Síntomas y diagnóstico del dolor de espalda

Síntomas del dolor de espalda

Los síntomas del dolor de espalda dependen de la causa que lo provoca.

El dolor en la zona lumbosacra (parte baja de la espalda) es el síntoma principal del dolor de espalda.

La molestia puede irradiarse hasta el bajo, la parte anterior, lateral o posterior de la pierna, o puede limitarse a la espalda.

test, Laségue, ciática, espalda, lumbociatalgia, dolor
Test de Laségue para la lumbociatalgia o la ciática

El dolor puede empeorar con la actividad.

Ocasionalmente, el dolor puede agravarse por la noche o en posición sentada prolongada, como durante un viaje largo en auto.

Se puede experimentar entumecimiento o debilidad en la parte de la extremidad inferior inervada por un nervio irritado (lumbociatalgia o lumbocuralgia).

Esta enfermedad puede causar incapacidad para realizar la flexión plantar del piel. En este caso, no se puede caminar de puntillas. Esta situación ocurre cuando la raíz de S1 está comprimida o dañada.

Otro ejemplo es la incapacidad para levantar el dedo gordo del pie hacia arriba que se produce cuando la raíz nerviosa de L5 está irritada.

 

 

¿Cuándo hay que ir al médico?

 

 

 

 

Resonancia magnética, lumbo, sacra, disco, L4, L5, S1
Resonancia magnética de una columna lumbosacra con discos L4-L5 y L5-S1 deshidratados


La “Agency for Healthcare Research and Quality” (Agencia para la investigación y calidad del cuidado de la salud) ha identificado 11 señales de alerta que los médicos evalúan durante la visita de una persona con dolor de espalda.

El objetivo de estas señales de alerta es la detección de fracturas (huesos rotos), infecciones o tumores de la columna vertebral.

La presencia de cualquiera de las siguientes señales de alerta asociados con el dolor de espalda requiere una visita médica lo antes posible para una evaluación completa.

 

  • Recientes traumas significativos tales como caídas de altura, accidentes automovilísticos o una contusión similar.
  • Un traumatismo reciente leve en personas con más de 50 años de edad: una caída por la escalera o un resbalón de trasero pueden considerarse como una lesión leve.
  • Un historial clínico con un uso prolongado de esteroides; las personas con asma, EPOC y patologías reumáticas, pueden haber tomado este tipo de medicamentos.
  • Los que tienen antecedentes de osteoporosis, por ejemplo una mujer mayor que ya ha sufrido una fractura de la cadera pueden correr más riesgo.
  • Cualquier persona que tiene por lo menos 70 años de edad: hay una mayor incidencia de cáncer e infecciones abdominales que pueden causar dolor.
  • Una señal de alarma es un historial médico de cáncer.
  • Los que han sufrido de una infección reciente.
  • La fiebre de más de 38° debe tenerse en consideración.
  • El consumo de drogas: este mal hábito aumenta en gran medida el riesgo de infección.
  • Dolor lumbar en reposo: este puede asociarse a una causa infecciosa o maligna de dolor, pero también puede producirse con la espondilitis anquilosante.
  • Una pérdida de peso inexplicable puede indicar patologías importantes.

 

La presencia de una de estas situaciones justifica una visita a urgencias, especialmente si el médico de cabecera no puede realizar un examen físico dentro de 24 horas.

 

La aparición de una disfunción del nervio requiere una visita inmediata. Entre los síntomas de las enfermedades que afectan los nervios se incluyen: incapacidad para deambular, levantar el dedo gordo del pie hacia arriba, caminar apoyando los pies o de puntillas.

Estos síntomas pueden indicar una lesión o una compresión del nervio. En ciertas circunstancias, puede ser un trastorno de competencia del neurocirujano.

La pérdida de control intestinal o de la vejiga, incluyendo la dificultad para iniciar la micción o detener un flujo de orina o de heces, puede ser una señal de una emergencia aguda y requiere evaluación urgente en el servicio de urgencias.

 

Si no se puede manejar el dolor mediante los medicamentos que han sido prescritos, es necesario evaluar el problema o ir a urgencias (si el médico no está disponible).

Normalmente, este problema se aborda mejor con la prescripción del médico que está siguiendo la cura.

 

 

 

Test y pruebas para el dolor de espalda

 

Antecedentes o historia clínica

 

Puesto que muchas enfermedades diferentes pueden causar dolor lumbar, se solicitará un historial médico completo durante la visita. Para algunos de ustedes las preguntas pueden parecer no pertinentes, pero son muy importantes para el médico para determinar el origen del dolor.

 

El médico hace muchas preguntas acerca de la aparición del dolor. (¿Ha experimentado un dolor inmediato al levantar un objeto pesado? ¿El dolor ha aparecido gradualmente?). El doctor quiere saber lo que mejora o empeora los síntomas. El médico hace preguntas que se refieren a los síntomas y señales de alerta. El especialista les preguntará si ya han tenido este dolor antes. El médico hace preguntas acerca de enfermedades recientes y síntomas asociados tales como: tos, fiebre, dificultad para orinar o problemas estomacales.

En las mujeres, el médico debe saber si están presentes: sangrado vaginal, calambres o pérdidas. El dolor que surge de la pelvis se siente a menudo en la espalda.

