los cambios hormonales.

 

Diagnóstico de la fibromialgia

El médico tiene que dirigirse al reumatólogo que lleva a cabo un examen físico y prescribir exámenes instrumentales si los considera necesarios.
Los análisis de sangre se utilizan para descartar otras enfermedades graves, y se buscan: anticuerpos antinucleares (ANA), factor reumatoide (FR), la velocidad de sedimentación de eritrocitos (glóbulos rojos) la velocidad de sedimentación globular (VSG), el nivel de prolactina, el nivel de calcio y el de vitamina D.
El médico comprueba si los síntomas cumplen los criterios diagnósticos para la fibromialgia identificados por el American College of Rheumatology.
Estos criterios incluyen dolor generalizado que persiste durante al menos tres meses. Se define dolor generalizado al dolor que se produce en ambos lados, a la derecha y a la izquierda, por encima y por debajo de la cintura, en el pecho, en el cuello y en la parte posterior del cuerpo.

Los criterios incluyen la presencia de puntos sensibles (tender points) en varios puntos del cuerpo.

El médico evalúa la severidad de los síntomas relacionados como cansancio, los trastornos del sueño y el estado de ánimo. Esto ayuda a medir el impacto de la fibromialgia en la mente y en el cuerpo, así como la calidad de vida en general.
Para el diagnóstico de la fibromialgia hay que sentir dolor y entumecimiento en al menos 11 de las 18 áreas específicas, incluyendo

  • Brazos (codos)
  • Hombros
  • Pecho
  • Caja torácica
  • Rodilla
  • Zona lumbar
  • Glúteos
  • Cuello
  • Muslos

La mayoría de las personas que sufren de fibromialgia son adultos, pero también puede ocurrir en personas jóvenes (por ejemplo, de 18 a 20 años) o en mujeres jóvenes embarazadas.

 

Tratamiento para la fibromialgia

Actualmente no se dispone de una cura definitiva para la fibromialgia o de un tratamiento que sane todos los síntomas.
Hay varios tipos de tratamientos tradicionales y alternativos que se han demostrado eficaces para el tratamiento de este síndrome.
El programa de tratamiento incluye una combinación de medicamentos, ejercicios de fortalecimiento y de entrenamiento aeróbico, la corrección de la alimentación, además de explicar al paciente cómo actuar.

ejercicio, stretching, fibromialgia, yoga, alargamiento, forma, física, dolor, inflamación
Ejercicio de stretching Yuri_Arcurs/bigstockphoto.com

¿Qué medicamentos se utilizan para tratar la fibromialgia?

Según el American College of Rheumatology, el tratamiento con medicamentos para la fibromialgia trata principalmente los síntomas. Los medicamentos aprobados por la “Food and Drug Administration” (FDA) para el tratamiento de la fibromialgia son tres: Lyrica (pregablin), Cymbalta (duloxetine) y Savella (milnacipran).

Lyrica también se utiliza para el tratamiento de dolor neuropático causado por lesiones de la médula espinal, la diabetes y el herpes zóster. Este medicamento puede aliviar el dolor muscular causado por la fibromialgia en algunos pacientes.

Cymbalta es un medicamento antidepresivo inhibidor de la recaptación de serotonina y norepinefrina (IRSN).
Unas dosis bajas de antidepresivos tricíclicos como, por ejemplo las amitriptilina, son eficaces en el tratamiento del dolor causado por el síndrome de fibromialgia.

El Zitram (tramadol) es un medicamento útil para aliviar el dolor.

El médico puede recetar un antidepresivo como, por ejemplo el Prozac, el Deparox y el Altisben.
Estos medicamentos pueden ayudar a aliviar la depresión, los trastornos del sueño y el dolor. Recientemente, los investigadores han comprobado que los medicamentos antiepilépticos, como el Neurontin, han tenido buenos resultados en las investigaciones sobre el tratamiento de la fibromialgia.

Los fármacos anti-inflamatorios (AINE), incluso los inhibidores de la COX-2, no se han demostrado eficaces para el tratamiento de dolor debido a la fibromialgia.
Por lo general, es mejor evitar los analgésicos opioides, porque tienden a no funcionar bien a largo plazo y pueden dar problemas de adicción.

