Epicondilitis o codo del tenista

La epicondilitis es una tendinitis también conocida como codo de tenista, aunque la mayoría de las personas que sufren esta degeneración del tendón nunca han jugado al tenis.

Esta enfermedad provoca dolor en la parte externa del codo, en una prominencia ósea denominada epicóndilo lateral, por donde se originan los músculos extensores y supinadores de la muñeca.

El dolor aparece al realizar ciertas actividades tales como agarrar, empujar, tirar y levantar objetos.

A medida que la inflamación progresa, se puede experimentar dolor incluso durante movimientos leves o reposo.
La aparición suele ser lenta. En raras ocasiones el dolor aparece de forma repentina sin traumas.
Con el paso del tiempo, el tendón degenera y se forman calcificaciones. En este caso se habla de tendinitis calcificada.
En raras ocasiones la epicondilitis es bilateral.

El dolor en la parte medial o interna del codo no tiene origen en la epicondilitis, sino en la epitrocleitis, es decir, la inflamación de los tendones pronadores y flexores de la muñeca.
El dolor en el codo también puede deberse al atrapamiento del nervio ulnar, a una contusión o fractura.

 

¿A quién afecta el “codo de tenista”?

ADTYJ7 Tennis Elbow

La epicondilitis afecta del 1 al 3% de la población, y más del 50% de los jugadores de tenis durante su carrera.
Muchos tenistas desarrollan una epicondilitis crónica por sobrecarga.
En realidad, menos del 5% del total de los casos diagnosticados están vinculados a la práctica del tenis.
La epicondilitis afecta más a los hombres que mujeres y con mayor frecuencia a las personas de entre 30 y 50 años.

Aunque la epicondilitis suele afectar a los jugadores de tenis, otras personas pueden verse afectadas, especialmente los que realizan actividades que requieren movimientos repetitivos del brazo, codo, muñeca y mano en el tiempo libre o en el trabajo.
Entre las personas que sufren este tipo de tendinitis, se encuentran los golfistas, jugadores de béisbol, amas de casa, limpiadores, carpinteros, mecánicos y trabajadores en una línea de montaje.
Las personas que utilizan el ratón del ordenador durante muchas horas al día, pueden sufrir epicondilitis, especialmente los que utilizan una alfombrilla plana. De hecho, se recomienda utilizar una alfombrilla de ratón con un soporte en gel para las muñecas.

 


Causas de epicondilitis

Por lo general, la epicondilitis tiene origen en el uso excesivo del codo (sobrecarga).

Cualquier actividad que sobrecarga los tendones extensores o supinadores de la mano puede provocar una tendinitis. Entre estas actividades se encuentran la jardinería, el tenis y algunas tareas repetitivas.
Las personas que practican culturismo pueden sufrir este trastorno si no realizan correctamente los ejercicios.
La epicondilitis también puede tener origen en un trauma directo en el lado externo del codo.
De hecho, se cree que un uso excesivo o un trauma pueden provocar una pequeña lesión en la inserción del músculo extensor radial del carpo.
Aunque la epicondilitis se considera una tendinitis, se caracteriza por algunos cambios en las fibras del colágeno que forman el tendón, por lo que es mejor definirla como un trastorno caracterizado por la degeneración del tendón.

 

Síntomas de la epicondilitis

Los síntomas de la epicondilitis son:

  • Dolor que aumenta lentamente en la parte externa del codo;
  • Los síntomas empeoran al cerrar el puño o apretar objetos;
  • El dolor aumenta al estabilizar o mover con fuerza la muñeca. Algunos ejemplos son: levantar objetos, verter el agua de la botella, abrir latas o utilizar objetos tales como el cepillo de dientes, cuchillo o tenedor.
    El paciente siente dolor, pérdida de fuerza y rigidez desde codo hasta la mano.
    Los síntomas pueden extenderse hasta la muñeca, pero no afectan a los dedos y no se experimenta hormigueo.

 

Supinadores, dolor, epicóndilo, tenista, inflamación

Prueba muscular para la epicondilitis

Diagnóstico de la epicondilitis

El diagnóstico suele basarse en el historial clínico y la información que el paciente proporciona al médico acerca de los síntomas.
El examen del miembro superior afectado contribuye a confirmar el diagnóstico.
Por lo general, la amplitud de movimiento del codo es normal, aunque en los casos más graves puede verse afectada.
A través de la palpación del codo del paciente, se puede observar hinchazón en la región del epicóndilo lateral.
El dolor se experimenta al extender el codo contra resistencia.
El médico debe realizar varias maniobras para descartar otras patologías con síntomas similares a la epicondilitis, tales como la artritis, bursitis del codo o síndrome del túnel carpiano.

Tendinitis, epicondilitis, extensor, común, dedos, dolor, inflamación, desgarro, lesión

Tendinosis y tendinitis del extensor común de los dedos
Alila/bigstockphto.com

 

Exámenes instrumentales para el codo de tenista

En caso de epicondilitis, la radiografía no muestra nada significativo, por lo que no suele realizarse.
El examen instrumental más utilizado para confirmar el diagnóstico es la ecografía, que muestra los tendones de los supinadores y extensores de la mano.
A veces se puede realizar una resonancia magnética para confirmar el diagnóstico y descartar otras patologías.

 

Deja un comentario