Mastitis de mama

Rate this post
La mastitis es una inflamación de la mama que por lo general es causada por una infección.
Puede afectar a cualquier mujer, aunque es más común durante los primeros 6 meses de lactancia.
Por esta razón, la mastitis es a menudo una enfermedad juvenil.
Puede causar mucho cansancio a una madre primeriza.

Si la enfermedad se suma al deber de cuidar de un recién nacido, muchas mujeres dejan de amamantar por completo, pero es posible seguir amamantando.

Por lo general, la lactancia materna ayuda a curar la infección y la leche materna no hace daño al niño.
La mastitis es generalmente unilateral, pero en casos raros puede ser bilateral.
La mastitis en las mujeres que no amamantan es más común después de la menopausia.
La mastitis es una enfermedad muy rara en el hombre.

 

Tipos de mastitis

Mastitis aguda
En general, se caracteriza por un enrojecimiento, calor, dolor, rigidez o hinchazón; se puede experimentar fiebre, inapetencia y una menor producción de leche.

Hay cinco tipos de mastitis aguda:

  • Inflamatoria: acompañada por inquietud. En esta fase no hay ninguna infección, por tanto pocos o ningún bulto. El tratamiento tendría que comenzar en esta fase para evitar complicaciones.
  • Traumática: después de una caída, golpe, choque nervioso o un parto difícil.
  • Infecciosa: se empieza a producir el pus, se forman bultos y depresión.
    Infección por E. coli: la leche se vuelve amarilla, y luego acuosa y puede contener sangre. Hay que actuar rápido.
  • Mastitis de verano: transportada por las moscas, se contrae cerca de los bosques durante la estación húmeda. Afecta principalmente a los animales que no están en periodo de lactancia. Siempre empieza de una manera muy abrupta y afecta a diferentes áreas. Al igual que en la mastitis causada por la infección de E. coli, la leche es amarilla y acuosa.
  • En las mamas se forman abscesos crónicos. La secreción de los abscesos está infectada, densa como el queso y tiene un olor desagradable. Las cicatrices se forman muy lentamente.

 

Clasificación de la mastitis según la causa

  • Mastitis neonatal: es un término general para indicar una enfermedad de la mama del recién nacido, como la hipertrofia, la congestión mamaria, las pérdidas o la inflamación, con o sin supuración.
  • Mastitis puberal.
  • Mastitis puerperal: es una forma de mastitis que se produce después del parto.
  • Mastitis linfocítica: es un nódulo fibroso en el que está presente una alta concentración de linfocitos dentro y alrededor de los lóbulos, conductos y vasos sanguíneos. Es una enfermedad que afecta a las mujeres con diabetes mellitus.
  • Mastitis por estasis/mama incrustada: es una congestión local que afecta uno o más lóbulos de la mama y forma un nódulo doloroso en el órgano; se produce durante los primeros cuatro meses de lactancia debido a la infección por fisuras o abrasiones.

 

Clasificación según el mecanismo de formación de la mastitis

  • Mastitis pantagruélica: es un agrandamiento patológico de la mama que se hace enorme.
  • Mastitis intersticial: es una inflamación del estroma de la glándula mamaria.
  • Mastitis parenquimatosa o glandular: es una inflamación del tejido secretante de la glándula mamaria.
  • Mastitis supurativa: es una infección piogénica de la mama
  • Mastitis flemonosa: es una inflamación de la mama que conduce a la formación de un absceso mamario, suele ser causada por el estafilococo áureo.

Síntomas y signos: mastodinia/mastalgia (dolor de mama) a la palpación, fiebre y leucocitosis.
Tratamiento: consiste en la suspensión de la lactancia durante unos días. 

Mastitis subaguda
La mastitis subaguda se caracteriza por la persistencia de nódulos, mama hinchada y en ocasiones por la reducción de la producción de leche.
Puede ser de dos tipos:

  1. Infecciosa. Es la continuación o convalecencia de una mastitis aguda. El tratamiento que se recomienda en esta fase tiene dos objetivos: uno curativo, para liberar la mama de la infección, y otro preventivo, para prevenir una recidiva o una lesión crónica de la mama.
  2. Clínica: nunca ha pasado a través de la fase aguda, el estado de salud general no parece afectado, sólo hay nódulos sin hinchazón.
    Este tipo de mastitis es bastante común entre las mujeres que ya han sido tratadas con antibióticos para suprimir la fase aguda.
    A pesar de la suavidad de los síntomas, si esta mastitis no se trata puede conducir a recidivas repetidas con la presencia de estafilococos y un alto nivel de leucocitos.

Mastitis subclínica
Los síntomas sistémicos o locales son pocos o totalmente ausentes, pero un recuento elevado de leucocitos es debido a una infección por estafilococos.