La ansiedad y la depresión pueden estar causadas por la deficiencia de vitamina D y de magnesio.
Hay estudios que demuestran una reducción en el número de puntos sensibles (tender points) y el dolor si al paciente se le administran diariamente suplementos de citrato de magnesio durante dos meses.

 

Remedios naturales para la fibromialgia

Cuidar de sí mismo es esencial en el tratamiento de la fibromialgia.

Reducir el estrés. Desarrollar un plan para evitar o limitar los esfuerzos excesivos y el estrés emocional, siempre que sea posible.
Hay que tomarse el tiempo necesario para relajarse todos los días. Por lo tanto, hay que aprender a renunciar y decir que no sin sentirse culpable.
Pero no hace falta tratar de cambiar la rutina diaria por completo.
Las personas que dejan de trabajar o que interrumpen todas sus actividades tienden a empeorar más su condición con respecto a los que se mantienen activos.
Se deberían experimentar las técnicas de manejo del estrés, como los ejercicios de respiración profunda o la meditación.
Las duchas o baños calientes y prolongados pueden relajar los músculos y aliviar el dolor.

Descansar lo suficiente. El cansancio es una de las principales características de la fibromialgia, descansar adecuadamente es esencial. Además de dedicar tiempo suficiente para dormir, hay que acostumbrarse a un ritmo de vida regular, por ejemplo, ir a la cama y levantarse a la misma hora todos los días y limitar las siestas durante el día.

Ritmo. Mantener el mismo ritmo en las actividades diarias. Un esfuerzo excesivo en los días en que la persona tiene más energía, puede ocasionar problemas en los días más problemáticos.
Moderación: no pasarse durante los días buenos, pero igualmente es mejor no limitarse haciendo demasiado poco en los días en que los síntomas son peores.

Mantener un estilo de vida saludable. Comer alimentos saludables. Limitar el consumo de cafeína. Hacer actividades divertidas y gratificantes todos los días.

 

Fitness para la fibromialgia

Mantenerse en forma es esencial para maximizar el resultado en el tratamiento de la fibromialgia.
Es esencial seguir un programa regular de ejercicios de estiramiento. Esto ayuda a mejorar la capacidad de mover los músculos y de aliviar el dolor.
El estiramiento se debe hacer todos los días o incluso más de una vez al día.
Es importante no estirarse demasiado, porque esto puede ocasionar una contracción refleja y aumentar el dolor.
El objetivo final es ser capaz de mantener la posición de estiramiento durante al menos un minuto entero.
Se desaconseja empezar a estirarse un minuto si el cuerpo no está acostumbrado y entrenado para realizar el estiramiento.
Lo mejor es empezar a estirarse 10 o 15 segundos.
Con el tiempo, gradualmente, hay que intentar llegar a un minuto de estiramiento para obtener mayores beneficios.
Después de realizar un programa de ejercicios, se aconseja comenzar a aumentar las actividades diarias.
El objetivo es llegar a 30 minutos diarios de actividad física.

Las sesiones de entrenamiento se pueden dividir en tres sesiones de 10 minutos, dos sesiones de 15 minutos o una sesión de 30 minutos.
Caminar es una buena manera de hacer ejercicios, incluso si hay varias actividades que se pueden hacer. Lo mejor es elegir uno o varios deportes que realmente nos gustan.
Lo importante es comenzar a realizar el ejercicio de forma suave y aumentar progresivamente.
Esto ayuda a prevenir una agudización de los síntomas de la fibromialgia causada por las actividades demasiado intensas para el nivel de forma física personal.

 

Para estar más motivados para hacer los ejercicios

tratamiento-para-la-fibromialgiaLo mejor es variar entre dos deportes para realizar actividades variadas. Se podría tener una clase de aeróbic de bajo impacto dos veces por semana y sustituirla con la piscina para realizar el tercer entrenamiento semanal.
Es mejor hacer participar a un amigo o la pareja y practicar deporte juntos, de lo contrario se pueden hacer sesiones de fisioterapia grupo.

