Tendinitis de los peroneos

Rate this post
Los pacientes con la tendinitis de los peroneos del tobillo presentan dolor y, en ocasiones, hinchazón en la parte exterior y posterior (posterolateral) del tobillo.

Esta tendinitis tiende a ser una condición crónica, por lo tanto a menudo no hay ningún evento que la desencadena. Sin embargo, a veces los pacientes señalan un evento que ha empeorado sus síntomas.

Los tendones de los peroneos se deslizan detrás del hueso que surge en la parte exterior del tobillo (peroné).

ADW7H2 Anatomy of the Lower Leg

Estos tendones ayudan a controlar la posición del pie al caminar.
En caso de tendinitis, los tendones están repetidamente sobrecargados y la respuesta inflamatoria siguiente (que es un intento de curación) crea dolor y malestar.
El mecanismo desde el cual la tendinitis de los peroneos se desarrolla es similar al de una cuerda que está sobrecargada repetidamente.
Al igual que una cuerda, por lo tanto, se pueden deshilachar (de una tendinitis puede nacer una rotura del tendón).

 

¿Cuál es la diferencia entre tendinitis y tendinosis?

La verdad es que “tendinosis” es el término más apropiado que se debe utilizar. El término tendinitis implica que las células inflamatorias invaden los tendones.
En los estudios al microscopio, se ha observado que no hay sólo las células inflamatorias, sino que también otros procesos degenerativos del tendón (hay un aumento y un engrosamiento del tendón).
Esta situación se define como “tendinosis”.
La tendinosis se produce generalmente a causa de un uso excesivo: un paciente o un atleta que realiza una actividad repetitiva durante largos períodos de tiempo irrita e inflama el tendón.

Anatomía
Los tendones de los peroneos siguen el lado exterior del tobillo, justo detrás del peroné.
Los tendones peroneos son dos: el del músculo peroneo corto y el del peroneo largo.
El peroneo corto se llama así porque es más corto y se origina más abajo en la pierna con respecto al peroneo largo.
El peroneo corto se extiende alrededor de la parte postero-externa del peroné y se inserta en el quinto metatarso (en el lado exterior del pie). El músculo peroneo largo en cambio tiene un curso más largo. Se origina más arriba en la pierna, llega más abajo junto con el peroneo corto, pasa bajo el pie y luego se inserta en el primer metatarso (en el lado interior del pie).
Ambos tendones, sin embargo, comparten el trabajo principal de eversión del tobillo.
Los tendones conectan el músculo al hueso y permiten ejercer la fuerza muscular para mover los huesos. Los ligamentos conectan los huesos entre sí. El término tendinitis quizás no es el más adecuado.
Los tendones se deslizan en una hendidura detrás de la parte posterior del peroné. Esta hendidura tiene un techo hecho de tejido ligamentoso denominado retináculo, que ayuda a mantener los tendones en su lugar.

 

Causas de las tendinitis en los peroneos y factores de riesgo

Un entrenamiento inapropiado, un aumento de las cargas demasiado rápido y calzado no adecuado puede conducir a una tendinitis peroneal.

varismo, postura, pie, supinado, dolor, preoneos, estiramiento, tendinitis, tendones, daño, inflamación, tobillo

Varismo del pie, caminar con los pies supinadores

Las personas que tienen una actitud postural con el tobillo varo están más predispuestas a esta inflamación: el talón en estos casos está más girado hacia adentro, lo que requiere más trabajo de los peroneos.
La tarea de los músculos peroneos es rotar el tobillo hacia afuera el tobillo (eversión) con el fin de contrarrestar la tendencia al varismo. Haciendo trabajar mucho los tendones de los peroneos, hay más probabilidades de desarrollar una tendinosis.

 

Signos y síntomas de la tendinitis de los peroneos

El dolor se encuentra en la parte posterior y exterior del tobillo.

Es posible sentir molestia incluso en el movimiento de inversión del tobillo (girarlo hacia el interior).
Se puede sentir una sensación de debilidad en el intento de llevar el pie en eversión.

Los pacientes con la tendinitis de los peroneos a menudo caminan cojeando. Observando la parte externa del tobillo, se puede encontrar una ligera hinchazón detrás del maléolo lateral. Presionando en esta área se siente el dolor.
La sensibilidad y la fuerza muscular normalmente están intactas, aunque el nervio sural que inerva la parte exterior del pie puede estar irritado por la inflamación y la hinchazón. Esta situación puede conducir a una reducción de la sensibilidad o ardor en la parte lateral del pie.

Dado que a menudo esta tendinitis es causada por un esguince de tobillo, es posible observar un hematoma, edema y grave limitación del movimiento.

