Fibroadenoma de mama

Chica en la playa, fibroadenoma de mama

 

El fibroadenoma es un tumor benigno de mama formado tanto por el tejido glandular mamario como por el tejido estromal (conectivo).

Es más común en las chicas de entre 20 y 30 años, pero puede desarrollarse en las mujeres de cualquier edad.

La ingesta de la píldora anticonceptiva antes de los 20 años aumenta el riesgo de fibroadenoma.

El tejido mamario normal está presente tanto en los hombres como en las mujeres de todas las edades.

Este tejido responde a los cambios hormonales y como resultado, algunos nódulos pueden aparecer y desaparecer durante las fases del ciclo menstrual.

Este tumor es benigno, por lo tanto no está vascularizado y no es proliferativo, además no hay células cancerosas en los ganglios linfáticos centinela axilares.

Entre los cánceres femeninos, el fibroma, leiomioma o mioma uterino son las enfermedades ginecológicas benignas más comunes, el fibroadenoma es más raro.

El fibroadenoma de mama es una enfermedad juvenil, de hecho se observa sobre todo en las chicas, por lo general en los 20 años después de la pubertad.

 

 

¿Cómo reconocer un fibroadenoma?

Algunos fibroadenomas son tan pequeños que no se detectan con la autoexploración mamaria

Al detectar un bulto, se siente que es muy diferente de los tejidos circundantes.

La mama está hinchada en un punto determinado, los bordes están bien definidos y el tumor tiene una forma detectable.

El fibroadenoma se mueve bajo la piel y generalmente es indoloro.

A menudo, estos tumores se presentan como nódulos de consistencia dura o elástica.

 

 

¿De qué tamaño son los fibroadenomas?

Los fibroadenomas varían en el tamaño de 1 a 5 cm.

El fibroadenoma gigante puede ser del tamaño de un limón, aproximadamente 15 cm.

 

 

Tipos de fibroadenoma

Hay dos tipos de fibroadenoma:

  1. Fibroadenoma simple. Los tumores simples no aumentan el riesgo de tumor de mama (cáncer) y tienen el mismo aspecto si se observan bajo el microscopio.
  2. El fibroadenoma complejo. Los tumores complejos contienen otros componentes, como macroquistes (bolsas llenas de líquido, lo suficientemente grandes para ser percibidas y vistas sin microscopio), lóbulos ensanchados, calcificaciones (depósitos de calcio), hiperplasia o papiloma.

Los tumores complejos pueden aumentar ligeramente los riesgos de cáncer de mama. La Sociedad Americana del Cáncer dice que las mujeres con fibroadenoma tienen un riesgo de aproximadamente 1-1,5 veces mayor de desarrollar un cáncer de mama con respecto a las mujeres que no tienen nódulos.

 

 

 

 

¿Los tumores benignos de mama pueden aumentar el riesgo de neoplasias?

Los tumores benignos de mama no son neoplasias malignas.

Algunos tipos (en particular, la hiperplasia atípica que tiene células anormales) pueden aumentar el riesgo de cáncer de mama.

Es raro que un carcinoma ductal (o lobular) de mama coexista con un tumor filoides (similar al fibroadenoma, pero generalmente con un tamaño y un volumen mayor) o que un carcinoma se desarrolle dentro de un fibroadenoma.

El carcinoma lobular es el tipo más frecuente que se observa dentro del fibroadenoma (en 22 casos de un total de 26). Generalmente se desarrolla in situ.

Por lo tanto, el carcinoma lobular que surge dentro del componente epitelial de un fibroadenoma tiene características biológicas similares al comportamiento del carcinoma lobular de mama.

El pronóstico es favorable; por lo general las formaciones neoplásicas se diagnostican al principio.

 

 

 

¿Qué aumenta el riesgo de tumores benignos de mama?

Algunos factores pueden aumentar el riesgo de tumores benignos de mama, por ejemplo:

  • Terapia de reemplazo hormonal en la menopausia (uso de hormonas posmenopáusicas);
  • Familiaridad de cáncer o de los tumores benignos de mama.

Hay algunos factores del estilo de vida que pueden ser importantes para el riesgo de tumores benignos de mama.