Anatomia del seno, mastitis

Mastitis crónica
Después de numerosas recidivas de la mastitis de mama, es posible tener: hinchazón, endurecimientos, daños a la mama, pérdida de la separación de la mama en los cuatro cuadrantes, inflamación nodular del pezón, disminución de la producción de la leche.
La mastitis crónica se divide en:

  • Mastitis tuberculosa: causada por la infección por Mycobacterium tuberculosis
  • Mastitis sifilítica: causada por la infección por Treponema pallidum (ulceración en la sífilis primaria, mastitis aguda en la sífilis secundaria; un problema en la sífilis terciaria requiere un diagnóstico diferencial con el cáncer de mama).
  • Mastitis periductal o de células plasmáticas: es una enfermedad de la mama que se caracteriza por una infiltración del estroma de la mama con las células plasmáticas y una proliferación de las células que recubren los conductos, posiblemente relacionadas con una ectasia del conducto mamario.
  • Mastitis carcinomatosa
    La mastitis carcinomatosa es un cáncer invasivo o infiltrante que implica a los ganglios linfáticos de la piel. Es un tumor bastante raro.
    Esta es la razón por la cual la piel se inflama y aparece como piel de naranja.
    Entre los signos y síntomas encontramos la piel roja, hinchada y dolorosa al tacto.

 

¿Cuáles son las causas de la mastitis?

A menudo, la mastitis es causada por una acumulación de leche en la mama ya que su producción es más rápida que su eliminación (estasis de la leche).
La estasis de la leche puede ocurrir cuando , al alimentarse, el niño no está tomando suficiente leche del pecho. Esto puede ocurrir porque el niño no se agarra correctamente.
Si el niño no logra agarrarse bien al pecho, puede causar dolor en el pezón y dificultades para la lactancia materna.
Esto puede causar una congestión, una estasis de la leche y luego la mastitis.
Si el niño prefiere una mama más que la otra, se puede desarrollar la mastitis.

 

Otras causas de la estasis de la leche que conducen a la mastitis:

  • Una congestión que no vuelve a la normalidad, tal vez porque el niño ha dormido toda la noche.
  • Una alimentación en la que hay un largo intervalo entre las comidas.
  • Una presión sobre las mamas causada por la ropa, un tirante del sujetador apretado, la posición en la que se duerme o un cinturón de seguridad.
  • Una herida en la mama.

A veces, la estasis de la leche puede empeorar y convertirse en una mastitis infecciosa.
Esto puede ocurrir en caso de rotura del pezón.
Una infección se puede propagar a través de la fisura del pezón en el sistema linfático de la mama.

Las posibilidades de desarrollar la mastitis son mayores al ser madre por primera vez, pero también las madres con una experiencia previa de lactancia pueden desarrollar la enfermedad.
La mastitis puede ocurrir en cualquier momento durante la lactancia. Sin embargo, es más frecuente en el primer trimestre, especialmente en la segunda o tercera semana cuando la madre se está acostumbrando a la lactancia.
La mastitis se ha relacionado con los niños alimentados a biberón. Ambos podrían interferir con el tiempo que el niño pasa agarrado al pecho y con la forma de comer.
Si el bebé tiene anquiloglosia puede tener problemas de agarre al pezón

 

Síntomas de la mastitis de mama

La mastitis puede causar algunos síntomas del cáncer de mama, de los quistes de mama o del fibroadenoma, pero hay algunas diferencias.
Con la mastitis, los signos y los síntomas pueden aparecer de repente y pueden incluir:

  • Dolor de mama o sensación de calor al tacto;
  • Malestar;
  • Mama hinchada;
  • Dolor o una sensación de ardor continuo durante la lactancia;
  • Enrojecimiento de la piel, a menudo en una forma de cuña;
  • Fiebre de 38,3° C o más.

Aunque la mastitis se produce generalmente en las primeras semanas de la lactancia materna, puede ocurrir en cualquier momento durante la lactancia. La mastitis causada por la lactancia materna tiende a afectar a una sola mama, no ambas.

 

Exámenes y diagnóstico para la mastitis de mama

El médico diagnostica la mastitis basándose en una exploración física y teniendo en cuenta los signos y los síntomas de la fiebre, de los escalofríos y de la presencia de un área dolorosa en la mama.
Otro signo evidente es un área en forma de cuña en el pecho con la punta hacia el pezón que es dolorosa al tacto.
Como parte del examen, el médico trata de evitar la formación de un absceso mamario, una complicación que puede ocurrir cuando la mastitis no se trata rápidamente.
Una forma rara de cáncer de mama llamada cáncer de mama inflamatorio puede causar también un enrojecimiento y una hinchazón que en un principio podrían confundirse con la mastitis. El médico puede recomendar una mamografía de diagnóstico.
Puede ser necesaria una biopsia para asegurarse de no tener el cáncer de mama.

 

¿Qué hay que hacer en caso de mastitis?