 

Diagnóstico de la tendinitis de los peroneos

El diagnóstico de tendinosis peroneal se puede hacer en gran medida sobre la base de la información que proporciona el paciente.
Como se ha mencionado anteriormente, los pacientes señalan una actividad con sobrecargas, un rápido aumento de actividad u otros errores de entrenamiento.
Es importante distinguir estos casos de los dolores en el peroné que pueden indicar otro problema (por ejemplo las reacciones de estrés del hueso).
El dolor en el peroné se localiza directamente sobre el hueso que es fácilmente palpable, mientras que el dolor en los peroneos se localiza más posteriormente.
No hay dolor a la palpación directa en los tendones.
Además es importante comprobar la actitud postural del talón. Una actitud en varo del talón aumenta la probabilidad de desarrollar una tendinitis de los peroneos.

tendinitis de los peroneos

Examen físico
Muchos pacientes tienen un pie hueco (con un arco plantar alto) y el tobillo tiende a girarse hacia adentro. Este modelo de pie provoca una mayor carga en la región de los tendones peroneos durante la deambulación.
En casos raros, algunos pacientes pueden tener una rotura completa de uno de los tendones peroneos y en esta situación puede haber debilidad en la capacidad de rotar el pie hacia el exterior (eversión del pie).

Diagnóstico instrumental
La radiografía puede ser útil para descartar otras patologías de tipo óseo. Las articulaciones del pie normalmente parecen normales, sin alguna evidencia de artritis. Además, con la radiografía, se puede observar si el pie tiende a ser hueco o plano.
La ecografía es una herramienta muy eficaz y de bajo costo para la evaluación de los tendones (de hecho se pueden observar aspectos anormales del tendón y posibles roturas).
A menudo la resonancia magnética se recomienda para determinar si hay algún desgarro de los tendones peroneos y cuánto es amplio. Es común ver un edema inflamatorio típico de la tendinitis y un poco de líquido alrededor de los tendones.

Tanto en la radiografía como en la resonancia magnética, es posible identificar el tubérculo peroneo, que puede presentar aumentado de tamaño, irritando los tendones de los peroneos.

 

Tratamiento y remedios para la tendinitis de los peroneos

La mayoría de las tendinitis se cura con el descanso, la fisioterapia y los medicamentos, pero sin cirugía.

Esto es posible porque es una lesión de sobrecarga, y por lo tanto puede sanar con el descanso.

 

Tratamiento para la tendinitis de los peroneos

Autotratamiento

Parte exterior del pie

Si hay mucho dolor, podría ser una buena idea usar una férula durante unas semanas.
Si no hay ninguna rigidez al caminar, se puede intentar usar una tobillera.
Los pacientes deberían limitar las horas de actividad de pie y los paseos hasta que el dolor disminuya.
Esta fase suele tardar varias semanas. La reanudación de las actividades debe comenzar muy lentamente y debe ser programada de acuerdo con las sensaciones de dolor.
Para aquellos pacientes que tienen el talón ligeramente varo, puede ser útil llevar una plantilla que incline el tobillo hacia el lado opuesto, descargando los tendones de los peroneos.
Es importante hablar con el médico, cambiar los hábitos de entrenamiento, como por ejemplo usar un nuevo par de zapatos para correr.
También la terapia física es muy importante.
Ésta, como para los esguinces de tobillo, se puede hacer para fortalecer los tendones.
Últimamente hay mucho interés en las inyecciones de plasma rico en plaquetas (PRP) para estimular los procesos de curación.
Actualmente, no existen estudios que demuestran la eficacia de esta técnica para los tendones peroneos. Sería mejor evitar las inyecciones de cortisona, ya que pueden debilitar el tendón.
El tratamiento quirúrgico está indicado sólo si el dolor no mejora con el tratamiento conservador. El tratamiento conservador puede durar hasta un año, antes de considerar la cirugía.
Si hay una lesión, es decir una fisura que se extiende a lo largo de la longitud de los tendones, se puede considerar una intervención de limpieza y reparación de los tendones.
A veces, se puede hacer más profundo el canal en la parte posterior del peroné (donde se desplazan los tendones), con el fin de dar un espacio más amplio a los tendones en el que puedan desplazarse.
Por último, si el tendón está muy degenerado, podría ser necesario cortar el tendón y conectar el peroneo corto y largo juntos.
Por lo general sólo uno de los dos tendones está implicado, pero en algunos casos pueden estar implicados ambos.