Por ejemplo, aunque el abuso de alcohol en los adultos no parece influir en el riesgo de enfermedades benignas de mama, el consumo de alcohol durante la adolescencia puede aumentar el riesgo. Esta es un área activa de estudio.

 

 

 

 

Causas del fibroadenoma

La causa del fibroadenoma es desconocida.

Sin embargo, el desarrollo del fibroadenoma es probablemente relacionado con las hormonas reproductivas.

Los fibroadenomas son más frecuentes durante los años reproductivos, pueden aumentar en el tamaño durante el embarazo o durante el tratamiento de estrógeno y disminuir después de la menopausia, cuando la estimulación de los estrógenos disminuye.

 

Síntomas del fibroadenoma

Los fibroadenomas son generalmente nódulos individuales, pero alrededor del 10-15% de las mujeres tiene varios bultos que pueden afectar ambas mamas.

El nódulo puede :

  • moverse con facilidad debajo de la piel a diferencia del cáncer de mama que es fijo;
  • ser sólido;
  • ser indoloro;
  • ser elástico;
  • Los nódulos tienen bordes bien definidos y suaves. Pueden crecer en tamaño, especialmente durante el embarazo. A menudo, los fibroadenomas se hacen más pequeños después de la menopausia (si la mujer no está tomando la terapia de reemplazo hormonal).

 

Como se puede ver, los síntomas del cáncer de mama son diferentes de los del fibroadenoma.

Un fibroadenoma se parece a una canica dentro de la mama si se detecta con la autoexploración mamaria. Se pueden tener uno o más fibroadenomas.

 

Los quistes de mama y los fibroadenomas pueden ser dolorosos, pero el cáncer de mama es raro, aunque el dolor no excluye la posibilidad del cáncer de mama.

El dolor de mama acompañado por enrojecimiento, calor o secreción del pezón puede indicar una infección (las pérdidas pueden indicar también un tumor benigno o un cáncer de mama).

Otras causas de dolor de mama pueden ser lesiones o bultos. Hay que recordar que el dolor de mama que no procede del seno incluye causas diferentes como:

  • Síndrome de Tietze (dolor intercostal debajo de la mama que puede estar relacionado con el esfuerzo muscular excesivo),
  • Hernia de disco cervical,
  • Fractura de costillas,
  • Enfermedad de Mondor (dolor en la parte inferior de la mama por una inflamación de una vena dentro del tejido mamario),
  • Angina,
  • Inflamación de la vesícula biliar,
  • Hernia hiatal,
  • Úlcera péptica.

Los fibroadenomas que se producen durante la adolescencia son llamados fibroadenomas juveniles. Se puede hinchar rápidamente hasta aproximadamente 10 cm de diámetro.

 

 

Diagnóstico del fibroadenoma

Por lo general, se realiza una evaluación triple que incluye:

  1. Examen clínico: palpación de la mama y de la axila.
  2. Pruebas diagnósticas: mamografía, que es la radiografía de la mama. Ésta puede mostrar microcalcificaciones que pueden indicar el cáncer cuando se desarrollan en las zonas de proliferación celular.

El 10-15% de los tumores no se localiza con la mamografía.

La ecografía utiliza ondas de sonido de alta frecuencia para analizar el tejido mamario. El eco de las ondas de sonido se convierte en una imagen. La ecografía mamaria puede distinguir entre nódulos sólidos y líquidos.

  1. Citología por aspiración con aguja y biopsia:

La aspiración con aguja es la aspiración de la zona sospechosa o del contenido del nódulo. Si la jeringa se llena de líquido y la protuberancia disminuye se trata de un quiste.

Un nódulo sólido puede ser un tumor benigno como el fibroadenoma, o un cáncer de mama. El patólogo toma una muestra de células de la aspiración, la coloca en un portaobjetos y clasifica las células de esta manera:

-C1 células inadecuadas para el diagnóstico;

-C2 = tumor benigno;

-C3 = poco claro, anormal, pero con una mayor probabilidad de ser un tumor benigno;

C4 = sospecha de cáncer;

-C5 = tumor maligno.

Si el área sospechosa se examina con una mamografía o una ecografía pero no es palpable, el radiólogo realiza la aspiración con aguja bajo la guía de la ecografía / mamografía.