Pero hay que empezar de forma suave, es más fácil desanimarse cuando se intenta hacer demasiado y demasiado rápidamente.
Establecer un horario fijo para dedicar a los ejercicios.
Cuando se espera a “encontrar” el tiempo, es probable que, a final, se termine no realizando el ejercicio.
Usar la “regla de las dos horas.”
Una persona que tiene dolor más de dos horas después de acabar los ejercicios, probablemente ha hecho una actividad física demasiado intensa. La próxima vez que tiene que disminuir el número y la intensidad de los ejercicios.

 

Dieta y alimentación para la fibromialgia

Una dieta rica en frutas y verduras puede proporcionar al cuerpo las vitaminas, las sales minerales y los antioxidantes necesarios para proteger los tejidos y reducir al mínimo el desarrollo de otras fuentes de dolor.
Se aconseja evitar los alimentos fritos, el alcohol, la sal, el azúcar, la carne, los huevos y los productos lácteos, ya que no son alimentos naturales y causan el mal funcionamiento del cuerpo y, por consiguiente, un malestar general.
El síndrome del intestino irritable y el reflujo gastroesofágico son patologías comunes en las personas que padecen fibromialgia. Por lo tanto, lo mejor es evitar los alimentos que desencadenan estas enfermedades.

 

Tratamiento para la fibromialgia durante el embarazo 

La fibromialgia no tiene ningún efecto negativo en el bebé. Por lo tanto, la cuestión principal es si el cuerpo es capaz de soportar un embarazo.
Si no hay complicaciones extremas, la mayoría de las mujeres piensan que el embarazo es algo posible, aunque sufren de este síndrome.
Si una mujer con fibromialgia decide quedarse embarazada, tiene que considerar unas cosas:
En la medida de lo posible, reducir el estrés de la vida cotidiana.

Tratar de concebir cuando los síntomas son menos intensos. Evitar la concepción durante una exacerbación.
Hablar con el médico acerca de cualquier medicamento que esté tomando porque no todos los medicamentos son seguros durante el embarazo.
Seguir una dieta saludable y trabajar moderadamente (sin exagerar).
Se recomiendan las dietas especiales que elevan los niveles de serotonina en la sangre durante el embarazo porque los antidepresivos utilizados como tratamiento de la fibromialgia no son seguros para el feto.
Además, las mujeres embarazadas no pueden usar medicamentos para dormir o ansiolíticos, como el Clonazepam, durante el embarazo.

Durante el embarazo, ¿son seguros los medicamentos para la fibromialgia?
Actualmente, no hay medicamentos para la fibromialgia completamente seguros durante el embarazo.
De hecho, los médicos recomiendan a las mujeres embarazadas no tomar analgésicos y antidepresivos.
Sin embargo, antes de suspender cualquier medicamento se tiene que hablar con el médico.

 

¿Qué tratamientos se recomiendan para tratar la fibromialgia durante el embarazo?

Para evitar que la fibromialgia interfiera en el embarazo, los tratamientos más seguros para las mujeres embarazadas incluyen: masajes, el ejercicio físico, el yoga, la meditación y el descanso.

La lactancia materna
Los medicamentos que se utilizan, por lo general, pueden ser un problema durante el período de la lactancia, ya que pueden transferirse al bebé a través de la leche.
Por esta razón, es importante consultar con un médico antes de decidir si amamantar.
Los estudios llevados a cabo en los cuales las madres han amamantado durante al menos tres meses tomando solo los medicamentos permitidos, no han mostrado un empeoramiento de los síntomas.
Por supuesto, la ventaja de elegir el biberón es que la pareja puede alimentar al bebé y permitir que la mujer descanse durante la noche.

 

Medicina alternativa para el tratamiento de la fibromialgia

Los tratamientos complementarios y alternativos para el manejo del dolor y del estrés no son nuevos. Por ejemplo, la meditación y el yoga se han practicado durante miles de años, pero su práctica se ha difundido en los últimos años, especialmente para las personas que tienen enfermedades crónicas como la fibromialgia.
Parece que muchos de estos tratamientos alivien el estrés y reduzcan el dolor; además, algunos tratamientos alternativos están empezando a ser aceptados y reconocidos por la medicina convencional.
Sin embargo, la eficacia de algunas actividades no se ha demostrado porque no se han realizado suficientes estudios científicos.