Tratamiento de la mastitis y medicamentos
El tratamiento es muy diferente del tratamiento del cáncer de mama.
Por lo general, el tratamiento de la mastitis consiste en:
Antibióticos. Por lo general, el tratamiento de la mastitis requiere un ciclo de 10 a 14 días de antibióticos, por ejemplo el Amitron (amoxicilina trihidrato) o el Zitromax ® (azitromicina). Se puede volver a estar bien 24-48 horas después de haber empezado los antibióticos, pero es importante completar todo el ciclo del medicamento para reducir al mínimo las probabilidades de recurrencia.
Analgésicos. A la espera de que el antibiótico haga efecto, el médico puede recomendar un analgésico suave, como el paracetamol (Efferalgan, otros) o antiinflamatorios no esteroideos (Neobrufen, Algiasdin, otros).
Fármacos para suprimir la lactancia, por ejemplo el Dostinex (cabergolina).

Ajustes de la técnica de lactancia
Hay que vaciar completamente la mama durante la lactancia y el bebé tiene que aprender a agarrarse correctamente.
El médico puede revisar la técnica de lactancia junto con la madre.
Si el niño tiene una succión débil y no logra tomar la leche de la madre puede ser útil un extractor de leche.

Cuidar de sí mismo
Hay que descansar, continuar la lactancia materna y beber más líquidos para ayudar al cuerpo a combatir la infección de la mama.
Si la mastitis no se cura después de la ingesta de antibióticos se debe consultar al médico otra vez.

 

¿Se puede amamantar con la mastitis?

Aunque los síntomas de la mastitis pueden desfavorecer la lactancia materna, es importante no dejar de amamantar.
La lactancia materna regular ayuda por las siguientes razones:

  • Elimina la leche materna bloqueada de la mama,
  • Resuelve más rápidamente los síntomas de la mastitis,
  • Evita el agravamiento de la mastitis.

La leche de la mama afectada puede ser un poco más salada de lo normal, pero es segura para el niño.
Las posibles bacterias presentes en la leche son inofensivas si el sistema digestivo del niño las absorbe y no causan problemas.
En caso de mastitis grave o persistente, el médico puede decidir tomar una pequeña muestra de la leche materna para un examen.

 

10 Remedios naturales para la mastitis

  1. Alimentar al bebé cada dos horas para vaciar la mama.
    Masajear la mama durante la lactancia para desbloquear las congestiones y mantener el flujo de leche.
    El masaje de la mama se debe hacer de afuera hacia el pezón, en el área en la que está infectado.
  2. Llenar el sujetador con hojas de repollo.
    Una hoja de repollo crudo colocada en el sujetador funciona muy bien para calmar la inflamación de la mama.
    Una hoja de col fresca actúa como una compresa fría para reducir la inflamación.
  3. Entre las comidas, aplicar una compresa fría en el pecho para ayudar a resolver la inflamación.
    Algunas madres usan compresas calientes justo antes de amamantar, pero otras prefieren poner algo frío.
  4. Hacer una infusión de romero (Rosmarinus officinalis): Añadir 2-4 cucharaditas de romero fresco o seco a una taza de agua hirviendo. Dejar así durante 10 minutos, luego filtrar.
  5. Aplicar una pasta de semillas de heno griego;

Si la madre tiene fiebre puede tomar

  1. Ajo crudo – al menos 2-3 dientes de ajo al día, 4-5 dientes al día si es posible.
    Triturar un diente en 5 o 6 piezas y luego tragar como una píldora.
    El ajo crudo actúa como un antibiótico de amplio espectro, sin los efectos secundarios de los medicamentos.
  2. Tintura de echinacea, 3-4 veces / día
  3. Tintura de raíz de uva del Oregón, 3 – 4 veces al día
  4. Vitamina C (Mega dosis de 3.000 a 5.000 mg / día)
  5. Otra opción: mezclar la tintura de echinacea, tres dientes de ajo crudo y 100 g de jugo de zanahoria en una licuadora, luego beber la mezcla cada dos horas.

  

¿Cuánto dura la mastitis?

Si se tiene una infección y se diagnostica al principio, se puede curar fácilmente y rápidamente.
El tiempo de recuperación tendría que ser de 48 horas desde el inicio del tratamiento con antibióticos, no tarda mucho tiempo para sanar completamente.
Hay que asegurarse de tomar todos los antibióticos prescritos para prevenir una recidiva de la infección después de unos días o semanas.
Si se sigue teniendo dolor de mama y fiebre después de un día o dos, se tendría que llamar al médico sin demora.

Descuidar la mastitis puede causar complicaciones.
Una infección no tratada puede conducir a abscesos mamarios, los cuales deben ser tratados con cirugía (normalmente bajo anestesia general) y antibióticos para drenar el absceso.

Mastitis de mama ultima modifica: 2017-01-11T21:24:08+00:00 da Fisioterapia Rubiera