 

Foto, Análisis de laboratorio, aspiración con aguja, fibroadenoma, mama, cáncer

 

Biopsia central: requiere el análisis de una pequeña muestra de tejido mamario y proporciona información histológica.

Los resultados se presentan como:

-B1 = mama normal;

-B2 = tejido mamario benigno (fibroadenoma);

-B3 = poco claro, una lesión con un posible potencial maligno;

-B4 = sospecha de cáncer;

-B5 = tumor maligno.

 

Biopsia por escisión: se puede realizar bajo anestesia local y consiste en la extracción del nódulo.

Localización con alambre: las áreas impalpables se ven por medio de las pruebas diagnósticas y se identifican utilizando un alambre guía que se inserta en la zona sospechosa bajo la guía ecográfica.

Luego, la mujer se somete a una biopsia por escisión en la sala de operaciones.

 

 

 

¿Cómo se trata un fibroadenoma?

En muchos casos, no es necesario un tratamiento para el fibroadenoma. Sin embargo, la mayoría de las mujeres optan por extirpar quirúrgicamente los fibroadenomas para una mayor seguridad.

 

 

Tratamiento no quirúrgico para el fibroadenoma

Si el médico está seguro de que el nódulo en la mama es un fibroadenoma y no un cáncer de mama (sobre la base de los resultados del examen clínico de mama, de la prueba diagnóstica y de la biopsia), la intervención quirúrgica puede ser innecesaria.

Se puede optar por evitar la cirugía porque:

  • La cirugía puede distorsionar la forma y la textura de la mama;
  • El fibroadenoma a veces se puede reducir o desaparecer por sí solo;
  • La mama tiene fibroadenomas múltiples que parecen ser estables.

Si se decide no extirpar un fibroadenoma, es importante un monitoreo constante para asegurarse de que el tumor sea benigno y no se haga más grande.

Si la presencia del fibroadenoma causa demasiada ansiedad, se puede reconsiderar la cirugía en cualquier momento.

 

 

 

 

¿Cuándo hay que extirparlo?

El médico puede recomendar la cirugía para extirpar el fibroadenoma después de un examen (el examen clínico de la mama, la prueba diagnóstica la biopsia) es anormal.

 

El procedimiento para extirpar un fibroadenoma es llamado lumpectomía o biopsia por escisión.

El tejido se examina en un laboratorio de patología.

Después de la eliminación de un fibroadenoma, es posible tener recidivas.

Los nuevos nódulos deben ser evaluados con la mamografía, la ecografía y posiblemente la biopsia, para determinar si el nódulo es un fibroadenoma o un tumor maligno. Se puede necesitar otra cirugía para extirpar el fibroadenoma si su presencia provoca ansiedad.

 

 

 

Medicamentos

Se trata de medicamentos anti-estrógenos que son aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos para reducir el riesgo de cáncer de mama.

Estos medicamentos tienen efectos secundarios que deben ser considerados en la toma de una decisión.

Las mujeres de alto riesgo pueden considerar también la mastectomía profiláctica.

Ninguna de estas medidas preventivas evita el 100% de todos los cánceres de mama. También la mastectomía profiláctica no puede eliminar todo el tejido mamario y pocas mujeres desarrollarán cáncer de mama.

 

Prevención

Las mujeres que mantienen un peso corporal ideal y hacen ejercicio regularmente tienen un menor riesgo de desarrollar varias enfermedades como el cáncer de mama.

Las mujeres mayores de 35 años y con un alto riesgo de cáncer de mama podrían considerar la toma de tamoxifeno o de raloxifeno.

 

 

 

Pronóstico del fibroadenoma

La esperanza de vida es mucho mejor que el pronóstico del cáncer de mama.

Las mujeres con un fibroadenoma tienen un riesgo ligeramente mayor de desarrollar cáncer de mama a lo largo de la vida.

Si el nódulo no se extirpa y no se controla con cuidado, podría ser necesario extirparlo en un momento posterior, si ha cambiado o ha crecido.

En casos muy raros, el nódulo es un cáncer y se necesita un tratamiento adicional

 

    Artículos Relacionados Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.