 

Examen físico

prueba, reflejo, rotuliano, niervo, ciático, rodilla, espalda, lumbar
Prueba del reflejo rotuliano

Para realizar una visita cuidadosa, el médico pide al paciente que se quite la camiseta. El médico busca eventuales signos de problemas nerviosos pidiendo que camine de talones y de puntillas. Los reflejos generalmente se controlan utilizando un martillo. La prueba consisten en percutir con un pequeño golpe la rodilla y detrás del tobillo. Luego hay que tumbarse en la cama con el vientre hacia arriba (decúbito supino), se levanta una pierna a la vez con la rodilla extendida y el pie en flexion dorsal.

Este es un movimiento que se realiza de forma activa y pasiva para verificar la presencia de tensión en el nervio ciático y para evaluar la fuerza muscular. Por lo general la sensibilidad se prueba frotando un clavo, una grapa, una bajalenguas roto u otro objeto afilado para evaluar cualquier disestesia en las piernas.

 

El médico puede realizar un examen abdominal, un examen pélvico o rectal dependiendo del problema y las sospechas. Estas pruebas sirven para descartas las patologías que pueden causar dolor de espalda. Los nervios de la parte inferior de la médula espinal inervan la zona sensorial del recto y los músculos, el daño a estos nervios puede dar lugar a la incapacidad para controlar la micción y la defecación. En este caso un examen rectal es esencial para garantizar no haya disfunción del nervio en esta zona del cuerpo.

 

Exámenes instrumentales

 

Los médicos pueden utilizar varias pruebas para “mirar dentro del cuerpo” y tener una idea de lo que podría ser la causa del dolor de espalda. Ninguna de las pruebas es perfecta ya que no identifica la ausencia o presencia de la enfermedad en el 100% de los casos.

 

Si no hay señales de alerta, a menudo la radiografía no es muy útil para los pacientes con dolor de espalda agudo. Alrededor del 90% de las personas se cura dentro de 30 días desde la aparición del dolor de espalda, por tanto la mayoría de los médicos no pide exámenes durante la evaluación de rutina de la lumbalgia aguda sin complicaciones.

 

Generalmente, las simples radiografías no se consideran útiles para la evaluación del dolor lumbar agudo, sobre todo en los primeros 30 días. En ausencia de señales de alerta, no es recomendable llevar a cabo este examen también porque emite radiaciones. La radiografía indica si hay un trauma significativo, por traumas menores en personas con más de 50 años de edad, para pacientes con osteoporosis y las personas que han hecho un uso prolongado de esteroides.

 

El mielograma o la mielografía es un procedimiento especializado que consiste en la inyección de una constancia de contraste directamente en la médula espinal y luego se realiza la radiografía. Su uso se ha reducido drásticamente con la invención de la resonancia magnética.

Generalmente, una mielografía se realiza en conjunto con una TAC y solo en situaciones donde se espera la cirugía.

 

La resonancia magnética (RMN) es un examen muy detallado, pero muy caro. La RMN no utiliza rayos X, sino magnetos muy fuertes para producir imágenes. La prescripción de rutina no se recomienda con el dolor de espalda agudo, salvo que la situación del paciente exija una cirugía inmediata, como el síndrome de cauda equina.

La resonancia se recomienda cuando hay están presentes señales de alerta y sugieren una infección del canal espinal, una fractura ósea, un cáncer o una infección.

La RMN también puede considerarse después de un mes de persistencia de síntomas para excluir problemas subyacentes más serios.

 

La resonancia magnética no es el examen perfecto para realizar un diagnóstico. La protuberancia del disco intervertebral se ha detectado en el 80% de las resonancias realizadas en personas con dolor de espalda. Otros estudios han demostrado que la resonancia magnética no puede detectar hasta un 20% de los discos lesionados que se encuentran durante la cirugía.

 

Una TC es una prueba que utiliza rayos X, es capaz de producir imágenes de las secciones transversales del cuerpo. La TC es muy utilizada como la RMN.

 

Pruebas de conducción nerviosa

 

Electromiografía o EMG es una prueba que se realiza mediante la colocación de pequeñas agujas en los músculos.

Sirve para monitorear la actividad eléctrica. Normalmente se utiliza para el dolor crónico y para evaluar un daño en la raíz del nervio. La electromiografía es útil para ayudar al médico a diferenciar las enfermedades de la raíz nerviosa de la enfermedad muscular.

 

Análisis de sangre

 

Los análisis de sangre que pueden indicar si la inflamación está presente en el cuerpo son: la velocidad de sedimentación y el nivel de proteína C-reactiva.

El recuento sanguíneo o hemograma completo se utiliza para detectar el aumento de los glóbulos blancos o la anemia.

 

El dolor de espalda o dolor de espalda baja

Dolor de espalda – Tratamiento

Postura para el dolor de espalda

Dolor de espalda y ejercicios posturales

Colchón para el dolor de espalda

 

Dr. Massimo Defilippo Fisioterapista Tel 0522/260654 Defilippo.massimo@gmail.com
P. IVA 02360680355

http://www.facebook.com/fisioterapiarubierese?ref=hl

http://www.fisioterapiareggio.com

© Scott Maxwell – fotolia.com  

    Artículos Relacionados Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.