Acupuntura
La acupuntura es un tratamiento de la medicina tradicional china basado en el restablecimiento del normal equilibrio de energía mediante la inserción de agujas muy finas en la piel a diferentes profundidades.
De acuerdo con las teorías occidentales de la acupuntura, las agujas causan cambios en el flujo sanguíneo y modifican el nivel de los neurotransmisores en el cerebro y en la médula espinal.
Algunos estudios demuestran que la acupuntura ayuda a aliviar los síntomas de la fibromialgia, mientras que otros no muestran ningún beneficio.

Masajes terapéuticos

masaje, relajamiento, musculatura, ayurvedico, dolor, malo, fatiga, insomnio
Masaje ayurvedico para el relajamiento Poznyakov/bigstockphoto.com

Este es uno de los métodos de tratamiento más antiguos que sigue siendo practicado.
Se trata del uso de diferentes técnicas de manipulación para relajar los músculos del cuerpo y los tejidos blandos.
Los masajes terapéuticos pueden reducir la frecuencia cardíaca, relajar los músculos, mejorar el rango de movimiento de las articulaciones y aumentar la producción de analgésicos naturales del cuerpo. A menudo ayudan a aliviar el estrés y la ansiedad.

Yoga y taichí
Estas actividades combinan la meditación, el ejercicio físico suave, la respiración profunda y la relajación. Los estudios demuestran que son útiles para reducir los síntomas de la fibromialgia.

Osteopatía
La osteopatía es un tratamiento útil para la fibromialgia. El terapeuta, a través de diversas técnicas terapéuticas, intenta corregir problemas que se pueden encontrar en articulaciones, como, por ejemplo:

  • La articulación entre el esfenoides y el hueso occipital (en el cráneo),
  • La articulación entre el hueso sacro y la pelvis
  • La última vértebra dorsal y la primera lumbar.

 

Pronóstico y tiempo de recuperación para los pacientes con fibromialgia

La fibromialgia puede ser leve o invalidante, el estrés emocional puede ser considerable. Las personas que padecen fibromialgia tienen un malestar psicológico y un empeoramiento de la calidad de vida mayor de los que sufren de otras enfermedades como la lumbalgia crónica.

La evolución del síndrome de fibromialgia es la siguiente:

  • Aproximadamente un tercio de los pacientes logran mejoras significativas.
  • Aproximadamente un tercio de los pacientes empeoran.
  • Aproximadamente un tercio de los pacientes tienen síntomas estacionarios.
  • Un porcentaje muy pequeño tendrá una remisión completa.

Aproximadamente la mitad de todos los pacientes tienen dificultades para realizar las actividades diarias o no son capaces de realizarlas.
El 30-40% de los pacientes con fibromialgia ha tenido que cambiar de trabajo o dejar de trabajar.
Los pacientes con fibromialgia son más propensos a perder el trabajo y el apoyo de amigos y familiares en comparación con las personas que padecen otras enfermedades que causan cansancio.

Riesgo de comportamientos negativos
El dolor, las consecuencias emocionales y los trastornos del sueño causados por la fibromialgia pueden empujar a tomar cafeína en exceso, alcohol, drogas o pastillas para dormir.

 

¿Por cuánto tiempo? El pronóstico para los pacientes con fibromialgia

Perspectivas de la patología en adultos
Algunos estudios científicos demuestran que los síntomas de la fibromialgia se mantienen estables a largo plazo.
En cambio, hay otros que señalan que la perspectiva es mejor y el 25-35% de los pacientes que informan sobre mejoras de los síntomas con el paso del tiempo.
Los estudios demuestran que el ejercicio físico frecuente mejora los resultados.
Aunque la enfermedad es permanente, no empeora y no es fatal.

Perspectivas en los niños
Los niños con fibromialgia tienden a tener una mejor perspectiva con respecto a los adultos que padecen esta enfermedad. Numerosos estudios han demostrado que más de la mitad de los niños con fibromialgia se recuperan en 2-3 años.