Tratamiento conservador
Los pacientes con la tendinitis de los peroneos, pero con ninguna lesión significativa, pueden ser tratados con éxito sin cirugía. El tratamiento está dirigido a disminuir la carga sobre los tendones peroneos y, posteriormente, reducir la inflamación.

El tratamiento conservador incluye:

  • Fármacos anti-inflamatorios para reducir la respuesta inflamatoria de los tendones;
  • Uso de una férula o tobillera para disminuir el movimiento de inversión;
  • Limitar las actividades que causan los síntomas durante un par de semanas para permitir que la inflamación disminuya;
  • Realizar terapias físicas (por ejemplo la terapia con láser y ultrasonido) y ejercicios para reducir la inflamación y fortalecer el tobillo;
  • Evitar movimientos bruscos y repentinos que ponen más estrés en los tendones de los peroneos, con el fin de aliviar la inflamación. Estas actividades incluyen movimientos de corte y cambios de dirección;
  • Utilizar una plantilla con un área rebajada bajo la cabeza del primer metatarso. En los pacientes con un pie cavo una plantilla como esta puede corregir parcialmente o totalmente la alineación del retropié. Parecería intuitivo que los pacientes con un pie hueco deberían tener un alto arco plantar construido dentro de la plantilla. En realidad, no se recomienda un arco plantar alto, ya que tiende a llevar el pie en rotación interna (supinación), lo que agrava la carga sobre las estructuras externas como los tendones de los peroneos.
  • Aplicar hielo en la zona afectada a intervalos de 10-20 minutos para hacer desaparecer los síntomas más agudos.
kinesio, tape, tendinitis, peroneos, hinchazón, dolor

Kinesiotape para la tendinitis de los peroneos

Kinesiotape para esguince de tobillo, hinchazón del pie y del tobillo: Acción: de drenaje. Forma: Dos tiras en forma de abanico. Longitud: 25 cm. Aplicar las tiras de modo que formen un doble abanico cruzado sobre el tobillo. Aplicar sin tensión manteniendo el tobillo estirado.

Tratamiento quirúrgico
En los pacientes con una lesión grave de los tendones peroneos o con una prominencia ósea que irrita el tendón, la cirugía puede ser útil. Los agentes irritantes incluyen un tubérculo peroneo prominente o un espolón óseo en la parte posterior del peroné. Por lo tanto la cirugía puede ser realizada para: un desbridamiento de los tendones o una sinovectomía para reparar cualquier desgarro significativo de los tendones.

A menudo hay una ruptura de los tendones de los peroneos. Si el desgarro longitudinal representa menos del 50% del tendón, entonces se elimina la parte desgarrada del tendón. Si es más del 50%, el tendón se limpia el tendón implicado se sutura con otros tendones.

 

Recuperación para la tendinitis de los peroneos

Normalmente, los pacientes se recuperan por completo. Sin embargo, esto puede llevar mucho tiempo. No hay que tener prisa para dar tiempo al tendón de recuperarse por completo antes de volver en funcionamiento.
Si hay que realizar una cirugía, es necesario un período de reposo absoluto.
Por lo general, los pacientes no pueden apoyar los pies en el suelo durante unas 6 semanas.

fisioterapia, rehabilitación, ejercicios, fortalecimiento, tobillo, tendón,dolor, estiramiento, postura,dolor, gimnasio

Ejercicio en el stepper

Tan pronto como el cirujano recomiende la fisioterapia y rehabilitación, hay que comenzar a realizar los ejercicios para la recuperación del movimiento, de la fuerza y del equilibrio.

Resultado
El resultado final es generalmente bueno. Sin embargo, a veces la recuperación es muy difícil y requiere más tiempo para las personas que tienen que volver a sus actividades. Si se desarrolla una lesión crónica, se crea un engrosamiento a nivel del tendón y el pronóstico no es bueno.

 

Complicaciones de la tendinitis de los peroneos

Si la persona no se dirige a un fisioterapeuta, la tendinosis puede convertirse en crónica aumentando el riesgo de ruptura del tendón. Además, la debilidad de los tendones puede conducir a un esguince de tobillo.
En caso de cirugía, se pueden desarrollar infecciones.
El nervio sural corre en el lado exterior de la pierna y proporciona la sensibilidad al pie.
Si este nervio se estira o se desgarra puede causar síntomas graves como la pérdida de la sensibilidad o parálisis muscular en el pie.

Una misma inestabilidad del tobillo puede conducir a numerosos esguinces que pueden dañar el cartílago dentro del tobillo y los tendones de los peroneos.

Tendinitis de los peroneos ultima modifica: 2013-02-19T13:45:55+00:00 da Marina Marina